Me siguen...

Traductor

martes, 22 de septiembre de 2009

Tesoro

"Tesoro, tesoro mío"... El gemir del amante criollo estremecía las paredes del rancho. Por fin se le dio, tenía a la china apretada y con sus enormes manos conocía como un ciego, al tacto, el joven cuerpo moreno que olía a aromos del campo y brillaba en la penumbra, como la mica en la montaña; era tal el ardor del paisano, que superaba su nula experiencia en las lides del acto amoroso, y cuando la agitación llegó a su pecho se dio cuenta que todo fue en vano. El apuro por descubrir su tesoro negado, dejó atras las ansias de la joven, quien despechada exigió su recompensa por tan frustante experiencia.
El pobre gaucho se quedó adormilado. Cuando despertó, pensó que había tenido un hermoso sueño. Miró sus sábanas, húmedas todavía, y se levanto a enjuagar sus manos enormes, pensando... "Algún día tendré a mi tesoro".

1 comentario:

  1. Cuantas veces pensamos que tenemos un tesoro, un sueño hermoso, que triste realidad se presenta ante nuestro ojos, no
    es real, no es palpable, que bien que aun habiendonos dado cuenta tengamos esperanza y luchemos por ello.

    Un inmenso placer leerte.
    Besitos y cariños para ti...

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.