Me siguen...

Traductor

sábado, 24 de octubre de 2009

Cumpleaños de Lilo

El camino serpenteaba entre las palmeras y el guadal; el frío era intenso, el día gris, pero nada atenuaba la alegría de los viajeros impacientes por llegar. Era el cumpleaños de Lilo. La fiesta campirana se programó a lo grande, sus amigos y la familia llegamos con regalos. Lo más importante para el dueño del día: nuestra presencia.
La humilde casita resaltaba en medio de la pampa con su blancura, su chimenea humeante, sus corrales ordenados y sus dueños ataviados para la ocasión. El amplio patio había sido regado, las mesas y tablones cubiertos con manteles blancos; colgaban de los árboles guirnaldas y farolitos de papel, que la tenue brisa movía, dando sensación de pájaros de colores. Oscureció y se encendieron los candiles; bajo los árboles estaba el menú de la fiesta, una vaquillona asada con cuero, en estos lares, la comida tradicional de días de festejos.
Los invitados se servían a su gusto y muchos tomamos las costillas, que son el bocado preferido de la carne asada. Las teníamos entre las manos como una gran flauta que roíamos como el mejor de los cánidos, todo muy bien regado con los vinos de la zona, fuertes y dulzones, los dos ingredientes para beberlos en cantidad. Llegó la sobremesa y con ella, guitarras, cantos y bailes.
La helada comenzaba a congelar el patio regado y los bailarines entre zamba y cuecas, se deslizaban algo rápido de una punta a la otra. Las disculpas se sucedían entre bailarines y mas de uno se detuvo con alguna excusa digna pues el piso con el vino se tornaron indomables. Llegó la hora del descanso y cada uno buscó el mejor lugar al lado del fogón; otros con mas suerte encontraron una cama vacía. Dentro de un cuartucho, dos paisanos peleaban por una manta, ya que por esos lares las puertas son un lujo, y no la había, al final uno cedió de mala gana y se fue a dormir a los corrales entre la paja.
Se sucedieron serenatas y gritos de alegría toda la noche, que retumbaban en el silencio de la pampa. Al amanecer los mates humeaban y las guitarras cambiaban de mano. Los paisanos se iban despidiendo, agradeciendo al amigo el haberlos convocado. El lomo de los caballos humeaba por el frió, esperando ansiosos moverse, entre relinchos, el ruido de motores de los autos y de adioses, la caravana emprendió el regreso, prometiendo presencia el año próximo, como obligándose a vivir para compartir.

17 comentarios:

  1. Ay Abuela, que entrada tan bonita, !que lindisima!, y que forma tan estupenda esa de celebrar los cumpleaños, -y no lo digo por la fiesta al homenajeado, que eso también es igual aquí, y supongo que en todos lados-, no, lo digo porque esa fiesta se convirtió en auténtica parranda que duró todo el día con su noche correspondiente, y los invitados se tuvieron que quedar a dormir, cosa nada usual por acá, en donde los invitados, a una hora más o menos prudente, se despiden del festejeado y se marchan a sus casas a dormir con la panza más o menos llena según la fiesta sea de buena. Hay palabras bien bonitas que no había oido nunca (guadal, zamba, cuecas) pero que se entienden perfectamente en el contexto, y lo mejor de todo, es que tu amigo Lilo se lo pasó sin duda fenomenal, y todos sus invitados lo mismo. Yo, cuando celebro mis cumpleaños, lo que más me gusta y de lo que más disfruto es de estar con los amigos y familiares, mucho más de los regalos que irremediablemente ellos me traen, así que allá en la pampa, todos juntos comiendo, cantando, bailando, riendo y charlando, debió de ser lo más de lo más.... el próximo año, todos otra vez celebrando con Lilo su cumple, y así muchos años más, que lo bueno y entrañable debe vivirse y disfrutarse a tope: obligándose a vivir para compartir !claro que si!

    Un beso enorme, Abu, bien gordito y sonoro

    ResponderEliminar
  2. Como me gustan estas celebraciones!!!
    Buenisimo:):):):) Saludos y felicitaciones a Lilo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien que llegué!!, me encanta este lugar.
    Besinos Abuela. (yo tambien soy abuela, jeje).

    ResponderEliminar
  4. (\ (\
    (=':')
    ((")(")

    Holaaaaaa mi abu bellaaa, como siempre esta genial tu entrada felicitaciones a Lilooo, que tengas una genial semanaaa
    ♣ Christiannnnnnnn♣

    ResponderEliminar
  5. Hola abuelita que lindo relato amiga, como siempre bello leerte, felicidades a Lilo,
    besitos y linda semana

    :-@`’•.¸(¯`’•
    .¸(¯`’•.¸(¯`’•.¸.•’´¯)¸.•’´ :-@¯
    )¸.•’´¯)..... :-)..LUCERO.¤ª“˜¨¨¯¯¨¨˜“ª¤
    ª“˜¨¨¯¯¨¨˜“ª¤(¯`’•.¸(¯`’•

    ResponderEliminar
  6. Qué ambiente más estupendo describes, abu. Ayer también tuve yo una cochinada con un grupo de amigos (RIP Ramona la cochina, ponía en un cartón al lado del fuego...) También nos rifamos las costillas jajja. Por aquí es más frecuente pasar el día completo juntos y luego cada uno a soñar en su cama. Lo que es común en todas partes está claro que es comer y beber. Qué jartá. Ahora toca una semanita a lechuga :D

    Besitos de reposo dominguero

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Qué celebración más bonita!! yo quierooo :-))))
    besotes abuela...
    por cierto ¡eres bien guapa!:-)))

    ResponderEliminar
  8. Parece que hubiera estado allí mismo presenciándolo todo. Usted suele ser siempre tan cinematográfica? Una descripción nítida y transparente del cumpleaños de su lilo. Incluso me abrió apetito.
    Besos de amaranto.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, la foto de usted montada en un marrano levantando los brazos en señal de victoria mola!jaja

    ResponderEliminar
  10. Que linda entrada amiga, felicidades al Lilo, te dejo besoossss y mi deseo de que tengas una linda semanaaaa

    ResponderEliminar
  11. Te propongo que para el próximo año le regaléis unas puertas entre todos, seguro que lo agradece muchísimo, que el frío es muy malo.
    Un beso abuela, Who.

    ResponderEliminar
  12. Tmbién me encantan las celebraciones y todo un conjunto de gente. música, en sí la compañía de todos aquellos quein te estiman.
    Disfrute también de esta fiesta, gracias abu por compartirla con nosotros.
    Besitos y abracitos

    ResponderEliminar
  13. Que hermoso es vivir eso...así sea un sólo día... Hace años me enseñaron a montar caballo, me costó dos caídas y quitarme un par de garrapatas, pero aprendí...aunque lentito...
    Un besito Abu.

    ResponderEliminar
  14. Me has enternecido leyéndote en esta mi primera visita a tu casa. Sigo dando una vuelta por el blog, pero quería saludarte y mandarte mi cariño.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Qué bien que lo pasaron... no faltó de nada...

    dirty saludos¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  16. Qué bonita fiesta de cumpleaños tuvo Lilo, allí en su casita de la Pampa. Precioso todo el engalanamiento y la comida y el baile, todo. ¡Ay, sana envidia me da, querida Abu! Un besote fuerte.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.