Me siguen...

Traductor

martes, 20 de octubre de 2009

Hormigas Publicado el 20-10-09

La niña, la abuela y el perro, los tres en fila caminaban por el huerto mirando el suelo,la abuela de pronto se detuvo, con su bastón abrió unas matas y su cara se ilumino con una rara sonrisa, -"aquí están"- dijo.
Entonces, la niña que tenía en la mano una botella con un líquido amarillento, se acerco y conecto una pequeña cánula en el hormiguero por donde pasó el veneno, el perro estornudaba pero no dejaba de olisquear, cuando la abuela dijo -"basta"-, se alejaron, y bajo un naranjo esperaron que acercara el cerillo,  y... ¡pummm!!!.
La sorda explosión, el humo y el olor nauseabundo indicaron que el hormiguero ya era historia. La pequeña tropa se reagrupo y continuó su derrotero gaseando con sulfuro los hormigueros a su paso. Los tres eran como niños en la selva, en un safari imaginario con Sandokan y el tigre de la Malasia.

17 comentarios:

  1. pobres hormigas !!
    ley de la selva

    pero como molestan cuando se hace un picnic jajaja

    un abracito de luz

    ResponderEliminar
  2. jaja pero que tropa safari y bueno es que las hormigas así como me puedo quedar observándolos en sus recorridos, a veces también son muy inquietas como se hace.
    Un abrazo abue y estas un poco perdidilla será que estas de safari en safari =)

    ResponderEliminar
  3. muy chispeante, gracioso, buen minicuento abuela.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡ Sandokan!! jajajaja.
    Vi en el tubo algunos capítulos, que majete.

    Menudo safari, abuelita

    ResponderEliminar
  5. Me recordaste a una muy buena amiga,ella ya murió,pero en las tardes, cuando empézaba a declinar el día,salía con una bolsita de veneno, y a las hormigas arrieras,que son unas grandototas,rojas,en el caminito donde transitaban les iba echando hasta llegar a su nido, y así espantarlas y medio matarlas,como que las dejaba medio atarantadas.
    Era un encanto de vecina y amiga.
    Terminaba de medio sanear su solar, y luego seguía con los solares de sus amigas.
    A mi casa venía,y empezaba a limpiar las plantas, les quitaba las hojas secas, las trasplantaba, era un amor lo que hacía.
    Tenía 77 años, y murió de pie.Le dió un infarto cerebral.Caminando,caminando, solo se desvaneció,delante de todos.
    Que muerte tan bonita,sin dolor,pero ahora yo ,mi familia,mis perritos y mis plantas la extrañan mucho.
    Algunas plantas ,meses después que ella partió, dejaron de existir.
    Ella tenía un jardín precioso,un pequeño huerto, y decía,el día que yo me muera,también mis plantas morirán.
    Es verdad, nadie las cuidó ya.
    Mis plantas, son retoños de sus plantas; ella les decía a sus plantas MIS HIJAS, MIS NIÑAS, y como yo tengo plantas retoñadas de esas HIJAS de ella, pues es como si yo tuviera las NIETAS de ese jardín que ya despareció.
    Tiene 9 años que murió, y no sé porqué,en ocasiones, cuando pienso en ella,me siento muy triste; de primero que murió,yo me soñaba que me habían amputado una pierna y un brazo.
    Y despertaba llorando por el dolor imaginario de la amputación.
    La quise y la quiero tanto, que me molesta que algunos vecinos ya se olvidaron de ella.
    Si era tan de hacer favores a todos,tan de darse ha querer.
    Yo cada año,hago un rosario en casa,hago 10 kilos de tamales,atole de piña,e invito a muchas vecinas y amigas de ella.
    Y se llena mi casa de personas (60 ó 70 ),y al otro día,llevo al cementerio el ramo de flores que compré para el altarcito.
    Si, mi familia sabe honrar a quien sabe ser amiga.
    Abuela Frescotona, si fueras tú mi vecina, ahorita un gran abrazo te daría, y te diría...abue,vive la vida,vivela,porque se va muy rápido, y sólo quedan los recuerdos.

    ResponderEliminar
  6. que le den a las hormigas!!!jaja...me has recordado un verano en que preferi quedarme en casa de mi abuela paterna en lugar de ir a Italia. En esa época mi abuela tenía ochenta años y yo poco más de nueve...Me la pasé super en la finca: sembrando, emsuciándome, comiendo duraznos que arrancaba del árbol y que no recuerdo haber lavado, jugando con los perros y acariciando los conejitos que nacían...Creo que ha sido uno de los meses más felices de mi vida... Gracias por este recuerdo Abu.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Abuela, te veo de Sandokan y me parto de la risa... ¡me gusta tu safari!
    besos

    ResponderEliminar
  8. Yo mantengo una guerra declarada contra las hormigas y me encantó tu relato, nunca usé ese sulfuro que contás. Les pongo cebo que la hormiga obrera lleva al hormiguero, entrega su carga a la hormiga honguera, ésta lo incorpora en el hongo y se produce la intoxicación por gas o por ingestión... y mis plantas descansan por un tiempo!
    Cariños

    ResponderEliminar
  9. ¡Ah! Pero que satisfacción abuela, no me cabe la menor duda... yo también salgo de expedición, en guerra con las malvadas. Me encantó, jajajajajaaaaa.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Vaya con el Equipo A.
    Resultan temibles.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Una actividad - esa de volar hormigueros - un tanto agresiva... Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  12. jajjaja drástico pero efectivo. Me dan penilla, pero reconozco que son un incordio. ¿No tendrás algún remedio menos pirotécnico para las hormigas caseras? Se ríen descaradamente de los míos ¬¬

    ResponderEliminar
  13. Uno ve a las hormigas tan chiquititas pero son muy molestas, hicieron bien!!!!

    ResponderEliminar
  14. Las tradiciones tribales que se trasmiten de generación en generación. La abuela Chamán.
    Un saludo, Who.

    ResponderEliminar
  15. hola somos LINSAY y TIPEX, y nos gustaria que participaras en el proyecto que estamos comenzando, en la creacion de un blog, de dar a conocer blogs, con la calidez y calidad del tuyo, en los que se haran comentarios en referencia a tu manera de escribir,las reglas las encontraras en una de las entradas, atentamente TIPEX,
    http://corazonsimple.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.