Me siguen...

Traductor

martes, 6 de octubre de 2009

Lucas

Lucas estaba sentado en la computadora, siguiendo esos juegos japoneses que el padre le había comprado. Siempre que llega a casa, quiere que esté con él, no importa que esté haciendo."Abuela vení conmigo", "Abu, quiero que mires lo que hago", entonces no queda más remedio que preparar mi mate y sentarme a su lado. Comentando las jugadas que, por cierto, son muy buenas. Él sabe que me impresiona ver violencia entonces, prepara toda la jugada y hace que mire, en el momento justo que fijo la vista hace explotar la pantalla. Yo sabiendo eso, hago un gran gesto de miedo y repulsión tapándome la cara, entonces él suelta su risa traviesa y me abraza diciendo, "¡abu... es de mentiras!", y se llega corriendo para darme un abrazo "de hombre". Yo aprovecho; y llevo a largas los lamentos, pensando <>. 
Ya está por llegar la fiesta importada de noche de brujas. Tengo en un placard, escondidas, todas las vituallas del caso: caretas, pinturas, trapos viejos. Tengo que prepararme para esa noche, y juntar mucho miedo, y dulces, pues si no hay miedo, no tiene gracia.
Siempre actuaba en los actos escolares. Recordando esa época, despliego mis dotes actorales, que dejan mucho que desear, pero mis nietos se hacen la fiesta conmigo, con los sustos y los dulces... Este es el tiempo que ellos recordaran, y los momentos que, ojalá, le sirvan para seguir superando los desengaños que la vida les dará.

13 comentarios:

  1. Abuelita como irradias felicidad en tus letras.
    Te dejo besitos de caramelos, siempre

    ResponderEliminar
  2. muy bueno abuela, muy bueno, que fantástico nieto.

    ResponderEliminar
  3. Ay abuela, me pones nostálgica al leerte, claro ultimamente mantengo más que de costumbre, pero ver toda esta etapa que pasas ya con tus nietos siendo abuela imaginas todo ese futuro que les depara y lo dificíl que es, yo siendo madre tengo un fuerte nudo en mi garganta, tengo que reconocer que tengo miedo, que me agobia demasiado saber lo que les espera, yo ya he pasado por tanto en mis 32 años, que al verlos solo quiero que no sufran tanto que les esperen muchas cosas lindas y que disfruten la vida al máximo para que que un futuro no hayan arrepentimientos y de una vida que no querían, trato solamente de albergarle la mayor felicidad posible y acompañarlos en estos pequeños pasos que les de un camino llenos de lo mejor, de lo que se merecen.
    Me dio mucha nostalgia leerte sobre todo porque es la ley de la vida que ellos crezcan y no sabemos que serán de sus vidas, pero es algo inevitable y por los menos que les queden cada uno de esos pequeños instantes que les hemos brindado y compartido con el más grande de los cariños.
    Un abrazo fuerte para la ti abuela desde mi rincón y quisiera que también fueras la mía.

    ResponderEliminar
  4. Precioso, preciosito mi querida contemporánea, no hay como los nietos. Son increíbles. Me encantó la anécdota. Y envidio el mate. jeje.

    Un saludo muy cordial desde Guatemala, para ti abuela y un besito.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. es hermosa tu manera de sentir, y la verdad, desde que nos comentamos, no te siento para nada abuela, escribes fresco y vivo

    ResponderEliminar
  6. Abuela, eso es lo que siento yo por la mía, la que hoy mostré en mi blog, como si el tiempo no hubiera pasado por ella, y ya son 86.... Las abuelas son hadas, seres mágicos de este planeta, adorables, lo mejor de lo mejor.... Tu nieto jamás te olvidará, te tendrá presente todos los días de su vida, y siempre, siempre se emcionará contigo y nada más bello.... Yo con 41 años, siento lo mismo por mi Abuela.... la Yaya Adela.... Gracias por sentir y transmitir así, te dejo un dulce beso, como se lo daría a ella :)

    ResponderEliminar
  7. como me hubiese gustado tenerte de Abu... ¿Quieres ser las de mis nenes???... Un besito cielo, me encanta la gente que sabe vivir como los niños y tú eres una de ellos.
    Un besito más.

    ResponderEliminar
  8. ...

    Después de leer este post, cerré los ojos para verte, para imaginarte.
    Jejeje, te visualizo encantadora, llena de vida.

    "...este es el tiempo que ellos recordaran y los momentos que, ojala le sirvan para seguir superando los desengaños que la vida les dará".

    Esto me encantó.

    Un saludete para ti.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  9. Las abuelas siempre tienen algo que aportar a sus nietos. No importa la situación, el día, las circunstancias, el momento, la hora que sea. Siempre hay un recurso, un gesto, una palabra de la abuela, que hace blanco en el corazón del nieto.
    No se cómo son capaces de conseguir eso las abuelas, pero siempre lo logran.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Abuela Querida:
    Gracias del alma por pasar por mi página y gracias por solidarisarse con mi escrito.
    Es muy entretenida su página y sus relatos son vivenciales e interesantes, gracias por ellos.

    ResponderEliminar
  11. Qué tierna eres, Abuela, siempre preocupada en hacer felices a tus nietos. Con abuelas así ya pueden ser felices, ya...Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Qué ternura abue...me gusta esa complicidad con tus nietos. Yo creo que seré igual cuando me lleguen, dado que aún no he superado la infancia. Abrazos!

    ResponderEliminar
  13. Siento un especial cariño al imaginarte pelando la fruta para tu nieto. Mi madre todavía hace el intento cuando comemos en su casa. ¿Y sabes? La próxima vez dejaré que lo haga ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.