Me siguen...

Traductor

domingo, 4 de octubre de 2009

Rebelión en la granja

El ladrido del perro anunciaba la llegada de la pequeña tropa..., la gente menuda venía seria y con aires de furia contenida en el rostro. El padre que los traía arreando, como majada, no se quedaba atrás y les prometía castigos que nunca llegarían, al menos en mi casa. Salí ante tanto alboroto a calmar los ánimos alterados, y fue cuando los dos pares de patitas cortas se refugiaron detras de mi delantal, que a esa hora del día ya llevaba los olores de la actividad diaria. Mi hijo, el padre de las patitas cortas, renegaba del comportamiento de su prole en donde, según él, yo tenía mucho que ver en el mal comportamiento y desacato de su familia, donde, de paso, también incluyo a la madre de los niños asociándola a la confabulación familiar en contra suya, por inculcar a los niños la educación y los altos principios monserratenses. A todo esto, mi delantal ya venía bajando la curva de mi abdomen algo pronunciado por los años y la buena comida, cuando se escucho una vocecita que decía -"tu hijo es muy malo abu..." Me planté con los brazos en jarra y le pregunté, quién lo había educado, criado y mal criado a él, si valía la pena amargar el domingo de "mis" nietos por 2 neumáticos desinflados y una caminata de 10 cuadras para solucionar el problema. El padre no creía lo que oía, dio la vuelta y salió inflado como globo de cumpleaños. Ese día porción doble de cosas ricas para todos... menos uno.
***

17 comentarios:

  1. jajjajajja ay abu qué bueno. Me encantas. Vivan las abuelas confabuladoras!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Esta muy bien eso de llamarle la atencion. Por aqui hay un dicho para referirse a personas siempre de malhumor o aguafiestas: "Ese, por una tonteria, amarga una cena". Besitos, abuela.

    ResponderEliminar
  3. querida abuela, quiero hacerte participe de la sonrisa que me probocate con tu historia, me encanto lo de "patitas cortas", es tan cariñoso, y descriptivo... desde lueo seguro que se marcho refunfuñando tu hijo... pero la sensación de proteccion de "los patitas cortas", tras tu delantal protector, es tan bonita...

    además, me gustaría decirte que me hiciste ver el texto en imagenes mientras lo leia e incluso te vi con la manos en jarra...

    un beso grande abuela.

    ResponderEliminar
  4. YO TUVE UNA ABU ASÍ...SÓLO QUE LA VEÍA MUY POCO, PERO ESCONDÍA LOS CARAMELOS PARA NO DARLE A MIS PRIMOS...Y ME LOS DABA CUANDO ELLOS SE IBAN...TENÍAMOS MÁS DE 70 AÑOS DE DIFERENCIA, PERO NOS ADORABAMOS...
    BESITOS.

    ResponderEliminar
  5. yo tbm kisiera una porcion de cosas rikas, buen relato no exagerare mucho sta vez, bye abu!!!

    ResponderEliminar
  6. Lograste sacarme una sonrisa auqnue no quisiera, eres una abuela encantadora de eso no hay duda, un placer leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Anda que no son listas las abuelas! Gracias por acercarme hasta aquí y sacarme una sonrisa.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Bien dicho y bien hecho, Abue. jajaja

    El relato se sigue con mucho interés hasta el final. Es un gustazo leerte.

    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  9. Ay abuela, que relato tan bonito y tan lleno de ternura... yo también tenía una abu así, se llamaba María, vivía en el pueblo, era especial, muy guapa pese a sus arrugas y su pelo blanco como la nieve, y siempre que ibamos a su casa, nos tenía escondidos regalitos para todas sus nietas, y, ni te cuento la de cosas ricas que nos preparaba...

    Querida abu, muchisimas gracias por venir a mi blog, !suerte la mia de estar aqui y encontrarte!. Un beso enormisimo, de esos que son bien gordos y muy muy sonoros

    ResponderEliminar
  10. abuela, creo que es la primera vez que paso por tu blog a saludarte y darte opinión, el relato me pareció fantástico, impresionante, de veras, a partir de ahora, te leeré con más ahínco.

    abrazos, angel, voltios.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por hacerte seguidora de mi desván, pues eso me permitió conocerte y venir a leerte. Espero que seamos buenos amigos, pues ya veo que eres una abuela estupenda. Je, je, je. Un besazo y cuídate.

    ResponderEliminar
  12. -- yo tambien soy de piernas cortas y demando tu carinio abue! Prometo no decir burradas! (me das pastel?)

    ResponderEliminar
  13. ...................... ,.--.,
    .....................,"..o..7> ♫
    ................. _,-"..., (
    ............ _,-".......,;,:)
    ..... _,-="._,"......,,;;;'
    .,-"`_,-"``.-,,,,...;;;;:'
    .`"'`.............`/../`
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,/,/,/,/,,,,,,/),,/)o
    ””””””“”””””””””..““““)0°
    HOLAAAAAA, GRACIAS POR TU VISITAS Y TUS PALABRASSSS.
    QUE TENGAS BONITA SEMANAAA
    CHRISSSSSS

    ResponderEliminar
  14. Jaja... no me vas a decir que no sos una abuela de las que malcrian a sus nietos... seguro que el que quedó sin postre fue tu hijo.

    ¡¡Muy bueno!!

    Alejandro

    ResponderEliminar
  15. Fresco y encantador relato abuela. Me gusto mucho el termino de “patitas cortas” a ese menudo que todos adoramos, y sobre todo el mantener públicamente esa posición de abuela consentidora; titulo con que la sociedad nos etiqueta, jajaja. ¡La sabiduría que proporciona los años querida frescotona! Un placer leerte una vez mas y gracias por tu presencia.

    ResponderEliminar
  16. Ay, qué gracia me has hecho, Abu, al final va a ser verdad eso que dicen de que se quiere más a los nietos que a los hijos. Un besote fuerte.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.