Me siguen...

Traductor

miércoles, 18 de noviembre de 2009

HOGAR

El caserío brillaba con su vestido de lluvia, de alguna chimenea salía un lento humo que de frío apenas se movía por el aire. Los dos niños caminaban con cautela tomados de la mano, dándose mutuo equilibrio, en la otra mano llevaban el lápiz y una goma de borrar. El cuaderno estaba protegido de la lluvia debajo de la ropa; los zapatitos, con la punta cortada para que no les apriete los dedos, debajo del brazo, y caminaban dando algún que otro resbalón.
Llegaron felices al calor del humilde rancho donde la abuelita los esperaba, prontamente les saco la ropa mojada y las extendió en un cordón cerca del bracero, donde ya se olían los camotes y las naranjas asándose. Con una toalla sobre los hombros, se sentaron a su alrededor esperando con paciente avidez sus porciones, que amorosamente la anciana repartía con equidad. Solo se oía el crepitar del pabilo cuando alguna brisa, colada por los agujeros de las paredes de chapa, agitaba su llama. Las sombras de los tres bailaban a su compás, y en el piso el perrito aquerenciado comía las cáscaras.
El amor no se siente... el amor se vive. En la humilde cama se oía la voz de la abuela con los rezos de la noche que los niños repetían, dando gracias por la bendición de la comida y el hogar que tenían. El perrito dio su último bostezo y se acomodó sobre los pies de los tres. Las brasas dieron su último calor, sólo la vela seguía haciendo bailar las sombras con su música silente.

24 comentarios:

  1. Asi es Abuelita el amor se vive, que lindo escrito,espero que tengas un lindo dia besos y muy buenas tardes.

    ResponderEliminar
  2. Belleza, belleza, me encanta Abuela! Cada día que publicás me cambiás la cara, mostrás una parte de las realidades que no todos muestran. Eso hermoso y a veces eso triste que se esconden en las cotidianidades.
    Muchos cariños!!

    ResponderEliminar
  3. Hoy se respira verdadero calor de hogar en este espacio. Resulta agradable refugiarse en el rancho ahora que para mí llega el frio del invierno.
    Y que sabia es usted, madame, cuando dice que el amor no se siente, sino que se vive!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Nada como el calor del hogar así es, nada se compara con el amor de la familia.
    Mis abracitos Abue

    ResponderEliminar
  5. Resulta conmovedor el observar como con tan poco, se puede obtener felicidad. La clave está precisamente en el amor del hogar y en las personas que lo proporcionan.

    Entrañable relato.
    Afectuosos saludos.

    ResponderEliminar
  6. Eso es lo que llena un hogar, el amor.

    Un relato que me trajo memorias agridulces,un relato conmovedor.

    Recibe un abrazo abue fresca como las mañanas de mi país.

    ResponderEliminar
  7. Abuelica baja del gorrino ese que si te caes me matas del disgusto!!!!
    Tu solo gimnasia pasiva ... Ay, ay,

    En cuanto a mi tarde llegada estoy lleno de trabajo en mi vida profesional, te leo a toda prisa, pero te leo aunque no te deje comentarios eh!!!!

    Besicos Maños desde el escritorio de este Español!!!!

    ResponderEliminar
  8. Sin lugar a dudas transmites toda la calidez de un hermoso hogar, pleno de amor!
    Gracias por refrescarme el día!
    Besos,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  9. Con dulzura y claridad plasmas la esencia de lo que es un hogar: amor, esperanza... tenemos la felicidad ante nosotros todo el tiempo y a veces absurdamente la minimizamos...!

    Es un privilegio leerte, un gran beso.

    ResponderEliminar
  10. Me a recordado el hogar de mis abuelos, muchas gracias abuela.
    Espero que las lluvias hayan llegado o lleguen pronto por ahi y mejore la situacion.
    Te dejo unos besos.
    Fernando.

    ResponderEliminar
  11. hasta aqui llego el olor a chimenea, a hogar y a amor de familia que transmiten tus lineas abuela, que estampa tan bella nos acabas de dibujar, que ganas de ser parte de ese cuadro que ni a el mejor pintor se le ocurrio plasmar tan bien como tu lo hiciste.

    besos abuela

    ResponderEliminar
  12. Me encantan esos relatos cotidianos que llenan una vida, además de refrescantes cálidos. Un beso
    Abuela. Hasta pronto feliz día.

    ResponderEliminar
  13. Abu, que relato tan bonito, que tierno y que lleno de calidez, desde luego que tienes mas razón que un santo, el amor no se siente, el amor se vive, y, aunque se tenga bien poco, es posible vivir intensamente el amor !claro que sí!, el amor no tiene nada que ver con la materialidad, nada más maravilloso ni mejor como el calor de un hogar donde se vive el amor... que bien y que bonito nos lo has contado.

    Un besote gordísimo... y que se acabe la sequía en Córdoba

    ResponderEliminar
  14. Abue ... tus escritos siempre me transportan, hasta puedo sentir el calor a la orilla del fuego el dulce de las naranjas y el amor que cobija del frió.

    Armonía pura...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Cuando necesito calor vengo a visitarte y siempre me voy reconfortada. Gracias de verdad por tus ratitos compartidos.
    Un gran abrazo abu

    ResponderEliminar
  16. Nada como la calidez de un hogar, mi querida Abu. Con qué ternura nos lo describes todo. te ha quedado precioso. Un besote fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Abuela!! no tuve camotes y naranjas al brasero... pero sí tuve brasero, y los días de lluvia, mate de leche!
    Gracias por compartir tus historias

    ResponderEliminar
  18. Incluso en la más absoluta humildad se puede dar toda la generosidad que nos es intrínseca y no depende de clases sociales ni dinero : El compartir nuestro calor humano y la alegría de la solidaridad.
    Bravo por tu lección de humanidad, un beso, Who.

    ResponderEliminar
  19. Abuela sos una Tierna!!!!!!! Que calidez!!!!Hermosamente como vos Abu querida!!! un fuertisimo abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  20. Cuántas imágenes abuela; algunas registradas hace siglos cuando mi abuela santiagueña nos cobijaba con su atención de madre postiza.

    Gracias por tanta ternura.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Hasta aquí nos llega el calor de sus relatos, tanto éste como otros.Siempre cargados de detalles pequeños y bonitos. Siempre magistralmente escritos. ¿Dónde aprendió a hacerlo? Una vez más, excelente. también amo sus letras.
    Muchos muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. abuela como sabes tocar fibra, este relatito del hogar es increíble. un besote desde el otro lado del charco.

    ResponderEliminar
  23. Mi querida amiga he pasado a saludarte y me he encontrado como si estuviera en esa casa demi abuela todos reunidos en familia..Gracias por ser como eres.Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  24. Cierto, querida abuela, el amor se vive y tú sabes contarlo como nadie :)
    llevo atraso con tus relatos... pero hoy me pongo al día :)
    besos y abrazos

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.