Me siguen...

Traductor

domingo, 22 de noviembre de 2009

SAFAC

Los niños venían apurados mirando el cielo. De vez en cuando, tropezaban y adelantaban varios metros a los saltos por no caer, pero no detenían su marcha. Por fin, llegaron a su casita donde su abuela ya tenía las tazas listas, la mesa de la merienda con el pan untado de manteca y espolvoreado con azúcar. Dejaron los inmaculados guardapolvos en una silla, se asearon y los tres se sentaron en animada charla. Los niños miraban de reojo el reloj de pared, la abuelita preguntaba de la escuela y los deberes, mientras endulzaba la leche, la probaba con la cuchara, si estaba caliente la enfriaba pasándola de una taza a la otra. Como todas las tardes, salieron a jugar con sus amiguitos, que ya los esperaban... Todos mirando al cielo, buscando con la vista. De pronto, uno de los niños grito, "¡allá viene!", y todos saltaron de alegría, agitando los brazos, tomándose entre ellos y gritando, "¡llegó safac, llegó safac!". El pequeño avión comenzó hacer rulos en el aire, mientras el humo que largaba por la cola formaba la palabra "safac", que los niños iban deletreando con sus ojitos asombrados, esperando ver fuego salir con el humo, "don safac" arrojándose en paracaídas, y todos ellos auxiliándolo, dándole alojamiento en sus casas.
Pero eso no sucedía, terminada la palabra, daba un gran giro y la remataba con una gran rúbrica todo a lo largo. Se acaba el humo y el avión se va a otros niños, otros sueños, que esperan que "safac" los convierta en héroes. SAFAC era un paquete color azul-celeste de yerba mate, escrito con letras blancas, igual a las del humo con la palabra SAFAC. Hoy ya no existe, los niños son ancianos , el humo se fue con safac, y vientos extraños los hicieron desaparecer. En el cielo sólo hay un gran agujero...

16 comentarios:

  1. Ese pan con manteca espolvoreado con azucar! Cuantas veces lo habre merendado yo tambien siendo niña. Que delicia! Privilegios de la infancia: ahora me pondria unos cuantos kilitos encima si merendara eso habitualmente, jiji.

    Feliz tarde de domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Preciosa anécdota como siempre Abuela Frescotona, puedes recopilar todos tus relatos y pudieras heredarselos a tus nietos. Un abrazo. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Echo de menos el dulce de leche. Es el complemento ideal para los golosos como yo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Triste ese cierre y la infinita espera de una nueva taza en la mesa.

    Un gusto leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. un placer pequeño y diario el leer tus microcuentos abuela. ay como eres

    ResponderEliminar
  6. Qué hermosa anécdota!!
    Esos recuerdos entrañables nunca se pierden, se van pasando de generación en generación, como una herencia del alma.
    Una cosecha de abrazos

    ResponderEliminar
  7. La mayoría de las cosas hermosas se van cuando crecemos, supongo que la inocencia es la que las hace realmente hermosas...
    Un besito Abu

    ResponderEliminar
  8. Hola abuela, gracias por transportarme en el tiempo.
    besos.
    Fer.

    ResponderEliminar
  9. Ay que lindo, pero lo que más me gustó es que me transportaste a la infancia con ese pan con mantece y azúcar...¡Cuantos recuerdos abuela, gracias.

    María

    ResponderEliminar
  10. Una anécdota entrañable. Está claro que hay recuerdos que nunca se olvidan y es bueno que así sea. Gracias por tus afectuosas palabras en mi desván. Un beso fuerte y cuídate, abuela.

    ResponderEliminar
  11. Abuela fresca como ,las mañanas de mi país, pues por acá era el pan con mantequilla, o con natas de leche bronca.
    Y recuerdo,gracias a tu relato,que había unos avionetas que escribían letras en el cielo, pero no recuerdo que sería.
    Lo que si recuerdo nítidamente,eran los brincos que dabamos de gusto,por ver el cielo rayoneado así.

    Recibe un abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  12. LIndo Relato abuela Frescotona. Como siempre.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  13. Qué bonita, tierna y antigua historia sobre ese paquete de hierba mate y las letras de humo que proyectaba el avión para publicitarlo. Un besote, Abu.

    ResponderEliminar
  14. Abuela ¡qué rico pan con manteca y azúcar!... cuántas meriendas he evocado con tus palabras :)
    los niños somos niños en todas partes del mundo jajaja

    besos y abrazos

    ResponderEliminar
  15. hermoso, hermoso, hermoso, hermoso me hiciste sentir chiquitin, hiciste que mis ojos brillaran sin que yo los viera... sólo los sentí.
    un enorme placer venir, eres mera alma alegre.
    un besito amigo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.