Me siguen...

Traductor

miércoles, 9 de diciembre de 2009

ÁRBOL DE NAVIDAD

Escuche la corrida, mis piernas quedaron prisioneras de un par de brazos, por debajo de mis rodillas, una voz conocida gritó, "¡nonna  mía!". Sólo tenía que mirar para abajo, y estampar en esa frente un beso.  Esta vez Joaquín ganó la carrera, patitas cortas crecía. Los otros dos llegaron de atropellada, reclamando su beso. Acudieron a la cita como todos los años, felices, ruidosos, esperanzados en  la carta que escribirían al  niño Dios.  Subieron a un cuarto que hace a veces de depósito, donde se guardan, las cosas que sirven, pero no se usan.  Los primeros que bajaron la escalera fueron los globos de colores del árbol de navidad, rebotaban en el piso,  el perro quería morderlos a todos a la vez, enloqueciendo en el intento. El pequeñín bajaba con una rama de plástico en la mano, los otros dos luchaban con la caja, renegando de toda ayuda.
Entre discusiones y consultas, en ellos la cosa tomaba forma y color, la parte mas baja pertenecía al poseedor de dicha  medida, que iba y venía , colgando y descolgando adornos, aplaudiéndose cada vez. El perro jugaba  patas arriba con una cinta roja. Entre los tres la charla giraba en torno a  "la virgencita María", a "jesusito", a los que tuteaban contándole lo bien que se habían portado, besando cada imagen del pesebre.
Es un momento tan mágico, en que la Gracia se hace presente, debe ser, en el que cada año, Dios nos da otra oportunidad de redimirnos.
Terminada la obra, los cuatro nos sentamos a contemplarla, el árbol  venía medio escorado, tenía  más luces de un lado, las cintas brillantes parecían ahorcarlo. La parte inferior  tenía de todo, también el hueso de plástico de Oky, que de vez en cuando lo olía, como temiendo que alguien se lo robe, algún juguete de su dueño para el Niño. Esta es mi  Navidad..., tan serenamente bella, tan inmensa, en los ojos de mis nietos, tan llenos de Fe, reconociendo que el poder del Niño, todo lo puede.  
Si supieran.... que el Niño, también crecerá, como ellos.

13 comentarios:

  1. Abue, que dulzura... Desde que me fui de lo de mis padres nunca más armé el arbolito. Pero tal como vos relatás, es alucinante ver esas caritas pequeñas rebosantes de felicidad e ilusión que ponen los pequeños cuando están frente a estas fechas.
    Muy lindo, como siempre, arrancándome una sonrisota.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. EN LA SERENIDAD Y PAZ QUE OFRECE LA NATIVIDAD DE JESÚS, SEAMOS COMO ESOS NIÑOS DE TU HERMOSÍSIMO RELATO NAVIDEÑO Y VOLQUEMOS NUESTRO CORAZÓN HACIA LA INMENSSA DICHA QUE DIOS NOS REGALA POR AMOR.
    DESEANDO QUE CADA DÍA DE TU VIDA SEA UNA NAVIDAD PARA TI Y TU FAMILIA,TE ENVIO UN FUERTE ABRAZO Y UN BESO LLENOS DE FELICIDAD.
    ARMANDO.

    ResponderEliminar
  3. Qué hermosura de escrito abuela. Ayer mismo pensaba que las tradiciones están perdiendo sentido en mi corazón y eso es porque para que ellas se prolonguen se necesita que las nuevas generaciones se acojan a ellas, se hacen a dos manos o,mejor, a dos corazones. Los chicos de ciudad ya no la respetan, ni la quieren y nosotros nos hemos quedado solos frente a ese árbol de navidad como ante un esperpento sin sentido, soñando en nuestras infancias que no vemos reflejadas en nuestros hijos. Un abrazo fuerte querida amiga. En estos días te mando un poco de mis galletitas especiales de Navidad.

    ResponderEliminar
  4. yo lo siento abuela, pero soy de esos niños que cuando crecen pierden la fe en muchas cosas.

    ResponderEliminar
  5. A mi me gustaba la navidad cuando era niña y estabamos todos. Pero desde que se fueron mis abuelitos ya nunca ha sido igual, y me pone muy triste que lleguen estas fechas porque los echo muchisimo de menos, y cada año mas. Y siempre acabo llorando en vez de estar alegre porque es Navidad.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Abue,fresca como las mañanas de mi país,inscribete en ese sorteo,ya lo hice yo,(el burro por delante),lo hizo Gata Coquetita,lo hizo Rita,en fín faltas tú.
    y la puesta del pino que narras,y lo del niño Dios,y yo quisiera estar cerca de ustedes,y verlos y escucharlos reir,y llenarme de esa dicha.

    ResponderEliminar
  7. Un relato muy tierno y bello. Mi compañera de blog,Dalianegra, me ha recomendado tu blog y en verdad que es muy interesante, así que me uno a él como seguidor. Sldos.

    ResponderEliminar
  8. Ay, qué simpático, querida Abu, lo dejaron decorado de pena, pero así era como más bonito estaba, porque la intención de tus nietecitos era lo que contaba, jaja. Entrañable relato navideño. Muy felices Navidades, mi querida Abuela.

    ResponderEliminar
  9. Que hermoso escrito, estoy melancolica abue..la navidad es un tiempo hermoso, los recuerdos vienen a mi.


    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que linda historia, no se puede negar que los nietos son lo más lindo de la vida.

    un beso.

    María

    ResponderEliminar
  11. Hermoso relato, Abu, ya te lo dije por mail, pero pasaba a ver si funciona lo de los comentarios.
    Besos,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  12. ...

    Abue, a mi estas fechas coloridas me hacen sentirme diferente, es chido poder hacer a un lado la rutina del día a día.

    Te envío un abrazo fuerte, fuerte.

    ¡FELICES FIESTAS!

    Adelanto la felicitación, te darás cuenta que me tardo en visitar es por eso que dejo mis mejores deseos.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  13. Donde hay un niño hay felicidad. Qué más da si es un árbol ó un paraguas con bolas, verdad abu?
    Besos prenavideños amiga

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.