Me siguen...

Traductor

sábado, 12 de diciembre de 2009

LA NUTRIA

Los  dos hombres se internaban en los canales  del río. Iban descalzos, con un palo y un naife en la cintura,  sostenido por la faja negra de lana,   que resguardaba sus espaldas de los malos esfuerzos. Se movían con cautela, tratando de no agitar la corriente.         Uno de ellos, sintió el suave roce en sus pies descalzos debajo del agua, hizo una seña y  se quedaron inmóviles,  con el palo en alto.     La nutria  se sentía segura en el agua.    Pasaron unos minutos y salió a respirar.    El golpe llegó con la bocanada de aire.   Antes que el animal reaccionara, lo tomaron del cuello y le marcaron  la hermosa piel.
En la oscuridad de la noche sin luna, sintió en su mano el calor de la sangre.  Cuando  dejó de moverse la sacaron del agua, encendieron la linterna y comenzaron  a "cuerearla", con cuidado; la piel  se vendía muy bien en las barracas.     La  alegría iluminó sus rostros,  cuando notaron que era una madre a punto de parir (por eso se mantenía en el agua)...  Los nonatos  eran los más buscados,  por su carne tierna y  libre del sabor de los alimentos que comía su madre.    Pusieron en una bolsa el animal despostado, en otra los nonatos.    El cuero una vez limpio, en un tarro con agua.  
Llegaron al rancherío del bajo,  los primeros en recibirlos contentos y a los saltos, fueron los perros.  Vaciaron las bolsas,  y en ganchos de alambre colgaron las presas,  en cajones  cerrados con  tejido  fino, de algodón o metal bajo los árboles, bien alto para que no los coman los perros.   Estos se quedaban echados en celosa guardia, debajo.
Los hombres se asearon, arrojándose agua con un jarro, tomaron unos mates y se fueron contentos  a descansar, pensando en la venta de la mañana.  Sobre el lomo del perro goteaba la sangre. Este  esperaba la gota; apenas se derramaba sobre él,  pasaba  la lengua y seguía durmiendo.

14 comentarios:

  1. Ay, pobre nutria, que mala suerte ir a toparse con los humanos en ese trance. Que terrible agonía, y como debio de debatirse, buscando liberarse para llevar a cabo su mision y traer al mundo a sus hijos.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Esto es un dilema Abuela.Hay que elegir entre la proteccion de las nutrias y la supervivencia de estas familias que no tienen nada mas de qué vivir.Hay que hacer algo para ayudar a ambos.

    Besitos Abuela

    ResponderEliminar
  3. Y pensar que eso pasa todos los días, y muchas veces en vez de con animales, con personas. En fin, sigo opinando que el mundo está loco.

    ResponderEliminar
  4. POBRE NUTRIAAAAAAAA, QUE TRISTE FINAL EL DE ELLA Y DE SUS NONATOS.
    UN ABRAZOOOOOO
    CHRISSSSS

    ResponderEliminar
  5. Solo has dibujado con palabras la realidad, de esa especie tan parasitaria, como es la, humana.
    Colosal yaya!!!

    Bajate ya de ese gorrino, que como te peques un guarrazo, veras, iremos leerte a la planta de traumatologia!!! :):):)

    Besos

    ResponderEliminar
  6. La codicia humana no tiene límites, seguimos igual que hace cinco millones de años, pero ahora no tenemos excusa ni razones para actuar así.
    Un beso, Who.

    ResponderEliminar
  7. Hay que narrar las cosas como lo has hecho tú: con los detalles y hasta el final, sin pensar en las pobres nutrias. ¡Gran valor, abuela!

    ResponderEliminar
  8. Excelente relato, abuela (como siempre), tan real que me lleva a pensar si usted anduvo cazando nutrias alguna vez.
    Parece

    ResponderEliminar
  9. Naturaleza humana. Muy buen relato mi querida abuela, mi abrazo, como siempre con afecto.

    ResponderEliminar
  10. Hola abuela,
    muy bien escrita su historia pero, muy triste.
    es una pena que estas cosaas tengan que pasar.
    Besos.
    Fer.

    ResponderEliminar
  11. TRISTE Y COTIDIANA HISTORIA QUE PODEMOS TRASPASAR A TANTOS Y TANTOS SERES HUMANOS QUE SON OBJETO DE LA DESIDIA Y LA HIPOCRESÍA DE LOS QUE DICEN SER DEFENSORES A ULTRANZA DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES. ¿Y EL SER HUMANO?....ASESINATOS EN MASA, PAISES SIN RECURSOS Y MUERTOS DE HAMBRE, SERES INDEFENSOS QUE SON ABORTADOS POR LEYES DESPRECIABLES Y PARTIDISTAS, NIÑOS ABANDONADOS ETC.
    COMO SIEMPRE ME SORPRENDES CON TUS HISTORIAS.
    UN FUERTE ABRAZO AMIGA.

    ResponderEliminar
  12. Admiro (no sé bien si esa sería la palabra acertada) a los que tienen que matar lo que sea para poder comer. Y para darnos de comer al resto. El resto que nos sentimos mejor comprando la carne ya bien presentadita en el hipermercado. Crudo relato éste, abu.

    ResponderEliminar
  13. Me has dejado un mal sabor, pobrecita nutria.
    Un magnifico relato tan real como la vida misma.
    con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  14. gracias por tu visita es u gusto inmenso conocer tu blog..

    Te dejo mis mejores vibraciones de paz para estas fiestas..

    Es un placer leerte..
    Suerte en todo..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que tengas una maravillosa semana..

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.