Me siguen...

Traductor

viernes, 4 de diciembre de 2009

MUSIRETA

Agosto, mes de vientos y heladas... de barriletes pintando el cielo. El descampado era una pista de despegue multicolor, esperaba turno en un enorme "cajón", con los colores de sus amores, el más codiciado por los chicos y el más difícil de hacer. La "estrella", descansaba , aun mirando el cielo, mientras una larga cola de trapo ataban a su armazón de caña, todos esperaban la ráfaga ideal para subir de un tirón. Los chicos sentados en el suelo, formaban grupos de hinchas por sus cometas, mientras en el cielo pintaban la tarde en una danza multicolor.
Esa era la hora en que los sueños volaban. El mágico momento fue roto por un ruido sordo que se acercaba, era el dínamo de la bicicleta de MUSIRETA, el único policía del pueblo, que por el brillo de la luz, casi incandescente, venía rápido. Algo había sucedido..., algunos chicos lo siguieron corriendo, y cada vez más curiosos se unían al cortejo. Ya casi todos amontonados por el cansancio, en una vuelta del camino, la bici patino en el guadal y allá fue MUSIRETA y el cortejo, todos enredados en una nube de tierra, el rodado en una loma con su luz parpadeando, cada vez más lento a medida se detenía su rueda.
Todos se culpaban por el accidente, juntaron sus pertenencias desparramadas en la colisión, zapatillas y gorras, se sacudieron el polvo, MUSIRETA monto y siguieron un trecho llegando a un rancho, donde esperaba una mujer llorando. Sólo el policía se acerco, el grupo silente y agitado esperaba. La mujercita se refugio en los brazos de un vecino, no queriendo mirar, todos se acercaron y vieron a un hombre, que reconocieron como el dueño de casa, en el piso con un arma de fuego, disparada en su boca. El oficial habló de modo que todos los presenten pudiesen oír,—todos son testigos que este hombre, el finado, se ha muerto por HOMICIDIO EN CARNE PROPIA— . Dicho esto agrego,— "se cierra el caso"—.
Los presentes levantaron el muerto y comenzaron a asearlo, luego con un trapo atado en su mollera cerraron su boca y lo acostaron en la cama, le cruzaron los brazos sobre el pecho y sobre sus ojos dos monedas, cerrándolos. Encendieron una vela y se retiraron. Esta vez el cortejo no llevaba apuro, desde la distancia los barriletes los llamaban desde las alturas agitando sus colas de trapos, el lucero de la tarde brillaba en su esplendor anunciando la gran helada de la noche, ya era hora de guardar los sueños.

18 comentarios:

  1. Qué triste es golpearse con la realidad cuando apenas echábamos a volar los sueños de colores!!
    Hermoso, abuela, a pesar de la melencolía!
    Besos,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  2. Abuela, muerte en este relato que nos traés hoy, Agosto, frío... Siempre niños, eso le da un brillo tan especial a cada cosa que nos contás.
    Es impresionante cómo imprimiste imágenes en este texto.
    Muy bueno.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  3. Homicidio en carne propia! Curiosa y divertida forma de denominar al suicidio. Es como una nota de humor en medio de la tragedia.
    Y cómo consigue usted de nuevo describir el ambiente adecuado, hacernos sentir ese algo que se palpa en el ambiente presagiando muerte.
    Es usted unica!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. HOLAAA ABU SIEMPRE GENIALES TUS RELATOS ESTE ME ENCANTOO,QUE TENGAS UN BUEN FIN DE SEMANAAA , SALUDOS Y ABRAZOSSS DE TU AMIGO
    CHRISTIANNNNN

    ResponderEliminar
  5. Como siempre un gran relato nos das abuela , un gusto visitarte y leerte,que disfrutes del fin de semana...
    besitossssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Gracias por este maravilloso relato abuela.
    besos
    hs

    ResponderEliminar
  7. Un relato triste, pe así es la vida...la tradición de las monedas en lso ojos se remonta a la época romana, se colocaban en lso ojos del finado como pago para el barquero que lo había de llevar a la Laguna estigia, el reino de los muertos. Otro besote, mi querida Abu y pasa un estupendo fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué fantástico relato! que pese a su esencia trágica, guarda una nota de involuntaria pero, cómica ingenuidad.
    Gracias por compartilo... ten un esplédido fin de semana.

    Un abrazo cálido...

    ResponderEliminar
  9. guauuu, cuántas escenas !!!! me tramó. un beso

    ResponderEliminar
  10. Acabo de caer en la cuenta de que olvidé incluirla en el último premio que recibí. Perdón. Que sepa que la debo un detalle... ¿vale?
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Abuela Frescotona, hacía un tiempito que no pasaba por aqui, excelente entrada!!! en mi casa...tienes un premio para vos.. se llama "Destellos Angelicales", y está hecho con Amor para mis Amigos.. Chau!!

    Abrazos de Luz!!

    ResponderEliminar
  12. Calculo que en el pueblo de Musireta, deben haber muchas de estas escenas, de una muerte que llega y se va sin preguntas. Espero don Musireta no se retire tan pronto y nos cuente otra aventura. Cada vez mejor, felicitaciones!
    un abrazo,
    C.

    ResponderEliminar
  13. Puntos disímles de la vida: la infancia con la vida que remonta y la muerte urgida quién sabe porqué razón.En el medio la inocencia que une ambos extremos.

    Una maravillosa historia mi querida abuela.

    Mi abrazo.

    ResponderEliminar
  14. El homicida sintió envidia de las cometas y quiso volar como ellas además de robarles todo el protagonismo.
    Se sentía terriblemente desdichado y solo.
    Buen relato Abuela.
    Un beso, Who.

    ResponderEliminar
  15. Impresionante historia Abu, una historia de otros tiempos donde no había burocracia, donde hasta la muerte no natural era "natural", donde se vivía y moría con los sueños y desesperanzas intactos...
    Estupendamente redactado, me encantó.

    Besotes, amiga.

    (¿Te dije que eso de "frescotona" me encanta? :)

    ResponderEliminar
  16. Que seria de nosotros sin tus relatos que nos hacen ahondar los mas profundos sentimientos.
    Un placer leerte Abue eres UNICA
    Mis abracitos

    ResponderEliminar
  17. Cada cuento que nos cuentas abuela comaro con las viviencias de mi nona!! y las cosas que em cuenta!!! y la verdad es tan lindo escucharlas!!!!
    como cuando dijiste de las monedas sobre los ojos, asi murio mi bisabuelo y cuentanq ue era un hombre maldito y que al morirse nadie queria cerrarle los ojos porque le temian, y tambien se decia que el que muere con los ojos abiertos se lleva otro a los mismos aposentos?? la has escuchado alguna vez??? bueno, un fuerte abrazo, yo queria compartir una anecdota familair!!1 jejejej... un abrazo querida abue!!!

    ResponderEliminar
  18. abuela!! no se me ría, pero su cuento -tan intenso y fresco, como siempre- me dejó un sabor amargo: siempre quise tener en la bici una dínamo.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.