Me siguen...

Traductor

miércoles, 15 de diciembre de 2010

FELICIDADES ¡ ¡ ¡

Quiero quedarme en este espacio, a esperar a aquellos que hayan perdido la estrella, y recalen en este humilde puerto.  A los otros, a los felices, que en la expansión de su gozo, , lleguen a compartir.  Quiero estar en los corazones de aquellos, que como yo sientan ese deseo de abrazo universal, en que el cosmos exulta su gracia..
En medio de saludos, besos, y abrazos recordaré a mis amigos que cada día renuevan la fantasía del amor y el respeto en la distancia infinita,  que es este maravilloso mundo virtual.
Que estos tiempos de bondad, nos renueven la esperanza de un mundo donde reinen, la justicia, el amor, y la paz.   Los abrazo.

lunes, 13 de diciembre de 2010

QUIROMANCIA.

La mujer mira en sus manos infinitas líneas.  Dicen que en ellas se anuncia el destino...Quien supiera descifrar ese alfabeto de sangre.  La dueña de las manos no sabe leerlas, pero de tanto mirarlas, presiente el futuro.
Viejas cicatrices, quizás, cortaron su destino, y formaron nuevos caminos de piel en su vida, tan incierta y enredada, como el trazado que mira.    Contempla sus palmas como si fueran espejos, pero nada le dicen, su futuro es quien escribirá en ella, cuando ya sea pasado.

viernes, 10 de diciembre de 2010

LA ESPERA DEL ADIÓS.

Amanece,  estoy aquí
esperando tu regreso.
Viene llegando el alba
y tu imagen desolada
no aparece.
Que secretas quimeras
te alejaron de mi lado?.
En busca de sueños
se elevaron tus alas.
Agotadas de volar
se refugian en la nube.
Gotas de lluvia caen
las beso
ya no volverás
viajas en el viento...

miércoles, 8 de diciembre de 2010

EL PICHÓN

Se equivocó la paloma, así dice la canción...
Abro la puerta de mi casa, sentadito y confortable, estaba el pichon tomando el sol.  Lo tomé y lo deposité en la rama del árbol, donde se veía el pequeño nido.  Como todo niño curioso, este pichón, apenas sus alas le dieron aire, levantó el vuelo, pero no llegó lejos, sin pericia y cansado cayó en mi jardín.  Pasó el tiempo, y olvidé el ave.   Caía la tarde, oía el alboroto de mis nietos, venían felices a mostrarme el hallazgo, el pichón.  Se lo pasaban uno al otro, el mas chico traía una caja donde lo "guardarían" calentito, le pusieron agua, semillas y unas ramitas para que no extrañase el nido.  Los niños conocen el mundo y las personas, a través de sus necesidades, amor, comida, frío, calor, aseo.  Sentados en el piso miraban la paloma, ella a su vez, también los miraba como esperando.  Mutuamente se cansaron, el pichón se adormeció acurrucado, los niños se aburrieron, en definitiva, quedé con el intruso.  La picazón no les daba paz, las itas, a los tres los metí en la tina jabonosa.  En mi andar nocturno por la casa, el insomnio es mi amigo, nunca falta a la cita, llegué hasta la caja donde el ave seguía esperando,  que su mamá le deglutiera la comida en  buche.  Veía los minúsculos insectos abandonar el cuerpo a medida se enfriaba y moría, lentamente,  adormecido.  Por la mañana, llegaron los niños - Abu ¡¡¡  se fue el pajarito-       -Si temprano le abrí la ventana y se fue volando-
Salieron al jardín a buscar otro audaz pajarillo a quien salvar.

lunes, 6 de diciembre de 2010

IMPACIENCIA DE AMOR

Conjura la noche suspiros de amor
acompaña el romance
la orquesta de grillos.
Espera la niña su joven amante
la blanca mano aferra el barandal
que vibra al son de los cascos
allá en la loma
asoma el jinete
aparece la risa y el canto.
Se detiene agitado
ofreciendo los brazos
la dama impaciente
regala su boca.
Callan los grillos
brilla la luna
sobre el prado
florece el amor.

sábado, 4 de diciembre de 2010

RECUERDOS.

Allá en el monte olían los enebros, el tomillo, las flores raras de la noche, esas, que al rozarles arrojan sus aromas, enojadas con el intruso.  Allá entre olivos y naranjos, donde tú rasgabas las sedas de etéreo vuelo,  en el afán de arrojarlas lejos de ti, por cubrirte con mi cuerpo, y los besos de mi amor.  Allá lejos en los años, me encierro cada tanto, para vernos felices, y recordar cuanto nos hemos amado.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

REINA DE LA NOCHE.

Reina de la noche, así le llamaban.  Ella dominaba el mundo sin luna ni estrellas, los únicos brillos eran de fantasía, lentejuelas y luces de neón.  Mientras aspiraba el dudoso cigarrillo, y se perdía en volutas anilladas que ahogaban su alma, pensaba en su vida, debía sentirse orgullosa, era una de las pocas mujeres que, resistió los embates del submundo hasta lograr incorporarse al poder que lo regía.  Era la reina, se rendían a sus pies, por seducción, temor, intereses oscuros, aun así, el poder la encerraba en su soledad, y se daba cuenta que no había vivido, ni amado.  El único que retiraba su paga era el tiempo, sus ojos sin brillo, su piel que comenzaba a rendirse y plegarse, su pelo gastado  tanto cambiar su color, su boca carmín,  una mueca,  aun en la risa.  Debe y haber, todo el haber estaba en ese cuarto.  Cuanto pasó sin ver el sol... sin vivir un día, era toda blanca, con esa blancura del vegetal  en  sombras, débil como él.  No resistiría, ella lo sabe, el choque vital de encontrarse en la lucha cotidiana de los días, donde nada puede ocultarse, y las miserias, lucen como las virtudes bajo el sol.  Bebió un largo y lento trago del gran vaso, luego aspiró por el cornete, se relajó y se entregó a los goces de su único amor, una lágrima caía en su vestido, brillaba como el lamé.  Ya estaba dispuesta, lista para el amanecer, cuando asome el sol, ella estará en las antípodas.  Ya no ansiaba el regreso, como dijo alguien alguna vez, "el carro estaba demasiado lleno", ya no hay vuelta atrás.

martes, 30 de noviembre de 2010

LLANTO DE GUITARRA.

Lejano y bello, se veía tu rostro, inclinado en suave deleite, acariciando las cuerdas de la guitarra.  Buscabas la nota que leyera el sentimiento... En vano buscabas, hay amores que solo dan la melodía al corazón que los creó.  Ese amor que hace llorar tu guitarra, ya no reconoce tu música, no tañe tus cuerdas.  El se fue, dejando en silencio, tapiado tu corazón.

domingo, 28 de noviembre de 2010

EL HOMBRE FRUSTRADO

El hombre camina lento, arrastra los pies, carga una bolsa, todo en él habla de miseria y suciedad.  Perdida la mirada detrás de cejas abundantes, y larga barba.  Un caminante le da una moneda, indolente la toma, se sienta al sol para aliviar la comezón que le producen los parásitos enquistados, se gratifica a si mismo con el olor emanado de su cuerpo, y la repulsión que causa en los demás.  Es su secreto poder, alejarlos, ofenderles, sin decir una palabra, y ademas, cargar sus conciencias por el desamor que le muestran.  Siempre fue así su vida, donde quiera que esta lo pusiera, gustaba de presionar, obligar a las personas a hacer su voluntad.  Fue quedando solo, cada vez mas lejos de todos, se fueron cerrando puertas y corazones.  Ahora veía al mundo  detrás de un vidrio cada vez más oscuro, mimetizado con el ambiente, era un insecto  de la gran urbe , que gozaba ostentando su inmundicia.  La mezquindad es tan egoísta, que devora la fuente la produce.  Es propio de la condición humana.

sábado, 27 de noviembre de 2010

OCASO FUGAZ.

Me gusta el ocaso
cuando se retira la luz
y pinceladas oscuras
dan paso a la noche.

Me gusta el instante
aquel
que fugaz, despide la tarde.

martes, 23 de noviembre de 2010

LA FRAGUA .

La fragua era la dueña de la alegría.  Los niños rodeaban al herrero, y preparaban el alboroto de corridas y risas, cuando echaba aire al fuego estallaba el carbón de piedra en mil estrellitas de fuego, que la brisa llevaba presurosa y en remolinos naranjas desaparecían en la noche.  Los niños corrían detrás, pero ellas volaban alto, la magia ancestral del fuego, atrapaba a los niños.  El herrero sudoroso manejaba la maza con destreza, y moldeaba los aceros, que se doblaban ante sus ojos cambiando de forma, como masa de pan.  Los secretos de la fragua y el acero, solo él los conocía.  Sumergía los hierros calientes en el agua, y nubes de vapor se disparaban, ojos asombrados admiraban el fenómeno.   Recién podían tocar con sus manitos, la obra terminada, pero ya no los atraía la quietud.   Solo el movimiento que produce el cambio, creaba la expectación,  de ver surgir el milagro de la forma.                          

domingo, 21 de noviembre de 2010

CORTEJO FATAL .

Rostros sombríos lleva el cortejo, dolientes bocas, cerradas en mutis de odio.  La oscuridad, viste de luto.
Solo la voz del cura, arrojando rezos y agua bendita, en humos de incienso.  Lentos los pasos, no quieren llegar negando la muerte, la última resistencia, luego la fosa y la tierra cayendo.  Se libera el llanto echo grito, aceptando por fin, la visita fugaz y fatal.  El nunca jamas, se cumplió una vez mas, ya nunca volverá a reír, a amar, a ser.  Todo acabó, los demás gritan el llanto, temiendo su hora, en la que solo serán testigos muertos, del temor de los vivos.

viernes, 19 de noviembre de 2010

ME GUSTA EL MAR

Me gusta el mar en la noche, sentir su poder, moverse a mis pies.
Masa abisal que agita la vida, en su lecho salobre.
Cementerio infinito de sueños dorados, y guerras oscuras.
Me gusta el mar, cuando sereno extiende su masa, reflejando la luz.

jueves, 18 de noviembre de 2010

ABANDONO DE AMOR

Extraño las noches
de amantes suspiros
esas
en que tu me decías
que me querías.
Adoro los días
en que tus ágiles manos
jugaban las caricias
y yo
gozaba las artes de tu amor.
Añoro tanto de ti
que ya no busco el amor.
Se fue contigo
tus suspiros, tus caricias.

martes, 16 de noviembre de 2010

RENOVACIÓN .

Siento alegría en mis días domésticos.  Algo que creí ya nunca haría, de pronto se presentó en mi, la voluntad de renovar, buscar las alegrías de antaño cuando pintaba mi casa, esperando los desafíos del año por venir.  Por los avatares, y las necesidades, dejamos pasar el tiempo.  Los hijos se hicieron hombres, y el silencio ocupo sus cuartos, ya no camino la casa asegurando puertas, mirando estufas, cubriendo espaldas, y levantando colchas. Ya  no los beso dormidos, buscando en sus sueños,  el reflejo infantil de decir la palabra "mamá". Ese tiempo pasó.  Ahora mis nietos visitan esos cuartos, cuando llega la noche  vienen llegando con sus mantas a la cama de su abuela.  Mi cuarto, al igual que hacían sus padres, sigue siendo el lugar preferido, sala de juegos, de ver tv., de comer...  Siempre que no estén sus progenitores, de lo contrario, se oye de inmediato "dejen descansar a la abuela".  Por dentro sonrío, habrán olvidado sus tiempos de mimos?.  Todos comentan y discuten colores, aunque son siempre los mismos, un matiz del amarillo, los interiores blanco, y las rejas verde noche.  Mis nietos sueñan conmigo los colores del arco iris, esperando ansiosos que borren el paso del tiempo, y volvamos a empezar con nuevas alegrías,  la vida en nuestra casa pintada de sol.

lunes, 15 de noviembre de 2010

MEZQUINDAD.

La piel olía a sol, y mar.  El adonis adolescente sin saber el poder de su belleza, caminaba la playa.
Mientras,  todas las miradas codiciaban sus formas, todo en él, hablaba de la divina proporción, el número aureo, que marca la creación con su sello divino.  Todos  deseaban poseer esa gracia, dejar en él las huellas de su imperfección, bajarlo de esa lejanía de dios.  Hacer sentir en él la misma sed, y a la vez, saber que nunca podrá ser saciada.
El joven de pronto se detuvo, y contempló a los bañistas, en cada mirada veía, sentía el deseo, la envidia, la frustración...  Se dio vuelta y caminó hacia el mar, triste, pues en nadie encontró lo que buscaba compartir, amor.  La soledad, a que los necios condenan  con sus vacíos corazones, a aquellos que solo quieren compartir la suerte que les tocó en este mundo. La envidia, no perdona.

domingo, 14 de noviembre de 2010

NOCTURNA SOLEDAD.

La luz traslucía el líquido, su reflejo ponía una mancha rojiza en la clara mantilla.
La mano, como una paloma blanca, se aferró al cristal.  La boca trémula abrazó el borde, cerró los ojos, y lentamente arqueó su cuello,  el líquido bajo a su pecho.
Por fin,  la tibieza del vino acarició su pena.  En el silencio de la noche, la mujer, mas que beber, besaba al líquido elemento.  Ya asomaba a su ánimo,  esa falsa alegría que da la rapidez del alcohol.  La oscuridad, ya tenía sonidos, la pena,  no era su enemiga, ya no dolía.  Era ese momento en que ambas se consolaban, abrazadas a la frágil copa de cristal, tratando de huir de los fantasmas de la noche.

viernes, 12 de noviembre de 2010

EL BESO.

La boca roza la piel
que sedienta bebe
la sal de la vida.

Minúsculos poros
se estremecen
gritando su gozo.

Erizada pasión
estimula el beso
que lento y ardiente
busca el amor.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

SED.

La lluvia bienhechora nos negaba sus beneficios.  El polvo se adueñó de la ciudad, minúsculas partículas enloquecidas, abatían todo a su paso, ninguna cerradura, puerta, o ventana podían con él.  Los alimentos hacian crujir nuestros dientes, el sol, un disco ocre sin brillo.
Parecíamos insectos enloquecidos, huyendo de la oscuridad del día. Al caer la tarde comenzó a amainar, lentamente fue parando su agitada locura, hasta tomar pulso de suave briza.  En el cielo las nubes nos acercaban algunos truenos, esperanza de lluvia, asolada por el polvo.  La ciudad inmóvil, solo esperaba.
De pronto, sin aviso,  grandes gotas caían sobre el asfalto, al tocar el piso, enseguida eran absorbidas formando pequeñas bolitas de lodo. El ozono purificaba el aire, y por fin, el gran trueno que derramó toda el agua del cielo. Los árboles recuperaban su verdor, las paredes respiraban, chorreando turbia, el agua arenosa, y las calles,  encauzaban el torrente hacia la oscuridad subterránea.  Las luces de neón,  hicieron en la noche un arco iris luminoso, que movía sus colores invitando a salir.  La gran urbe calmó su sed.

lunes, 8 de noviembre de 2010

LA ESPERA .

Al amparo de los días pasados, evocando vivencias de felicidad, la mujer dejaba que la vida pasara.
Solo esperaba que él,  que todo lo borra, todo lo lleva en su cronos infinito, también en un remolino cósmico, la rescatara de este pasar estático.  La materia cumple su ciclo, y como pájaros migratorios que abandonan el nido, así nos vamos quedando vacíos, hasta que la briza sople la última brizna, y nos recoja el tiempo.

jueves, 4 de noviembre de 2010

LA AMADORA

La amadora, le decían, de flores su piel, de miel los ojos.  Lejanía había en su mirar, que trataba de desmentir con su sonrisa, y suave voz.  Ella se dejaba llevar por los vientos de la vida, y donde podía tomaba un poco de amor, de pasión,  y seguía.  La amadora, solo quería un nido tibio y amante, donde descansar su corazón.  Ella no sabía que muchos tenemos ese destino de búsqueda, que nos define, viajando por la vida como fotones, que ignoran su destino, pero que iluminan el camino que otros andan..  Ella irradia como un sol, atrae vidas, que curiosas se acercan a mirar sus sueños, y luego dicen adiós.  Es de todos, y sin dueño, mariposa de luz, que se quema en la flama.

martes, 2 de noviembre de 2010

DÍAS DE GRIPE

De pronto,  la amplia cama se transformó en algo así, como un nido con pichones.  Mis tres nietos que llevaban mas de tres días sin verme, entraron a casa, como un río que se desmadra.  En  las paredes lloraba el silencio de tanto extrañarlos.   La gripe aun no se decide a dejarme,  a pesar de la batería de remedios.
Patitas cortas y su macizo cuerpito llegaron primero, y luchaba por trepar a la cama, los otros dos llegaron y comenzó la sesión de besos, abrazos, todos querían hablar a la vez.  Lucas contento, no tendría clases al día siguiente, Candela, toda suave, con su largo pelo aun húmedo,  contaba  de su clase de natación.  Joaquin  se había sacado los zapatos y la ropa y se aprestaba a  acostarse a mi lado como todas las mañanas.  La niña bella que sueña con ser maestra me dejó una carta y un dibujo, luego encontraron con gran satisfacción los caramelos, que estaban "escondidos a la vista".  La energía había llegado en mi auxilio, los miraba, los olía, los tocaba, la cama se llenó de papeles, lápices, hojas, los zapatos nuevos de Joaquin...     Toda mi razón de vivir estaba aquí, nada había cambiado, la vida se anunciaba nuevamente,  y como siempre,  estoy dispuesta a recibirla con amor.  Comenzaron los lamentos al ver a sus padres -¡¡¡Otro ratito ¡¡¡
Joaquin tapado hasta la cabeza resistía el desalojo a gritos.   A una mirada de su padre Lucas salio en silencio.  Candela debajo de la cama buscaba los "tacos", mis tacos, de los que se apropio y ya nunca volverán a su cuidada caja de cartón.  Por fin reunieron la pequeña majada y salieron con sus padres por detrás.  De pronto apareció mi niña, y abrazándome me dice -Abuela esta noche te voy a rezar para que te cures- Y se fueron... El silencio jugaba con el eco de sus risas, que la cálida briza paseaba por los cuartos.
Me gusta el desafío de vivir cada día, donde  estar, es un regalo divino.

miércoles, 27 de octubre de 2010

CAMBIOS DE ETERNIDAD.

El silencio aplastaba los sonidos, ningún estertor de muerte se oía ya.  La bruma del campo de batalla, se elevaba como las almas de los cadáveres.
Las figuras etéreas marchaban encarnando su energía, discutiéndole a la dimensión terrenal los tiempos establecidos, ellos son los marcadores que llenan los espacios ocupando cuerpos,  dioses otorgando y negando preces.  Eones que buscan la finitud de la materia,  para completar el ciclo eterno de su existencia.
Espíritus que enlazan lo terrenal con el cosmos, uniendo esencias buscando la perfección.
El ciclo de vida y muerte se cumplió, ahora, todos son uno.  La eternidad rescató a la materia, en un devenir de goces y felicidad.

lunes, 25 de octubre de 2010

DE AMOR Y ALIMENTO.

Dicen,  que el amor se siembra y da frutos.  También dicen, que el amor se mata y se vacía el alma.
Pienso que en su esencia, todos los seres, y todas las cosas que están sobre este mundo, tienen una proyección mas allá de lo que vemos.
Miraba una familia de aves,  que alimentaba a sus pichones, el padre traía el alimento en su pico, y se lo daba a la madre, quien hacía un minúsculo bollo y lo depositaba en el ávido pico, que esperaba desmesuradamente abierto.
Pensaba en la función de los padres hacia los hijos,  amarlos, alimentarlos, educarlos, y el orgullo de cumplir esos roles ancestrales de los seres vivos.  Ver como le damos forma a la persona, que con amor y cuidados va surgiendo.
  Suele pasar en el Hombre (el ser mas inteligente de la creación), que se desvirtúe su naturaleza, por ambición, mezquindad, vicios afectivos y deje u omita cumplir, las funciones que como padres les otorga la naturaleza.
Nada mas bello que la mesa llena de hijos, que aún siendo hombres de familia, no olvidan compensar  el amor de sus padres, recibiendo de sus manos el alimento, tal  como,  cuando habitaban la casa en su niñez, y recibían amorosos cuidados, que ellos, a su vez trasmiten.
Es prueba de amor, alimentar a los que se ama, cocinar para ellos, que sientan el gusto y la satisfacción de ver que aun,  pasado el tiempo, los padres recuerdan sus gustos y el placer de tenerlos.
Ser padres, es,  nunca dejar de considerar en los hijos, la necesidad que tienen de vernos ejercer  ese rol,  que les da pertenencia, que ese nido que los cobijó, aun,  está feliz de alimentarlos y espumar sus plumas.

viernes, 22 de octubre de 2010

REGRESO AL HOGAR.

Remonta el jinete la pampa
se pinta de rojo el cielo
el sol incendia la tarde.

Hombre y caballo unidos
malogran distancias
devorando leguas.

En la lejanía
el corazón espera
al dueño de su latir.

martes, 19 de octubre de 2010

AÑORANZAS DE CIELO.

Vuela la alondra
 llevando su canto
llora el viento
 entre los sauces
y tú
pensativa y sola
del viento y el ave
 añoras su andar.

lunes, 18 de octubre de 2010

ESFUERZO DE AMOR .

En la enorme casa,  paseaba solitario el lánguido sonido del saxo.  Transformando los lamentos de amor, en sinfonía de esperanza.
La mujer postrada, oía una y otra vez la misma música, le gustaba sentir ese dulce dolor, de aquello que fue y la hizo caminar sobre rayos de luna.
Los años no podían convencerla, que los tiempos del amor ya no volverían.  Con la mitad de su cuerpo vivo, ansiaba la caricia, el beso, y el perfume de otro ser a su lado.  Hoy pudo dar unos pasos, las amigas admiraban su esfuerzo en voz alta, por dentro la compadecían, descansando una mano en el regazo, con la otra, sostenía la taza de te, pensando,  que ella aun podía cargarse a si misma e ir al encuentro de ese amor.
Pasó el tiempo, ese día la dama decidió no escuchar música, iría a buscarla.  El sol iluminó el rostro del hombre que parado en la peatonal, llenaba el paseo de música.  A sus pies la gorra, en la que lucia su impúdica belleza un billete bancario.
Los ojos se encontraron luminosos, mecenas y pupilo bajaron los párpados, viajaron con el alma a su encuentro de amor.  El saxo envolvió al tiempo, y detuvo los relojes.

sábado, 16 de octubre de 2010

MUJER .

Cuando llora una mujer
gime la vida.

El día se hace noche
sin estrellas y sin luna.

Llora con ella la Humanidad.

viernes, 15 de octubre de 2010

CELOS .

Desea la noche eliminar el día
celosa de luz, arroja los grises
le quita colores.

El sol desafiante amenaza
apagar las estrellas
llevarse la luna.

Entiende la noche
al paso del tiempo resigna deseos.
El sol galante abrasa los astros
ilumina la noche.

Ella coqueta espera el eclipse y
cubriendo su cara,
le dará una lección.

miércoles, 13 de octubre de 2010

VIAJE HACIA LA LUZ.

Esta noche, estos días, ha regresado a los corazones  de todos los hombres del mundo, la Fe, la Solidaridad, por sobre todas las cosas el Reconocimiento del Ser  Superior, la presencia sublime,  que obliga a las criaturas a levantar la mirada buscando su ayuda.
No importa Su nombre, ahora muchos hemos aprendido que somos parte de un plan, que sigue su curso sin preguntarnos, y cumple sus fines.   Que si el hombre acepta su destino,  siempre  nos dejará una salida, pues ella es parte de ese plan, solo el humano, en su indolencia puede alterarlo para su mal.
Al pueblo chileno quiero felicitar, desde esta humilde lugar, por su Fe, su Lucha y su Entrega a los demás.
Agradecerles la alegría  que nos dieron,  con su esfuerzo por vivir, y la dignidad demostrada ante la adversidad.
Por sobre toda la tragedia,  mostraron la fortaleza de sus espíritus,  contenidos  por Dios.

martes, 12 de octubre de 2010

DESAFÍO SILENCIOSO.

El hombre mira la pared, sigue aun frente a él, ella reta su silencio presionando la frustración.
La pared tiene frente a si la oposición férrea, de quien resiste su solidez.
El hombre y el muro, se retan cada día a quebrarse, uno el espíritu el otro la materia.  Sin saberlo, cada uno es el ímpetu del otro, la porfía y el vencer es el motivo de sus existencias.  No sienten que juegan juegos inertes, ambos vacíos de vida y vanidades.  Son símbolos anclados en el tiempo, que transcurre en ellos.  Son soledades que se acompañan.

domingo, 10 de octubre de 2010

DULCE DESTINO.

La fruta madura pende del árbol,
arrogante mece la rama
se ve apetitosa, luciendo lozana
brillante y jugosa
su cuerpo en sazón.

Que suerte que tengo
mi dulce destino,
alimentar  aves de paso
disfrutando mis mieles.

La gravedad, en su paciente espera
recoge su premio.
La atrae a su boca invisible
estalla en la tierra, que devora
sedienta,  humedades de almíbar.

Las hormigas llegan,  cargan sus restos.
Ya nada pende del árbol
el tiempo pasó, llevando su carga.
Existencia fugaz, de dulce pasar.

sábado, 9 de octubre de 2010

INOCENCIA.

En el sol de la tarde,
jugaba la niña.

Quería ser grande
conocer el mundo.

Viajar por los mares,
volar en avión,
besar las nubes y
tocar la lluvia.

Miraba el cielo,
miraba el mar.

Dudaba la niña
por donde empezar.

viernes, 8 de octubre de 2010

VIAJAR LA NOCHE.

Me gusta la magia que tiene la noche, en ella caben todos los sueños, las ansias, los fracasos.  Conviven el pecado y la virtud, en viaje a través de las palabras.  Todos los noctámbulos juntos, pero no unidos.
La pasión de las ideas, el calor de los insumos, hacen del encuentro, el alimento de muchas mentes que buscan medir su razón, y justificar sus vidas de eternas teorías.
El murmullo,  acompañado de un piano, y el scat de una voz que nadie escucha, pero sienten su compañía.
El humo y los vapores, flotan en el aire, difuminan los cuerpos que deambulan libres debatiendo,  como dioses del Parnaso.
La luz del día rompe la magia, muestra a cada uno su realidad, entonces,  comienza el ritual de la vida.
Los personajes van desapareciendo, cruzando el umbral, calla la voz, el sol se abre paso entre las mesas, donde un gato lo espera, para que de calor a su sueño.
La noche, huyó a las antípodas, llevando consigo  a su amiga fiel,  la bohemia.

miércoles, 6 de octubre de 2010

SILENCIO VACÍO.

Deambula el silencio, buscando la música
lleva el vacío dentro de si.

Pregunta a la flor si lo vio pasar
ella niega agitando su tallo.

Se queda en el piano que
callado guarda sus teclas.
¿Donde está la música?

Cargado de pena el silencio se aleja
se pierde en espacios que no conocía.

De pronto la nube
estalla en el cielo como una obertura
el viento y el agua
comienzan la música.

Nubes blancas y azules danzan
luces fugaces siguen el ritmo
suaves cristales percuten el aire.

Por fin el silencio
encuentra su razón de ser.

Él es la pausa.

martes, 5 de octubre de 2010

SILENCIO DE REZOS

El viento callado juega
haciendo remolinos invisibles.
Silenciosas galerías
guardan secretos
de beatos y perjuros.

Juega la brisa rabiosa
agitando los abitos
que guardan falsos pudores.

Claman los rezos piedad
mientras la carne resiste
su destino de pecado.

Baja el cierzo helado
congelando pasiones
que los rezos incitan
en su afán de pureza.

El hombre redime el espíritu
sacrificando el cuerpo.

lunes, 4 de octubre de 2010

LOCURA EN LIBERTAD.

Amanece,  algunas luces aun encendidas, buscan las sombras. El viento corre libre por las avenidas, jugando con papeles, los hace volar, los junta en un remolinos, los dispersa en una ráfaga...
Por el medio de la gran calle corre la locura descalza, dejando que el viento  arranque las pocas ropas que lleva.  Ella ríe y grita en el desierto citadino,  gozando la libertad.  Los edificios altos y amurallados de seguridad, siguen en su noche quieta de descanso.
Se acuesta con los brazos en cruz , mira ese cielo que hace mucho, mucho tiempo no veía brillar con sus estrellas, cierra los ojos, e imagina ese mismo cielo con el sol agitando la vida.  A lo lejos se oyen las sirenas, se pone de pie, y corre, corre abrazando el viento,  sus ojos riegan la noche de salado rocío, su boca desdentada por los tratamientos eléctricos, es un agujero negro que devora el mundo en su grito.
Sujeta y relajada, sonríe, solo ella veía a ese espíritu loco,  que corría remontando la avenida, buscando la luz del sol.
Se cerraron las puertas de la ambulancia, llegada al nosocomio, como un útero gigante se abrieron, y parieron nuevamente seres extraños, que de vez en cuando, como un relámpago,  visitaba la razón.

domingo, 3 de octubre de 2010

Mi abuela es una reina

   ***

Érase una vez una señora que quería ser reina
Siempre rezaba para ser reina.
Un día se aprovechó, y fue al bosque más cercano de allí… Algo extraño!..., apenas atravesó un árbol se le apareció un señor muy aseñorado, tenía una camisa roja, una pantalón rojo y las zapatillas rojas.





El señor le dijo:”señora por qué va tan triste?
La señora hizo un gesto de tristeza, y el señor le dijo: “yo la haré reina”.
El señor hizo un ¡pari pari pun! Y ella se convirtió en una reina.

Fin.


Candela Piki 

***

viernes, 1 de octubre de 2010

Colgados en el tiempo

Caminaba por la casa en penumbras, no quería iluminarla, pasaba de una habitación a otra, con la mirada fija de los retratos que iba dejando atrás, pegada a sus espaldas.  Ya no quería ver esas imágenes de tiempo, que por momentos le reprochaban  estar vivo, y otras parecían llamarlo desde sus marcos.

Muerte que exhalan los marcos..., de puertas que ya no se abren, de ventanas de cuartos que no respiran, de paredes que no conducen a ninguna otra vida. Él, carga su osamenta gastada, con la desidia de ver transcurrir, lentamente, un tiempo que no se mueve... porque lo invade el deseo de muerte.

En el tiempo de los que se fueron ¿ Será igual la espera por su presencia?   ¿ Sentirán como él, la falta de los abrazos, y las voces?
El quiere salir de esta espera , y descubrir por fin, la verdad de las verdades, si la muerte es el fin del tiempo, o si por el contrario, nosotros,  por fin vamos a su encuentro.




Este escrito,  es un ensayo de trabajo  a  dúo, con  Ceu, escritora y poetiza del blog Puente de Palabras.

AYERES

Recuerdo los días de aquellos ayeres,
en que tú y yo corríamos,
buscando el destino.
La vida latía,
el amor nos buscaba,
y tú y yo nos amamos.
Nos amamos en la lluvia,
en la noche,
y en el día,
gastamos las horas,
apabullamos el tiempo,
y salimos de él,
en vuelo de sueños alados.
Estoy aquí
tratando de sacarle al tiempo recuerdos,
que niegan a mostrarse.
No los veo,
pero
siento que he vivido.
Como no te veo a ti,
y sé que me haz amado.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

EL DESERTOR.

Remonta la luna los cielos del alba, se despide el lucero lanzando destellos, una nube oscura sigue su silencioso viaje.  El hombre en la tierra cuenta sus pasos, como restando ímpetu a las ganas de llegar.
El aire cálido zumbaba en sus oídos, traía los aromas de la naturaleza, que comenzaba a despertar.  Vestía ropas de soldado, cargaba un viejo fusil y un morral, además un zurrón lleno de historias atroces, y penas encarnadas.
Se tranquilizó cuando encontró el viejo sendero,  que usaba desde niño para llegar pronto a su casa.
A medida bajaba la luna, subían las nubes anunciando la tormenta.   Recordaba las lluvias de verano, cuando su madre bendecía al cielo por el agua, tan necesaria en esas tierras de labranza.  El aire se humedecía rápido anunciando la tempestad, ya no había animales en los campos que retocen,  celebrando el fenómeno natural, ni espigas, esperando ser pan, todo fue decomisado por el ejercito, para alimentar a las tropas.
La hambruna, como la tempestad que llegaba, se cernía  sobre todos.  Ya nadie sabía los fines de la lucha, confundían y envilecían los ideales, ya no había héroes.  Los soldados sin mando,  deambulaban  por los pueblos, robando y asesinando, otros como él, solo querían llegar al refugio de su hogar, y retomar la vida y su familia.
Divisó la hacienda, ya nada le impidió correr, arrojó el arma, el morral, reía y lloraba.  Veía la chimenea humeante, seguro su madre y sus hermanas se prestaban a desayunar, imaginaba el rostro de la madre al verlo, la algarabía familiar.
Llamó su atención,   que los perros pastores no salieran a recibirlo con sus ladridos, pasó el encino, los vientos de tormenta ya agitaban sus hojas.  Una voz gritó-"Alto desertor"-  Y una bala rebotó a sus pies, miraba la puerta esperando que todos saliesen, y dijeran quien era él, salió un militar, que lo miró con deshonor, el joven gritó soy un soldado de la patria, este es mi hogar, aquí está mi familia...
En los campos vacíos de labor, hizo eco el disparo,  que atravesó el corazón de niño del soldado.  La lluvia, como una madre amorosa, lavaba la sangre de sus heridas, que corría como río por los campos,  denunciando el crimen, los truenos callaban el clamor de la tierra herida.
El hombre usando como escudos,  la Paz y el nombre de Dios, asesinaba  en nombre de la patria.

martes, 28 de septiembre de 2010

PENSAMIENTOS .

Devuélveme la vida, regrésame el corazón
tengo este cuerpo  que deambula,  la noche y el día
llorando tu ausencia, llamando tu nombre.

Donde estás ladrón de amores,
encantador de sueños...

Regresa un día al brocal de mis manos,
abreva tu sed en mis aguas claras.

Refresca tu rostro del largo viaje
retorna al solaz de mi amor.

lunes, 27 de septiembre de 2010

SIESTA SANTIAGUEÑA.

En la siesta ardiente de Santiago del Estero,  el niño sentado bajo el algarrobo, buscaba las notas en la guitarra.
Probaba los tonos, ensayaba la voz.
A unos metros humeaba el horno de adobe, la mujer quebraba con sus manos las ramas de espinillo, leña noble y olorosa, que abunda en zonas de lluvias escasas.   Las llamas en furiosa intensidad,  coparon el interior del pequeño domo y  asomaban por la tronera, con una vieja chapa tapó la boca del horno, y dejó consumir la leña.  Se dirigió a una mesa al lado del changuito guitarrero, y destapó un bollo de masa, varias veces la levantó y arrojó con fuerza sobre la mesa, luego acariciándola, comenzó a sobarla.  Al ritmo de la soba la mesa crujía, con una mano tenía, con la otra estiraba la mezcla, la traía hacia sí, y volvía estirar, la daba vueltas en sus manos y seguía...
Su rostro disfrutaba la tarea, mujer joven, con el rostro y los brazos quemados por el sol, cada vez que se inclinaba, su escote mostraba  su piel, tan blanca como la harina del pan.
Por fin el niño encontró la música, y sonaban en el aire ritmos de chacarera.  La madre sin dejar de amasar sonrió, y lo siguió con el tarareo, le dio forma al pan y lo preparó para el horno.
El sol de la tarde demoraba su partida, las chicharras felices,  aturdían con su canto acompañando a la guitarra.
Metieron el pan al horno, y se sentaron a matear.  Por fin la brisa llegó, a lo lejos arrastraba los abrojos, que rodaban apurados, por llegar a ninguna parte.
Sacaron las piezas doradas, la madre cortó una rodaja y la ofreció al hijo, que goloso olvidó la guitarra.  Ella solo miraba sorbiendo el mate, el amor a veces es así, solo silencio.
En los pequeños actos cotidianos se manifiesta y se entrega, tan natural y necesario, como el pan.





Dedico este humilde escrito a mi querido amigo Daniel, poeta exquisito.

sábado, 25 de septiembre de 2010

TORMENTA EN LA PAMPA.

Cruzó el cielo un relámpago y estalló el trueno, el caballo se inquietó, presintiendo la tormenta.  El cielo de la pampa mostraba oscuros nubarrones, de pronto nubes blancas, apuradas por el viento pasaban bajas, como huyendo de la tempestad.  Los pastos se inclinaban hacia el norte, con ráfagas del sur, algún pájaro luchaba por llegar a su nido.
En la inmensidad todo olía a lluvia, los ollares del animal se desaforaban olfateando el aire.
El hombre ajustó su sombrero, envolviéndose en su poncho encerado.  Al caer las primeras gotas espoleó a su caballo, que entró en galope tranquilo, el perro corría adelante, de vez en cuando se detenía a esperarlos, como reclamando apuro.  Cuando  divisó el rancho a lo lejos, se despegó de la compañía de hombre y caballo, y no se detuvo hasta llegar.  Estalló un trueno lejano, trayendo el eco rodando la planicie, y con él se desató la lluvia y el granizo, que golpeaba el rostro del jinete y la cabeza del caballo.
Entró montado al refugio de cañizo, al lado del rancho donde guardaba sus aperos, montado esperó que amaine, el perro se echó sobre unos cueros, tratando de sacar con sus dientes, una espina de la pata.
El olor de las hierbas castigadas por la pedrea, invadió el aire, predominaba el aroma de hinojo.
Todo a la vista estaba blanco, cubierto por el menudo granizo.  El silencio llenó todos los espacios, y una briza helada,  llegó con el oscurecer de la tarde.  Largó el caballo y se adentró a la tibieza de las paredes de adobe, en el fogón, humeaba la pava, preparó su mate cimarrón, arrojó una leñita seca a las somnolientas brasas, y por fin descansó del largo día, que como él,  ya se adormecía en la noche.
Algún trueno retumbaba, una nube demorada dejaba caer gotas a su paso, la naturaleza llamaba al descanso.
El hombre, el caballo, y el perro, los tres elementos de trabajo en la pampa, dormían.

viernes, 24 de septiembre de 2010

POLLITO HERIDO

Escuchaba desde el otro cuarto a mi nieto lloriquear, y suspirar, me acerqué a espiarlo.  Estaba arrodillado en la cama con el pollito, en realidad es un canario, Twiti, había descubierto que su compañero de cama, tenía una rotura en su ropita, lloraba por la herida de su amigo.
-No llores la abuela lo arregla-  La magia de las palabras, su cara se iluminó, con la ternura de la inocencia  me lo confió.
Corrí a buscar mi costurero, una vieja lata de galletas, a la que mis hijos cuando niños, le habían perdido la tapa.
Busqué hilo amarillo, demoré en enhebrar la aguja, el paciente esperaba con sus grandes ojos celeste desmesuradamente abiertos.  La herida era posterior, se extendía desde la nuca, a la espalda, junté los bordes y cosí varios puntos reforzados.  Pollito, quedó con su traje de paño arreglado.
Su dueño me miraba como una hacedora de milagros, lo que no impidió revisarlo y como Tomás, tocó la invisible costura, cuando comprobó la buena salud del plumífero, lo abrazó y acomodó a su lado.
Al rato voy a mirarlo, me siento en su cama, su cuerpito  macizo y redondito, se prende a mi cuello, le gusta quedarse en silencio, que yo lo apriete, y le dé piquitos con ruidos en la mollera.  Pollito, desde la almohada miraba celoso, mientras su dueño, recibía,  su cuota diaria de mimos.
¡ ¡ ¡ Pensar que mañana serán hombres¡ ¡ ¡

miércoles, 22 de septiembre de 2010

VIAJE INTERIOR.

Me gusta visualizar en mi interior los seres, y las cosas que amo.
Tomo la posición que ayude a relajarme, buscando el ritmo de mi respirar.  Lentamente comienzo mi viaje, entro en mi dulcemente, acariciando la materia que me da la forma visible de persona.  Me preocupo por el funcionar de cada músculo, en sus rojas fibras, mis huesos, ya gastados, recorro sus bordes y orificios, y el paquete nervioso que inerva, irriga, y sostiene la estructura.
Me maravillo cada vez, ante semejante perfección, y el genio creador de su Autor.
Sigo subiendo en ese mar de vida, oyendo sus movimientos, interpretando sus funciones.   Con la materia entregada se abren las puertas,  dejando fluir en un viaje de ida y vuelta, las vibraciones del espíritu que alejan del mundo terrenal al cuerpo, que entra en un estado ideal dejando que la espiritualidad, ocupe todos los espacios.
Recién entonces entro al mundo de luz, que es mi centro en ese momento, mi mente, donde te busco, sabiendo que me esperas, para juntos, crear el paraíso donde somos felices y libres, donde no existe mal, ni  bien, todo es equilibrio natural, todo es merecido, la armonía es la música que rige los principios.
Lentamente recobro los ritmos, y salgo de ese mundo rescatando a mi cuerpo, que paciente, y relajado espera mi retorno, para insuflarle movimiento.

martes, 21 de septiembre de 2010

SOMBRAS.

Las notas del piano, viajaban por el huerto como mariposas invisibles, sostenidas en su tono,  por las manos de la joven, que a puro tacto, y sin poder ver la luz del sol, así,  imaginaba el dibujo de la música.  Como una imagen que se desprendía del sonido,  y viajaba por el aire, transformando todo lo que tocaba,  con la magia del movimiento perpetuo.
La niña ciega no conocía la luz, ni los colores, solo sabía de aquellos puntos diferentes,  que aparecían de vez en cuando girando en sus ojos, y que ella ignoraba  eran reflejos nerviosos,  heridos por la luz blanca del sol, como queriendo abrir sus pupilas.
Segura en su mundo de sombras,  era feliz.  Acariciaba las teclas, dando gracias por el don de la música, que deleitaba sus horas.
Cuando sonaba el piano,  las aves del huerto no dejaban de posarse,  y competir con su canto animadas por la música, ella sonreía improvisando, imitando el tono de las aves.  Oía el movimiento, el batir de las alas, los ventanales dejaban entrar el sol, que daba en su rostro.
Tocaba y se dejaba llevar, como le gustaría ser como esas notas que viajaban por el aire, y llegar a todas partes.
El dolor en  su cabeza,  refleja en sus ojos un Big Ban de reflejos y colores,   la asustaron de tal modo, que perdió el conocimiento.
Los médicos explicaron el por que del milagro, que todo estaba bien.   Pero ella,  ya no podía tocar el piano.
La visión le marcaba otros rumbos a sus dedos, no podía producir música, ya no imaginaba las notas.
En el aire, solo había aire, sin música,  los pájaros no cantaron.
A la niña de bellos ojos, se le perdió su mundo de sombras,  donde era feliz, sus ojitos se cansaban de mirar tantas cosas, a las que no encontraba valor, ni utilidad.
Pasaba los días caminando el huerto, con los ojos cerrados, tratando de encontrar el mundo perdido,  de sus días sin luz.

lunes, 20 de septiembre de 2010

ESTIGMA DE AMOR.

El tren como un monstruo ruidoso devoraba los rieles, acortando distancias.
En la pradera, su respiración, llenaba el aire de humo negro.  Su vientre lleno de personas, en amenas charlas pasaban las horas.
En un camarote, encerrada en su secreto dolor, un alma gemía.  Ella cerraba sus ojos, y entregaba su ser al  mecer de las ruedas, su corazón quedó allá encerrado, lo tenía el ladrón de amor.
Vacía y sola estaba su existencia, viajaba rumbo al convento de donde salió para cuidar niños.  Olvidó que esos niños tenían padres, que ella solo era su nana.
El día que encontró sus ojos, sintió que esa mirada hería lo mas profundo del ser.  Ella venía de un mundo donde esos peligros no existían, donde todo era entrega.  A medida crecía la pasión, su ánimo se derrumbaba, sus convicciones tambaleaban.  El día que a su boca le robaron un beso, el ladrón se llevó con él su corazón, y le dejó una sed desconocida, que pedía ser saciada.  Se arroparon en el deseo que rompió los diques.
Para rescatarse a si misma, solo quedó la huida.
Y aquí estaba, regresando con las manos y el espíritu vacíos.  Buscando apagar ese fuego, que todo lo consumía.
Conoció el mundo de extramuros, y no le agradó.  Dejó en él, lo mas preciado en una persona como ella, la inocencia.
Ahora compartía con el resto de los mortales, el estigma de amor, un corazón sangrante...

miércoles, 15 de septiembre de 2010

PENSAMIENTOS.

Lloro llantos silenciosos
esos que enseña el amor
a derramar a escondidas.

Lloro la  pena, lloro tu ausencia
vendrás amor a mi anden?
Donde espero los besos
que un día,  tu te llevaste.

Vendrás a recibir mis flores marchitas?
Esas que tu me dejaste...


          .....

El día que tu me dejes
mi alma se quedará sin voz.

La enorme boca del silencio
gritará tu nombre
que no tendrá ecos en el aire.

En los pliegues de mi rostro, el tiempo
guardará tu ausencia.

lunes, 13 de septiembre de 2010

NOCHE DE PIRINGUNDIN.

El silencioso caer de la garúa, amortiguaba los pasos del hombre.  Pantalón bombilla, zapatos con tacos, que le daban un poco de altura, atajaba el frío y la humedad con el funyi tirado sobre los ojos, y el cuello levantado del saco cortito.  Dejaba tras de si la estela de humo blanco, del cigarrillo en su boca.
Soledad...  Un barco se anunciaba con su ronca y lejana sirena.  Como volviendo al presente aceleró el paso, las veredas del bajo, estaban rotas de puro viejas, y olvido.   El viento,  traía la música del piringundin como bailando con ella en el aire, se oía de lugares diferentes cada vez, ya se veían sus luces.
Entró y se sintió cómodo, ignorado por los presentes, en un entablado, vestidas como hombres, señoritas, simulaban tocar en la orquesta, mientras en una fonola sonaban un tango.
Chicas encorsetadas, y de ligas se paseaban por el salón ofreciéndose, otros bailaban, como eran pocas las damas, algunos hombres bailaban entre ellos.
Apoyado en el mostrador,  esperaba que el empleado,  terminara de verter el agua fría  sobre el terrón de azúcar que estaba en la cuchara,  que cubría la boca del vaso.  El fino verdor del ajenjo, se tornó blanco al contacto con el agua, esa era la magia que amaba de la fiel absenta,con ella todo cambiaba, cerró los ojos y de un trago bebió, sintió el anisado amargor transformarse en fuego,  mientras bajaba por la gola.  Pidió otro, el calor le hizo sudar.  Recién entonces pagó un pote de ginebra, y se sentó a ver pasar sus fantasmas, aquellos que llegaban cada noche de piringundin.  Juntos terminaban en un sucio cuarto, abrazados a un ser tan solo y triste, como él y sus sombras.  Dolor de soledad, de olvido, cuantos hombres sin hogar, llegaban cada noche,  tratando de olvidar en un trago de ajenjo, el dolor de sus vidas
Apretando el pote, buscaba la salida entre cuerpos, algunos abrazados, otros dormidos sobre una mesa, el hombre del mostrador limpiaba.   La fonola en un giro sin fin, hacia llorar la púa sobre el surco del disco, el gato siamés, perezoso,  destrozaba un almohadón.  La luz del sol estalló en sus ojos, aun estaba vivo.
Enfiló a la dársena, donde trabajaba en la estiba, otros como él, que se refugiaban de la noche, hacían fila para recibir su trabajo.  Se acercó dispuesto a comenzar otro día. 


AMORES SECRETOS

El brillo de unos ojos y el roce de los labios, formaban la encrucijada,  en el corazón de los amantes.
Miradas furtivas cruzaban la sala, el tintinear de los cristales,  marcaba el ritmo de la reunión alegre y distendida. De tanto en tanto la anfitriona,  se acercaba a los grupos interesándose en su bienestar, y haciendo un comentario al pasar.
Temía que los presentes notaran  en esos acercamientos,  la flama de los cuerpos, conocian su perfume, sus movimientos contenidos, se seducian sin mirarse.
Charlaban dándose la espalda, si bien estaban a unos metros el uno del otro, ambos sentían el flujo y reflujo de esa corriente, meciéndose entre ambos.  Como jugando al amor, lentamente giraban, regalándose  una mirada.
Ella solía tomar en sus manos la copa de largo pie,  que casualmente le ofrecía, era el momento máximo del encuentro, el roce de los dedos, el tiempo detenido, el instante fugaz en que el cosmos estallaba en cada corazón.
Después, cuando llega el silencio, los amantes en los lechos con sus dueños, sueñan tenerse en esos cuerpos extraños a los que se aferran, diciendo te amo...

sábado, 11 de septiembre de 2010

PASEO AÉREO.

El avión soltó la cuerda del planeador, el silencioso aparato se mantuvo un momento en la inercia, y de pronto,  tomó una corriente de aire cálido que lo llevó hacia arriba,  tomando una carretera imaginaria se alejó en el cielo.
Dentro,  el piloto se mecía en el aire disfrutando su vuelo, sentía los choques de las ráfagas, y el silbido en la aerodinamia del aparato.  Cerró los ojos, imaginó mover alas, en lugar de brazos, sintió que sus plumas se pegaban al cuerpo,  aplastadas por la velocidad, igual que un alcón buscando la paloma.
Todo era tan bello...       Se dejó llevar, buscando el impulso de otra corriente de aire, de pronto se estabilizó su vuelo, siguió en linea recta hacia el nadir.  Veía el centro vital del universo, en pleno movimiento, en los cambios de color que anunciaban su agonía.  En el horizonte, su disco se escondía debajo del mar proyectando su luz, desde el cielo se veía,  un rayo de fuego cortando el agua.  La cabina del avión se tiñó de matices, como si estuviese dentro del disco de helio, todas las sensaciones cambiaron en el momento en que vió,  la verdadera magnitud del planeta donde vivimos.
Salió de la térmica, el planeador lentamente perdía altura, era el momento de la pericia del piloto, nivelarlo y guiarlo buscando la pista.
Bajó del avión, se sintió  pequeño y desprotegido, al alcance de cualquiera,  para bien o para mal.
Solo la razón del hombre, puede desequilibrar el poder de la naturaleza.
A nadie teme mas el hombre,  que a su propia especie.  Es el único que sabe odiar.

jueves, 9 de septiembre de 2010

MARIQUITA

Encima de la hoja, brillaba bajo el sol la Mariquita.  Inmóvil, parecía una gota de sangre.
El niño,  curioso la miraba, ella tomó confianza y se movió lento, levanta sus alitas rojas, y aparecen otras transparentes moviéndose rápidamente en un vuelo sereno, que terminó en el brazo del niño.
La pelusa dorada de la piel, dificultaba su andar, subía y bajaba los pelitos, de pronto sacudió las alitas como amenaza de inminente vuelo, pero no, comenzaba a trepar un lunar,  que por su oscuridad la  asusta  ¡¡¡ Ay Mariquita, que audaz eres¡¡¡  El niño de pronto la encerró en su mano, y la devolvió a la hoja.
Una mariposa sobrevolaba la flor, se acercó curiosa al verla posar,ella nuevamente mostró sus alas saludando el agitar,  de la bella cubierta de polen.
Que concurrido estaba el jardín después de la lluvia.  Aun debía pasar por la rosa blanca, en amable charla con una abejita.  Primero daría otro paseo, el brillo del día hacia salir a sus amigos, el huerto era la gran vía de la naturaleza, donde confluía todo el microcosmos subterráneo, y aéreo.  Mariquita solo era una partícula volando, deseosa de conocer los secretos de ese mundo verde en el que vivía.
Ay  Mariquita, que audaz eres.....

miércoles, 8 de septiembre de 2010

AMAZONA DEL AIRE.

Cabalga la noche, montada en la luna
amazona veloz, que corre en el viento
dejando aromas, de pasiones fugaces.

El pudor de la nube, cubre su luz
el amor en las sombras, hace silencio
la brisa apurada, sopla la nube
vuelven las risas, vuelven los goces.

El alba se anuncia, en la luz de la aurora
la noche furiosa, cabalga sin pausa
de pronto,  los rayos emergen soberbios
borrando las sombras.

martes, 7 de septiembre de 2010

PAZ EN EL CAMPO.

La sobremesa de la cena, estaba como los sábados, extendida en el tiempo,  y anunciaba el día de descanso en el campo.  Los restos de una comida  humilde, pero abundante, estaban sobre la mesa.  Los vasos,  lentamente se iban vaciando,  en medio de  historias y risas.
La madre,  en el regazo sostenía al niño dormido, descansaba sus piernitas en el banco,   su hermano tenía los brazos cruzados sobre la mesa,  en los que apoyaba su cabeza.  Ambos niños, al igual que su perro, se relajaban como pichones con las barriguitas llenas, al calor de su nido.
De vez en cuando,  alguno daba un salto, cuando las voces y risas subían de tono bruscamente, el perro daba unos ladridos ahogados por la pesadez del sueño.
Avanzada la noche, la madre los cargaba en brazos hasta la cama, los desvestía y arropaba mientras el perro miraba.  Dejaba un beso en sus frentes y salía del cuarto.  Entonces,  el perro de un salto subía a la cama, donde se arrebujaba buscando el calor de sus dueños.
Afuera,  el viento silbaba suave entre los tamarindos, acunando la noche.  La luna parecía correr entre las nubes, arreadas por la briza rumbo al sur, buscando la lluvia.

lunes, 6 de septiembre de 2010

BERNARDITA

Como dice una canción, Bernardita ha llegado al mundo.  Como un regalo de Caperucita, vino en una canastita rosada, y tibia...la panza de su mamá.
Dos manos fuertes, la sacaron de su nidito y la presentaron en sociedad - Es una niña¡¡¡- dijo el médico, y la puso sobre el corazón de su madre, una gran sonrisa, una cara llena de lágrimas, y ella, con esos ojitos recién abiertos, solo trataba de mirarla.  Ese fue el momento en que, se liberaron sus cuerpos y se conectaron las Almas.  La mamá besó a Bernardita, trasmitiendole el amor que guardó para ella.
La niña lloró, buscando cobijo, la madre amorosa la prendió a su pecho.
Así pasó desapercibido para el mundo, el milagro cotidiano de la vida, ese que cada mujer es capaz de lograr, sola con el amor.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Espacio vital

Si sucede
que no vivo lo que sueño,
los deseos de mi espíritu
van muriendo.

Se cae día a día
la esperanza
y se olvidan
las ansias de futuro.

El amor
va quedando relegado
entrando, la sensación de olvido.

Se apagan las risas,
se secan las lágrimas;
ya no hay fuentes de vida.

Todo se disgrega
dejando vacío
el espacio vital.

viernes, 3 de septiembre de 2010

MOMENTOS...

Mientras cubría el  bizcochuelo con dulce de leche, tenía a mi nieto de tres años, sobre la misma mesa.  Yo trabajaba en silencio, el sentado como un indio,  la miraba.  De vez en cuando suspiraba, yo seguía mi trabajo, calculando el momento en que su dedito indice, dejase su huella en el dulce.
En el duelo de silencios y suspiros, dice -¿Agueia?...     Sin mirarlo digo -¿Siii?...
La voz de un ángel de los coros celestiales pregunta- ¿Puedo tocar la torta?-
Solo entonces deje quietas mis manos, y respondí - Bueno... solo un poquito-
Mientras,  me detuve en ese momento,  y notaba como  cada día entendía mejor, el generoso ciclo vital del hombre.
Disfrutaba con mi nieto, esos momentos mágicos, donde el hilo conductor de nuestros sentimientos, es el silencio.  Saber oír esa música en el corazón de un niño,  sentir la emoción de que él, sin saberlo, se deja conducir por  esa música callada, esperando madure el momento de la acción.
Los ancianos, igual que los niños, vamos descubriendo paso a paso, la ventaja de los años, que nos van enseñando a aceptar los ciclos de una vida.
El perro en el piso me miraba, sus ojos parecían decir -¿ Y yo?-
Joaquin seguía solo con el índice, comiendo la cobertura de la torta, que iba adquiriendo textura de tronco de árbol, color marrón dulce de leche.
Afuera, la llovizna quería ser nieve, crepitaba el fuego en la salamandra, el reloj aletargaba su tic-tac, no queriendo romper la magia del momento. ¿ Que mas puedo desear, que ver un ángel reír?
Experimentar los extremos de la vida, contenerse y disfrutarse, en el echo cotidiano de vivir.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

ALMA ERRANTE.

Ambiguos sentires,  lleva su Alma
generoso corazón,  no se cansa de amar
va por la vida,  buscando su esencia
no encuentra su norte,  se pierde en amores
que van a la nada.
Sigue buscando mítico Ser.



El desarraigo en las personas,  puede convertirlos en sembradores de vida.  El alma errante, eternamente busca.  ¿Que busca?.  No lo sabe, solo entiende que algo que le pertenece a su existencia, le falta.
En ese vacío que  lleva en el curso de su búsqueda,  suele cumplir con otras necesidades del Ser, socializar, amar, reproducirse, mientras,  sigue latente y alerta el deseo de partir.  Solo se toma una pausa.  Puede seguir cargando la mochila que arrastra consigo, no le amedrenta el peso, solo que en el camino, va dejando los seres que se atrevieron a amarlo.  Es una búsqueda física y espiritual.  No es un Ser tortuoso.
Quizás es  el elemento dispersor, que necesita la vida, para hacer un hilo conductor, en la unión de seres extraños.  La persona errante, lleva en si una carga de humanidad que desconoce, es ella quien lo guía.

martes, 31 de agosto de 2010

¿ LLORA LA FLOR ?

Asombrada,  la niña miraba la flor.  Giraba en torno a la planta, en voz alta se preguntaba -¿Por que?-
La madre, asomada a la ventana sacudía una alfombra, vio a la niña en el huerto y fue a su encuentro- ¿Hija, por que tienes tanta tristeza?-  Pasó la mano en su cabecita para darle ánimo - Madre, mira, está llorando la flor  ¡¡¡Está llorando la rosa ¡¡¡-
La madre, que de todas las cosas de la vida, trataba de sacar una lección, tomó la mano de su niña, y con una sonrisa, y paciencia le dijo -No hija, las flores no lloran, esas son gotas de rocío que la noche le regaló, sabía que tu vendrías, y ella quería estar hermosa para ti.  Las gotas de rocío, son las perlas del cielo-
La cara de la niña, cambio la incertidumbre de la pena, por el brillo de la alegría -¿Madre, la rosa sabe, que todos los días vengo a verla?-  Besando la tersa frente, dijo  -Si, y esto no debes olvidar, todo en este mundo tiene vida, todo siente como tú, el dolor y la alegría.  Mira tu flor que feliz está, por el afecto que le das, ella se engalanó solo para ti -
El sol ya evaporaba las pequeñas gotas de rocío, la niña y su madre, entretenidas en la charla, regresaban a su casa.


domingo, 29 de agosto de 2010

MAESTRO DE LA MUERTE

Todos los niños, igual que él, leían en silencio el libro sagrado, arrodillados sentados en los talones, sobre un tapete.
Sentía que todos oraban por él, elegido para la gran misión de libertad, estaban en la escuela de formación para la lucha armada.  Ser elegido para ser mártir, era un honor para si, y para toda su familia.
Los niños que lo precedieron, esperaban por él en el paraíso, donde una doncella virgen y bella,  caminaría con el,  la eternidad del gozo sin fin.
El niño imaginaba la gran aventura de su vida,  que en un segundo lo proyectaría al lugar de los héroes, en el salón, junto a los retratos de los inmolados, ya esperaba aun sin foto, el suyo.  Imaginaba su carita, y la de sus compañeros, mirándolo con respeto y admiración.
Por la noche, en la despedida de su familia, su madre lo abrazo fuertemente, los sollozos contenidos de ella, hacían temblar su cuerpo, no debían mostrar flaqueza, ninguno de los presentes.  Luego raparon su cabeza , y comenzaron a vestirlo, sobre una camisa, un chaleco con dos bultos en forma de panes, con cables que se unían entre si, luego los abrigos.
Al amanecer salieron en un auto viejo, europeo, todos mantenían el ánimo con charlas de antiguas victorias, hacían participar al niño, así,  todos animados llegaron al gran edificio del shopping mas bonito de la ciudad, ese que siempre quiso conocer, ahora estaba en él, seguro era parte de los premios por su entrega.
Según le indicó su maestro, tenia que pararse en el centro, el lugar mas luminoso, donde estaban todas las tiendas.  Mientras esperaba,  el niño miraba un mundo desconocido allá en las montañas, ¿seria así el paraíso?. Por las dudas se le concedieran todos sus deseos, eligió un camioncito rojo.  ¿Por que demoraría tanto en llegar el maestro?  Ya quería ser héroe, ya quería ir al paraíso, a mostrarle a  los otros niños su camioncito rojo.  De pronto, sintió un calorcito en la panza, y un clic, cuanta gente feliz, que rico olían ¡¡¡
Solo alcanzó a oír, el comienzo de un gran ruido...su viaje había comenzado.  No sabia que tantas personas irían con él, cuando miró elevarse los cuerpos, vio en el suelo mucha sangre, muchos cuerpos rotos, en el sitio donde esperó al maestro, un enorme foso, distinguió una de sus sandalias, sabia que era suya, pues aun tenia la cuerda con que la sujetó a su pie, un trozo de la reata del  asno de la familia.
Ya no alcanzaba a ver, su paraíso estaba próximo, estaba tan cansado...
A lo lejos, un grupo de hombres cobardes, y temerosos, huían en un viejo auto europeo, el maestro, aun renegaba con el control remoto, que había demorado la detonación del niño.
En las pantallas del mundo, ya se veían los daños y las muertes, ocasionados por un mártir religioso, se decía, que era un niño.

viernes, 27 de agosto de 2010

ANOTACIONES TONTAS

Cuéntame una historia...
¿De qué quieres que la cuente?
De pájaros y de cielos.

El cielo azul
se pintó de blanco,
miles de plumitas
traían volando a las gaviotas,
llegaron alegres
anunciándose con su canto.

        ..........

Mamita, quiero un dulce.
Los dulces hacen daño.
¡Mamita!  Tus besos no dañan...

     ............

Abuelita, quiero volar
Ya tendrás tus alas, y volarás.
¿Cuando abuelita?, las quiero ya,
Ya no se puede.
¿Por que?
Cuando muden sus plumas los ángeles,
ellas llegaran a ti;
entonces, volarás.

        ............

El niño cuidaba el pozo.
La madre preguntaba,
¿Niño, que celos tienes en ese brocal?
Madre, habla quedo que ella duerme.
¿Quién puede dormir en el agua?
Shh... no despiertes la luna, madre,
velo su sueño.
Cuando llegue la noche,
la dejo salir.

jueves, 26 de agosto de 2010

PALOMA MENSAJERA

Explotó la bomba y una lluvia de tierra, escombros y cuerpos mutilados, iban ocupando su sitio en el campo devastado.  Donde,  los que corrían desesperados para llegar al refugio de las trincheras, pasaban sobre ellos, enceguecidos por el pánico, aturdidos por el fragor.
La metralla mordía las carnes, como la muerte, en dentellada feroz, llevando vidas.
El soldadito se tira de bruces al foso, donde el lodo formado por la lluvia y los desechos humanos hedía.
Sin moverse esperó hasta que cesó el ataque, lentamente se arrodilló y fue sacando de sus hombros y espaldas, las correas que sujetaban la jaula, donde llevaba las mensajeras.   Su misión era cuidar de esas aves con su vida.
Portaba una cantimplora con  agua,  solo para ellas, y una bolsita con los granos, por la mañana, y por la noche comían.  Entre él y sus palomas existía un laso,  que les animaba mutuamente, por la noche las cubría con su capote, les hablaba, tenía encarnadas las marcas de las correas de su carga alada.
Al amanecer llegó la orden de enviar un pichón,  eran mas veloces que las palomas adultas, pero estas compensaban la demora con la seguridad, y la experiencia.   Se adaptaban  a los cambios climáticos, y resistían mejor los ataques de los temibles alcones, su único enemigo en el aire, aparte de las balas.
Este mensaje era importante, cortadas las líneas,  los estaban diezmando, pedían refuerzos.
Tomó la paloma gris, con alas tornasoladas, y en su patita, prendió el mensaje, los soldados la miraban esperanzados, ella con sus ojitos redondos los miraba con paz.  El joven abrió sus manos en un suave impulso, dio un giro para orientarse, y aceleró el  vuelo rumbo a su palomar, en la jaula quedó un lugar vacío.
Para el atardecer llegarían los refuerzos.
Llegaron,  y comenzó el ataque a las trincheras enemigas, él siempre en retaguardia con su preciosa carga, la orden era avanzar, corría agazapado, oía los gritos, veía caer a sus compañeros, avanzar, avanzar...
Sintió un golpe en el pecho que lo arrojó al piso, quiso gritar, pero no oyó su voz, un calor le bajaba del ,pecho al abdomen, se sacó la jaula, las aves estaban bien.  Le subió a la boca, el sabor de la sangre, entonces supo que iba a morir.  Que quedaría como parte de ese paisaje desolado, donde la muerte se paseaba en su vestido de gala.
Abrió la jaula, las palomas no se movían,  como esperando el envión de sus manos para volar, con su último esfuerzo, tomó una en cada mano,  les dio un beso, entregándoles su alma para el regreso a casa.  Se iban los sentidos de su cuerpo, su mirada se fijó en las aves, que se perdían en la luz del atardecer.
La bruma ya cubría los cuerpos sin almas...y una jaula vacía, con sus puertas abiertas.

martes, 24 de agosto de 2010

EL MILAGRO

Tan grande era la tristeza de las personas, la confusión  entre el dolor y los reproches del por que, que Dios se apiadó del Hombre, una vez mas.  Nos regaló otro milagro, que confirma su existencia, y profundiza la confianza del hombre en su creador, estimulando sentimientos de nobleza en los seres, como la solidaridad, y la hermandad ante la tragedia.
Las treinta y tres vidas que esperan en el limbo, que debe ser la fría entraña de la  roca, prisioneros  en un vientre de mujer, que como ella, puede ser generosa, rebelde y fatal.
Los hombres, en la oscuridad, enfrentados al silencio y la resignación de la espera, la vida retenida en un espasmo mineral, esperando que madure el parto que los expulsará hacia la luz.
¿Cual será el misterio de este echo, en la vida cotidiana del grupo, que los hermanó en esta tensa espera?.
¿Cual será el replanteamiento existencial de estos hombres?    ¿Como regresaran al mundo de los vivos, después de la experiencia de la sepultura?
¿Que diferencia harán las edades,  en la resistencia física y psíquica, que nuevo valor otorgaran al don de la vida?
Lo cierto que,  ciegos como niños recién nacidos, llegaran nuevamente al mundo, que los recibirá con vítores y alegría, pero sin la palmadita de bienvenida.
El hombre, hoy, llega en días a la luna, pero necesita mucho mucho mas para adentrarse en su mundo.

lunes, 23 de agosto de 2010

AMOR EN SOLEDAD

¿Alguien vio pasar al amor?

El está triste

lleva rosas rojas, en su latir.

¿Alguien escuchó su música?

Teje en el aire trampas

para cazar soledades.

El amor está solo

busca a quien querer.

sábado, 21 de agosto de 2010

PARA TAHIEL

El sol entró por la ventana, se posó en los cabellos que tenían su color, que al contacto se iluminaron.  El niño dormía en su corola de luz, su nariz perfecta, su boquita colorada, abrió sus ojos de miel, cuando la madre dejó un beso en su frente, despidiendo al sueño.  El,  mimoso, entendió sus brazos y atrapó su rostro que le sonreía, y anunciaba -Vamos niño, que se hace tarde¡¡¡-
Obediente buscó las pantuflas, sus rulos alborotados bailaban en su cabeza.
El día por fin,  se anunciaba bello y templado, la madre animaba-Vamos apura el paso¡¡¡-
Comenzaba un suave trote, que a él le costaba, pero hizo el intento y se puso a la par.  Así era su día escolar, haciendo el camino, un poquito caminando, y otro poquito trotando.
De regreso, un poco mas rápido, cuando la tarde moría entregando su luz, llagaban al hogar.
Le gustaba su vida, su lugar en el mundo, su casa en medio del paisaje serrano, sus días eran libres, caminaba investigando y descubriendo  lugares nuevos.  Pasaba las horas en el puro silencio, toda la naturaleza para él.  A veces los inquilinos de su parque, alborotaban las horas con su canto, atentos a la presencia de extraños.    Hoy es  un día especial, no por ser domingo....es su cumpleaños ¡¡¡
La casa tiene otro ritmo, mamá trajo el desayuno a la cama, aromas deliciosos circulaban por el aire.
Aparecían signos de festejos, colores y música, y los amiguitos llegando con gritos y risas, alterando a los plumíferos, que optaron por dejar el nido, hasta el retorno del acostumbrado silencio.
El sol de la tarde pintaba los cerros,  mientras se iba ocultando en el horizonte.
Cuando apareció la primera estrella, Tahiel y su madre se miraban,  disfrutando el cansancio de un día feliz.  La madre, añorando ese niño,  que  la vida cada año le iba cambiando, por el joven robusto, y bello,  que prometían sus genes.
Feliz cumpleaños querido amiguito mío, que tu día sea feliz, te abrazo y te beso en la distancia.

viernes, 20 de agosto de 2010

AMOR PEREGRINO.

Despierta corazón, despierta
la pasión está llamando,
comienza el jubileo.

Alégrate, enciende el fuego
que el eterno peregrino,
llega,buscando consuelo.

Oh, fuego sagrado
cauteriza la herida,
que sangra constante
la pena de amor.

jueves, 19 de agosto de 2010

MI ÁRBOL Y YO.

En el patio de mi casa, tengo un árbol que quiero, una amiga muy querida  me lo regaló en uno de esos momentos,  en que perdemos la alegría, los deseos, y de a poco,  sin darnos cuenta, se van adormeciendo los afectos, y achicando nuestro mundo cotidiano.
Se llama Ginkgo Biloba, también dicen los que saben, es una de las especies mas ancianas  que existen, pues de ella, se alimentaban los dinosaurios.
Otros le llaman el árbol de la vida, y por este nombre me lo obsequiaron, pues es el único árbol  al que no quemó su sabia, la apocalíptica bomba de Hiroshima y Nagasaki.
Es recto, muy esbelto y saca prolijamente sus ramas, tres ramas opuestas, en forma escalonada, a una distancia de cinco o diez centímetros cada una, crece mas o menos entre diez y quince centímetros por año.  Las hojas nacen directamente de su tronco, o ramita, y tienen la hermosa forma de un abanico.
Cada vez que salgo a mi patio, me recuerda mi derecho a la vida, y mi obligación de ser feliz, y hacer felices a quienes me rodean.  De cuidarme, y cuidar a aquellos que buscan el refugio de mi afecto y mi compañía.
Ese árbol y yo nos parecemos en la fortaleza y el tesón por vivir.
Es el mejor regalo que tengo en mi casa, me siento a tomar mis mates, y lo miro pensando en las historias que tendrá para contar...  El paso por ese infierno, el segundo terrible en que,  las personas arrastradas como pétalos de cerezos, desaparecían en la oscuridad de las cenizas.
Como añorará la frescura de los solitarios y verdes valles de su origen, la vida donde solo los animales eran los reyes de la creación,  cuidando su equilibrio.
Como sufrirá mi árbol en estos siglos mecanizados, ahogado por la contaminación, y viviendo en un pequeño patio en soledad.

miércoles, 18 de agosto de 2010

INFANCIA FELIZ

El niño trataba de concentrarse, mientras los otros dos, esperaban con cierta ansiedad.  Uno de ellos hurgaba nervioso su nariz, alcanzando su dedo índice, profundidades asombrosas en el cornete, salia del orificio a velocidad de vuelo de pájaro, y entraba en la boca, que solo cerraba para chupar el dedo.  Hacía esto sin detenerse, con la mirada fija en la cara de su amigo, quien trataba de juntar baba, para hacer el globo de saliva mas grande de los tres.
El otro miraba asombrado como crecía el globo de baba, hermosamente se transformó en una esfera multicolor, que cuando estalló, salpicó la cara de los tres.
  Con el puño de la remera se secó la cara, y mirando a sus amigos, dijo -¿Y?-  -¿Me vieron?-   Si, había ganado la lecherita, la bolita blanca que faltaba en su colección.
Trazaron con un palo en el piso de tierra, una raya, había de premio un bolon de acero para chantar, para aquel que escupiese mas lejos.  Se esforzaron, pero no había caso, ninguno logró hacerlo como el Pichi, su amigo de once, que incluso escupía por un costado de la boca.
De pronto la voz de la madre de Juancito, llamaba a almorzar, arrastrando los pies llegó y se lavó las manos, mientras esperaba el plato de comida, pensaba -¿Cuando sería grande?-   Estaba cansado de ser niño, los grandes nunca se aburrían.
La mamá le puso el plato enfrente, mientras decía,  -Que suerte tienen los niños, jugar todo el día-
Juancito pensó, -Los grandes también se aburren -¿Es que nadie puede hacer lo que desee?- Mientras soplaba la sopa,  pensaba,  que a la siesta, iría con los chicos al arroyo a pescar mojarritas.
Por el momento dejó sus preocupaciones existenciales, se puso a escarbar en la huerta, y sacar lombrices. Agarró la tacuara con el anzuelo mosca, el tarro con la carnada y salió corriendo, los amigos ya lo esperaban en la esquina, bajo el ardiente sol de la tarde.
Juancito, también ignoraba que,  cuando fuese grande, añoraría este día, la infancia, los amigos.
¿Adonde los llevaría la vida?  Eso no importaba, momentos como estos, enlazaban sus corazones para siempre, en el tiempo feliz de la niñez.  Ellos aun no sabían que este era el paraíso de sus vidas.


martes, 17 de agosto de 2010

MI LIBRO

Pasan los años y sigue en mis manos, mi amigo fiel, silencioso, lleno de letras que alegran mis días.  Cada historia, que casi sé de memoria, cada vez que las leo renuevo en mi espíritu, antiguas emociones. Echos sencillos de la vida cotidiana de una comunidad y sus habitantes, narradas por el autor, en relación con su borrico... Si, Platero y Yo.
En ese pequeño libro, a veces pienso, que hay emociones que se gravaron en mi corazón, y que ya, muchas personas no podrán experimentar, pues los ritmos del  mundo, ya no permiten ese solaz del diario vivir, admirando con asombro los echos  de la vida.
No se conocían las palabras estrés, rutina, vacío existencial.  Salir a la luz del sol, disfrutar esos huertos, llenos de pájaros, las bellezas del clima, los paisajes, y la delicia de una fruta, que desde mi infancia no he vuelto a comer, la granada.
Juan Ramon Jimenez, su autor, de espíritu puro y noble, toca el corazón del lector.
Hoy quise recordar a este escritor y poeta, que junto con otro maravilloso hombre de letras, Miguel De Unamuno, son representantes de un tiempo que se fue, y que los nostálgicos, vivimos a través de sus obras.

lunes, 16 de agosto de 2010

GUERRA

Recuerdo los días
aquellos, vividos
en campos de paz.

Seco la sangre
que moja mi rostro,

pienso en tus lágrimas
de gozo y ternura,

la muerte lastima
el estruendo aturde.

En el silencio del alma
solo, gozo contigo
mis días de paz

sábado, 14 de agosto de 2010

LA LUZ MALA

Se paseaba  por la pampa al caer la noche, se levantaba como suave resplandor de rocío, e iba creciendo temblorosa.
Las formas eran cambiantes, igual que su rumbo.  Había noches, en que vaya a saber por que, estaba agitada, se agrandaba de pronto, encaraba las sombras y las personas como si danzara, las tocaba y se disparaba.
Refulgía en los llanos y era el terror de todo ser viviente.  Los perros aullaban, sintiéndose en desamparo, las personas, se creían signadas por el mas allá en un llamado esotérico.
Las cruces y los rezos danzaban en las noches,  en que a la luz mala se le daba por inquietarse.
A veces se la veía por los alambrados, correr carreras con las ánimas.  El terror hacia ver a los humanos mas allá de la razón, y en el rancherío ardían  las velas,  iluminando a las almas del purgatorio, o,  a la de algún reciente fallecido, con deudas pendientes, esperando el pase al mas allá.
Todo es posible, con el miedo en la mente.  No hay en la pampa ser mas valiente que el Gaucho, y  tampoco, mas supersticioso.  La luz mala, mató a mas de uno, de puro susto nomas.
Gnomo travieso  de los llanos y la pampa, al que las historias de fogones y payadas, le dieron carácter de leyenda, a un fenómeno de la Naturaleza; la reverberación de los fósiles, por su contenido de fósforo(P).

viernes, 13 de agosto de 2010

LÁGRIMAS

Hoy me preguntaba,  cuanto tiempo hacia,  que mis ojos no lloraban. ¿ Será que agote la dosis de una vida, antes de tiempo?   ¿Hice,  uso y abuso del líquido elemento?
¿Que haré ahora?  ¿Como será mi llanto seco?
¿ Creerán en mi dolor, si no dejo caer mis cristalinas gotas saladas?
¿Y mi risa...como será  sin el brillo acuoso de la alegría?
¡¡¡Que será de mis emociones sin lagrimas¡¡¡
Esa agua que fluye del Alma, reflejo  etéreo de ese  mundo invisible, del que solo se asoma la gota llorosa.
En que pena, en que risa, agote mis lágrimas...

jueves, 12 de agosto de 2010

FUTURO

Se están volviendo realidad, las fantasías que cuando niños leíamos en los comics,  que los superheroes siempre llegaban a tiempo,  para salvar la Humanidad de las catástrofes de la Naturaleza y el Cosmos.
Lo único que sigue siendo utopía, es la aparición de los superhèroes.
Es como si el mundo convencido de su destino fatal, acelerara su fin.  Fatalidad, escrita a fuego, en la naturaleza del hombre.
Mucho es la degradación de la raza humana, que arrastra con ella, a las posibilidades de recuperación global.
Azotan al mundo, el hambre, las enfermedades, la inequidad en la distribución de bienes, se acerca el fin de los recursos no renovables del sistema.  Todo anuncia la locura del hombre, y la Naturaleza entregada, pareciera desencantada de su aventura humana.
Están escritas todas las soluciones, están comprometidos sus cumplimientos en infinidad de congresos, pero en un acto propio del hombre, convence a su propia conciencia para olvidar.
El  ser humano vuelve a tropezar con la misma piedra bíblica, la soberbia.  Creer que puede dominar las fronteras del tiempo, y las fuerzas del cosmos.  Esa falsa seguridad, en conseguir ese objetivo, lo aleja de su presente y su mundo, que sin él saberlo, se devora a si mismo.
Nada puede evitar al hombre, cumplir con su destino aciago.

miércoles, 11 de agosto de 2010

CRESTA DE FUEGO

Esta es la historia de Cresta de Fuego, el enorme gallo colorado de enormes espolones, que de tan largos, y filosos, caminaba con sus patas abiertas, como un viejo vaquero.  La enorme cresta, pulposa y colorada, le caía hacia un costado de la soberbia cabeza, dándole cierto toque femenino.
Todas las madrugadas, desde la punta del algarrobo, batía sus alas y tomando aire, lanzaba su canto, en medio del campo, alguna lechuza dormida levantaba vuelo, con su lúgubre canto.  Era la hora del ordeñe, los peones entraban al tambo a vaciar las ubres de las vacas, y comenzaba el día de labor en la chacra.  Todos se ufanaban de la lealtad a Cronos, del gallo.
Llegó la primavera, y con ella, el alboroto en la hacienda, el patrón renovó los planteles, y entre ellos,  trajo uno de gallinas batarazas, que ostentaban su plumaje sin decoro.  El gallo tenía las alas a la miseria, de tanto arrastre, y tanto giro, a las batarazas, les comenzó la peladura la nuca,  de tanto pico del Cresta de fuego, bajaba de una y la otra ya esperaba por  los goces de eros.
Esa noche, tenían planes de chamuyo en la parva de alfalfa, el Clorindo y la Amneris, el capataz y la niña de la casa, a escondidas...     Correteaban, jugando entre las briznas, salió la luna y se complació de ver la vida bullir en las especies.  Se detuvo sobre los amantes,  envidiosa, los acarició dormidos, aburrida siguió rodando, viendo la paz en la tierra.  Pasó sobre los árboles, donde, como si fuesen sus frutos dormían las aves, curiosa miraba las plumas, que iluminadas, cobraban su brillo de lentejuelas.
La asustó un perro con su aullido, temerosa dejó atrás una tímida nube, en la parte alta del árbol vio al gallo, que con su cabeza bajo el ala, dormía abrazado a una rama.  Siguió la luna rodando el horizonte, mientras el sol se anunciaba en el alba, las vacas nerviosas en el establo, pedían ordeñe.
Ante tal alboroto, apareció el patrón escopeta en mano, lo alarmó la claridad, no puede ser, todos dormían, miró el árbol, y lo vio, Cresta de Fuego dormía plácidamente,  cuando el disparo lo desplumó y como si un fuerte viento los empujaran,  todos los habitantes del árbol salieron despedidos, el gallo llegó planeado hasta la parva, de donde salían despavoridos los amantes, acomodando sus  ropas, en la penumbra, se encontraron de frente  Amneris y su padre...   Ese fue el final del idilio, pupila hasta la mayoría de edad.
Cuentan los vecinos, que ante la furia del hombre, Clorindo, nunca mas apareció por la zona.
Y que el culpable de todos estos desencuentros, Cresta de Fuego, y su harén, se salvaron de la olla,  a él suelen verlo fugitivo rondar los gallineros ajenos, desplumado y maltrecho, fruto de aquella balasera.
Ya no le llaman Cresta de Fuego, solo le dicen Gavilán.
Y así fue como,  culpa de un ave, sobrecargada de trabajo, se rompió la cadena productiva de la chacra.

martes, 10 de agosto de 2010

A MIS AMIGOS BLOGUEROS

El amor me sigue asombrando. Desde que tuve mi primer amigo, consideré a la amistad el afecto mas puro del hombre, el más valioso por su influencia sobre aquellos que la comparte.
Para mí, en lo personal, es más valioso que muchos amores de sangre. Hay sentimientos en los que influyen lazos de unión como la maternidad, otros como el sexo, y algunos la naturaleza humana que los origina.
Pienso que un amigo nos complementa pues vemos en él aquellas virtudes que no tenemos. Nos hace vivir a través de sus actos compartidos, nos carga en el mundo de sus emociones y nos lleva siempre con él. Cuando lo perdemos, en ese lugar nadie más cabe, queda un agujero negro en nuestro corazón.
La amistad es promesa de alegría, de ideales, de un futuro acompañado en el andar de la vida.
No se cómo decirlo mejor, pero este escrito los representa en mi vida, queridos amigos blogueros; con el valor agregado, que aquí, solo los espíritus se tocan, a través de las palabras.

¡Gracias por estar!


NdA.: El técnico solucionó el problema con un teclado nuevo, entre otras pequeñeces, gracias a Dios.

LA PENA

La pena brilla en tus ojos,
fluye la lágrima clara,
sorben tus labios la sal
y tiemblan...
recordando el dolor.


NARDOS

Perfume de nardos trae la tarde
la niña en su labor, pálida
y llorosa, gimió su nombre.

Dulce tormento de corazones tiernos
primer amor
devastador de ilusiones
¿dónde estás?

Aromas de nardos trae la tarde
y tú...
¿donde estas?

lunes, 9 de agosto de 2010

AVISO

A MIS AMIGOS LECTORES, A TODO AQUEL QUE PASE POR ESTE PORTAL, LES DIGO QUE MI COMPU DIJO BASTA, NO SE CUANDO REGRESARE.   MI SOLEDAD SIN UDS., SERÀ NOTORIA, SOLO ME QUEDA SEGUIR ESCRIBIENDO, Y ROGAR QUE SOLUCIONE PRONTO EL PROBLEMA.   MIENTRAS,  TRATARÈ DE RECORDARLOS, Y A LAS BELLAS HISTORIAS QUE LEIA CADA DÌA.   LOS ABRAZO.

domingo, 8 de agosto de 2010

ORDALIA

Ordalia sudaba al lado del fogón, las flores rojas de su vestido,  parecían unirse,  a la llama que avivaba con la pantallita de palma.
Cortó una cáscara de naranja y la metió en la olla humeante, arrimó su cara y cerrando los ojos, aspiró.  Luego agregó una ramita de canela, y un clavo de olor.
El calor era agobiante, la morena acompañaba su canto con pasos de baile, agitaba su pollera echándose aire, sus pies pequeños volaban con el ritmo, dio una movida a la olla, donde el arroz con leche, se hacia casi una crema , tomando su punto.  Ordalia, pensaba en su hombre, era feliz.  Llevaba un trapo en su hombro con el que secaba sus manos, apaleaba un trozo de hielo, que iba poniendo en una jarra de limonada, tomó un cristal helado y refrescó su rostro, su cuello, el hielo derretido, corría por el canal de su pecho, y moría en su falda.
En eso estaba,  cuando sintió los brazos rodear su cuerpo, suspiró y se recostó en el cuerpo de sus sueños, abrazados no decían palabras, solo escuchaban hablar a sus cuerpos que,  reconociéndose, se disfrutaban.
Ofreció al hombre un vaso de refrescante bebida, y ambos regresaron a sus tareas, él campo, ella a la olla.
El arroz ya estaba listo, cuando se enfrió lo puso en una fuente, y lo espolvoreo con canela.
Los niños llegaron alborotados, arrojaron las tablillas y las tizas en la hamaca, corrieron a los brazos de su madre, quien los alzó por turno, bailaron, mientras en el blanco mantel  esperaban los cazos de arroz con leche.  La briza del sur agitó los árboles, anunciando su refrescante llegada.   La familia degustaba el manjar entre risas, contando las emociones de un día como todos.
Afuera,  las gotas sorprendieron a las hojas, que temblaron al primer contacto.

viernes, 6 de agosto de 2010

BOSQUE NEMOROSO

Envuelta la noche, en reboso de bruma
acaricia los montes.

Aquellos que esconden,
historias de faunos y doncellas.

Donde la pasión,  deambula entre los árboles
saciando instintos.

La brisa,  mueve sus velos de ninfa
que incendian el aire con su roce.

Doncella y fauno chocan su esencia
del nemoroso bosque, se alza  la llama
tiñendo el cielo de rojo pudor.

jueves, 5 de agosto de 2010

Y...LLEGARON LOS PIOJOS ¡ ¡ ¡

El frío los traía a casa, llegaban y se paraban frente a la salamandra, donde se iban sacando los abrigos.
Lucas el mayor de los tres, rascándose la cabeza, anunció con voz calma - Abuela, creo que tengo piojos...-
Por estos lares y en esta época invernal, los piojos no dejan la cabeza de los  niños, llevan y traen de la escuela, el parásito.  En el mismo instante, todos comenzamos a rascarnos.
Como la cruz roja, corro aullando hasta el botiquín, por el arsenal químico de limpieza.
A la víctima, la tomo en la falda, y a buscar piojos pelo por pelo, los otros dos son los guías de la búsqueda -Aquí abu ¡¡¡    Aquí hay uno¡¡¡-  Resignado Lucas prestaba su cabeza, hasta que detrás de la oreja, sorprendemos, atontado por el remedio, al señor piojo.  Ahora los tres esperan expectantes, la "explosión" del chupador, entre mis dedos pulgares - ¡¡¡ puaj ¡¡¡  que asco abu-
Aclaro que por cada pieza que se dejen sacar, va un dulce.  El que lleva las de perder, es Joaquin que va rapado, de vez en cuando simulo sacarle uno, esto lo pone contento.  En general hago ganar una vez a cada uno, y según ellos, nadie saca tantos como la abuela.
Sus compañeros de juegos,  deben creer que tenemos un criadero, pues los caramelos son muchos.
Para mis nietos es importante y saludable, tener piojos.
Después viene el sacado de los huevitos, o liendres, son unas perlitas que se adhieren al pelo, estos son los por nacer.
Pasa el rato, el paciente se queda solo, los otros dos, comieron sus dulces y se fueron.  Aburrido y relajado en la falda de su abuela, lentamente el niño se duerme, la anciana acaricia lo acaricia en la palidez del sueño, mira su blancura, sus largas pestañas negras, él es "el negrito cachilero de la abuela".  Trata de grabar en el Alma del niño, esos cariños que hacen tanta falta,  en la historias de las personas.  Recuerdos de la serena paz de la vejez, que afirma su niñez con amor y alegría.  Mientras tengo a Lucas en la falda, miro a los otros dos, y les beso el Alma.

miércoles, 4 de agosto de 2010

FLORCITA DEL CAMPO

Florcita del campo
tan bella y silente.

Juegas con el viento
hamacando tu tallo.

Ríes con el sol
abriendo tu corola.

Aplaudes tus pétalos
con las gotas de lluvia.

Llega el invierno
escondes tus hojas
.
Guardas silencio
gestando el retoño.

EL POLLITO ( Para Joaquin)

El pollito rompió el huevo, su piquito diminuto, trabajaba para salir del cascaron.  Atenta observaba la gallina, hasta que por fin, sacó la cabecita y pudo conocer a su mamá, una hermosa morena con toques marrones en la punta de sus plumas.
Estaba agotado, y todavía faltaba despegar sus plumones del fondo del cáscara,  que cuando trataba de ponerse en pie, se movía con él.  Pataleaba y picoteaba, pero no había forma.  Sus hermanos ya estaban comiendo, junto a la contenta madre, que no cesaba de llamarlos a compartir el alimento, primero  les rompía el bocado con su fuerte pico, mientras con sus patas, escarbaba la tierra, para sacar bichitos, que les entregaba.
El hambre pudo mas que el cansancio, y arrastrando la cáscara, pegada a su cola, se acercó al grupo familiar- Por fin comida¡¡¡- pensó el pollito.  Comía aquí, y allá, conociendo a sus doce hermanos, que como él nacieron ese día, de pronto sin darse cuenta se liberó de la molesta carga.  Sintió frío y corrió a cobijarse debajo del ala de su madre, que amorosa, los cubría a todos, si algún piquito o colita quedaba fuera de cobijo, ella con su pico los hacía rotar, así todos se mantenían calentitos.
Debajo de las plumas negras, se oia el piar mimoso, que anunciaba buches llenos buscando el sueño.
La madre, por fin los acomodó a todos, cerró los ojos y bajó la cabeza, guardando su cresta en las plumas del pecho.
Miraba el conjunto, no podía dejar de asociar a la gallina, con cualquier madre del mundo, protegerlos, alimentarlos y amarlos.
Efectivamente la vida, solo está plena, cuando conlleva el amor en sus actos.

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.