Me siguen...

Traductor

viernes, 8 de enero de 2010

EL HORMIGA NEGRA

El Hormiga Negra, dejaba oír su lamento de venganza a través del antiguo mueblecito de la radio. La mujer sentada en una silla, relativamente bajita, pegaba su cabeza al aparato; mientras zurcía una media, por momentos, detenía la tarea tratando de encontrar las palabras del personaje entre la descarga que producía la estática y la onda de radio que se perdía en el espacio. Terminaba de arreglar una media, sacaba el huevo de onix que ponía dentro, y lo introducía en la siguiente, llevándolo directo a la rotura donde ella retejía la media. Todo este trabajo lo hacía en el intermedio comercial que tenía la radionovela; en seguida, la música orquestada anunciaba las desgracias que traía la llegada del malvado personaje, gaucho matrero y ladino que se complacía haciendo el mal; de ahí su apelativo Hormiga, por lo dañino y Negra, haciendo alusión a su color de piel, demás esta decir, que era el gaucho mas odiado de la comarca.
El locutor anunciaba la llegada del radioteatro, al cine del pueblo, donde ya estaban agotadas las entradas. Ella tenía una.
El  galán defendía el honor de la protagonista, batiéndose a duelo con el ladino gaucho, que siempre ganaba, haciendo las mas sucias trampas; en este crucial momento, la música anunciaba el final del capítulo del día, dejando a la audiencia en ascuas hasta el día siguiente.
Y llegó el esperado día de la representación teatral,  de la novela radial. La larga fila de personas, esperaba impaciente que abrieran las puertas, algunos con sillas y banquitos, pues se vendieron todos los espacios libres del salón y las butacas no alcanzaban. Se apagaron las luces, se abrió el telón y apareció un humilde rancho, un patio criollo, un bracero, un caballo pintado, atado a un palenque y, sentados  tomando mates, el malvado -reconocido por su fealdad exagerada y su color- y la dulce niña -pretendida de amores de aquel- que le  servía mate. La palidez de la protagonista y su belleza angelical  resaltaban su espíritu bondadoso, según los mandatos del guión. La protagonista "chorreó" el mate caliente sobre la negra mano del Hormiga, este reaccionó asestando a la niña un talerazo, para gran horror de la platea, que comenzó a gritarle que dejara de azotarla, la obra no se interrumpía y los protagonistas siguieron el libreto. La tomó de las negras trenzas, justo cuando una silla se estrellaba en el escenario dando vuelta el bracero sin brasas y la pava sin agua.  La batahola, ya incontrolable, entre el gaucho y el público, generó la huida entre bambalinas de los actores, el pueblo quería  terminar con las andanzas de este cruel personaje y seguía tirando cosas.  Al fin, se hizo presente el comisario del pueblo, entre gritos y silbatos, se logró desalojar el teatro, anunciando para alegría de los asistentes que el malevo ya estaba entre rejas; por lo tanto, las demás funciones prometidas se suspendían, habiéndose  hecho justicia.
En medio de la noche, partió el silencioso cortejo de la compañía teatral, los autores, pensaban seriamente cambiar el guión, le darían un toque de redención al Hormiga Negra, convirtiéndolo a la Fe, tocado por la Gracia, que da la catequesis.



26 comentarios:

  1. DEFINITIVAMENTE: ME GUSTA... ME GUSTA LA FRESCURA DE TUS PALABRAS... LA FORMA DESENFADADA DE RELATAR... ES GENIAL... ERES GENIAL...

    UN ABRAZO FUERTE FUERTE...

    ResponderEliminar
  2. divertido y calido relato. me ha gustado compartir contigo esta historia.
    Un beso y feliz año, abuela

    ResponderEliminar
  3. Madame, habia logrado engañarme usted!
    Que talento tiene. Es genial!
    Podremos leer alguna vez sus relatos recopilados en un libro? Tal vez existe uno ya?

    Feliz viernes

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Se puede cambiar el guión de una obra por lo tanto el malvado personaje ... desaparece para surgir menos altivo y, más humilde.
    gracias por ofrecernos esta obra.

    ResponderEliminar
  5. Sabés una cosa ABUELA, estáis consiguiendo que mi diccionario y mi Blog, “cultural” se amplíen con vuestro vocablo.
    In menso relato este vuestro, lo hacéis de tal manera, que se siente uno participe y parte de esas escenas narradas.
    Me llevo para descifrar y aclarar, las siguientes palabras, “talerazo”, “batahola” y “malevo”. En mi blog aclarare, acompañadas de alguna figura de las mías, claro.
    Siempre GRACIAS, ABUELA.

    ResponderEliminar
  6. Me siento feliz por haber descubierto tu blog, abuela. Muy feliz.
    me gustan tus historias.
    besazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito relato, se nota la frescura de una mente clara, llena de ansias, unas ansias de enseñar a todo aquel que te lee, es una oportunidad magnífica el repasar este blog, leer esas historias que nos llenan.

    Un beso querida abuela

    ResponderEliminar
  8. Precioso relato, como siempre me tienes por aqu´, leyéndote...

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Abue fresca como las mañanas de mi país,te invito un mate en mi blog Espacios culturales.
    Con este frío se apetece.

    ResponderEliminar
  10. como siempre,, relato interesante, en la frecura de tus letras.
    besos

    ResponderEliminar
  11. ENTRETENIDO, IMPACTANTE Y SIN LUGAR A DUDAS FANTÁSTICO RELATO QUE COMO ACOSTUMBRAS NOS HACEN SABOREAR LAS VIVENCIAS DE TU HERMOSA TIERRA .
    MIENTRAS TE LEO ME TOMO UN CHATITO A TU SALUD.
    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  12. Que bonita historia me hizo recordar a una que mi abuela me contaba cuando por primera vez llego un teatro ambulante al pueblo fue una fiesta en pueblo que no lo habia podido disfrutar nunca.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  13. De nuevo una de sus deliciosas entregas, tan bien escrita como siempre, tan en su línea.
    Mi madre leía esta entrada conmigo y me dijo que la habías copiado de una novela. Tal es la calidad de su texto. Y mi madre, una gran lectora, sabe bien lo que dice...
    Muchos besos abuela.

    ResponderEliminar
  14. Pues menuda la que se armó en esa representación teatral, jeje, mi querida Abu, menos mal que todo acabó como debía. Un beso fuerte y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Bravo!!!
    Siempre me ha gustado tu estilo...me gusta la literatura "ingenua", simple, hermosa...llena de simpleza y rica en sentimientos.
    Besitos Abu.
    Te extrañé mucho.

    ResponderEliminar
  16. Nonna : Aún en estós tiempos hay quiénes por la calle agreden a lo antagonistas de las novelas que se presentan en la tele , he sido testigo de como en un supermercado insultaron con palabras soeces a un actor que hacía el papel del "malo" en una telenovela de mucho éxito .
    Como siempre tus historias tienen vida y sentido , son maravillosas tanto por la forma como por el contenido .
    ¡ saludos !

    ResponderEliminar
  17. Que buena que eres relatando, abu!! Este que nos regalas lo leo así: cuidado con los roles disfrazados que se asumen, que pueden traer malas consecuencias. El cambio de guión borda tu narración. Muy bueno, sí.
    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  18. Tus historias son estupendas que siempre por alguna razon me hace recordar tiempos pasados de mi niñez...
    Feliz comienzo de semana.
    Con cariño
    mari

    ResponderEliminar
  19. bonito relato costumbrista, cuando la radio era el centro de la casa.
    Un beso, Who.

    ResponderEliminar
  20. ¡Muy bueno, Abue! El relato es tan vívido que se puede ver al pueblo armando escándalo en el teatro.
    Mi madre escuchaba los radioteatros... ¡Gracias por traerme esos recuerdos!

    Besazos

    ResponderEliminar
  21. jajaja, estupéndo relato, me he reído un montón.

    Eso es lo que pasa en los pueblos de Dios cuando a uno le hacen tan malo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Habría que enseñarles a distinguir la realidad de la ficción ;P

    dirty saludos abuela y feliz año, que aún no te lo había deseado¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  23. Feliz año para tí también abuela :) a empezar con buen pie, a seguir escribiendo y adelante.

    muá!

    ResponderEliminar
  24. Feliz año abuela llenos de bendiciones.
    Decirte que eres genial,tiene frescura en tus relatos lo qu me haces recordad a una personamuy querida,,
    Gracias por compartir,con cariñoVictoria

    ResponderEliminar
  25. Muy bueno, en serio, ahora bien... que siga arrebatado pero la viaba le sirva de lección... que sería del Hormiga sin su bravura!
    Me encantó!
    Besos,
    C.

    ResponderEliminar
  26. Hola queridísma Fescotona y Abuela: tu relato me ha transportado a otra época, una época de la cual guardo reminiscencias a través de mis abuelas/os y de sus propios relatos. Me ha gustado también sentir que, efectivamente, a traves de la identidad cultural, vuestro país y el mío indesmentiblemente son hermanos. La imágen del "huevo" y el zurcido de las medias, me recordó la sensación de extrañeza que me causaba ese adminículo en el costurero de mi abuela. Y, por último también me ha encantado como construyes el relato... ¿teatro-ficción o realidad?.
    Amiga, las malas energías que puedan llegar déjalas ir sin que te toquen... volverán multiplicadas y multiplicadas de donde provinieron.

    ¡besos!

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.