Me siguen...

Traductor

sábado, 30 de enero de 2010

PEÓN DE CAMPO

El sol era fuego sobre la pampa, el gaucho a la sombra del ombú, entrecerraba sus ojos , para ver a la distancia.
En las ondas de calor, se  desdibujaba el ñandú, echado entre el pajonal, ese era su nido, el macho empollaba los enormes huevos, la hembra se paseaba ociosa a su alrededor.
Su caballo se adormecía en el silencio, mientras pequeñas moscas se introducían en sus belfos, con la cola espantaba los tábanos , ansiosos por sus ancas.
Mientras armaba su cigarro, el hombre pensaba, no podría quitarles los huevos, a estas alturas, ya estarían con pichones.
Esperaría el atardecer, hora en que aparecía la comida en la pampa, toda la fauna sale por su alimento, el hombre también.
Apagó su cigarro y el fuego, el viento suave del norte, lentamente rotaba al sur, eso favorecía la cacería, imitó con su silbido el canto de la perdiz y la martineta, de un montículo de paja brava, voló una pareja, lo habían visto, esos ya no regresarían
Ensilló su caballo lentamente, regresaba con las manos vacías, el sol pintaba de rojo  las nubes en el horizonte, de pronto vio su huella en el camino, casi llegando a su rancho, a estos había que correrlos de a pie, se apeo, se fue acercando lentamente, apreciaba  su gordura y tamaño, estaba entretenido devorando carroña, ese era su alimento preferido, tal es que solo se deben comer,  los peludos, también llamados piche, armadillo, que se encuentran  en el campo, nunca  los de pueblo, pues les encantan los cementerios y el alimento que hay en ese lugar.           Se fue acercando lentamente el hombre, cuando se vieron, ya fue tarde para el animal, el poncho cayó sobre el  peludo, que docillmente se entregó, cumpliendo con la ley de supervivencia.
Esa noche la humilde mesa, ofrecía uno de los manjares de la pampa, peludo al horno de adobe, con papas, volteado en su caparazón, se hamacaba lentamente, mostrando su carne blanca y grasosa.
La mañana olía a flores de alfalfa, estas se mecían como olas en el mar, el viento formaba remolinos celestes, el peón de campo, comenzaba otro día, hoy le tocaba recorrer la laguna de los patos.
.

21 comentarios:

  1. "Esperaría el atardecer, hora en que aparecía la comida en la pampa, toda la fauna sale por su alimento, el hombre también."

    Querida Abuela

    En ocasiones anteriores, le he dicho que varios de sus relatos me llevan de regreso al pueblo serreño donde nací. En esta historia, puedo ver a mi padre cansado y hambriento, después de sus largos recorridos por el campo guerrerense no siempre fértil... y puedo verlo aún sin haber yo estado a su lado. Gracias por eso

    Le mando un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. eso.. peludo al horno!!!
    Menos mal no comentaste cómo fue que dócilmente se entregó!

    ResponderEliminar
  3. Amiga,fresca como las mañanas de mi país,
    pues que por acá la corteza o concha del armadillo,trocitos,hervidos se usan en the para el asma o bronquitis.

    Me encantó tu relato,recibe un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Como consigues llevarme junto al gaucho a compartir su sombra?. Bellos relatos, tremendas descripciones. besos.

    ResponderEliminar
  5. LA PAMPA, EL GAUCHO Y SU PELUDO AL HORNO.
    CON ESA COMIDA, EL GAUCHO DORMIRÍA COMO UN LIRÓN HASTA LA MAÑANA SIGUIENTE.
    ENTRETENIDO RELATO COMO NOS TIENES HABITUADOS.
    POR CIERTO, 43 GRADOS SON MUCHOS, Y ESTAR SEIS HORAS SIN ENERGÍA ELÉCTRICA,UN ABUSO.
    TE ENVIO SOPLOS DE AIRES CANARIOS Y ATLÁNTICOS CON UN BESO.

    ResponderEliminar
  6. Que bonito relato me gusta, lo defines de una manera preciosa y dulce. gracias abuela frescotona , también desde Canarias un beso grandísimo para una mujer inolvidable.

    ResponderEliminar
  7. A veces no es tan facil como imaginamos llevarse la comida a la boca. No siempre es cuestion de acudir al supermercado, sino algo bastante mas peligroso y laborioso.

    Madame, como me han retrasado todo dos semanas, espero que en los proximos dias podre estar como de costumbre por aqui, al menos de momento.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡¡¡Peludo al horno de barro!!!
    Solo de pensarlo ponénseme los pelos de punta, por no decir, mi estomago hace aguas.
    ABU, sós, la leche, con vuestros relatos OK.
    Abu. no pasaste a ver la dedicatoria que te deje en el mío.
    Sabés, se amplia mi circulo de amistades, CRIOLLAS, eso me gusta.
    Ya me diréis que os parece.
    Montón de besos, Abuela, amiga.

    ResponderEliminar
  9. La compleja vida y a la vez sencilla del campo y sus habitantes.
    Con tus relatos sigo descubriendo aspectos de la vida de la Pampa, cosa que de otro modo sería mucho más complicado.
    Un beso pampero, Who.

    ResponderEliminar
  10. Fantástico relato; ese campo de flor de lino mecidas por el viento me trae agradables recuerdos de días saltrando alambradas para correr entre esas flores.
    Excelente como siempre mi querida abuela.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Pobre armadillo, querida Abu, pero, como bien dices: es la ley de la supervivencia... precioso escrito, querida amiga, siempre tan entrañables tus textos...Un beso.

    ResponderEliminar
  12. He paseado un poco por tu blog, tiene el sabor de la tierra nuestra. Agradezco a Makistakis pues por él te he conocido. Nos vemos compatriota. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ahhh, como recuerdo esos tiempos cuando salía con mis hermanos mayores de cacería.
    gracias por compartir ese enorme mundo.
    besos

    ResponderEliminar
  14. Fantastico relato que tan bien describes que parece que estoy disfrutando de ese dia en el campo.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  15. Hola abuela,
    Me recordo mis inicios en la vida laboral cuando trabajaba en el campo.
    La vida en el campo, eso si que es duro.
    besos.
    Fer.

    ResponderEliminar
  16. Hermoso relato.
    Ya me gustaría disfrutar de una mañana con perfume a flores de alfalfa. ¡Encantador!!!
    Mil besos

    ResponderEliminar
  17. En mi entrada te he dejado la forma de votar.
    Si te apetece, te pasas por allí y votas.Gracias.
    Un fuerte abrazo y espero que el tiempo haya refrescado.

    ResponderEliminar
  18. QUERIDA AMIGA,un gusto saludarte y decir que ya estoy llegando de mis vacaciones.
    Tengo bellisimos recuerdos de mis vacaciones en el campo,en Uruguay,cuando toda la familia pasabamos un mes en la estancia de mis padres.
    Nunca se pueden olvidar, tiempos tan dichosos, la familia reunida,la vida campesina...dias felices y despreocupados.
    Te envio un afectuoso saludo
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  19. Nonna , tu pluma maestra hoy es ambidextra !!
    ¡ Excelente !

    ResponderEliminar
  20. jajaj ... el desenlace me pareció algo feo. Pero

    es algo subjetivo: al fin y al cabo, como dices,

    es la ley; son las reglas del juego de la vida.

    Creo que tengo algunos problemas para aceptar las

    reglas, y por eso paso por periodos de vegetaria

    nismo ;) BESO <3

    ResponderEliminar
  21. ¡Pobre Peludo! Yo creo que en algún momento todos deberíamos de ser vegetarianos. Yo sufro por los animales sacrificados para el alimento de los humanos.

    Lindo tu relato como siempre Fresquetona.

    Un saludo cordial, Hasta pronto.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.