Me siguen...

Traductor

miércoles, 24 de febrero de 2010

EL VIÑADOR CELESTIAL.

El arrebol de la hora pintaba de rojo los plumajes, el ocre ferroso del cerro, era espejo del sol, y la brisa, encendía linternas rojas en el polvo de arena y plata, viajando por el aire.
Rojo ardiente, como el fruto de la tierra, así era el clima del lugar, el hombre caminaba las hileras, viendo como subía la noche, del valle hacia el cielo.            Jugaba con sus pies,  a patear el ruedo de su sotana en cada paso. Sus dedos regordetes, tomaron un grano, lo giró entre el índice y el pulgar a contra luz, el rojo de la tarde, no pudo virar los tintes violetas.        Comprimió el fruto probando su resistencia, hasta que lentamente, osmóticamente, se produjo la filtración , a través de la piel del fruto, chorreando espeso sobre su mano.
Luego observó la semilla, fuerte, robusta y sana en su estructura, amasó los restos, y miró sus manos, azul violáceo, el color de la uva en su punto de cosecha.
Por fin tomó otro fruto, eligió el mas grande, ese que se encuentra último en la pirámide invertida del racimo, el mas dulce, y lo llevó a su boca, donde esperaba la  lengua temblorosa, ávida de gozo.   Esta lo  tomó y lo escondió en la bóveda del paladar, jugó con el  un segundo, haciéndolo girar, atrás, adelante, luego aumentaba suavemente la presión de la lengua, considerando su punto de estallido, cuando lo encontró se preparo los sentidos, para aprovechar el  placer en todo su espectro sensual.
Respiro profundo lentamente, cerró los párpados, y suavemente esperó el bing bang de sabores, que sabia  llegaría a sus papilas, dando la alarma a todo su ser, tan exquisitamente diseñado por el Gran Arquitecto.     Al estallar, su boca se inundó  de  dulzor, que fue dejando paso a una ligera acidez, quizás un poco astringente, nada que un buen roble no solucionara.
La noche ya llegaba a la mitad de la ladera del cerro, regresó sus pasos, relajado después del clímax de sabores, era la hora del  rezo , la penúltima  oración del día,  Visperas,  la última  era,  Completas.

22 comentarios:

  1. Ah, este es maravilloso! Como juega usted con los colores, con los sabores, haciendo el relato tan sensual y calido para rematarlo con un contraste de pura espiritualidad.
    La lectura ha sido un placer para los sentidos como esas uvas para el fraile. Inspiradisimo, madame.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Y eso es a lo que yo llamo un verdadero bing bang de sabores.
    Estupendo relato Abue
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Hola Abuela, conforme fui leyendo tu relato, se me fue haciendo agua la boca, ¡Qué delicia! Aunque no me lo creas llegue hasta mi cocina y jalé de la refrigeradora una uva. mmmm. Qué rico

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto, otro de tus buenos relatos.

    ResponderEliminar
  4. Bonito relato para las que lo hemos vivido, lo dices también que consigues que las papilas comiencen a segregar, ha sido un placer volver a leerte. Un abrazo grande, Inés

    ResponderEliminar
  5. Abuela querida

    La Vid es algo celestial, sin duda, y por ende, el hombre que dedica su vida a este milenario arte, también de ser casi celestial. Y aquí en su relato, las oraciones ordenadas como ya casi no se acostumbra (vísperas, completas), me hicieron pensar en los Monjes Cartujos, salvo que ellos hacen licor de hierbas (Chartreuse,) en vez de Vino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Dios mio!! te venero, que relato más bonito, que bien escribes que te quieroo!
    besos querida abuela frescotona

    ResponderEliminar
  7. Has entregado un manjar de imágenes mi Abu. Las descripciones son perfectas, hermosas, llenas de magia...incluso la de los sabores...Me gusta que hayas metido en ella a un personaje tan singular y me ha dado mucha gracia porque la entrada que tengo preparada es de uno muy jocoso que nos ha salido aquí, pero no sé el tuyo me devuelve la fe que nos quitan los otros...y tú dirás ¿Qué ha hecho para devolvertela, si no hizo nada?... no sé, mientras te leía, me lo imaginé y ¿sabes? tenía cara de buena persona...
    Un besito linda.

    ResponderEliminar
  8. Muy bien descrito, como siempre, mi querida Abu, si me ha entrado hambre al leerlo, jeje y como no tengo uvas a mano...bueno será una copita de vinito, jeje. Un beso fuerte, mi preciosa Abuela.

    ResponderEliminar
  9. Hola: Que preciosidad de relato, es pura Poesía.
    Sabes luego, yo pensaba ¿Qué luego no saldría de esta uva el vino para la Consagración?

    Gracias, muchas gracias este relato me ha llenado de Paz.
    Besos de Abuela a Abuela. Montserrat

    ResponderEliminar
  10. Qué buena histroria Abue.. Activaste mi sentido del gusto eh, jaja.
    Te mando un fuerte aberazo!!
    Cariños!

    ResponderEliminar
  11. Que hermosa historia Abue besoss
    y buen dia para vos gracias.

    ResponderEliminar
  12. ¡Genial, Abuela, yo quiero visitar ese viñedo y disfrutar con los diseños del Gran Arquitecto de Universo!

    ResponderEliminar
  13. Una maravillosa historia, Abuela, colorida y deliciosa, como siempre, y con ese mensaje tan bello, con el que nos invitas a disfrutar de cada segundo, cada detalle!
    Besos,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  14. Qué explosión de sabores y descripciones que nos trajiste hoy¡¡¡

    dirty saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  15. Colores, sabores y letras, que placer leerte...
    un abrazo, abuela
    BB

    ResponderEliminar
  16. •*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.
    ::: (\_(\ ...*...*...*...*...*...*...*...*...*.
    *: (=' :') :---Te dejo muchos besitos *.
    •.. (,('')('')¤ Gracias por tu compañia *.
    Que disfrutes del fin de semana
    Jesicaaaaaa
    ¸.•*´¨`*•.¸¸.•`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•**•.¸¸.•*´¨`*•

    ResponderEliminar
  17. Hola amig@!! Irrumpo en tus aposentos para dejarte unas gotas de escarcha llenas de amistad, sentimiento que comparto al felicitarte los últimos días de la semana en este radiante día.

    Un beso de la mano de un sueño.

    Marí

    ResponderEliminar
  18. El gozo de la vid, festín de vida al que no puede faltar el sabor explosivo de la sensualidad... el aire místico también ha de ser invitado...

    Es un placer leer este relato.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. De un hecho tan simple como saborear un exquisito fruto, logras una narración llena de senaaciones, si hasta mis papilas gustativas sentian el dulce sabor del grano de uva.

    ResponderEliminar
  20. pero bueno!... tengo la boca hecha agua, abuela, con cuánta maestría nos envuelves en los colores y sabores de la uva. ¡Eres espectacular!

    abrazos cálidos, amiga mía.

    ResponderEliminar
  21. Dulzor de ese grano de uva en su punto justo para recolectar su mosto, es un placer enorme pasar por esta sala de estar y disfrutar con estos maravillosos relatos.
    Abrazos abuelas

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.