Me siguen...

Traductor

viernes, 26 de febrero de 2010

LA GOTA DE AGUA.

El niño,  estirado a lo largo sobre la mesa, apoyaba el mentón  en  sus bracitos cruzados.
Las piernas se movían como tijeras, alternando sus cortes imaginarios, con silenciosos aplausos de tobillos.
Sus ojos desde hacia unos minutos, observaban curiosos el trayecto de una gota de agua, que aparecía cada tanto, en la canilla de la cocina.
Una minúscula porción de líquido bajaba por el caño, cuando llegaba al borde del orificio, se detenía, fina como un cabello,  y comenzaba a engrosarse, se formaba despacito, como si alguien suavemente soplara, una burbuja,  que  mostraba el arco iris  en tamaño de molécula.             Lentamente el peso del líquido llegaba a la parte baja del globo, el niño veía su cara diminuta en la gota en formación, se iba estirando el globo de aire, a medida crecía la gota en su base, de pronto explotaba y caía a la pileta.          Enojado el niño, abrió y cerró el grifo, esta vez el paso del liquido era un poco mas fluido, la gota enojada se hacia oír,  su TOC, TOC TOC, tampoco gusto al oyente.
Repitió la maniobra, esperó unos segundos, de un costado del borde venia asomando tímida el agua, redonda y brillante la gota crecía, de pronto comenzó a deformarse como si fuese una rica pera, lento, muy lento cambiaba su forma por la de una estalactita de aguda punta, de pronto se desprendió del caño, en un sonido alargado como sus formas, estalló.
Varias veces repitió la maniobra el niño, esta vez llamó su atención el echo de cortar el agua, y la gota ya estaba en el fino borde, redonda, fija y sin temblores.         El niño sopló,  la gota apenas se movió, el ojo sin pupila, lo miraba fijo, de pronto parecía crecer..., pero no, seguía firme como el cristal.
El sueño vencía al niño, sus piernas buscaron reposo, la cabecita ya apoyaba en un solo brazo su perfil, de reojo miraba la gota, que no se movía, como cazador y presa se quedaron esperándose los dos.
El silencio ganó, aletargados, gota y niño, se sorprendieron con el TAC, seco y sonoro en la losa de la pileta, la gota era ya una estrella, el niño seguía  asombrándose, de las formas que podía tener una gota de agua,  ahora una estrella llamaba su atención, esta se escurría por el desagüe llevándose sus rayos.

18 comentarios:

  1. Querida Abuela

    Qué bello y cristalino relato. Cuando uno es niño, tiene esa increíble capacidad de encontrar y aquilatar la belleza de las pequeñas cosas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Yo todavía tengo una curiosidad así, y mi Abuela del Sur lo sabe!

    ¡Bendita gota!

    ¡Estrella de agua!

    ResponderEliminar
  3. ...Y ¿quien no se ha quedado embelesado alguna vez mirando una gotita de agua deslizarse por un cristal?
    Muy linda tu historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Eres fabulosa con los relatos , precioso, me gustó mucho , como detallas todo,
    besos enormes

    ResponderEliminar
  5. Y como puede estimular la imaginacion de un niño esa gota de agua! Para qué juguetes complicados, si pueden extraer de una gota de agua tanta belleza como usted al narrarnos la experiencia.
    Que buena esa capacidad suya de poder seguir contemplando todo con los ojos curiosos de un niño y al mismo tiempo tener la sabiduria del maestro para acercarnoslo a todos.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Tu poder de descripción es asombroso, abue... Me quedo en la imagen, en los sonidos, en los sentimientos y los colores, es imposible ser indiferente a tus relatos, y éste no es la excepción, lleva a la vida misma prendida en sus renglones.

    Besazos :)

    ResponderEliminar
  7. Que hermoso Abue!!! Me dio ganas de escuchar la canción de Silvio Rodriguez "La gota de rocío". Ya sé, no hablan de lo mismo. Pero la protagonista es la gota.
    Muy lindo!!!
    Cariños, que pases un muy bonito fin de semana!

    ResponderEliminar
  8. Haces de las cosas más sencillas, los relatos más hermosos. Felicidades Abu!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. no sé, como le haces para realizar una historia de una minuscula imagen. te admiro.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Abuelaaaaaaaaaaa... que no recibía ninguna entrada tuya y de varios blogs que sigo y me encuentro con 19 mensajes pendientes... me pongo al día poco a poco ¿vale? no quiero perderme ninguno de tus relatos...

    abrazos :)

    ResponderEliminar
  11. Qué ternura :) ¿sabes? aún me quedo extasiada viendo alguna gota de agua deslizándose por el lavamanos haciendo caminitos hasta el desagüe jejeje

    beso y buen finde

    ResponderEliminar
  12. Hoy en día me encanta sacar fotos a gotas de agua reposadas sobre múltiples superficies y objetos.
    Bravo por tu relato, un beso de gota, Who.

    ResponderEliminar
  13. Un placer siempre pasar por tu espacio. Siempre algo diferente y enriquecedor... Bebiéndome tus letras.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  14. Una gota, primoroso diamante, según donde se queda, múltiples colores vemos sobre ella. Precioso relato.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Abu:

    Una gotita de agua, hacia feliz la mirada infantil de niño.
    Gracias, por este relato tan bello. un abrazo de esta otra abuela.Montserrat

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.