Me siguen...

Traductor

jueves, 11 de marzo de 2010

EL HACHERO

Índigo,  es el color casi imposible de plasmar en una tela, es un color en movimiento continuo, virando su matiz en el ocaso.
El disco solar asomaba en el horizonte, mostrando su corazón de helio
El hombre descalzo,  torso desnudo, caminaba cansino, con el hacha al hombro, se detuvo frente a un árbol rodeado de virutas del corte, solo le faltaban unos golpes  y caería.
Escupió sus manos el hachero, y tomó su herramienta de trabajo, a ritmo lento y continuo, comenzó su tarea.
Los insectos se amontonaban a su alrededor, mosquitos, tábanos, y moscas, atraídos por el sudor, el hombre indiferente, seguía en su tarea, de vez en cuando sentía  el aguijón en su espalda,, con una rápida palmada, aplastaba al agresor dejando una mancha de sangre, esta atraía con mas empeño a los demás.
Las gotas de sudor, cambiaban de color cuando arrastraban los restos del insecto y sangre, que bajaban  por la espalda,  y caía,  bañando la raíz de la planta en el piso.
El hachero se desangraba con el árbol, solo que  el hombre duraría de pie, un tiempo  mas, la tuberculosis, la malaria, y otros parásitos, minaban lentamente al trabajador, que como la planta, no se entregaría,  hasta el final.
El hombre por el hombre, se destruía, degradando su hábitat, depredador por naturaleza el humano, en su afán de progreso, destruye sin conciencia.
El desmonte de bosque, hiere de gravedad a la Ecología, sin árboles,  todo se derrumba.
El hachero morirá sin ver las grandes máquinas, arrasar bosque enteros, en el tiempo en que él, talaba un árbol.       En la tala  se corta el árbol a centímetros del suelo, en el desmonte, se lo arranca de raíz, degradando mas la tierra.           Con las máquinas, desaparecen los hacheros,  y sus familias fueron arrancadas de su inclusión, como las plantas,  y arrojadas con sus cuerpos enfermos,  a hacinamientos que aceleraron su fin.               Este grupo de hombres, representó en su momento,  las grandes luchas por los derechos de los trabajadores,  explotados por grandes multinacionales en los bosques.
El quebracho  caía lentamente, como mirando por última vez su bosque, tocó el suelo con sordo estrépito, se sacudió en dos o tres rebotes, y quedó tendido en el piso, mirando su raíz.
El hombre escurrió gotas de sudor de su cara, con la mano callosa, tapó un orificio nasal, con  su dedo
 pulgar, y desocupó su nariz de fluidos, limpió su mano en el árbol caído, cargó su herramienta, justo cuando el sol, pintaba de índigo la tarde.
Recién comienza la lucha en la ecología moderna, que le espera al hombre en su  deseo de avanzar sobre los pulmones del mundo ?-              Podrá la razón,  superar la asfixia del planeta?-

16 comentarios:

  1. Que dura vida,madame, y todo para que se enriquezca las multinacionales con sus maquinas que arrasan el planeta, y suban las cifras macroeconomicas mientras las personas mueren de hambre y el bosque se desangra.
    Qué mundo estupido estamos construyendo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Hola Abu.:

    Los árboles son los pulmones de la Tierra.

    Que bien has relatado este drama ecológico.

    Un abrazo y Buenas noches, en España son la una de la madrugada, me voy a dormir.

    Montserrat

    ResponderEliminar
  3. Creo no nos daremos cuenta del daño que le hacemos a la tierra,hasta que nos venzan las desgracias naturales, somos destructores de nosotros mismos.

    Muy buen trabajo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  4. Me gusta las dos perspectivas que planteas, por un lado está el sufrimiento de la madre natura y por otro la de los que la matan porque no tienen más remedio...y detrás de ambos...el bachaco fundillúo haciendose con la platica de la explotación de ambos...de la tierra y del obrero.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Querida Abuela

    Qué dificil verdad? A simple vista parecería muy fácil tomar una posición y condenar al hachero, por el daño que infringe a la naturaleza, pero no es así de fácil. En nuestros campos, las cosas no son tan en blanco y negro. Como bien dice Zayi, al final ambos son igual de explotados: la tierra y el hombre.

    Un abrazo

    U

    ResponderEliminar
  6. Bella entrada, otra vez, reflexiva.
    Muchos cariños!

    ResponderEliminar
  7. Cuánta razón tienes querida amiga. El egoísmo humano es como un animal ciego y loco que arremete contra la humanidad sin compasión. Al final esa agresión tendremos que pagarla todos y la riqueza atesorada solamente será cosa del pasado. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Hola, mi querida Abu. Me encantan tus descripciones, tan detalladas y precisas y a la vez fluidas, con tanta naturalidad...Un beso, amiga mía.

    ResponderEliminar
  9. En tu relato veo: un lienzo precioso, un hombre ganandose el pan con todos sus esfuerzos, y una tierra que agoniza sin que nadie oiga sus suplicas.
    me gustó, profundo.
    besos enormes para ti.

    ResponderEliminar
  10. Gaviota quisiera ser
    trazando siluetas
    en el azul del cielo
    tornasolado.

    Para acercarte
    las ilusiones cultivadas...
    intentando que
    este fin de semana
    sea más brillante
    que el anterior.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  11. Esperemos que la respuesta sea un sí rotundo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Querida amiga, me gusta pintar con el color índigo, quizás por ser un color en movimiento, como el hachero que con su trabajo duro pasa la vida, gana su sustento, se calienta, guisa su comida, el árbol en su caída da paso a una nueva vida, por que recordemos que de las raíces siempre vivas, el hacha corta el tronco, pero no el vínculo del mismo y renace aunque la madre naturaleza que es la más sabia sufra, pero que sera luego de ese y otro hacheros...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Me gusta darle vueltas a este tipo de cosas, tus escritos producen ese hechizo de poder pensar unos instantes sobre las cosas que se hacen bien o mal.
    buen fin de semana, un abrazo abuela

    ResponderEliminar
  14. Pues que por acá al hachero se le dice "leñador".

    Abue,fresca como las mañanas de mi país,

    que este fin de semana,sea lleno,pero bien lleno de abrazos y besos para ti de parte de tooooda tu familia,incluida los pekes.

    ResponderEliminar
  15. Que gran conciencia quieres mostrar Abue con tu relato.
    La naturaleza esta muerta, el mismo hombre se ha encargado de ello y ahora...paguemos las consecuencias.
    Un abrazote
    Que tengas un lindo fin de semana

    ResponderEliminar
  16. muy reflexivo tu escrito. excelente grito.
    besos mi apreciada y estimada amiga.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.