Me siguen...

Traductor

martes, 6 de abril de 2010

EL BAILE

En el pueblo había bailongo.
El paisanaje de las estancias y los hacheros del quebracho, bajaban al poblado, algunos de acaballo, otros a pie, todos apurados por llegar, con el jornal para gastar.
Esa noche venía fría, el rocío se escarchaba, por la propaladora de la plaza se oían los avisos del espectáculo, animando a los pobladores a asistir.
El  Picurú, peoncito de campo , tiró las alpargatas viejas al costado del camino, y se calzó las nuevas, era su primer baile, estaba ansioso.
Buscó a su amigo en el bodegon del pueblo, en el lugar se paseaban mujeres exuberantes, y muy adornadas, una de ellas se acercó al joven y acarició su nuca, una ola de calor húmedo invadió el cuerpo de Picurú, no podía creer,  que semejante mujer se fijara en él.          Ella conociendo la situación del joven,  comenzó su fino trabajo de seducción, ofreció acompañarlo al baile, él se imaginó entrando de su brazo frente a todos, y aceptó.
Buscaron una mesa y  dos sillas,  de latas, compraron dos paladas de brasas, para poner debajo y calentarlas, el se sacó la boina, y ella abrió su chal de plumas, sacó dinero de su faja en la cintura y pagó la jarra de sangría, ella codiciosa, lo miraba.     Sonó una chamarrita, y salieron a bailar, luego un chamamé, pasó el rato, y en una vuelta de polka, se encontró cara a cara, con un rostro de ojos  enloquecidos, sin decir palabra, el desconocido le asestó un golpe en el rostro, la mujer gritó y trató de correr, pero el sujeto la tomó de los cabellos derribandola, las plumas volaron sobre los presentes, que pelearon por tenerlas.    
La mujer arrodillada suplicaba, el hachero enloquecido de celos, atemorizaba también a los presentes, que en amplio círculo los rodeaban.     Picurú, tomaba su cabeza sangrante  entre las manos, sorprendido, no sabía como actuar.    El hombre,  gritaba su humillación de varón amenazando a todos con el hacha, la bailarina echa un ovillo en el piso, lloraba con los cabellos cubriendo en parte su rostro,  desdibujado por la pintura corrida por las lágrimas, sus ojos semejaban dos pozos oscuros, su boca roja , la mueca  trágica del payaso.
Ante el silencio de todos, dio un golpe en la mesa, se volcaron las botellas, y su contenido cayó sobre las brasas, que asustadas  bramaron, largando una nube gris de cenizas.        Ante la falta de eco a su ira, dio un
grito, elevando su brazo, asestó sobre su cabeza, el acero con toda su furia, asombrado de su acto, se tambaleó con el objeto clavado en su cráneo, cayó al piso pesadamente, y al momento estalló el silencio en un griterío, abandonando  todos el lugar, como manada enloquecida, Picurú era llevado a rastras por su amigo, la mujer arrastrándose,  no tuvo tiempo de ponerse de pie.
Las luces del alba , iban cubriendo el pueblo, en el galpón, los perros olfateaban y orinaban, pero donde estaba la muerte no llegaban, de lejos gemían anunciando su presencia, el hombre, en un charco de sangre, negro de moscas, a su lado la mujer, que ya no era bella, solo una masa de carne maltratada.       El forense ordenó retirar los cuerpos, muertos en riña.
Así era el pueblo, un escenario, donde los actores se renovaban muy rápido, y la vida seguía haciendo los libretos, cerrando el día de fiesta con,    -Hasta el baile que viene-

23 comentarios:

  1. Hola Abu: Un drama rural, bellamente contado.
    Aquí en Valencia, son las 10,30 de la noche, pronto iré a dormir.
    Espero no tener pesadillas, ja, ja...

    Un abrazo con cariño de abuela a abuela, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Que lindoooo!! Quiero ir a un baile de pueblooo!!
    ¿Me invitás al próximo abue? jaja.
    Muchos cariños!

    ResponderEliminar
  3. Vaya Abu, menudo dramón... la verdad es que la historia de esas muertes pasionales, esas pendencias por celos, se han producido siempre desde la noche de los tiempos, pero no por ser oidas dejan de sorprendernos ¿verdad?, tú, además has contado la historia de una forma muy lírica, con un final que corta la respiración... "así era el pueblo, un escenario donde los actores se renovaban muy rápido y la vida seguía haciendo los libretos..."
    Como siempre, es un placer leerte abu, todo un placer

    Mil besitos, por supuesto, de los gordos y sonoros

    ResponderEliminar
  4. Ufff, que drama. Muy bien narrado. Un saludo y un abrazo abuela.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. uy abuela flor de baile que se armó. Trágico final. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  6. Escribes hermoso abu, me parece vivirlo a tu lado,te dejo besitos de buenas noches.

    ResponderEliminar
  7. Me ha tenido intrigada como en una radionovela de mis tiempos, donde ponía mi cabecita de niña entre las dos puertezuelas de la radio insertada en un mueble-bar de mi casa. Nadie podia decirme nada cuando empotraba mi cabeza dentro, era como si viviera lo que estaban contando y mi abuela de decía a mi madre:«Mírala, ¡parece que vaya a caballo!, sí, si tocaba ir a caballo, yo trotaba, si tocaba llorar, yo lloraba y hoy...empotrada mi cabeza en su historia, he llorado, porque aunque es una historía fictícia, me ha tocado vivirla en las Ramblas de la Barceloneta, el chulo de turno apalendo a la mujer hasta matarla dentro de una cafetería y luego, rebanarse el el cuello delante de los que estábamos cenando. Dranas y realidades de la vida. Gracias por su historia de pasiones humanas.
    Mi cariño.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  8. cerca de donde vivo hay un pueblo donde las cosas eran iguales. me encanto tu relato.
    besos

    ResponderEliminar
  9. ¿No será el rancho de la cambicha?

    Muy buena narracíón y una historia para un drama de sainete.
    mariarosa

    ResponderEliminar
  10. Estuvo buena esa fiesta con dos muertos y todo.Abuela, eres un escritora prolífica y muy imaginativa. He venido muchísimas veces y siempre disfruto tus historias sin aburrirme jamás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Abuela!
    Gostei muito,é uma história de tirar o fôlego. Em Portugal. diz-se ser: uma história de «faca e alguidar». (... se dice: una historia de «cuchillo y taza»)
    Um beijo para ti
    Diamantino

    ResponderEliminar
  12. Que lastima que con lo dura que es la vida el hombre, con su brutalidad, se empeñe en endurecerla mas. Extraña especie la nuestra, capaz de lo mejor y tambien de lo peor.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. que , pero que hermoso leerte de nuevo , la verdad es que me alegra tanto , y es cierto que bestia burta que es el hombre , sin embargo en este blog nunca se perdio esa hermosa forma de contar o escribir esas bellas historias .

    un enorme abrazo

    florian

    ResponderEliminar
  14. Eso es la vida un libreto como has dicho en tu relato. La destrucción del ser humano, la humillación...
    Buen relato. Bastante fuerte e interesante.
    besos grandototes

    ResponderEliminar
  15. Creo que en todos los pueblos hay algún hecho memorable de estos y lo curioso es que de memorables que son, terminan olvidandose con el siguiente baile...Así es la vida de sencilla para muchos...y alomejor, eso sea lo mejor. El muerto al hoyo y el vivo...¡ a zapatear!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  16. Es un echo irreal, pero lo curioso del caso es que es semejante a muchos de los dramas cotidianos y es escalofriante...

    Pero siempre lleva la de perder la mujer, aun habiendose comportado inapropiadamente, hay cantidad de formas de arreglar a veces lo inevitable, pero se dialoga que la palabra creo que para algo sirve...

    Pero parece que estamos en la edad de piedra...

    Además la edad no importa, ayer acuchillo un hombre de setenta años a su esposa en la calle y siempre intentan después liquidarse... pero no se que les pasa que siempre tienen la suerte de salvarse.

    Bueno la vida por desgracia es así de cruel a veces.

    Un abrazo

    Marí

    ResponderEliminar
  17. Era frecuente que aquellos bailes estuvieran coronados por la tragedia. Siempre digo, abue, que lo contás de tal forma, que las imágenes se ven y se sienten. Uno no puede menos que ser parte.

    Muy bueno, como siempre.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  18. Me ha impresionado esta descripción de la muerte violenta, hecha también de indiferencia. Abuela, eres genial. Besos..

    ResponderEliminar
  19. ESTE ES UN MENSAJE A MIS AMIGAS, APM Y ESTOY A TU LADO, NO PUDE ENTRAR HOY, DE MAÑANA Y DE TARDE, A VUESTROS BLOG, NO ENTRABAN LOS COMENTARIOS.
    DEJO UN SALUDO PARA AMBAS.

    ResponderEliminar
  20. Abue, que tu haz venido de visita a mi país,y mira tú que no me has avisado.

    sólo te faltó relatar a tales horas y exactamente a tal familia le pasó lo que relatas en este espacio.

    y aquí estoy, esperando cuando es el próximo baile,para no ir.

    recibe un gran abrazo,abue fresca como las mañanas de mi país.

    ResponderEliminar
  21. Un verdadero drama, pero muchas veces realidad como tantas otras cosas a fin ¿cual es el baile de la vida? Un día que sigue a otro, hoy, mañana y el día de después. Un bonito relato.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Huy, Abu querida! Algunos de tus relatos me ponen los pelos en punta...como éste, sin ir más lejos. Pero adoro tu pericia para describir, con total naturalidad y fluidez, hechos como éste que relatas. Pienso que serías una muy buena guionista de cine, pues tus relatos se visualizan enseguida, dado el ingente número de detalles que en ellos pones, si bien, por la forma en que escribes, te veo más como novelista. ¿Por qué no te decides a publicar todos estos relatos y cuentos en un libro? Te quedaría de maravilla y te lo digo con sinceridad absoluta. Siempre es un placer leerte, querida y entrañable Abu. Un besito tan tierno como tú.

    ResponderEliminar
  23. Genial relato... y digo yo, abuela ¿por qué no invertirán el orden y empiezan por matarse ellos?

    abrazos y besos

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.