Me siguen...

Traductor

martes, 20 de abril de 2010

EL HOMBRE DISGREGANTE

Hay personas, que se acostumbran a existir, en permanente desagrado consigo mismo.
Llevan tanto tiempo crispados, que ya no recuerdan el origen de su malestar.
Todo en ellos,  muestra esa oscura obsesión,  por disgustarse y disgustar a los demás.        Pareciera que su función en el mundo,  fuese marcar los tiempos amargos de las personas, y si no,  ocasionarlos.
Ellos van en un tiempo diferente al resto, son aquellos que no ven las obviedades, cegados por su visión trágica de la vida.    Llegan a destiempo a las bromas, viven anunciando desgracias.
Su rostro siempre lleva el rictus de la amargura y la frustración, es así,  que aquellos que conocen su deseo de ser,  una especie de justiciero de los momentos felices, prefieren evitarlos.     Circunstancia que de saberla él, lo hace feliz,  pues  justifica  su egoísta forma de ser.
Hacen de su mal humor, la variable con que manejan los estados de ánimos de sus afectos, todo le aceptan, la cuestión es deshacerse pronto de este personaje.
Es tan insoportable,  que todos evitan  discutir sus puntos de vista, para que se aleje con su mala onda.
Reniegan de la alegría de vivir, de lo bueno que es intercambiar estados de ánimos, vivencias.
Son seres,  que pareciera  fueron  hechos con sobras de argamasa, no se valoran como la perfecta obra de ingeniería que Dios hizo de ellos.

20 comentarios:

  1. Toda la razón abue, hay muchas personas así. Pienso igual que tu.

    Saludos cordiales,

    Un abrazo fuerte

    Hasta pronto,

    Aída

    ResponderEliminar
  2. Yo les llamo "personas negativas"
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, en mi vida hace mucho mucho tiempo hubo alguien asi y lo único que conseguía era tener siempre amargado a todo el que estaba alrededor suyo.Solo el tenía razón, con nada estaba conforme nunca... que agobio!!!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga:

    Pobres personas, seguramente su autoestima es muy baja y quizá tengan envidia de la felicidad de los demás.

    Son fabricantes de su propia infelicidad.

    Un abrazo de abuela a abuela.Montserrat

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razón tienes. Yo intento casi siempre alejarme de esas personas tan infelices.
    besos enormes

    ResponderEliminar
  6. Que lastima desperdiciar la unica vida que nos es concedida amargandose por todo y haciendo montañas de granos de arena.
    Cree usted que si los rebozamos en azucar cambiaría la cosa, madame?

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Cabalgando por los blogs, he hallado el tuyo, todo un tesoro, que espero disfrutar, admirable Abuela.

    Con tu permiso, seguiré buceando con mucho interés por tus relatos.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  8. De esos he conocido y conozco a tanto y tantas que no quiero encontrarme con ellos porque me intentan atrofiar mi buena onda y no son bien recibidos eso ya de mano.

    Eso pasa directamente en la calle y a través de las amistades virtuales, les das un consejo para que eviten parte de esa melancolía ya admitida de mano, porque no le dan apertura y aún así no te escuchan pero no se quieren desapegar y yo lo siento mucho pero sigo mi camino sin llevar a mi lado lastres que no intentan mejorar porque ya están siempre atrapando todos los problemas que encuentran a su paso, y con ellos se quedan.

    Un abrazo Marí

    ResponderEliminar
  9. I like the photograph of you and the pig.

    ResponderEliminar
  10. Por eso mismo me niego a existir. Sólo opto por Vivir.
    Ya cuando no hay alternativas para liberarse de algunos elementos externos... pues a conVivir se ha dicho!

    http://conviviendoconintruso.blogspot.com/

    No sé cómo llegaste a casa... pero ya a mí no me sacas de ésta.

    Besos caribeños de coco y melaza!

    ResponderEliminar
  11. Los hay… y muchos. Por eso es mejor sonreír para no caer en esa situación.

    Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  12. Creo que todos conocemos a algun personaje de esas caracteristicas. Me pregunto si no se tratará de un selecto grupo elegido y entrenado para amargar a sus congéneres??..

    Un enorme abrazo Abu

    ResponderEliminar
  13. ¡Gracias por compartir tus interesantes puntos de vista, querida Abuela!

    ¡Salud, e inquieta alegría!

    ResponderEliminar
  14. esas personas son patéticas. buen post.
    besos

    ResponderEliminar
  15. He analizado mucho a estas personas abuela y finalmente he pensado que son dignas de lástima. En algún momento de su vida algún suceso les dobló el camino de su alegría y quedaron marcados para siempre. Yo diría que hay que tratarlos con amor y si su herida no les permite dejar que este sentimiento entre en su corazón, entonces dejarlos solos, que tal vez eso es lo que están pidiendo a gritos. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  16. Veraz retrato hecho de muchos miserables con los que nos tropezamos en el día a día, estimo que el origen de su estúpida forma de ser está fundamentada en su inseguridad y baja auto estima, el resto son consecuencia s de esto.
    Los evito en la medida de lo posible, pero no siempre es posible.
    Un beso muy grande para una de mis psicólogas favoritas, Who.

    ResponderEliminar
  17. ¡Cómo ha hallado dibujar perfectamente los rasgos del amargado!: Nunca son felices ni tan siquiera haciendo el mal, siempre tienen el buche a medio llenar y te incordian tanto si los escuchas por educación o caridad o los mandas a paseo; te persiguen hasta la saciedad, desearían que fuésemos sus eternos esclavos, pero con el tiempo se quedan solos, sin nadie a quien martirizar y por último, dependiendo del grado maniaco que tengan, acostumbran a ser ingresados en los centros psiquiátricos y mueron solos y olvidados.
    Gracias por reflejar ese tipo de personalidad
    Sor.Cecilia Codina Masachs O.p

    ResponderEliminar
  18. Creo que no te has dejado nada. En cuanto a tu comentario, no me queda duda La Madre Tierra es la que mejor nos acoge y te escribo desde mi otro espacio ese que me da tantos buenos ratos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola, mi querida Abu! Pues sí, hay personas que son como tú describes, absolutamente insoportables y con un carácter endemoniado y, por desgracia, de ésos hay más de los que debiera. Un beso fuerte y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.