Me siguen...

Traductor

jueves, 15 de abril de 2010

EL JANGADERO-

Aferrado a la larga vara, el joven cantaba, su voz retumbaba en el río,  descalzo saltaba sobre los troncos.
Era el jangadero, su tarea consistía en guiar los troncos,  que bajaban del aserradero por el río a los distintos muelles, donde se los cargaba en barcos o camiones.        Según la cantidad, eran uno o mas los guías.
En los lugares en que el río era mas veloz, debían moverse rápido, evitar que la corriente cruce los troncos en el cause, corrían sobre ellos, con un toque los acomodaban,  verlos desde las barrancas, era como una enorme balsa, donde un hombre ejecutaba una especie de elegante ballet, tenían que ser muy rápidos y saber el oficio.
Generalmente, eran isleños, conocedores del río, resbalar en un tronco significaba morir aplastado por el choque de los troncos entre si, o morir ahogado, bajo el cerrado techo de troncos, que no permitía salir a flote.
Eran raros estos accidentes.         A lo que realmente temían, era a las mordeduras de los ofidios, la temible yayará.         Solían viajar enroscadas en los troncos, dejándose llevar por la jangada.        La mordedura era muerte segura y horrible, la suerte los favorecía,  si caían de los troncos y tenían una muerte rápida .
Este trabajo, fue la base de la industria maderera en la zona  fluvial, pues, no había modo de sacar la tala, de otra manera.
Se construían muelles donde se levantaban los aserraderos, lugar en los que se desramaban los troncos, con enormes sierras, que funcionaban a  combustible.      De  donde caían a un desfiladero, especialmente construido, que terminaba en el río en una especie de ensenada, también hecha por el hombre, donde los troncos flotando , esperaban al jangadero.          Este enfilaba los troncos, siempre en movimiento, como si fuese el piso de una gigantesca balsa, lentamente iba tomando velocidad la enorme masa flotante y su timonel.
Ya no se escucha el canto del jangadero por los ríos del litoral, los desmontes y los abusos ecológicos, también terminaron con este oficio.

29 comentarios:

  1. Ay, con el miedo que me dan las serpientes! No quiero ni pensar que me tocara ese oficio! Demasiado peligroso, sobre todo porque la muerte era segura si la serpiente llegaba a morder.
    Hay cosas que nunca se pagarían bastante, madame.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Hoy descubrí una nueva palbra para mi y tu lo eres, una poeta bucólica!!!!

    Cariños!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  3. bucólico, ca.

    (Del lat. bucolĭcus, y este del gr. βουκολικός, de βουκόλος, boyero).

    1. adj. Dicho de un género de poesía o de una composición poética, por lo común dialogada: Que trata de cosas concernientes a los pastores o a la vida campestre.

    2. adj. Perteneciente o relativo a este género de poesía.

    3. adj. Dicho de un poeta: Que cultiva el género bucólico. U. t. c. s.

    4. adj. Que evoca de modo idealizado el campo o la vida en el campo.

    5. f. Composición poética del género bucólico.

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  4. Evocar la música del jangadero nos consuela de su ausencia. Pero, ¿qué nos consolará del desmonte despiadado?

    Un abrazo a la Abuela y un beso a Madame...

    ResponderEliminar
  5. Que terrible trabajo, sobre todo por las serpientes, quizás se terminó ese trabajo porque ya no tienen árboles que talar? Lástima. Deberían resembrar en dónde talan árboles.

    Un saludo cordial abu.

    Hasta pronto. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Desconocía que existiese ese oficio, pero lo malo no es que este oficio ya no se ejerza sino que nos estamos quedando sin los pulmones de la tierra; hemos talado tantos árboles,que pronto nuestra tierra será una «Bola calva» y la aridez abrasará a los pocos moradores de esas zonas, y el hombre que es un ser tan inteligente, un día unió la abición y a la ambición la estupidez propia del ser que ha perdido parte de lo que Dios le dio, no la inteligencia sino la conciencia de saberse humano y no un deprevador de la vida.
    Gracias por lo que he aprendido hoy.
    Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

    ResponderEliminar
  7. "Jangadero" en mi regon, creo que ese termino no lo conocemos. es bueno saber que significa.
    besos

    ResponderEliminar
  8. Un abrazo
    una sonrisa
    de espuma blanca.

    Rozando
    las rocas
    el fin de semana

    Acariciadas
    en continuo cortejo.
    por el sol del ocaso.

    Murmullo de sonatas
    poemas de amor
    suspiran las caracolas.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  9. Hola Abu:

    Todo cambia.

    Todo es más cómodo.

    Las máquinas sustituyen a los brazos.

    Pero el hombre se ensaña demasiado con la madre Naturaleza.

    Cuánto aprendo con tus entradas.

    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  10. Su escritura es tan cálida como la de uno de mis escritores favoritos: Haroldo Conti.
    Parece que usted, abue, conoce el río como la palma de su mano. Pensar que yo lo tengo acá en frente, pensar que a veces voy a pescar, y se apenas que es una gran masa de agua. Encantadora.

    ResponderEliminar
  11. Querida Abuela

    El hombre enfrentado a la naturaleza desprovista de artificios y comodidades; debe ser un trabajo muy duro e ingrato; seguro cantaban para espantar el miedo, la soledad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Pena de mundo estamos haciendo !!!! un abrazo

    ResponderEliminar
  13. ╬ ★ тз đзЈо υη fυзятз аßяаżitо ★ ╬

     ( ` \\
      . - - . “     “ . . -   ` " . _
      | C      • _ /        `\\
      “ - .    • / ♥ \\ _•     , _ /
        |     \\ _u/ ♥\\•    |
        \\ .     \\ / _/ . - . __ /
         . ; . “ - . . . - -   \\  \\ - - .
       . “  \\      . -   /   “ .
      /     “ - - . - - -..    /     \\
      |       \\ __ . . - - `-      |)
    ..  (|.        |  \\       / - .
       \\  __     /    “ . ““ - . __ . -   \\
       ; `  ` \\ - - ;    |   \\ “.  / ` |
       |.    -|   |    |    |  \\ \\ _ ;
       |     \\ ) ) )   /---   |   - . _/
       \\   ) ) ) - -`   ( ( (  /

    Feliz fin de semana, besitossssss
    Jessy

    ResponderEliminar
  14. Siempre te digo lo mismo, abue, pero es la verdad, leer tus relatos es ver las imágenes que vas narrando.
    Peligroso trabajo el del jangadero, pero trabajo al fin. Con el avance de industria maderera, la tala indiscriminada y la falta de reposición de las especies... ¿Hemos avanzado? ¿Esto es el progreso?

    Más lo pienso, más se me estruja el alma.

    Un besazo, querida abue.

    ResponderEliminar
  15. Una tardes más de viernes y paseando por casa de mis amigos blogueros. Disculpa que no me pueda pasar más a menudo, y que no sea todo lo original que debiera, pero me cuesta demasiado seguiros... jajaja Me encanta pasar por tu casa.

    En todo caso un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  16. Buen relato interesante oficio...
    me gustó
    un beso te mando volando tan rápido que seguro ya está ahí.

    ResponderEliminar
  17. ........._.._..._..---.
    .......-"....;-".........\
    ...../....../..............|
    ....|......|......._=....|
    ....;..._.-'\__.-')...../...... Holaaa !!
    .....`--'....../.../....;
    ............../.../;.../ _, ....Pase para
    .............-.;.-=-./-""-.-` ...dejarte
    .........../.....|.....\.....\ - ...mis
    ..........|......|......|.....| ....saludos
    ..........|___|___|.....|...
    ...........\.0./ \.0./...../ ....de fin
    .........--.-""-.`--'.....' de
    .......(#...)..........,...\
    .......('--'........../\`...\ semana
    ........\..........,..'........\ ..
    .........`-._....'.\..........\
    ..............""`...\...............
    Abrazos de tu amigo
    Christian!!!

    ResponderEliminar
  18. Noble y difícil oficio, aquí en España también se realizaba en el norte, actualmente se rememora como tradición pero casi de interés turístico, otro oficio artesanal desaparecido.
    Un beso, Who.

    ResponderEliminar
  19. Abu:
    me parece que hay una canción que habla del trabajo del jangadero-
    sí seguimos desmantelando la naturaleza, nos quedaremos sin óxigeno, y la vida se irá extinguiendo.
    (y nosotros los humanos, tendremos que ver el sol, detrás de un vidrio?)
    besotes gigantes

    ResponderEliminar
  20. Ola abuela!
    En mi pueblo, habia también un trabajo similar, muy peligroso, a veces mortal.
    Hoy te digo una cosa curiosa a propósito de su «Nickname». Todos los dias, decenas de niños me llaman Abuelo Tino «Avô Tino». Mi hija, tiene un Jardín-de-infancia y mis nietos, estan allí. Estoy jubilado, pero yo hacer por veces allí unos trabajos de mantenimiento
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Y más cosas que irán desapareciendo y que las nuevas generaciones no tendremos la fortuna de conocer... no había escuchado sobre este oficio, gracias por hacernos aprender abuela...

    dirty saludos¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  22. Qué cosas, abuela... en Navarra (España) también ha desaparecido la profesión que aquí se llama "almadía"...
    http://es.wikipedia.org/wiki/Almad%C3%ADa

    besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  23. Hay oficios muy interesantes y también muy peligrosos ....

    Gracias por compartirla

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Abuela que bien describes, estoy viendo al jóven saltando entre los troncos, Pucha que tarea díficil y riesgosa. Te dejo un beso lleno de afecto, tía Elsa.

    ResponderEliminar
  25. Que bonito tu blog!!! un beso inmenso...

    ResponderEliminar
  26. Nunca había oído hablar de ellos, ni de lo arriesgado de su trabajo...supongo que con el paso frenético al que vamos, muchos oficios se irán perdiendo a lo largo de los años...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Reiterándome en mis apreciaciones debo decirte que tu historia me regresa a mi niñez espacio donde el folklore era la primera música a oir; de ella recuerdo la Canción del jangadero, del gran poeta Jaime Dávalo.

    Río abajo voy llevando la jangada,
    río abajo por el alto Paraná.
    Es el peso de la sombra derrumbada
    que buscando el horizonte bajará.

    Río abajo, río abajo, río abajo…
    A flor de agua voy sangrando mi canción.
    En el sueño de la vida y del trabajo
    se me vuelve camalote el corazón.

    Jangadero, Jangadero…
    tu destino sobre el río es derivar
    desde el fondo del obraje maderero
    con el anhelo del agua que se va.

    Padre río, tus escamas de oro vivo
    son la fiebre que me llevan más allá.
    Voy detrás de tu horizonte fugitivo
    y la sangre con el agua se me va.

    Banda, banda, sol y luna, cielo y agua,
    espejismo que no acaba de pasar.
    Piel de barro, fabulosa lampalagua…
    Me devora la pasión de navegar.

    Jangadero, jangadero…

    Bella y evocadora tu historia, demasiada vida en ella. Gracias abuela por las memorias. Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Desgraciadamente, los abusos por parte del hombre están acabando con todo cuanto de bello tenía nuestro planeta. Hermoso relato-denuncia, Abu querida. Y otro beso.

    ResponderEliminar
  29. Una descripción exacta de esta peligrosa faena desarrollada en Colombia por el rio grande de La Magdale,por El Opón, El Carare y algotros, propia para expertos conocedores de ese manejo y de los causes anotados. Nosotros los conocemos como balseros, porque los maderos, en muchas ocasiones, eran atados a manera de balsa pero tambien se usaba como lo determina la canción de "El Jangadero"
    Que poetas estos, que le cantan a la vida y con ello reviven las tradiciones que a causa de la tecnología han venido desapareciendo. Definitivamente, los tiempos pasados fueron mucho mejores.
    Luis Hernando Caballero pregonerodevelez@hotmail.com 25 de Marzo año 2.013

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.