Me siguen...

Traductor

viernes, 9 de abril de 2010

FIESTA EN LA CHACRA

Había fiesta en la chacra, se casaba la niña de la casa.
Voces tempraneras, se encontraron bajo la parra a matear, todas mujeres, vivían el acontecimiento desde la sangre y el corazón, eran felices.              Los hombres en los corrales, eligiendo los manjares de la fiesta.      En una mesa  tapados con un mantel, esperaban turno de cocción empanadas y pasteles.
El casorio sería  el día siguiente, los invitados de lejos venían llegando, la mayoría prestos a colaborar en los preparativos.       En los patios se iban juntando los carros y sulkys,  los caballos en un corral.
Se cavó una fosa bastante grande, que se llenó de leños y ardió  hasta la noche, cuando se vació de fuego, luego se puso sobre un enrejado, la vaquillona con el cuero, se tapó con una chapa, y se dejó hasta el otro día, el arte es cocinarla sin quemar el cuero.        Los asadores, velaban toda la noche, mientras se asaba.
Los tachos de agua caliente, circulaban para el aseo de las damas, los hombres se acomodaban debajo de los carros, o en la arboleda, que rodeaba la humilde casa.
La mañana, luminosa y tibia, era promesa de buen día, temprano llegó el cura, que ya tenía armado un precario altar.         Llegada la hora, la novia caminó de la casa, al patio, del brazo de su orgulloso padre, el novio en el altar, con su mejor atuendo criollo, su rastra de monedas, y su facon de alpaca, brillaban como sus ojos negros, la recibió con una sonrisa, ella, se entregó con una lágrima.
Los musiqueros templaban los instrumentos, la novia con el sencillo vestido blanco, recogió el tul en su brazo y bailó con su esposo un valsesito criollo, momento en que homenajeada por los hombres de la reunión,  pasaba de brazo en brazo  bailando.
Luego los novios abrazados saludaban a la larga fila de invitados, uno por uno, y recibían a cambio un obsequio de dinero.         Las empanadas circulaban entre los presentes, mientras se cortaba el asado.
Promediaba la tarde, y la zamba llamó a las parejas, salieron los pañuelos volando bajo los azahares, acariciando las mejillas,  zamba para enamorar, los jóvenes zapateaban, las damas tomando sus polleras, parecían mariposas, agitando sus alas, jugando al amor.
En la inmensidad, apareció el lucero, montados en un caballo, con montura enchapada, el novio llevaba a la novia en ancas, los tules del vestidos, flotaban en el aire saludando la noche, que llegaba llenas de promesas.
Sobre el poncho criollo, los amantes contaban las estrellas, haciendo de cada una un juramento de amor.

17 comentarios:

  1. Otro buen relato abu, un relato costumbrista muy bien dibujado.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto. Un beso nos vemos.

    ResponderEliminar
  2. esos matricidios pueblerinos, sí que son bien bacanos, buena rumba y comida.
    besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay, qué bonito y qué poéticas tus descripciones finales! Una boda sencilla, pero muy hermosa. Me encantó el momento en que describiste el baile, con las polleras de las damas como alas de mariposas y esa zamba sonando...Eres una muy buena narradora, con un arte innato y un gran talento para ello. Y además, cada vez lo haces mejor, con cada relato te vas superando a ti misma, por eso te aconsejo que pienses en la idea de publicar tu obra, pues es muy buena. Y ya te doy el último beso por hoy y me despido deseándote un muy feliz fin de semana, mi querida Abu Frescotona, jiji. Muaksssssssssssss!

    ResponderEliminar
  4. Precioso el texto, siempre es un placer pasar por tu universo.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por hacernos pattícpes de esta boda.

    Yo en mi imaginación estaba entre los invitados bailando la zamba, ja, ja. que divertido

    Un abrazo de abuala a abuela.

    Montserrat

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con los tules del vestido flotaban en el aire saludando la noche.
    No te imaginas cuanto aprendo de las costumbres de los pueblos con tus relatos
    Besos grandototes

    ResponderEliminar
  7. Madame, que bonito, hoy nos ha llevado usted de boda! Que hermosura de boda campestre, que no se perderá en la noche de los tiempos porque usted rescata esas cosas lindas en sus escritos, para que vivan eternamente.

    Feliz sabado, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Que fiestononon!!!!! buenisimos esos casorios!!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias amiga, por darnos a compartir su don.Ya no sé qué decirle,gozo con lo que escribe.
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  10. Querida Abuela

    Nunca hubiera imaginada hasta qué punto, nuestras provincias guardaban similitudes. Esa boda tan bella que usted cuenta, me receurda a las bodas en mi lugar de origen... salvo que allá -sin importar que nadie fuera rico- la fiesta solía durar hasta tres días.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Olá Abuela
    É muito engraçado e romântico, o teu conto, muito poético.
    Gostei imenso
    És realmente, uma contista muito laboriosa.
    beijos
    Diamantino

    ResponderEliminar
  12. Tu blog deberían nombrarlo patrimonio histórico de Argentina. Leerte es revivir una vida plena de acontecimientos que hacen la historia de un pueblo. Besos y abrazos abuela.

    ResponderEliminar
  13. Abuela: hermoso relato es una poesía.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  14. He pasado por aquí para darle las gracias por la visita que ha hecho a mi blog y por las hermosas palabas que en el me ha dejado, muchas gracias por los animos y el apoyo recibido. He quedado muy gratamente sorprendida con su blog y con los relatos que en el expone, me han gustado mucho, de verdad a traves de su relasto el alma se ve transportada a un mágico lugar.Gracias y un abrazo. Volveré

    ResponderEliminar
  15. Que bonita historia de amor campero. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  16. Me hubiese encantado participar en una boda así tan bellamente celebrada. ¡¡qué bien nos trasladas a las costumbres de tu tierra, querida abuela!!

    besos y abrazos

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.