Me siguen...

Traductor

sábado, 24 de abril de 2010

LA VIUDA

La mujer sentada, tenia frente  a si el candelabro, el corto pabilo de pronto cobraba vida, y aumentaba su llama,  la vela parecía divertirse con las sombras, que según la corriente de aire,  cambiaba su forma, agrandando y moviendo los muebles sobre las paredes.           Desde ese lugar miraba la arboleda, que apenas se dibujaba en la oscuridad de la noche.        A lo lejos oía el galope de la tropa que se acercaba, nerviosa esperó el aviso del ama de llaves, anunciando su llegada, al apearse los  soldados golpearon los sables  las monturas, las espuelas, traían su metálica música que sonaba a  muerte.
La Mazorca en su ronda por las casonas, buscaba enemigos de la causa, era la mano armada de Rosas, lo que hoy se llama,  terrorismo de estado.        Vestían de rojo como la sangre que derramaban, o llevaban el lazo punzó.
Este punto del río, donde estaba enclavado el solar, era el paso de los fugitivos hacia la banda oriental, nunca se pudo probar que por aquí, la casa de la aristócrata viuda, cruzara nadie.    Era manifiesta, la oposición de la mujer, al régimen.           Guardando cierto respeto, los mazorqueros revisaron la casa como todas las veces que llegaban, y se iban sin encontrar nada.
La mujer subió a su cuarto, y nuevamente encendió el candelabro, lo ubicó en la mesa frente a la ventana, en la arboleda cantaba la lechuza, la mujer bajó hasta el sótano y fue directo hacia un mueble que corrió, tomó un cuchillo que introdujo entre las maderas del piso y levantó las tablas, en el pequeño espacio estaba un hombre tendido, que al verla,  prontamente se incorporó y la abrazó, como el naufrago a una tabla en el mar, ella limpiaba el rostro del hombre con sus manos y sus besos, lo ayudó a salir del pequeño foso y separandolo suavemente contempló ese rostro tan amado, tan joven , su secreto de amor.
El era el guía,  que cruzaba a los fugitivos del régimen a la otra orilla, esperaron hasta que llegaron dos hombres, luego salieron de a uno a la noche sin luna, agazapados corriendo entre el pastizal, trataban de llegar a la arboleda, protegidos por el follaje tomaron aliento para llegar al río.         Desorientados en la oscuridad, luchaban con los insectos, demoraron unos segundos en  encontrar la canoa.         Los juncales llegaban unos pocos metros  adentro del río, luego quedarían desprotegidos, remaban lentamente, cuidando que los remos no golpearan el bote, el menor ruido retumbaba en todo el río, las voces especialmente, divisaron en la oscuridad un enorme camalotal que venia a la deriva, lo engancharon a la par, se acostaron en el piso de la canoa, y se dejaron llevar por la corriente.
Antes del amanecer,ya estaban en la otra orilla, bajaron los dos pasajeros, y el joven regresó hasta llegar a la linea de espineles, los que fue recogiendo, desenganchando los pescados.           Cuando llegó al pequeño muelle lo esperaba el escuadrón, le ayudaron a atar el bote, entre risas y bromas preguntaron como había estado la pesca nocturna, respondió a la soldadesca arrojandole unos pescados, que festejaron.
El pescador puso el resto en un canasto, y salió a pregonar su mercadería, fresquita, por el pueblo.
Su pregón se escuchó a viva voz cuando paso por la casona de la viuda, que sentada en la terraza hacia labor de punto, mientras se dibujaba en su maduro rostro, una dulce sonrisa.

20 comentarios:

  1. Precioso tu relato, siempre en tiempos de terrorismo de estado hay quienes se juegan por otros, y el amor siempre está presente. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  2. Interesante forma de entretención de la viuda. Al mismo tiempo colaboradora con la causa revolucionaria. Muy bueno.

    Besos, Aída

    ResponderEliminar
  3. BUENOS DIAS ABU;
    EN VALENCIA, ES DOMINGO, 8,15 DE LA MAÑANA,CUNDO ESTOY LEYENDO ESTA HISTORIA DE AMOR ENTRE LA VIUDA Y EL GUIA QUE TRASLADABA A LA GENTE QUE QUERIA ESCAPAR DEL REGIMEN.

    COMO SIEMPRE ME HA GUSTADO MUCHO TU RELATO.

    UN ABRAZO, Montserrat

    ResponderEliminar
  4. Siempre un placer venir a saludarte.

    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Leer tus relatos en los primeros pasos de este domingo, luminoso y azul en mi tierra, es como un soplo de aire fresco, vivaz y feliz.

    Besos, admirada Abuela.

    ResponderEliminar
  6. Madame, que hermoso relato! Resulta emocionante y romantico, toda una aventura y una historia de amor al mismo tiempo, apretadas y entrelazadas en estas lineas intensas. Me ha encantado.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Hay que bonito.. como nos hace viajar...
    besos grandototes para ti

    ResponderEliminar
  8. ¿Quién por un momento no se vuelve amante y amador?. Es un hermosa historia,de noche a escondidas.
    Gracias.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Abue!
    ¡Que buen relato!
    No me ha quedado nada por ver y escuchar.
    Todo llegó registrado en imágenes que fluyen rápidas ,unas detrás de otras con sonidos y colores donde me situé perfectamente entre las sombras de la vela,el galope de la tropa,la arboleda y los juncales,espantando los insectos molestos ,el pregón con olor a pescado fresco.
    Rescaté el valor inmenso del amor,que todo lo puede.
    Bella historia donde se defiende una causa,y se juegan con pasión los ideales y el amor.
    Cariños abue.
    ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
  10. Querida Abuela

    Qué historia más romántica y fantástica. Las viudas de mi pueblo, siempre tan tristes y solas, en luto permanente, habrían querido vivir algo así... con la de revueltas sociales que hubo alguna vez por la serranías guerrerenses.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Encantador entretejido de amor y convicciones aderezado por ese sello tan tuyo... adictivo.

    Gracias por tu presencia mientras mis suspiros fueron del silencio...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hola abuela!
    Era fresquita, a viuva!. Além de opositora do regime, ainda era amante do jovem guia dos fugitivos. Creio que pescado fresquito, também não faltava na casa da aristocrática senhora.

    Un beso y un clavel rojo para usted.

    Abuelo Tino

    ResponderEliminar
  13. 私は、世界中の人が安心して暮らせたら、良いと思う。

    ResponderEliminar
  14. Hay muchas formas de encontrarle sentido a la vida y esa mujer descubrió que ellas existían, más allá de ser una simple viuda. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  15. Hola Abuela,

    bella la historia, pero me gustó más el modo en el que la introdujiste: imaginé en todo momento una película cuyos juegos de luz eran muy especiales...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. abrazotes para ti.
    http://www.youtube.com/watch?v=i1xnVDiV9xE

    ResponderEliminar
  17. Mi segundo cumpleaños

    Soy un intrépido pájaro
    que a tu verja se acerca.
    En el pico traigo
    con regocijo una misiva
    de azahar y tomillo

    Sumisa pincelada
    de aroma y sentimiento
    que al trinar me recuerda,
    en lejanía y con sosiego
    la danza de una acacia.

    Con atrevida delicadeza
    te invito a mi aposento
    de formas en armonía
    para brindar contigo
    por la esmerada compañía
    que me has dedicado
    en estos dos años de vida.

    En la entrada te espero
    oyéndose al fondo la nota
    de un timple alborozado
    haciendo sentir su esencia.
    Asumiendo con respeto
    la amistad que nos aúna
    desde hace largo tiempo.

    Un presente te acerco
    para no ser olvidada...
    como saludo un maullido
    y al tacto una virtual caricia
    para ti con mi aprecio.

    Tuya siempre...

    María del Carmen

    25/04/08 - 25/04/10

    ResponderEliminar
  18. Abue,que le pones picante extra a todas las situaciones,la viudez,los que huyen de los gobiernos opresores,en fín,que tus relatos están bien buenos.

    recibe abue fresca como las mañanas de mi paíos,un gran,gran abrazo y muchos besos.

    ResponderEliminar
  19. Fantástico, como todos, no son simplemente un relato, es algo más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.