Me siguen...

Traductor

lunes, 17 de mayo de 2010

CAFETIN

Las noches vacías del viejo cafetín, olvidadas de parroquianos, milongueros y viejas prostitutas.
El mundo de la noche, tan agitado en tiempos del  pasados, aquietó sus aguas, bajo los puentes del progreso.
Donde fue toda esa especie noctámbula?.         Adoradores de estrellas, y amigos de paso.
Como dice el tango..."donde están los amigos de entonces".
Quedan algunos que resisten el tiempo, y pasean su soledad en bares de antiguo brillo, donde el lugar de privilegio, lo tiene el gato del nostálgico dueño.      El sol de la mañana ya no calienta como antes, y las noches son eternas, sin bailongo y sin amigos.     La brisa ya no trae la voz del anunciador, prometiendo figuras estelares, al compás de la milonga.
Los hombres ya no silban por las noches, recorriendo el empedrado, saboreando la última conquista.
La noche ciudadana se vistió de muerte y soledad.
Las mujeres de la noche ya no bailan tango...y algunas, tampoco son mujeres.
El honor se tira a manos llenas, vaciando la mente de principios.
La bohemia de autores magistrales, la mato el olvido.
Los bandoneones ya no lloran serenatas, y en los balcones, los malvones se secaron.
Que triste para un pueblo, cambiar su idiosincrasia.        Disfrazarse de criollo, y de gaucho , en las fiestas patrias, para que?.         Para ver lo que hicieron los notables, con la cultura de un pueblo?.
Ya no somos lo que fuimos, honrados y valientes.           Hambrientos y harapientos nos mantienen, para la limosna oportuna.
Aquellos hombres que nos dieron una figura nacional,  que nos represente, ya no están.     Cuando los últimos románticos de la noche y el tango,  se hayan ido, estaremos, libremente ridiculizados en los escenarios.
En los cafetines brillaba el alma del poeta, que inspirado por los sones, recreaba en un tango,  vivencias urbanas.
En el corazón de la sensibilidad ciudadana, quedó un espacio vacío.

20 comentarios:

  1. Ojala nunca se acaben los viejos cafetines, lugar entrañable de encuentros y tertulias. Cómo me gustan los viejos cafés bohemios. Deberiamos protegerlos como un tesoro, para que no desaparezcan.

    Feliz comienzo de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Por lo que voy conociendo de Argentina, ustedes tienen un gran sentido de la Patria, cosa que en España, poco a poco nos lo hanido ahogando, de tal foema que el Himno Nacional he pasado años sin volverlo a escuchar hasta que fui a vivir en Castilla-León, y recuerdo que lloré al oír la música de mi patria. Yo también recuerdo esos bares-cafés de antiguo esplendor y el detalle del gato es significativo, también lo podemos encontrar en los cafés de los años 50, hoy visitados sólo por la gente marginada, cuando antes eran los cafés de élite. Todo, está solo y lleno de nostálgia, mía, cuando lo recuerdo y de ellos que aún ya ancianos recuerdan sus viejas glorias. El tango...le aseguro que era indispensable en las noches bohemias de los cafetines.
    Con ternura.
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  3. Como decía una hermosa canción que amé: Dejamos escapar las estrellas...

    ResponderEliminar
  4. Añoranzas de la tierra.
    Entrañabel el relato de hoy Abuela Frescotona.
    besos grandes

    ResponderEliminar
  5. Querida Abuela

    Es triste ver como los viejos y tradicionales cafetines de antaño, al menos en México, han ido sucumbiendo a las modas del café que sabe a todo menos a café (Starbucks); todavía quedan algunos viejos, muy viejos por ahí perdidos en las calles del centro de la ciudad, pero cada día son menos. Creí que en Buenos Aires la vida nocturna, con sus tangos y sus cafés abiertos hasta el amanecer, se mantenía incólume al paso del tiempo y de modas.

    Un abrazo

    PS. Me reí con ganas con eso de.

    "Las mujeres de la noche ya no bailan tango...y algunas, tampoco son mujeres"

    ResponderEliminar
  6. Hola abuela!

    También en Lisboa, el típico «Bairro Alto» donde antes había cafés de prostitutas e casas de fado, hoy en día es muy frecuentado por turistas y gente de bien.

    Un beso
    Diamantino

    ResponderEliminar
  7. Ay, qué recuerdos Abuela. Su post me ha traído a la mente mi época en Salamanca, los bares del Humedo en León, la Bodeguilla de Basilio en Cuenca y tantos y tantos otros... Qué bueno que aún quedan lugares con el sabor de los cafetines y las tascas de antaño!!!

    ResponderEliminar
  8. Una radiografía real de las viejas costumbres, salpicada de nostalgia, donde las modernidades se extienden difuminando tradiciones y modos de vida.

    Besos, Abuela.
    Luis.

    ResponderEliminar
  9. Mi muy estimada abuela, esos noctámbulos, queen una mesa de café, otrora arreglaban elmundo, están hoy sentados frente a una PC, protegidos de los que no entienden el sentir de un pueblo pensante, delirantes y soñadores, añoro tiempos donde se podía debatir sin ser oposición, y poder decirnos las cosas de frente, sin que el otro nos mal interprete.mis respetos y la sigo a diario.

    ResponderEliminar
  10. La cultura se fragua en el pueblo, en las costumbres de los hombres y en su desarrollo,ciertamente hoy en día todo es decadencia, no sólo en tu pais Abuela, aquí en España ya hay quien lo da todo por perdido, quieren quitarnos nuestra identidad, como tu dices : "Que triste para un pueblo cambiar su idiosincrasia!. Abuela, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Dedicado con todo mi afecto para ti querida amiga;

    De nuevo estamos
    visitando y leyéndonos
    los espacios

    Compartiendo sentimientos
    en poéticos encuentros
    y sentida emoción

    Abriendo el corazón
    al amigo más cercano
    con respeto y admiración

    Somos aves que viajamos
    hoy presentes estamos
    mañana no lo cuestionamos

    Estos momentos
    aún siendo segundos
    deben de ser estimados

    No olvidando
    la huella que me has dejado
    siempre que a tu lado
    he estado.

    Siendo muy apreciado
    por el tiempo que me has dedicado
    en cada momento que he visitado

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  12. No puedo dejar de hacer el paralelismo con el hoy. Súmamente interesante, abue, me encantó.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  13. Abuela,
    Evocador y como un buen café me deja un agradable sabor a añoranza.
    Tu pluma vuela y nos funde en mundos alternos que de alguna, manera están ahí pero, ya no sabemos apreciar.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  14. Snif... snif... ¡Es cierto, abue! Pero para eso estás vos, para rescatar la esencia del bandoneón, la milonga y los cafetines perdidos.
    Pucha, si a tu escrito le ponemos música, también se convierte en tangazo :)

    Hermoso desde la nosltagia que deja un nudo en la garganta. ¡Me cacho!

    Besotes, abue, sos una genia.

    ResponderEliminar
  15. Creo que lo que planteas en tu texto, pasa a nivel global, en todos los países ya no es lo mismo que antes, y lo mismo dirán los jóvenes cuando tengan nuestras edades, estarán añorando el ayer de sus abuelos. Una muy buena reflexión.

    Besos y abrazos abue.

    Aída

    ResponderEliminar
  16. Esto tambien va con las generaciones,compañeros de trabajo mas jovenes te miran raro cuando cuentas a donde ibas o lo que hacias,pero siempre estan los sitios que resisten con gente como tu, abuela.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Nos están matando al tiempo,acribillando ideales y acosando a los recuerdos. Nos están agarrando a los sueños y pintando en ellos, conveniencias. Nos están quitando lo que fuimos y aunque gritemos y "pataliemos", nos comerán vivos....
    Un besito Abu.
    Que nostalgia me has dejado en el cuerpo.

    ResponderEliminar
  18. Abuela, ojalça te agamos caso y nunca termine los viejos cafetines!
    Besos abuela!

    ResponderEliminar
  19. Dame la direccion de ese lugar del sueño y voy ahora sin pensarmelo.
    Dime que los viejos tiempos no son tan viejos, y que existe un sitio donde el arte no viva para morir sino solo para vivir.

    ¿no existe verdad?

    saludos de rick

    ResponderEliminar
  20. Pues sí, mi querida Abuela, tu país, de legendaria cultura bohemia, ya no es lo que fue y sufrió mucho para dejar de serlo. Pero aún quedan los recuerdos...y las esperanzas. Y otro beso, mi querida narradora de hermosas historias de otros tiempos...

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.