Me siguen...

Traductor

domingo, 9 de mayo de 2010

EL AMOR, Y SUS LENGUAJES

Abrasaba con sus piernas el estético instrumento, mientras su mano,  acariciaba con el arco  las cuerdas, con sus dedos etéreos modulaba la melodía, su rostro impenetrable, acrecentaba su belleza, parecía ajeno al movimiento de sus manos.
La melodía viajaba por el aire, atrevida,  entraba por los balcones hasta perderse en la distancia.
El hombre del bastón blanco, dirigía una orquesta imaginaria gozando de la música, su rostro absorbía los vaivenes de las notas, sus gestos  terminaron a un tiempo con la melodía.
Desde que se ocupó el departamento al fondo del jardín, todo cambió, la música llenaba los vacíos, las horas muertas, de tantos solitarios que vivían en el  lugar...quien sería?.
Era un amplio solar, en el que se construyeron departamentos, entre jardines donde solían recrearse los moradores, el perfume de  enormes magnolias, mantenía ocupadas a las laboriosas abejas.
El hombre caminaba con la seguridad que da el terreno conocido, encontró su banca y se sentó, tenía en su falda plegado el bastón guía.      De pronto por las cercanías sonó el chelo,  practicaba los tonos graves,- quien es-?,  se preguntaba el hombre, el perfume de las magnolias devoraba cualquier otro perfume, en la cercanía.
La música cesó, cuando escuchó el roce de sus movimientos pausados, se animó a preguntar - estudiando?-
Una voz que puso todo su ser en alerta, respondió, -si, nuestro director es muy exigente- la voz de la mujer, respondió con cortesía.      - Ejecuta en algún grupo musical?-   Afianzada en su voz la mujer respondió- si, en la sinfónica-
La frecuencia de los encuentros se hizo cotidiana, aprendió a conocer su fragancia entre las flores, sus tonos de voz, la presentía tímida, y prudente en sus palabras.     Al no tener contacto físico, ni visual, su imaginación jugaba a darle formas  al rostro, y colores a sus ojos.     Paseando por el jardín,  un día sus manos se rozaron sin querer, se tomaron, la tarde los sorprendió abrazados al resguardo de los macizos de flores.
Sintió las manos de ella recorrer, suavemente su rostro, su boca besaba el lugar que sus yemas dejaban, dibujando un camino invisible en el rostro  del hombre.     Cuando besó sus ojos ella musitó  -que bello eres, como quisiera poder mirarte a los ojos, y bajo este sol, decirte cuanto te amo.       El rostro con barba incipiente, del final del día, comenzó a reír, tomó el rostro de su amada entre sus manos, antes de besarla dijo  - nosotros vemos el amor en la luz del Alma, le damos forma  con nuestras manos, y lo conjugamos en el deseo-         Los amantes se habían encontrado en un mundo de sombras, donde solo ellos conocían los caminos, y el amor se dibujaba cada día en el rostro del otro.

13 comentarios:

  1. Que bonito, madame. Y es verdad que no hacen falta los ojos, porque el sentimiento puede expresarse perfectamente a traves de los restantes sentidos, y resultar todo tan encantador como lo que usted nos describe.

    Feliz tarde de domingo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Que forma tan amorosa de hablar del amor. El amor y la música tienen ese carácter tan inexplicable que nos hacen creer que el mundo no es tan malo como parece. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Abuela ¡que hermoso! el amor se siente en el alma, la mayor parte de las veces ni miradas ni palabras solo con la compañia basta,la dulzura de unas manos unidas , unos pasos caminando hacia el mismo lugar ... y si encima hay una linda música de fondo...da igual que no envuelva la luz el sentimiento.
    Un abrazo amiga mia, espero hayas tenido un bonito domingo!

    ResponderEliminar
  4. Querida abuela

    Palpar, pero sobre todo sentir y oler, antes que ver. Dicen que he ahí la esencia del amor. A saber. Tantas formas de verlo y entenderlo... más allá de lo que los ojos nos muestran.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hermoso relato. No sabes cuánto me ha gustado esa expresión, ...nosotros vemos el amor en la Luz del Alma. Gracias y abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Los sentidos al servicio de la vista, seguro que se imaginaban perfectos, así se sentían y sin dudarlo lo eran también.
    Muy bello canto al amor, un beso, Who.

    ResponderEliminar
  7. muy bueno tu escrito, mi estimada amiga.
    besos

    ResponderEliminar
  8. ABU. Este relato es maravilloso. Los invidentes desarrollan otro sentidos más que nosotros.
    Saber percibir más el olor de las cosas, los ruidos.
    Una historia de amor bellísima. Un abrazo de abuela a abuela, Montserrat

    ResponderEliminar
  9. 物語は、美しい。
    しかし、自然は儚いです。

    ResponderEliminar
  10. El amor y sus misterios..
    hermoso relato abuela frescotona
    besos grandes grandes

    ResponderEliminar
  11. Me encantó abuela, en medio de su oscuridad descubrieron la luz de dos bellas almas. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  12. El amor cuanto más ciego mejor....Hermosa historia.
    Un besito.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.