Me siguen...

Traductor

viernes, 7 de mayo de 2010

MELANCOLÍA

Caminaba por el parque vestido de otoño, ella ya llevaba el invierno dentro.
Las hojas crujían a su paso, le gustaba ese ruido, gozaba esa mezquina satisfacción, de sentir bajo sus pies, ese ruido destructor, que marcaba el ruido de su lenta marcha, como si fuese un gigante dejando su marca en la tierra.
Era un día,  en que el pasado se negaba a ocupar su tiempo.
Toda la Naturaleza, cumplía sus ciclos de una manera tan estricta, que trasmitía cierta felicidad, de cumplir su rol existencial.        Solo el hombre, tenia dudas de sus tiempos vitales, y supuestamente trascendentes.
La verdad, es que nada es absoluto en esta dimensión, ni la verdad misma.
En el piso,  caminaba diligente un hornerito, buscando lombrices en la humedad de la tierra, ambos se veían todos los días, ninguno de los dos perdió su ritmo.
La mujer pensaba, todas las cosas y los seres carentes de razón, aceptan su destino, por que el hombre que la posee, quiere ir mas allá,  de lo que  se encuentra en los libros de la vida?.       Acaso creerá que la creación, y los dioses en los que siempre necesitó creer, son una mentira?.
Se sentó en un banco, y cerrando los ojos, se dejo ser como un integrante del bosque, la llovizna silenciosa, caía en su rostro,  suave como una caricia, una hoja rozó sus cabellos, la brisa le hizo sentir que el tiempo se iba, la mansedumbre de la Naturaleza, pareció consolarla en ese día melancólico.
No podía quedarse en la duda, mientras hubiese vida la incertidumbre, será el motor de la búsqueda.
Terminará alguna vez?.

19 comentarios:

  1. Yo creo que nunca terminará, y eso es lo bueno. Estamos en la búsqueda infinita, y eso, increíblemente, lo he leído en los últimos dias en varios blogs. Por lo cual, me encuentro haciendo, en todos lados la misma reflexión. La búsqueda no puede terminar y eso es lo bueno, que si no, nos moriríamos de aburrimiento. Beso, abue.

    ResponderEliminar
  2. Querida Abuela

    Tu creatividad me rebasa, apenas venía yo a comentar en tu entramada sobre el amor (que por una vez triunfó) y ya tienes otra, donde bordas un tema que me apasiona: la melancolía.

    Esta mujer, tu protagonista, es un retrato muy veraz de la melancolía que a veces nos inunda sin motivo aparente. Decía Víctor Hugo que la melancolía es la dicha de estar triste.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. HOLA ABUELA: Yo he buscado muchísimo, al final he elegido los valores, que me trasmitieron mis padres, que son los mismos que la ética, pero además con una Esperanza y Amor hacia Dios.
    Pero bueno, yo respeto a cada persona piense como piense, al fin y al cabo todos venimos de la madre Tierra.

    Besos amiga, Montserrat

    ResponderEliminar
  4. Seremos nosotros mismos una mentira, madame, el sueño de un dios? Desapareceremos cuando él o ella se despierte?
    Por si es así, aprovechemos la vida y vivamos cada dia como si no nos fueran a regalar otro más.

    Feliz fin de semana, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Pues no seguramente seguiremos con la incertidumbre, con la ilusión de que algún día podamos ser libres.
    bonito relato , me gusta.
    besos enormes benchi te quiere.

    ResponderEliminar
  6. Espero que no, que no acabe nunca, que seamos capaces de mantener nuestra curiosidad infantil, que seamos capaces de vivir en una búsqueda constante...

    ResponderEliminar
  7. Este post, me ha parecido el primer post existencial que te he leído, quizás pasé otro por alto. Muy profundo abue, me gustó realmente y lo leí con mucho detenimiento.

    Es un placer pasar por tu espacio.

    Saludos cordiales,

    Aída

    ResponderEliminar
  8. Hola abuela, te saluda otra abuela.
    Me gustó tu blog , seguiré pasando, te invito al mio.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  9. Nunca Abuela, la busqueda no terminará nunca porque ese afan nos guía...
    Me gusta mucho el relato de hoy, las tardes en que la melancolía se apodera de uno mismo son como mágicas, nos devuelven al pasado,nos hacen ver con paz hechos lejanos en el tiempo... en fin a veces la melancolía es el mejor bálsamo para un alma inquieta...
    Un abrazo amiga !

    ResponderEliminar
  10. Me gustó tu relato. La melancolía tiene esos ramalazos que no son más que un suero para volver a sonreir, y moverte cada día como las olas del mar, vivas y felices, sin torcer su rumbo.

    Mil besos, admirada Abuela.
    Luis.

    ResponderEliminar
  11. Ya te lo he dicho y te lo repetiré infintas veces, si hace falta: Cuando tocás temas tan filosóficos dan ganas de leerte durante horas, de que el texto sea más largo y no se termine por un buen rato. Te admiro, abue.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  12. maravilloso viernes...con melancolía
    me quedo reflexionando en si es verdad o mentira, en si seguir buscando o ni siquiera intentarlo...
    y me quedo con la búsqueda, aunque tan solo reciba una sonrisa...

    Un beso grande, abu!!

    ResponderEliminar
  13. Filosofar contigo, compartiendo un cafetito con hielo y sin leche ni azúcar, debe ser una delicia a tenor de tus relatos abuela querida.
    Me abres mundos nuevos y sensaciones olvidadas o desconocidas... ¡¡es un placer leerte!!

    ¿sabes? me invitaron a contar siete de mis secretos confesables y -para conocerte mejor- me gustaría que tú nos contaras alguno de los tuyos...
    aquí está la invitación:
    http://puntodelocura.blogspot.com/2010/05/puntos-al-descubierto.html

    besos y abrazos. Buen fin de semana, querida amiga

    ResponderEliminar
  14. creo que no!! excelente relato, djas ese mensaje de siempre.
    besos

    ResponderEliminar
  15. Hoy he madrugado un poco más de lo habitual aún siendo un día más tarde para despedirte el fin de semana, esperando este te proporcione el descanso emocional que durante la semana es impensable.

    Un beso aterciopelado te acerco para acariciar tus mejillas.

    Chao

    María del Carmen.

    ResponderEliminar
  16. la melancolía también duele, arriba ese ánimo...


    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  17. Hola abuela. Te conozco de otro blog, el de Arias y se me ha ocurrido pasarme por aquí a saludarte. Estaba dudando si opinar algo cuando he visto el lazo del NO A ETA y ahí me he emocionado. Gracias por tus ánimos; no debemos ceder ante la banda terrorista. Nunca. Ni ante ese terrorismo ni ante ningún otro.

    Y en cuanto al tema de tu post opino que si tenemos razón es para que la usemos y busquemos, sin cesar, hasta encontrar la verdad. La verdad nos hará libres. Al mismo tiempo para encontrarla hay que dejarse llevar por el corazón y no fiarse solamente por la razón porque nuestras capacidades son muy limitadas para entender el gran misterio de la vida y de la existencia del hombre. Seamos inocentes como niños y vayamos a Jesús. ¡Dejad que los niños vengan a mí!

    Besos, guapetona.

    Susie.

    ResponderEliminar
  18. Lo maravilloso de vivir es la posibilidad de la sorpresa diaria. Y si nos dejamos abrazar por la sensibilidad cada cosa pequeña que se nos atraviesa en el camino nos produce asombro.
    Hay una frase q dice: ¡QUE NUNCA SE NOS HUMEDEZCA EL ASOMBRO!como síntesis de estar vivos.
    En cuanto a la palabra melancolía prefriero utilizar "nostalgia", aunque para que ambas existan no queda otro camino que escarvar en los recuerdos.
    Un abrazo grandote Abuela!!!!

    ResponderEliminar
  19. Bonito y la pregunta que haces ... pues no tengo la respuesta, . Aunque me gustaria no tener que plantearme nada, como un árbol , como una montaña

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.