Me siguen...

Traductor

viernes, 11 de junio de 2010

ILUSIÓN

La madre y el niño caminaban, ella feliz
luciendo su vástago que 
colgado de su mano, saltaba en un pie.
Salieron de compras, buscando zapatos
azules,  el niño quería lucir.
Caminar el mar, sin mojar los pies.
No, mi niño, el mar no se camina,
el mar se navega.
Oh madre, entonces, los quiero celestes
correré cometas en el cielo.
Mi niño, el cielo es para volar
no podrás volar con zapatos.
Ya sé, los quiero verdes
seré un árbol que guarde los nidos.
No mi niño, si eres un árbol, no podrás andar, ni correr.
Mamita, de que color son los zapatos ?
Hijo mio, son de charol,
en ellos se reflejan, el mar, el cielo, y los árboles.
Entonces, quiero zapatos de charol ¡ ¡ ¡

23 comentarios:

  1. Los niños a veces nos sorprenden con sus preguntas y respuestas. Siendo como ellos, o mejor dicho, volviendo a ser como ellos, nuestras vidas irían por otros derroteros.
    Siempre me sorprendes con tus fantásticas historias.
    Un gran abrazo con zapatos de corcho, para que puedan navegar a través del ATLÁNTICO.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso, sencillamente hermoso !!! me ha encantado abuela, ¡Quien pudiera contener todo el mundo en el reflejo de un zapato!. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un poemita que tiene mucha musicalización. Se puede volver canción. ¡Felicitaciones Abue! Saludos cordiales,

    ResponderEliminar
  4. No hay que cortar las raíces a los sueños a un niño

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Entrañable poema, qué bonito es creer en la ilusión y poder sentirla como lo hacen los nilos. Besitos

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡precioso abuela, no se me ocurre decir nada mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Precioso poema abuela frescotona, tan lleno de sensibilidad... el hijo y la madre ese amor tan grande.. y los zapatitos de charol elegido por reflejar el cielo y la tierra. Que cosa más linda has escrito hoy.
    besos con romero, y si he tirado la casa por la ventana en mi humilde blog, seguramente intentaré cambiar algo pues no soy muy ducha en la materia.

    ResponderEliminar
  8. Ay que bonito, madame!
    De pequeñita yo tenia unos zapatos de charol. Me apretaban el pie, pero me daba igual, porque eran tan bonitos que me gustaba ponermelos. Me fascinaba el brillo del charol.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. lindisimo el relato, solo que la mamá le dijo muchos NO, los niños tienen el asombro, el alma, los ojos de poder caminar el cielo,el mar o el universo nosotros los adultos dejamos volar muy poco nuestra alma.
    no lo digo por vos que te imagino como una cometa de luces, un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito, querida Abuela, tierno,dulce, emotivo, cariñoso... ¡Feliz!. Enhorabuena.

    Un abrazo.
    Luis.

    ResponderEliminar
  11. Abuela, mucho gusto me dio conocerla, leerla y sentir lo fresco de sus letras, preciosos blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. De niña los odiaba porque no sabía que los zapatos de charol eran mágicos... tú los hiciste Mágicos Abu.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  13. gracias por visitarme, siempre son muy bien recibidos los seres especiales como vos, un beso.

    ResponderEliminar
  14. Lindo poema Abuela, qué bonito si pudiésemos mantener siempre la curiosidad, la inocencia y la ilusión de un niño. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  15. muy bueno, muy bueno, como siempre son tus relatos.
    besos

    ResponderEliminar
  16. Qué precioso poema, y qué tierno e imaginativo, te ha quedado bordado, querida Abu. Ahora mi Abu es poetisa, venga a seguir en la brecha, que te salen fabulosos los poemas, amiga mía.

    ResponderEliminar
  17. Uyyyyyyyyyyyyyyyyy...zapatitos de charol...antes los nuiños hacían todas esas cosas con sus zapatos...de charol...pero ya no vienen...

    ResponderEliminar
  18. Intentando con la poesía; me parece genial.
    Un abrazo abuela y buen domingo.

    ResponderEliminar
  19. Cada día aprendo algo contigo...
    es genial, gracias Abu...

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  20. Hermoso, de veras. Llega hasta el fondo del alma.
    Abuela, te comparto algo que recitaba cuando era muy, muy pequeñita:
    "Tiene el caracol su casa;
    la pielecita el ratón;
    el lorito tiene plumas.
    La mariposa, buen Dios.
    Y tú, mi querida niña,
    ¿no tienes algo mejor?
    - Yo tengo mi vestidito,
    y mis zapatos de charol"

    Gracias!! Te abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo me la se de diferente forma me la recitaba mi abuela, es cincreible que aun la recuerde.
      El caracol tiene su casa
      su pielecita el ratón
      el lorito tiene plumas
      la mariposa un buen dios
      tiene unas pintadas alas
      que alegran el corazon
      y tu mi querida niña, no tienes algo mejor
      yo tengo mi vestido
      mi zapatos de tacon
      un techo que me cubre de las lluvias y del sol
      mi padre que tanto quiero
      mi madre que adoro yo
      la salud y la vida que me da el señor

      Eliminar
  21. La ilusión del niño chico.

    Que bien reflejas en esta entrada la santa inocencia de los niños.

    Besos de abuela a abuela, Montserrat

    ResponderEliminar
  22. Alguien sabe quien es el autor de este poema Y como se llama? "Tiene el caracol su casa....Todo me lo da el Senor"

    anar 59@gmail.com

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.