Me siguen...

Traductor

martes, 29 de junio de 2010

LA GUERRA DE CEÚ

Noche de plenilunio, serena, blanca...silenciosa.
La escritora,  inclinada sobre su vieja máquina,  tecleaba los poemas,  en mansa inspiración de soledad.
Disfrutaba Ceú la quietud, y el fruto de su mente incansable, que no se rendía a la mediocridad de palabras obvias, para describir,  las nobles pasiones del ser humano.  Extendió la mano, y comenzó a libar el granate malbec... cuando un canto quebró la quietud del momento.   Atragantada, con el trago malogrado, salió despedida de la silla, en dirección al amplio parque de su morada, llevaba un objeto en su mano, que arrojó ciega a la oscuridad, acto que aumentó el "griterío", y la bulla del noble Teru-Teru, gran celador de su nido y sus espacios.  La escritora aventaba todo a su alcance, el ave gritaba endemoniada revoloteando sobre su nido.Los Terus, anidan en el piso, este lo hacía debajo de una mata, desgraciadamente para el pájaro, en medio del parque de Ceú.
Al pobre Teru, le llegó el progreso, pero este, resistió el desalojo.
De un portazo la mujer regresó a su escrito, silenciosamente el ave, se asentó en su nido, y pensaba en lo molesto que era el teclado -¿Es que ésta mujer, solo trabaja en la noche?-  Teru-Teru solo quería dormir, escondió la cabeza debajo del ala, al lado de su compañera y se adormeció.
A la luz de la luna, el can olfateaba buscando restos de comida, el ave abrió los ojos y lo vio acercarse, esperó, y salió volando al ras del piso, gritando y aleteando sobre el perro, en estos menesteres estaba, cuando con un brusco movimiento del timón de cola, salvó su cabeza de un zapato, que pasó en raudo  viaje hacia lo desconocido.  Esto asustó al perro, que salió huyendo, ya no se encontraba entre dos fuegos, venía planeando la oscuridad, cuando una pantufla le rozó el ala, y desequilibró su vuelo, dando tumbos , aterrizó en los pies descalzos de la poetiza; quedaron frente a frente, inquilino y usurpadora,  en duelo de miradas, nadie pestañeaba, por fin el ave abrió el pico, y lanzó su mas furioso Teru-Teru, aturdida por el canto, la mujer reconoció la valentía del ave.  Dio media vuelta, y entró, el pájaro recaló en su nido, por esta noche había concluido la guerra, la escritora apagó la luz, el  ave guardó su cabeza en el ala, y sacudió enérgicamente las plumas de su colita... a dormir.

20 comentarios:

  1. ¡Que relato! muy buena guerra.
    Felicidades, besos.

    ResponderEliminar
  2. Nadie dijo que la creación literaria fuese fácil.
    Encantador como siempre.
    Un beso, Who.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso relato y es asi el tero es un gran guardíán valiente y combativo. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  4. Hola abue., estoy de nuevo por acá. Vine a leerte y me encantó tu relato, es precioso.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Muy graciosa!!! Todavía sigue con su chillido noctámbulo el ave. Su cojera no le impide cantarle a la luna,
    las estrellas lo bendicen,
    querida señora.

    Trate de que no sepan dónde vivo los de la sociedad protectora de animales.
    Besos y gracias por su visita, ha sido de gran ayuda, veo. Su escrito me ha gustado y he reído con ganas.
    C.

    ResponderEliminar
  6. Abuela, que buenìsimo relato el que nos trae hoy,sobre todo porque el teru teru es un ave caracterìstica de por aquì

    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Cuanto daría por una noche en la que pudiera escribir en ese silencio y sólo el ruido dulce de la naturaleza...

    ResponderEliminar
  8. Un ocupa en el jardin,al final hubo que anteponer la buena vecindad a estar siempre con el hacha de guerra.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. a veces cuando pinto mi perrita intenta participar y alguna vez algo de pintura se llevó en los bigotes.......

    un abrazo abuela

    ResponderEliminar
  10. Ay, madame, que autobiografico me ha parecido este relato! jeje, encantador!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. magnífico relato abuela, ahora que vuelvo por tu casa

    ResponderEliminar
  12. jeje, muy bueno, Abuela, original visión. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  13. Me encanto abuela, me encanto de principio a fin...la noche, la soledad para escribir, los animalillos...la pequeña guerra...todo, me encanto todo.Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  14. No lo entiendo, querida abuela... de pronto dejan de llegar tus entradas y de pronto vienen 17 ó 18... miraré qué duende anda trasteando por el reader, y me pondré al día entre hoy y mañana :)
    ...

    ¡¡magnífico relato!!!

    beeesooo

    ResponderEliminar
  15. Y para no variar tu relato envuelve con dulzura, con honestidad, se percibe como se escurre tu nobleza en tus creaciones.
    Para mi abue, la fiel compañera de mis ecos y suspiros es la madrugada.

    Un abrazo grande, muy grande.

    ResponderEliminar
  16. ... para escribir debemos fugarnos del exterior hasta ponerle atencion solo a las cosas que nos interesan de él. Ahora, no entiendo si el Teru Teru molestaba por su impetu? Por que podemos escribir con el ruido de los automoviles y el de la radio, pero nunca el de un reclamón Teru Teru? Beso <3

    ResponderEliminar
  17. Pero que relatos tan llenos de expresiones. Te leo cuando son la once menos veinte minutos de la noche. y me gusta leerte, te quiero mucho abuela frescotona.
    besos

    ResponderEliminar
  18. Eres estupenda narradora Abu, pobre Teru invadido que se ve obligado a luchar por su morada cada día.
    Bendita inspiración la tuya que nos deleita con cada relato
    Besitos.

    ResponderEliminar
  19. excelente relato, como siempre tú y tu creatividad.
    besos

    ResponderEliminar
  20. Pobre Teru Teru, que no la dejaban dormir en su nidito...Menos mal que al final lo consiguió. Un beso grande Abu querida!!!

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.