Me siguen...

Traductor

jueves, 24 de junio de 2010

LOCOMOTORA VS. CHIPACA NEGRA

La gente del pueblo, se amontonaba frente a la única ventanita de venta de entradas, el comisario, ordenaba a los recién llegados en larga fila, de animada charla.
La vieja pared de ladrillos desnudos, del club social, cultural y deportivo Las Delicias, del  pueblito de Altautina, mostraba la pegatina de afiches, de la gran pelea del siglo, Locomotora, versus,  La Chipaca Negra.
El aspirante, venía a hacer esta pelea, como práctica de su preparación,  por la pelea del título.
Se acondicionó el tinglado de la cancha de básquet, y se armó el ring, los asistentes a tan magno evento, todos parados, pues no había gradas, ni sillas. El reflector que tenía el viejo auto del médico, ese que traían los autos de lujo, donde hoy va el retrovisor de la puerta, alumbraba el ring, conectado a una batería de auto.
La noche de invierno hacía humear las bocas, las manos se calentaban a fricción y ginebra.
Se anunció la entrada del visitante, el Locomotora, la gente lo recibió con gran silbatina y aplausos, salió del baño de hombres,  acondicionado como camarín, traía una bata larga de terciopelo rojo, con capucha, y botitas negras brillantes, en la espalda,  el anuncio de un  esponsor muy importante, caminaba entre la gente dando pequeños golpes al aire, al ritmo de una melodía popular, cuando subió al cuadrilátero fue aplaudido por todos.
El dueño de casa, se hacía esperar, comenzaron los aplausos de protesta, en el momento que del baño de damas, salía Chipaca Negra,  traía como atuendo un luminoso poncho con flecos,  de vivo color amarillo y un pantaloncito azul, del club de sus amores.    En los pies, calzaba unas zapatillas,  que de tan blancas parecían pintadas, sin medias.          También tenia un esponsor, el aviso en el poncho decía, "Chichilo  Intendente".
Llamaba la atención una larga trenza, que colgaba a sus espaldas como si fuese un chino.
Subió al ring, y el griterío llegó al paroxismo, el Chipaca emocionado saltaba  con los brazos en alto.
Sonó la campana, prestada del colegio, haciendo honor a su nombre, Locomotora avanzó como tal, con su monumental físico, la Chipaca, más que esquivar, se escondió del primer mamporro, agachándose, cuando levantó el torso se encontró con un mazazo en el estómago, que lo desinfló y lo mandó contra las cuerdas. Estas lo regresaron con tal violencia, que su cabeza chocó con la ceja de Locomotora, el público  era una jauría, sonó la campana.
El rincón del Chipaca echaba aire, ponía hielo, y trataban de tapar la cara de furia del contrincante, al que no le podían parar la sangre del ojo.
¿Como voy?, preguntaba el Chipacaba. A lo que el rincón  respondía , De diez, ¡seguí así!-  Campana, en medio del cuadrilátero el Chipaca rebotaba de soga en soga, como esas pelotas de frontón, lo que daba mas furia al Locomotora.  El que manejaba el reflector encandiló al grandote, cosa que aprovechó el pícaro Chipaca, que asestó un guantazo en la nariz, el otro, retrucó con un gancho al plexo, en el rebote la coleta dio media vuelta,  e inmovilizó al Chipaca, que recibió varios cross de derecha.
Locomotora quería dar espectáculo, por ello no terminó en ese momento la pelea, al soltarse la trenza, Chipaca salió disparado, momento que aprovechó para tirar unos golpes al aire. Campana.
El rincón de Chipaca cada vez más desesperado, no podía bajar el chichón que crecía como un volcán en la frente del púgil,  los ojos eran dos puñaladas en un tarro, apenas abiertos, parecía tener un riel en el pecho, le dolía todo.  
-¡Dale que vas ganando! – le gritaron desde el rincón, y siguió la lid. Chipaca rebotaba y Locomotora lo atajaba, el público fiel a su crédito, gritaba: –¡¡¡Chi-pa-ca-Chi-pa-ca!!!
El gancho al mentón lo dejó inmóvil unos segundos, luego,  lentamente fue cayendo, con piernas y brazos abiertos, y no se movió más.
El silencio, como una bruma, cubrió a los presentes. Aún, cuando el árbitro levantó el brazo del ganador, nadie se movió, avergonzado, éste bajó del ring y se fue.
La gente subió y levantó a su ídolo dormido, a fuerza de gritos, ginebra y aire, despertó Chipaca Negra.
En los saltos había perdido una zapatilla, se la pusieron, lo cubrieron con el poncho amarillo de sol, acomodaron su coleta y lo subieron en andas. Esa noche, el Club Las Delicias, del pueblo de Altautina, honró a su campeón de box.
Mientras la multitud animaba las calles, un autito oscuro se perdía por el camino del maizal.

26 comentarios:

  1. Madame, menudo estilismo llevaban!
    Un deporte cruel, al que muchas veces empuja mas la necesidad que la vocacion. Pobrecito Chipaca. Su dolor sirvio de animacion a la gente esa noche.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Nunca me gusto la violencia, aunque sea "disfrazada" de deporte...Un abrazo Abuela.

    ResponderEliminar
  3. Historias que sólo tu rememoras con tanta veracidad y atención...
    te mando un beso enorme todo para ti porque eres hermosa y valiente.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no soy amante del boxeo, has descrito con mucha maestría aquella noche en que se enfrentaron Locomotora y Chipaca.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estas historias se repiten por estas zonas. De hecho, conocerás la canción "Cachito, campeón...", ya que viviste por acá.
    Además, los sobrenombres de los boxeadores son muy divertidos, y ahora, con las mujeres en el ring, esto se puso más gracioso todavía.
    Acá tenemos las hermanitas Benavídez, que le dan duro a quien se ponga adelante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la descripción de la noche de invierno, no me gusta el boxeo porque conlleva demasiada violencia, pero me ha gustado el relato, tiene mucho calor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. A mi tampoco me gusta el box, pero no he parado de reír con esta narración. Me la imaginé toda en blanco y negro, y de fondo, las notas de una pianola desafinada. Ya sabes, en cámara rápida los mamporros, las caídas, y Chipaca, con un pequeño y gracioso bigote, rebotando de soga en soga… ¡Vientos URRACARRANOS, abuela!!!! Gracias por esta velada tan divertida! Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Buenos días abu:

    No me gusta mucho el bexoeo, per lo prefiero a los toros, pues los que se enfrentan, los dos son voluntarios, por lo tanto saben lo que hacen.

    Este relsto me ha recordado más a la lucha libre, que al boxeo.Más que nada por los atuendos que describes.

    Abrazos de abuela a abuela, Montserrat

    ResponderEliminar
  9. Coincido con todo lo anterior Abuela, no soy yo muy de boxeo, pero me ha encantado el relato, trepidante. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  10. Un relato con ritmo y mucho estilo literario, como nos acostumbras ofrecer. Aunque tampoco me gusta el pugilismo, reconozco que forma parte del costumbrismo de muchas sociedades.

    Besos.
    Luis.

    ResponderEliminar
  11. Hola entre a conocerte tienes un blog
    muy interesante me gusto muchisimo tu relato
    y tu blog esta muy bien para pasar bellos momentos te sigo amiga.

    ResponderEliminar
  12. Madre mía, mi querida Abu, eres capaz de relatarnos de todo y con una naturalidad pasmosa, ahora incluso te adentras en el mundo del boxeo. Puedes con todo, querida amiga, no hay barrera que se te ponga por delante. ¡Y además, qué bien lo haces! Un beso enorme y disfruta del fin de semana, preciosa.

    ResponderEliminar
  13. Abue,que tu relato está her-mo-sí-si-mo.

    te voy a pedir un favor,algo loco.

    si que creo que puedes hacerlo.

    quien cómo tú para estos menesteres.

    cuando termine éste juego de futbol del domingo,que ya me imagino quien lo va a ganar,
    me gustaría que lo reseñaras tal y cómo lo haces con esto del box.

    creo que en tus palabras, en un post muy tuyo, lo podremos saborear bien rico ese triunfo tus seguidores.

    ¿ me harías ese favor Abue fresca como las mañanas de mi país?

    recibe un abrazo de tu amiga Marucha, mexicana muy plantada en la realidad en cuestiones futbolísticas

    ResponderEliminar
  14. Menudo combate, y muy bien descrito y la ropa que llevaban.
    Me ha gustado mucho, nos leemos. Gracias por visitarme estas en tu casa.
    Besos, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  15. como siempre tus relatos son muy de la tierra.
    besos

    ResponderEliminar
  16. No sabés cómo disfruto de tus historias, abue, me hacen acordar a todas aquellas que mi padre me contaba de chica, ya que él había nacido en Córdoba pero fue criado en un pueblo de la Pcia. de Santa Fe (San Jorge). Todas (las historias) tienen un común denominador: son recuerdos imborrables de quien las narra.

    Besazos abue. Buen finde :)

    ResponderEliminar
  17. Abu, relato estupendo... ya sabes que me encanta pasar por aquí los fines de semana.


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Se acerca
    en mutuo silencio
    y languidez extenuá

    Otro fin de semana
    para allegar el descaso
    y ser disfrutado

    Según va emergiendo
    cual fuente cristalina
    desnudando el alma

    En un simulado abrazo
    en las verjas del olvido
    esperando el siguiente

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  19. ABUE, que recontrachin...le han pegado al equipo verde.

    ¡ caray !

    si han jugado como Argentinos inspirados por una Mano Privilegiada , ¡¡¡ah!!!

    perdon,

    si se llama Maradona.

    recibe un abrazo,miles de besos y un hasta prontito.

    ResponderEliminar
  20. Abuela eres una relatora de primera. No me gusta el box, pero le has dado a tu relato un tono real y agradable de leer.
    Un saludo.

    mariaorsa

    ResponderEliminar
  21. nos vemos en la final,Argentina contra Alemania.

    asi la veo,a lo grande,si señor.
    no faltaba más.
    Sólo los principalísimos llegarán,
    y veo a Argentina llegando,

    Todos a nivel mundial,

    a pasito de tango,

    disfrutándolo.

    recibe mi cariño,un abrazo y gooooooool.

    ResponderEliminar
  22. Cordialmente te dedico
    estas palabras, iniciando así
    el lunes con buen positivismo
    para; tí, por ser una excelente persona y amiga...


    Estelas virtuales

    Comienza la semana
    se crecen las ideas
    todo se hace posible

    Porque así lo sentimos
    la euforia nos cubre
    dejándose besar por ella

    Nos invita a ir depositando
    semillas de estima y aprecio
    en los espacios amigos

    Que desde hace tiempo
    nos unen sus letras
    que brillan en la alborada

    Con poemas imaginarios
    o conjuntos de realidades
    que nos van descubriendo
    la belleza de ese ser humano

    Que a través de los sentimientos
    nos va dejando estelas...
    ...cada vez más hondas
    para ser recordadas...

    y nunca olvidadas
    formando parte de mi estar
    al leerlas cada mañana...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  23. Abue,que me tienes en ascuas,

    que no pones el nuevo relato,
    abue...

    que prontito se acaba este mundial,

    y quiero saber lo que has sentido ante la goliza contundente que ha dado ese equipazo argentino.

    recibe mi cariño,y gooooooool.

    ResponderEliminar
  24. Abue,me has matado

    con los deseos de ver tu nueva entrada.

    cómo verás, soy muuuy impaciente.

    recibe muchos abrazos,y un hasta lueguito,es que me voy a aguisar.

    ya sabes,la casa me llama a gritos.

    ResponderEliminar
  25. estoy haciendo de comer,sólo pase a visitarte tantitito.
    acá son las 12 del día.

    Abue fresca como las mañanas de mi país,que eres un amor de amiga,me aguantas mis chiflazones.

    recibe un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ... extraños ultimos relatos. Me habia acostumbrado al hilo conductor de los de antes; pero bueno, hay que evolucionar y buscar nuevos esenarios. Como siempre un gusto leerte, Beso <3

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.