Me siguen...

Traductor

sábado, 5 de junio de 2010

NIÑO DE LA CALLE

¡Había en su rostro, tanta tristeza!
Con el vestidito de delgada tela, ella caminaba descalza, su piel, traspasada de frío ya no le hacía daño. Sí  le molestaba el ardor de la paspadura que tenía sobre el labio, ocasionado por el goteo permanente de la nariz, y la mano áspera que restregaba sobre él cuando ya el moco comenzaba a colgar de su mandíbula.
Caminaba sin rumbo, miraba de paso algún tarro de basura, a veces encontraba algo que llevaba a su boca.
Se sentó en un banco de madera de la plaza, era más tibio. La mirada recorría el paisaje urbano, como si estuviese sentada en el living, frente a la tv.  
"¿Adónde va la gente todos los días?" Un niño lloraba de la mano de su madre. "¿Por que llora?"  Tenía un enorme chocolate en su mano, ella lo miraba indiferente, no deseaba nada, casi no tenía estómago. ¡Era tan poco lo que le ponía dentro!,   que ya no sentía el hambre, es mas,  pasaba días sin comer.
En su carita los enormes ojos, avisaban en silencio que ya  quedaba poco, de la energia natural,  que los niños tienen.     La vida se le va por la boca, un alma nacida en envilecida pobreza, sin el mas mínimo resguardo existencial, nunca conoció nada de la vida, como, ropas, comidas, letras, rezos, familia.      Cuando pudo caminar, solo la dejaron ir, como a los cachorros cuando los abandonan, esperando que algún accidente se los lleve.
Tenía vestidito, seguro para tapar el pudor de otros, pues, ella no sabía que era. El silencio iba con ella, ese que da la inequidad, el analfabetismo, el cansancio innato que carga ese cuerpo desnutrido, desde antes de nacer. Ella ignora lo bueno y lo malo, es como esas babas del diablo, que lleva el viento, deambulando  por un lugar, en él que alguien la dejó y se fue. No sabe donde va, no tiene donde llegar, solo es un niño en la calle, que ya no siente la vida.
Ella no sabe, que nunca existió, no figura en el registro civil, ni en el  de bautismos, es lo que es, un ser,  un cuerpo sin alma, que el viento llevará, hasta que la erosión lo gaste.

31 comentarios:

  1. "La vida se le va por la boca", pobre vida, pobre boca, pobre, ya nadie la mirará. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida amiga, paso sólo a saludarle, discúlpeme que hoy no la lea, pero deseaba estar cercade sus letras.
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  3. Que duro y tierno a la vez.
    Terible realidad de tantos niños, que desgarran el alma cuando te miran.
    Que injusta es la vida y nostros quejandonos!
    Como aquel cuadro de Sorolla ..Y aún dicen que el pescado está caro ; como la niña afgana Sharbat Gula que tan bien retrató Steve McCurry, con esa mirada que a pesar de los años nunca cambió, y aún asi ella tenía nombre, ella exitía. La niña de tu calle , esa ni tan siquiera goza de ese privilegio.

    Escribes un grito a mi conciencia, esa que a veces parece dormirse por no querer sentirse un poco hipócrita esperando que los demás hagan algo.

    Un placer volver a leerte de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Me dejaste con el corazón estrujado, abue...
    Cariños!

    ResponderEliminar
  5. Lo peor...saber que es cierto, saber que pasa cada día, saber que hay montones de niños de la calle...que arrastran su pequeño cuerpo sin saber hacia donde...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Entrañable y duro relato Abuela y son tantos los niños que aún viven así. Una pena. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  7. Triste historia, pero real, me ha gustado cómo lo dices. Besos, Inés

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno que hayan plumas que nos traigan las realidades que duelen, así como lo haces tú. Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
  9. Triste y real a partes iguales. somos culpables todos de estos niños anónimos pero reales que algún día la vida erosionará hasta convertirlos en polvo.
    Te abrazo Abuela, eres mágica, ¿lo sabías?.
    Un besazo, Who.

    ResponderEliminar
  10. Terrible realidad. Y por eso, cuando nos quejamos de algo tenemos que mirar, primero, qué pasa por al lado de nosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. hasta cuando los tatarabuelos hayan sido bien educados, no dejaremos de escribir temas como este. muy sentido tu tema.
    un besito para ti

    ResponderEliminar
  12. Abuela, te sales ¡Que bueno!
    me gustaría que me prestases este relato y el de el viajecito en la moto de tu hijo para subirlos a mi blog. ¿Que te parece?

    besazo

    ResponderEliminar
  13. Magnífico texto, Abu querida, sobre esa terrible realidad que se abate, sobre todo en los países pobres o empobrecidos, donde abundan la indigencia y el hambre, y en aquéllos menos paupérrimos o incluso ricos, a donde también llegan los desheredados en busca de un atisbo de esperanza. Un beso enorme, abuela solidaria.

    ResponderEliminar
  14. Ay abuela que bien lo cuentas y como duele, los veo todos los días, son tantos, muchos se van de sus casas por el maltrato, en medio de su drama tienen hasta la valentia de salir solos al mundo.

    ResponderEliminar
  15. ¡¡ QUÉ HERMOSO EVANGELIO PARA EL DOMINGO!!
    No un cuerpo sin alma, sí...UN ALMA EN SU PLENITUD.
    Me ha conmovido querida amiga.
    Un fuerte abrazo.Armando.

    ResponderEliminar
  16. Ay, pobrecita, y aun hay tantos niños así por las calles del mundo. Ni siquiera tienen conciencia de su propia desdicha, porque no conocen otra cosa.
    Precioso relato lleno de ternura, madame.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Mis potrillos se han ido de playa con toda la manada. ¿Y los tuyos?...¿Cabalgan ya con tus nietos?...Ja ja ja.
    Un fuerte abrazo.
    Aún me estoy riendo.

    ResponderEliminar
  18. Abue fresca como las mañanas de mi país,que mira que este relato tuyo tiene el sabor de la sal de las lagrimas de tantos niños sin un hogar.

    Está muy bello como lo has redactado,muy conciso.

    Recibe un gran abrazo,.mi cariño y un hasta prontito.

    ResponderEliminar
  19. Abuela

    Triste, muy triste tu relato. Tan cercano a lo que pasa en muchas ciudades de mi país y de tantos otros. Triste y real.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Me has dejado de piedra.... eres una gran escritora abuela frescotona!!
    Relato triste pero real como la vida misma. Y con tus palabras defines la vanidad, los miseros hombres sin corazón y,ese angelito.. que sufre sin saberlo.
    Besos enormes grande, grande, eres amiga!

    ResponderEliminar
  21. Ese niño podría haber nacido en una familia en la que todos los días se tira comida que ha sobrado de la cena, o cuya fecha de caducidad se ha sobrepasado.
    Ese niño podría haber nacido en una familia en la que los regalos ya no son regalos, sino algo que ya no causa sorpresa porque se han convertido en una cotidianeidad; tanto es así, que en la habitación de los juguetes no cabe ni un alfiler, pero ninguno de ellos entretiene a ese niño que prefiere jugar con la arena de cualquier parque.

    Pero ha nacido en esa familia en la que, apenas pudo andar, lo dejaron ir...

    Un buen retrato de la triste realidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Snif, snif es tan cierto, abue... :(

    Infinidad de veces, al verlos, me pregunté dónde están los que quieren gobernar escondiendo a los pobres, ignorándolos. Después hablan en época de elecciones, se gastan sacándose fotos mientras besan a estos niños-fantasmas, que luego olvidan como si se tratara de un mal sueño.
    Los que no podemos olvidarnos somos nosotros, los que aún tenemos un poco de cordura, los que con las manos vacías de leyes, todavía podemos reconocer la iniquidad y la vergüenza de esta sociedad de unos pocos.

    Un beso inmenso, abue.

    ResponderEliminar
  23. Una cruda realidad. Sin embargo existen comedores infantiles donde se los recibe se les da de comer cada día y se los viste, pero eso no alcanza, se necesita más, los hogares necesitan ayuda de los vecinos de las ONG, pero algunos son ciegos y sordos.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  24. ¿Como se puede saber todo eso si no lo has vivido?
    Supongo que es ese don que tenéis los que con vuestras letras hacéis explicable lo que el que lo vive no lo escribe

    ResponderEliminar
  25. Triste y dura forma de crecer, de hacerse mayor en las penas.

    Un enorme beso.

    ResponderEliminar
  26. Abuela,

    Crudo y lamentablemente, tan real...!
    He quedado estremecida...

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Este relato te encoge el corazón, y pensar que hay seres que a nadie interesan lo más mínimo.

    Duro y desgarrador relato que me deja sin palabras.

    Un beso Abuela.

    Adelaida

    ResponderEliminar
  28. Con sentido aprecio
    para;
    la amiga que traza los relatos como nadie y que lleva por nombre Abuela llena de hermosura...


    De regreso

    Lo prometido
    hay que continuarlo...
    Mis huellas te acerco
    como antes de partir

    En ellas traigo
    aromas de un mar bravío
    que en el norte se ha quedado
    apenado al decirle adiós

    Su brisa me llama
    y las gotas de batidas olas
    que en mi cara se posaron
    susurran...
    que me sigue esperando

    La luna, su eterna amante
    con esmerada ternura
    en compañía de luceros
    van guiando el camino
    que me acercan a tu espacio...

    Ellos saben que no te olvidé
    cuando era poseída por su belleza
    tu estabas en mi pensamiento...
    por el afecto que siempre
    me has demostrado.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  29. Hola abu:

    Unos niños con tantos juguetes, y otros ni siquiera tienen lo más neceario.

    Es una historia triste, muy triste.

    Besos, abu, Montserrat

    ResponderEliminar
  30. Ay Abu, después de leerte, no me queda más que dejarte este enlace, Escucha la canción.
    http://www.youtube.com/watch?v=L5yZIYrjuvY

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.