Me siguen...

Traductor

miércoles, 2 de junio de 2010

..... Y MIS NIETOS, FUERON ABUELOS

La noticia corrió como reguero de pólvora, y el resultado no se hizo esperar, comenzó el desfile de personajes menudos a mi casa.        Nacieron los cobayos ¡¡¡
Múltiple, y Colores, los integrantes del  matrimonio peludo, fueron papás.
Los amiguitos de mis nietos irrumpían en mi casa, a cualquier hora del día, a cumplir con el acto social de acompañar a la novel mamá, que gracias a Dios, y por ser primeriza, solo dio a luz dos hermosos  retoños.
Por ser invierno, las madres mandaban a los visitantes de gorro, abrigo y bufanda, prendas que por la noche, me encargaba de recoger del patio, y llevar a sus casas.
Las amables amistades, venían con una o dos zanahorias, que los animalitos devoraban a una velocidad, que llamaba la atención de los niños, mientras sus bellas crías tomaban la teta.         Estos actos despertaban el hambre de mis visitantes, cosa prevista por mi, que recorría la fila de niños repartiendo galletas.
En fin, la verdad que yo también gozaba del espectáculo, la jaula de mas de dos metros, descansaba en el césped, los niños la rodeaban como doctores observando los  echos científicos, contando cuanto comían, las bolitas de caca, quien tomaba mas leche, y se comentaban entre ellos.
Cuestión importante los nombres, todos tenían uno para poner, pero Lucas y Candela, los dueños y según ellos los "padres", les correspondía elegir el nombre de sus nietos.   Los niños, ya tenían la pequeña sociedad organizada.       Luego se pasaban de mano en mano la familia dientuda.
De pronto llega el que faltaba, y el menos esperado, Joaquin, patitas cortas.  Es igual a una mesita de noche, con un velador de tulipa encima :  una pequeña mole cuadrada, y su "cabecita", que ya se va adaptando a su cuerpo, mi nieto es como su padre, mi hijo, tiene una hermosa cabeza, pero de esas que los amigos llamarían, "cabezón".        Entró alegando ser el dueño de la familia, y como tal quería tocarlos, los otros decían que era muy "chiquito", y los dañaría.     Los bichos asustados, se asomaban dando pequeños grititos, y unos saltos como si les diera la corriente, como el jaleo, ya adquiría carácter de turba enfurecida, Joaquin, que no renunciaba a su patria potestad, venia retrocediendo hacia la cocina, hasta que giró y salió corriendo gritando , nonnaaa ¡¡¡ .             Cuando llegó a mi delantal, los otros detuvieron su marcha, vieron en mis manos dulces, que están de moda por el mundial y ....se acabó la discusión  ¡¡¡
Nuevamente, todos sentados, mas uno, disfrutaban la golosina  "abuenados" con el intruso, comentaban los sabores.           La familia peluda, asombrada de la indiferencia momentánea de sus seguidores, silenciosa mesaba sus bigotes.
Cual será esa golosina que endulce los conflictos del hombre?
Que haga mas permeable al perdón,  su corazón ?
Siempre hay inocentes mirando con asombro, el horror,  que puede causar el desencuentro.

19 comentarios:

  1. Hola abu:
    Quye historia tan tierna.

    Es una delicia de relato.

    Recibe un abrazo desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Que hermosos momentos y que bueno poderlos ver con ojos ingenuos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. yo tuve dos burros: tigre y comino, y no supe sí fui abuelo, jajajajajaja. qué bien por tu relato tan emotivo.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Ojala encuentren pronto esa golosina capaz de endulzar el mundo, porque nos hace mucha falta.
    Curiosos nombres los de Multiple y Colores, madame, y qué alegría debieron de dar a esos jovencisimos abuelos.
    Que siga habiendo muchos momentos tan hermosos en su vida.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Me encantó, me encantó, me encantó... así de repetido :)

    Primero, obviamente tu estupenda descripción de los acontecimientos familiares y "bichares", gracias a la cual, pude estar en el patio de tu casa mirando a los cobayos. Eso sí, yo no me enganché en la rosca por el nombre, jajajajaa

    Y por último, tu reflexión tan sesuda, y que deberíamos asumir todos y cada uno de nosotros para tener una convivencia que valga la pena. La paz del hombre depende de su capacidad de perdón, de solidaridad y de bonhomía que puedan tener. No es pedir mucho, es pedir que seamos humanos.

    Un beso inmenso, abue.

    ResponderEliminar
  6. Me temo que no hay golosina que endulce el corazón violento de algunos hombres, al final son pobres individuos que algún día sus vidas también serán acabadas, aunque juegan a ser dioses.
    La historia que has contado hoy es espléndida, que entrañables palabras plasmas, me he quedado embelesada leyendote, la familia una vez más es lo más importante de nuestras vidas. Aunque también duel el sufrimiento del perseguido.
    Te mando un millón de besos por contar cosas que llegan al corazón de los hombres buenos.

    ResponderEliminar
  7. Tu gran familia debe tenerte sobre un pedestal.
    ¡¡Vaya abuela!!´
    Un gran abrazo con mis nietos y sus tambores.

    ResponderEliminar
  8. Gracias amiga por un relato tan familiar, distendido.
    No me negara que ser madre, tener esa sensibidad materna nos llena el alma y el cuerpo.Usted me gana esa maternidad y de hecho deseo que gane, se lo merece.
    Un abrazo grande.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  9. Abue,

    Qué magnífico acontecimiento!!!
    Alguna vez imaginaste que ibas a ser bisabuela de tiernas y dientonas bolitas de pelo? O_O
    Para los niños es toda una revelación de la vida y una oportunidad para, entre juegos incrementar un poquito el sentido de responsabilidad. Tú siempre conciliadora y tierna.. endulzando la vida... gracias por ello!

    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que hermoso relato abuela me imagino a la chiquillería alborozada...pero que impresionante e inesperado final le has dado...la golosina que endulce el corazón del hombre...que dificil enigma...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué bueno recordar tiempos pasados! ¡qué mejor golosina que la familia!

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Que buen relato , el pasado no siempre es nostalgioso , a mi me gusta recordarlo , si de allì venimos , porque es tan criticado .
    Saluditos
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  13. Cuan cierto, si los hombres fueramos como cuando niños, todo seria muy diferente, todo se calmaria con unos simples dulces. Abuela, me encantan tus relatos, te lo digo siempre pero no me canso de repetirlo. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  14. Ay, Abuela!!! Que no puedo escribir de la emoción!!! Qué maravilloso tu relato! Tan lleno de amor y sabiduría. Te mando un gran beso y enseguida me voy a leerlo nuevamente!!!

    ResponderEliminar
  15. Un bello relato, lleno de esa sabiduría que el tiempo siembra en las almas nobles, puro corazón Abue!
    Gracias por dejarnos abierta la puerta de este patio maravilloso, siempre es un gustazo pasar a visitarte!
    Besos y abrazos,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito, Abuela, la continuación de la vida! y qué razón en lo difícil que es elegir un nombre! Parece que no tiene importancia, pero, sin duda, entraña una gran responsabilidad, porque marca a la persona de por vida... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso relato abue. Me voy entre conmovida y sorprendida.
    Muy bueno!!

    Cariños!

    ResponderEliminar
  18. He conocido, asado de por medio, al "cabezón" de Joaquín, un simpático personaje; digna herencia de un gran ejemplo como su padre y ni hablar, de su abuela. Tu historia, como todas, engrandece los pequeños detalles que demasiada gente en este bello mundo no sabe ver. Quizás en esa parte "oculta" a la vista mezquina del hombre, se encuentre el gran caramelo de la vida.

    Mi abrazo estimada abuela.

    ResponderEliminar
  19. Que dulce!!!! me encanta la carita que se les pone a los nenes cuando ven estas cosas... hasta ganas me ha dado de comprarle una mascota al mío!.
    Un besito.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.