Me siguen...

Traductor

viernes, 16 de julio de 2010

EL KAUTHER

Como navegando el Kauther, su corazón se entregó al amor, mansamente, feliz.  Sus dulces aguas bañaron su cuerpo, las piedras preciosas de su cause, se enredaban en su pelo, formando corona de estrellas, como soles.
El amante conmovido, veía a la niña navegar, como sabio remero remontaba  la corriente, navegaban juntos las mieles, cuando avistaron  el arco iris, soltó los remos y juntos  arribaron al dueño de todos los colores.  Se cobijaron en el rojo pasión, ella dudó por el verde esperanza.
Los amantes se entregaron uno al otro como prenda de amor, el Kauther mecía la barca, que navegaba sus dulces y preciosas aguas, el río de las maravillas y los dones...el río del paraíso.
Despertaron y sus ojos contemplaron  el camino recorrido, desde ese punto avistaron el futuro, y vieron que era bello, confiados en su sino, emprendieron nuevamente el viaje.
Navegar el amor, es llevar una barca en alta mar, solo la confianza y la entrega  nos llevará a puerto.

16 comentarios:

  1. Querida Abuela

    Sin duda es necesaria la confianza y mucho valor, creo, para surcas las aguas impredecibles del amor (y salir avante de ese viaje). Y es necesaria una dosis doble de lo mismo, para volver a intentarlo cuando las cosas no han salido del todo bien en algún intento anterior.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El amor navega sobre olas desconocidas, pero siempre manejables...


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita y sabia conclusió Abuela!!! ;-) Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Delicioso relato, donde emergen las arboladuras de un destino feliz, auspiciado por la mútua confianza.

    Un abrazo,
    Luis.

    ResponderEliminar
  5. Ay abu, ya me he puesto romántica.

    Con lo poco que me cuesta ja, ja...

    El amor es un Arco Iris, con tanta variedad de colores.

    Como decia Violeta Parra.
    De colores se llenan las lores de la Primavera...
    Ay abu. Esta abuela que soy yo ya se está poniendo tontita.

    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  6. Bonito ese amor que describes aunque los hay que nacen en aguas revueltas o inluso en la inmensidad del desierto

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Paso a desearte un expendido fin de semana, con la emoción añadida al celebrar mi santo en el día de hoy.

    La fiesta del Carmen la estoy viviendo con especial ilusión y no quería dejarla pasar sin compartirla contigo.

    Un murmullo acariciando los sueños del color de las estrellas.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  8. un escrito lleno de esperanzas.
    besos

    ResponderEliminar
  9. Bonito relato, lleno de profundos sentimientos, los mismos que el amor puede albergar.
    besos para la mujer valiente, para ti.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Abu!
    Me gusto la frase final.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Sin dudarlo, este es el viaje que yo quiero hacer, con mis amadas, toditas juntas en la barca...

    ResponderEliminar
  12. Y por mi experiencia de cuarenta años de matrimonio reafirmo lo que tan bien has redactado.
    ¡¡Para que después haya alguien que diga que el amor eterno no existe!!
    ¿No será que no se aman ni a sí mismos?
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Esos son los amores que duran para toda la vida, Abu, los amores bonitos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Si deseamos perdurar con todas nuestras fuerzas y sentimientos, sin duda lo lograremos.
    Si dudamos, dudamos de nosotros mismos, mejor ser honestos y no partir en viaje, el naufragio está asegurado.
    Un beso, Who.

    ResponderEliminar
  15. Ay abuela, es que el amor es eso... darse uno mismo...darse al otro...

    ResponderEliminar
  16. Estoy totalmente de acuerdo contigo abuela. Es como navegar en alta mar, todo nos puede pasar en esa travesía, por eso amar es cuestión de valientes. Un abrazo amiga querida.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.