Me siguen...

Traductor

lunes, 26 de julio de 2010

LA TRILLA

Se ofrecen las mieses al sol, se acama el pan en la tierra, la niña corre y salta, imaginando un bosque de trigo.
Las espigas acarician sus brazos, y dan color de miel a sus ojos.
La madre, que sigue sus pasos, recoge el cereal en su delantal, sonríe y recuerda su infancia, en los mismos campos, siente en su corazón los besos de su amado, que como ella,  creció en la natural bondad campirana.
Mientras giraba la manivela del molinillo  moliendo cereal, pensaba en la trilla, llegarían pronto las máquinas y toda la gente que ayudaría en la recolección del trigo.
La máquina consistía en un enorme rolo, de unos cuatro metros de ancho, con unas palas,semejante, a la rueda de los antiguos barcos a vapor, que al girar, cortaban las espigas. La trilladora, era tirada por caballos.  Por detrás de la segadora los niños jugaban y reían, mientras los adultos hacían manojos de cereal,  que iban dejando a lo largo del recorrido, luego,  ponían la cosecha sobre grandes lonas en el piso, y hacían caminar el caballo sobre los granos, separándolo de la espiga.  Después en grandes areles, que tomaban entre dos o tres personas, aireaban al viento las semillas, haciendo volar los restos del tallo.
La mujer sonreía, la trilla era una fiesta donde todos compartían la alegría, bailaban, cantaban, y bendecían la cosecha.
Es tan sublime, la belleza de las cosas simples ¡¡¡

15 comentarios:

  1. A mí la trilla también me trae recuerdos de la infancia.
    Es muy bonito lo que cuentas y como lo cuentas.
    besazo

    ResponderEliminar
  2. Que estupendo relato has escrito, querida Abuela. Una descripción lírica de un oficio muy laborioso, pero que emerge bellamente con tus palabras. Por aquí hay un pueblo que también conmemora esta actividad ofreciéndola a todo el mundo.

    UN abrazo,
    Luis.

    ResponderEliminar
  3. HERMOSO, HERMOSÍSIMO ABU.

    ESCENAS SENCILLAS DE LOS ANTIGUOS LABRADORES.

    YA ME HAS ADORNADO EL DIA.

    BESOS, Montserrat

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo.

    La belleza está en las cosas más simples.
    Esta belleza es la que te llena el corazón.

    Un enorme beso.

    ResponderEliminar
  5. Querida Abuela

    La trilla me es una actividad lejana: en México el cultivo del trigo se concentra en el Norte del país, cerca de la frontera con Estados Unidos No obstante, esta, por decirlo así, fiesta de la triga puede semejar un poco a la recolección del café que me es mucho más cercana.

    Y tienes razón: la belleza de lo simple no sólo es sublime, también es la más cierta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tiempos muy lejanos me hace recordar con la trilla. Los de cierta edad y de ciertos lugares del mundo aún han conocido este arte de trillar. El cemento de las ciudades nos han ido sepultando el encanto y vida común que conlleva la trilla del grano y sus cantos tan alegres en una acción de gracias.
    bello relato amiga mía.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  7. Verdaderamente es sublime la belleza de lo natural, la belleza desnuda, despojada de todo adorno innecesario. A veces lo que consideramos progreso no lo es tanto, y resta hermosura al tiempo que nos toca vivir.

    Madame, aprovecho para dejarle mi saludo, aunque lamentablemente estoy con una lesion en la espalda que no me permite excesos.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Verdaderamente, en hacer cosas sencillas,está la gradeza del ser humano.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Paso a saludarte
    y a dejarte
    un fragante ramillete
    de las peonias más hermosas
    con primor cultivadas
    en el jardín de la ilusión...

    ...para que la amistad
    siempre se conserve
    sin llegar a ser marchitada
    por estar ausente
    el rocío de las palabras

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  10. Encanto de relato, yo se de esas historias, pues mi madre siempre nos cuenta sus andanzas de jovencita con el trigo, la triladora y, a pesar de la posguerra Española , aquello se convertía en toda una fiesta.
    muchos cariños para ti querida amiga

    ResponderEliminar
  11. Ay Abu!!! Me encantó la entrada, ya sabe de mi debilidad por la trilla y eso que no llegué a vivirla, pero, tenía que ser divertido, sobre todo, el ambiente que se creaba en torno a ella. Fuerte abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
  12. Claro que sí, abue, las cosas simples son las que más encantos encierran. Lástima que el hombre se empeña en hacerlas difíciles, no sabe lo que se pierde...

    Maravilloso relato, como siempre, un lujo abue.

    Besotes :)

    ResponderEliminar
  13. Hola aBue, te dejo un gran abrazo y un beso.

    Saludos cordiales,

    Vine tarde pero aquí estoy. Ando un poco liada con un trabajo de Teología que tengo que presentar.

    Nos vemos.

    ResponderEliminar
  14. Otra vez vengo con retraso, pero vengo... ¿sabes abuela? los mejores recuerdos de mi infancia son los de las épocas que pasaba en casa de mis abuelos en el campo entre cultivos y cosechas, entre olivos...¡que felicidad tan grande aquella!
    Gracias por traerme bellos recuerdos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Estoy viendo la cosecha a mano del algodón, acá, en el infierno, y parecen tiempos inmemoriales. Un abrazo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.