Me siguen...

Traductor

lunes, 12 de julio de 2010

LUCHAS COTIDIANAS

La mujer salió de la ducha, en su desnudes cruzó el cuarto,  pasó frente al gran espejo,  la imagen reflejada hizo que se detuviera, cuanto hacia que no se veía así?..., en cuerpo y espíritu, sola y desnuda frente a frente, mirando su cuerpo, como si fuese una vieja armadura, con cicatrices, arrugas, formas nuevas que llegan, y otras que se  borran.  Levantó el brazo y acarició sus cabellos, esos que fueron su vanidad, negros y largos, ahora formaban un aureola blanca alrededor de su rostro, con marcas de tiempo y de vida.
Tocó cada cicatriz, y recordó que cada una, donó su diezmo por seguir viviendo.
Era como morir de a poco, ir desmembrando ese cuerpo.  Admirar el milagro de la vida, una y otra vez.
Es caminar con el propio cadáver a cuestas,  recordar el precio, que algunos pagan por vivir.
Lentamente se vistió, y salió al encuentro de su familia que la reclamaba,  se dio cuenta,  que esos momentos eran el premio a su  tesón de seguir caminando estos mundos.

14 comentarios:

  1. Hoy soy la primera Abu y vengo emocionada por la victoria así que leo tu relato con una sonrisa, embelesada con la vida que nos llena de cicatrices pero que nos da otras compensaciones.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso texto.

    "Caminar con el propio cadaver a cuestas"

    Es así, todos lo hacemos, nuestro cuerpo sera la cascara que guardará la tumba.Nuevamente, es hermoso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. Sin dudas, las marcas en el cuerpo son nuestra historia, y no hay porque despreciarlas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Querida Abuela

    Y si nuestras marcas de vida hablaran...
    (y hay otras marcas, cicatrices que no se ven, pero sin duda son las más dolorosas).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Abuela, y esas cicatrices y ese pelo blanco...es ese pasar del tiempo desgastandose pero seguir sobreviviendo...cada cicatriz, cada cabello blanco es un triunfo conquistado al tiempo....Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  6. Leyéndote hace que perciba los sentimientos que transmiten tus palabras, por medio de la poesía o vivencias que van salpicando los momentos.
    Ello hace que me resulta muy agradable pasar un rato a tu lado visitándote y comentando.

    Un suspiro
    enamorado
    de un rayo de luna
    en el claro del bosque

    Un suspiro
    enamorado
    de las lagrimas del viento
    en el claro del lago

    Un suspiro
    enamorado
    del travieso sosiego
    en el claro del alma

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  7. HOLA ABU: "VOLVER CON LA FRENTE MARCHITA, LAS NIEVES DEL TIEMPO PLATEARON MI SIEN...."

    SIEMPRE HACES UNAS ENTRADAS MUY BELLAS Y LA DE HOY ME ENCANTA.
    ¡¡¡VIVA ARGENTINA!!!.

    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  8. Abuela querida: A veces, cuando estoy bajo la ducha,digo: "gracias Padre porque todavía puedo asearme por mí misma, porque estoy de pie disfrutando de la caricia del agua, porque tengo agua tibia y un suave jabón para limpiar mi vieja piel y gracias, muchas gracias Señor, porque ¡estoy viva!"
    Recibe mi cariño de siempre: Doña Ku

    ResponderEliminar
  9. Esas cicatrices llevan la impronta de la vida ¡pobre del que no las lleva! Se perdido lo más importante de la existencia...

    Tus escritos siempre son profundos y pensantes, abue. Un lujo.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Cuando me veo en el espejo, no me gusta , porque no esta en resonancia con mi espiritu .
    Pero habra que aguantarse !

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  11. Seguro que seguía tan hermosa como siempre.
    besos Abuela Frecotona eres impresionante

    ResponderEliminar
  12. Genial Abuela. Las cicatrices, las arrugas son bellas, porque son las huellas de lo que hemos vivido, de nuestra historia como seres humanos. Fantástico. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  13. Yo, que estoy acumulando cicatrices desde mi 1er. año de vida, también como trofeos... te prometo que las alabo cada día cuando veo los ojos de mis verdaderos y adorados premios.

    Besitos desmadrados!
    Ahora también desde deMadre...
    http://demadre-cassiopeia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Hola, mi querida Abu. Triste relato, tan real como al vida misma, pero con un final alentador: había un porqué para seguir luchando por la vida. Un besito y te sigo leyendo.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.