Me siguen...

Traductor

jueves, 29 de julio de 2010

MALO, MALO ERES...

El hombre hizo de su vida un elemento de tortura, para aquellos que conformaban su núcleo existencial : su familia.  El arma mas poderosa que tenía como amedrentamiento, era su cara.  En ella ponía gestos de furia contenida, ceño fruncido, y transformaba su boca en un promontorio a punto de estallar, como una erupción volcánica.  Ese era el comienzo, el ablande de aquellos, que según él,  eran sus enemigos.
Luego recargaba el ambiente con pequeños y furiosas patadas a puertas, muebles, y blasfemias.  Consuelo de los sufrientes silenciosos era,  que el Creador, también llevaba su parte en la tortura.
Si no conseguía resultados, ejercitaba el plan B, acicate oral de órdenes incongruentes, e insultos a media frase, sin terminar las palabras.  Luego, y a fuego lento, el silencio, la negacion de la palabra, con que castigaba al grupo de sus afectos, haciéndose una carga dificil de llevar para él mismo, pues las "víctimas", si hablaban entre ellas.
Ante este supuesto fracaso, venía el cercamiento económico, hábilmente manejaba la circulación monetaria en el hogar, al borde de la necesidad, sin llegar a cortar totalmente el flujo del dinero.
El aislamiento social, marca tendencia, se victimiza el verdugo, el grupo familiar resiste, pues cuenta de su lado a la madre, que los contiene.  Su figura se agranda entre los corderos, esto enfurece al lobo, que devastado por su egoísmo, recurre al síndrome del enfermo imaginario, victimisandose a su máxima expresión ladina.
Este pequeño, y somero retrato de una familia torturada psicológicamente, es fiel imagen de muchos hogares modernos, en los que este comportamiento enfermo se vuelve crónico, hasta que algunos miembros comienzan abandonar la casa.  Otros terminan fatalmente, pues las víctimas también enfermas, maquinan su respuesta a la violencia, o el torturador, cegado,  pierde el control en un final trágico.

21 comentarios:

  1. Me has impactado con tu relato de hoy, y valga la redundancia, tan de hoy, como muy bien dices.
    Hoy en día,las familias desestructuradas ya no son las de otros tiempos y en otras circusntancias. Las de hoy, son de una fiereza tal, que destruyen a muchas familias con inquina abominable.
    ¿Por qué hay tanta infelicidad en la mayoría de las parejas de hoy?
    ¿Por qué cunde el pánico y la desilusión entre tantos y tantos jovenes?
    ¿Por qué anteponemos lo material a las cosas realmente necesarias para nuestra vida?
    ¿Por qué falta EL AMOR?
    Cada cual que analice sus circunstancias individuales antes de criticar lo mal que está el mundo y empecemos a cambiar para que los demás lo hagan también.
    Disculpa por mi extensión.
    Para mi, la familia es sagrada, y aparte de ese mal hombre que mencionas, hay otras muchas fuerzas del mal que están tratando por todos los medios destruirla.
    Un gran abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo en que la "Familia", como nucleo social, està siendo atacada por fuerzas màs grandes, que un pobre tipo infeliz, que no permite que otros lo sean.

    Infelices, siempre habrà.

    Por suerte, la gente bien nacida es mayorìa, aùn.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. HOLA ABU:

    SABES AHORA HAY MUJERES MALTRATADAS AUN SIENDO NOVIOS.

    EN NUESTRA ÉPOCA DE JÓVENCITAS, Y HABLO POR MI. SI ME HUIERA FALTADO EL RESPETO UN CHICO. LO HABRIA HECHO UNA SOLA VEZ, PORQUE SE HUBIERA QUEDADO MÁS SOLO QUE LA UNA.
    Y SIN EMBARGO AHORA QUE ESTÁN SEGÚN DICE TAN AVANZADAS ¡POR QUÉ SE DEJAN MALTRATAR, SIENDO NOVIOS?.

    AUNQUE NO SE DEBEN DEJAR NI DE CASADOS, HAY QUE HABER UN RESPETO MUTUO.

    ESTE RELATO TUYO HA SACADO MI VENA FEMINISTA A FLOTE.

    BESOS DE JOVEN ABUELA A JOVEN ABUELA

    ResponderEliminar
  4. y lo peor de todo es que las victimas justifican lo injustificable.......y vuelven a caer

    una de las lacras más penosas de nuestra sociedad

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es como vivir en el seno del averno.... Vaya lacra...Es como caer en un pozo, rodeado de tinieblas, sin luz, sin ilusión, sin esperanza, sin -en efecto, Armando- AMOR.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  6. Estas escenas -injustificables por cierto- son el resultado de muchas cosas: miseria, falta de educación, machismo,violencia vivida.
    Un muy buen relato triste que podríamos ver en cualquier lugar de esta tierra.
    Un saludo abuela.

    ResponderEliminar
  7. Un mal que perdura en el tiempo, comportamientos que se van repitiendo, porque, como usted dice, las victimas tambien enferman. Espero que algun dia nos podamos librar de esa lacra.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. excelente relato, nos regalas una gran reflexión.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Querida Abuela

    Tu relato, como dicen por ahí arriba, muy bueno e impactante. Triste que estas cosas, este tipo de familias, sean cada vez más comunes.

    Decía Tolstoi

    "Las familias felices son todas iguales. Las infelices los son cada una a su manera".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola estimada frescotona, que rico volver por aquí!
    Lamentablemente esta violenta e insana estampa que nos presentas, como bien dices, refleja una realidad demasiado extendida, tan común ya, que la sociedad ha perdido su capacidad de asombro y rebeldía frente a ello. Se trata de un síntoma cruel y nefasto de la enfermedad que cunde en el planeta. La maldad del hombre que describes es hija de su falta total de salud mental y emocional... y sucede igual que la manzana del cajón que se pudre y termina por pudrir a todas las demás. Es una tragedia para el mundo que nazcan y nazcan seres en estos cajones podridos.
    Un abrazo abuela!

    ResponderEliminar
  11. Buenas noches Abuela!!, bueno, aquí, claro. Muchas veces me pregunto si realmente podemos llamar ser humano, hombre o persona a un maltratador, para mi que no... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  12. Hola, querida abuela, sólo vine a saludarte.
    Te dejo muchos besos y un abrazo fuerte, fuerte!!!

    ResponderEliminar
  13. Relato duro pero real, desafortunadamente.
    Te mando un gran abrazo amiga mia bonita

    ResponderEliminar
  14. Sobre el hombro
    llevo un pesado equipaje
    tejido con los hilos de la fantasía
    del color de las estrellas
    que me han ido hipnotizado

    su interior esta vestido
    con el glamour
    de las sedas carmesí
    bordadas con las plumas
    de la libertad del pensamiento

    hoy me acerco
    y en silencio te invito
    a que te saluden
    los trémulos lirios
    de las altas colinas

    ellos en mi nombre
    y en el suyo propio
    te felicitarán
    el presente fin de semana
    entre calurosos aplausos

    y las densas pestañas
    que con sublime
    candor te miman,
    se sentirán desvalidas
    al recibir el suspiro del viento
    como despedida.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  15. Abuela, yo es que siempre fui un nene tremendo... como tu dices... malo, malo... jajaja


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Desgraciadamente se ha convertido en algo habitual en las noticias. Siempre existieron victimas y verdugos, pero en esta socidedad donde es facil frutarse, es mas facil aun culpar a los demas de nuestras frustraciones y erigirte en juez y verdugo. Un besote casi derretido por el calor.

    ResponderEliminar
  17. Los maltratos....Los conozco en mi piel, y despues de un proceso de maduracíón, llegue a comprender y a perdonar a mis maltratadores, su infancia no fue precisanmente un lugar donde les enseñaran a ser buenos, amables, simpáticos, agradecidos y amorosamente cariñosos. Así , que los comprendí y bendecí ¡Claro está ! hay muchos niveles de maltratos , pero esos ya pertenecen clínicamente a estados más avanzados de la perturbación mental.
    Con ternura
    sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  18. hola me llegue aqui gracias a tu visita ,te sigo desde ya vecina de la otra orilla,bienvenida a mi lugar!

    ResponderEliminar
  19. Siempre me es muy grato pasar por aqui y darte las gracias por las preciosas palabras, llenas de sinceridad, que has dejado en mi bitácora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Oh sí, Abu... desgraciadamente es así en miles de hogares, y las victimas, algunas, como los hijos/as se van marchando de casa, otras, como la esposa, queda tocada para siempre, o, en un golpe de fueria de él, se le va la mano y termina siendo una más de la lista de muertas por violencia de género !es terrible!, un auténtico horror, en España la cifra de fallecidas ya alcanza las 44... y no parece que tenga visos de solucionarse esta macabra ruleta.
    Abu, es de una impotencia profunda, absolutamente demoledor el problema, terrorífico y angustioso... y está ahí, en todos los estratos sociales, en cualquier parte: ahí, y no se le puede echar freno !que angustía Dios santo, qué angustía!.
    Impactante tu entrada !que fuerte!

    Un besote de los gordos

    ResponderEliminar
  21. Buff, mi querida Abu, realizas un retrato robot certero del maltratador psicológico, no te dejas nada en el tintero, escritoraza mía!!! La gente cree que un buen escritor ha de ser aquél que domine muy bien el arte del lenguaje, pero olvidan que un buen escritor lo es porque, antes de serlo, es un óptimo observador. Un beso grande, mi niña.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.