Me siguen...

Traductor

viernes, 9 de julio de 2010

NIÑA DE AMORES FUGACES

La niña de amores fugaces caminaba sola en la vorágine del ritmo, del color y el calor.
Sus ojos asombrados bebían una vida nueva, que imaginó existiría en algún lugar, y creyó encontrar. Se dejó llevar, imantada por la curiosidad y la necesidad de saciar sus instintos. El fervor dominaba sus pies, y con un caparazón delicado y frágil, como el de las pequeñas tortugas al nacer, sin defensa alguna, intentó correr hacia el mar.
En un giro de alocado carnaval, encontró los ojos de la noche frente a ella. Brazos enfundados en ropa blanca, como nubes de algodón, la tomaron, y ella se dejó raptar. Cupido había arrojado su flecha y, en ella, unió la noche y la luna, el agua y la sed.
El roce constante de los cuerpos aumentaba el frenesí, el hombre y la mujer, abrazados conjugaban el sudor de la pasión, el olor del mar y el de las flores. Descalzos en la arena se unieron como Orfeo y su amada, le arrebataron al mar las olas y a Yemanjá pidieron su bendición. Las ninfas, celosas, se llevaron la noche y el alba desencantó la playa; sólo una barca no había partido, indicio de no haber sido un sueño. Tronco tallado para surcar los mares en donde la niña aprendió los goces y la magia del amor.
La playa desierta... ¿fue un sueño? ¿Será que Orfeo salió de su nemoroso bosque confundiendo a la joven con la dueña de su pena?
La niña de amores fugaces remontó la vida con una sonrisa. Mientras caminaba sus ojos buscaban el color de la noche en los cuerpos de otros hombres.

14 comentarios:

  1. uff querida abuela ese cuento me da que no va a acabar muy bien

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Querida Abuela

    A veces lo amores fugaces, son los más intensos. Por otro lado, ya puestos en ese camino, nada como remontar la vida con arrestos y sin males caras, creo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La intensidad del momento, de la locura, de la pasión como un sueño a la mañana cuando la oscuridad ya no existe...preciosa abuela la captura que haces de ese instante.

    Me voy corriendo a comentar al Ratón Pérez que veo que has vuelto con energias.Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Dios mio! cuanta sensualidad, que hermoso relato.
    El amor hay el amor que sentimiento tan profundo, nunca muere.
    besos abuela frescotona

    ResponderEliminar
  5. Sentires intensos se han leído.

    9 de Julio
    LLegue a ti y tus compatriotas mi afecto en este día especial de importante relevancia.

    Cariños y buen fin de semana!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Abu me encanta la lírica que has empleado en tu relato y he simpatizado con esa niña descalza en la arena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Ay Abuela, qué bonito es el amor!!!!! Aunque sea fugaz, la vida sin amor, no es vida. He dicho, jeje. Abrazo fuerte ;-)

    ResponderEliminar
  8. Abu, pienso que la niña, soñaba con su príncipe azul.

    Es un relato precioso

    Yo es que soy muy romántica y algo infantil

    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
  9. y quién le quita lo bailado!
    Mire abuela que está ud. atrevida, contando historias de gente non sancta. Bueno, que del goce de vivir la sexualidad (cuidándose de las venéreas, por supuesto)viene la energía para tolerar la aridez cuando toca la soledad, entonces feliz niña no tan niña que aprendió a girar con su cuerpo en el carnaval de la vida.

    Un abrazo y disculpe mis ausencias prolongadas.
    Céu

    ResponderEliminar
  10. Qué romántico, querida Abu, precioso y esa mezcla de mitología griega y yoruba...Orfeo y Yemanjá...¡Wow! Hermoso, querida. Y vengo a decirte que en mi casita hay un pequeño regalo para ti, pásate cuando gustes a recogerlo, te dejo el enlace y sino te apañas con los enlaces, está en el último post de mi blog principal, (el rojo):

    http://maytedalianegra.blogspot.com/2010/07/premio-dardos-que-juan-antonio-comparte.html

    Un besito dulce, Abuela querida.

    ResponderEliminar
  11. ¡WoooW! Que relato. Me habría gustado otro final.
    Pero bueno es solo un relato.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  12. La niña de amores fugaces alimentando la liviandad de los instantes; nada más.
    Bella historia mi querida abuela.

    Mi abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Al menos siguió feliz su camino buscando nuevos amores! Besos y que lindo escribes, tía Elsa.

    ResponderEliminar
  14. Hola!!!!

    me haces acordar a la pelicula los puente de Madison, que AMOR,..............y la foto cabalgando al cerdo me mata, jijijiji

    Buen fin de semana y un abrazo de oso.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.