Me siguen...

Traductor

jueves, 15 de julio de 2010

VOLUNTARIADO

La mujer caminaba apurada, no quería llegar tarde, en la casa los enfermos la esperaban.
Cada voluntaria, tenia sus pacientes, a los que acompañaba en sus últimos instantes de vida.
Ayudaban a buen vivir esos días fatales, y a morir sin dolor físico
A ella le quedaba uno, los otros dos fueron muriendo lentamente, hasta agotar sus fuerzas.
Entró en la habitación, pequeña y aseada, iluminada por una ventana al lado del enfermo.  La luz plena, mostraba su rostro descarnado, ese color ceroso, con que la muerte va vistiendo a sus invitados a la última cena, donde ella será la anfitriona.
La huesuda mano recibió entre las suyos, los fríos dedos de la mujer, los llevo a la boca, y aspiró profundo, lentamente, abrió sus ojos y dijo - Hola, amor...-  Ella se recostó a su lado, y sintió el suave aleteo de su vida, que le anunciaba, como el volar de los pájaros, su partida.
Ese era el día que habían fijado ambos, para sellar su amor,  con lacre de muerte.
El había llegado entregado a morir,  conoció el amor, y  quiso regresar a la vida.  Cuando el destino nos toma la palabra de nuestros deseos, no hay marcha atrás.
La enfermedad avanzaba en su cuerpo, como el amor en sus  corazones.  Sabían que la palabra futuro, para ellos no existía, entonces, forjaron el único camino que tenían, la eternidad.
Cada uno puso en boca del otro la pastilla de cianuro, se abrazaron, y en un beso de amor y de muerte, se bebieron de un sorbo, los tiempos de este mundo.

17 comentarios:

  1. ¡QUE FINAL MÁS TRISTE!

    UN ROMEO Y JULIETA. PeRO LO QUE NO SE ES SI ERAN JÓVENES O ANCIANO. BUENO, QUE MÁS DÁ.

    BESOS, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Querida Abuela

    Cuando el sufrimiento provocado pro una enfermedad terminal (u otros motivos), creo que uno tiene derecho a buscar la forma de dejar de sufrir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. me gusta tu relato, es la vida misma, situaciones que unos eligen para irse tranquilos.
    Y más cuando no renuncian a un amor má allá de la vida.
    besos abuela frescotona

    ResponderEliminar
  4. Es una manera muy romántica de dejar este mundo... mucho valor para eso, uno y otro

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gustaría morir de amor, junto a mi amado, preferiblemente de muerte natural. Viste, como quedándonos dormiditos.
    Igualmente, allá nos encontraremos todos.
    Besos. Cuidate del frío cordobés.

    ResponderEliminar
  6. se bebieron de un sorbo los tiempos de este mundo....como me gustó esto, que bien escribis, siempre me da placer leerte.
    la historia muy trágica, yo todavia no podría morir por amor, será que lo he sentido varias veces, y que ninguno valía la pena, de cualquier forma varía esto según las circunstancias de cada uno.
    por otro lado debe ser bello irse de este mundo de la mano de tu amado.
    un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que capacidad la suya abuela para ponernos los pelos como escarpias.
    Un abrazo y siga emocionandonos.

    ResponderEliminar
  8. Abu, una historia de amor eterno la tuya de hoy... ¿te has fijado que las grandes historias de amor siempre se sellan con la muerte? (Romeo y Julieta, don Juan Tenorio y doña Inés, Abelardo y Eloisa, Tristán e Isolda...) como si la muerte uniese más que la vida misma y, sin embargo en su definición el amor es el mayor sentimiento de la vida, el que nos da vida... un contrasentido, no obstante, resulta imposible superar un amor cuando se ha sellado con la muerte, trágico pero ciertísimo.
    A mí me ha gustado muchísimo tu historia de amor agridulce, abu.

    Un besote de esos supergordísimos y supersonoros... enormes a rebosar!!!

    ResponderEliminar
  9. Precioso.
    Te he seleccionado para un premio,mira mi blog!

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué final! Una muerte digna para dos que se aman y no tienen posibilidad de concretar su amor en este mundo...

    Impactante relato, abue, como todos los tuyos :)

    Un besazo gigante.

    ResponderEliminar
  11. ...se me puso la piel de gallina...querida Abu..estremecedor!!!! no tengo palabras en este instante!!!!besote...

    ResponderEliminar
  12. Esa es la esperanza...la eternidad, el amor que acá no se pudo...quizás allá sí...sólo quizás Abu, sólo quizás...
    Un besito linda.

    ResponderEliminar
  13. A mi me gusta la muerte, desde que escuche esto: ¡La muerte no es el final de la vida, la muerte es la puerta que nos lleva hacia Dios!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Magnífica historia de amor con un final muy trágico.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Y algunos descreídos dicen que de amor ya no se muere...Eso sí que es amar hasta la eternidad, querida Abu. Súper romántico y súper bello relato. Un beso enorme y disfruta mucho del fin de semana, querida.

    ResponderEliminar
  16. Ay, Abuela, qué historia tan romántica. Me ha encatado! Abrazos ;-)

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.