Me siguen...

Traductor

miércoles, 4 de agosto de 2010

EL POLLITO ( Para Joaquin)

El pollito rompió el huevo, su piquito diminuto, trabajaba para salir del cascaron.  Atenta observaba la gallina, hasta que por fin, sacó la cabecita y pudo conocer a su mamá, una hermosa morena con toques marrones en la punta de sus plumas.
Estaba agotado, y todavía faltaba despegar sus plumones del fondo del cáscara,  que cuando trataba de ponerse en pie, se movía con él.  Pataleaba y picoteaba, pero no había forma.  Sus hermanos ya estaban comiendo, junto a la contenta madre, que no cesaba de llamarlos a compartir el alimento, primero  les rompía el bocado con su fuerte pico, mientras con sus patas, escarbaba la tierra, para sacar bichitos, que les entregaba.
El hambre pudo mas que el cansancio, y arrastrando la cáscara, pegada a su cola, se acercó al grupo familiar- Por fin comida¡¡¡- pensó el pollito.  Comía aquí, y allá, conociendo a sus doce hermanos, que como él nacieron ese día, de pronto sin darse cuenta se liberó de la molesta carga.  Sintió frío y corrió a cobijarse debajo del ala de su madre, que amorosa, los cubría a todos, si algún piquito o colita quedaba fuera de cobijo, ella con su pico los hacía rotar, así todos se mantenían calentitos.
Debajo de las plumas negras, se oia el piar mimoso, que anunciaba buches llenos buscando el sueño.
La madre, por fin los acomodó a todos, cerró los ojos y bajó la cabeza, guardando su cresta en las plumas del pecho.
Miraba el conjunto, no podía dejar de asociar a la gallina, con cualquier madre del mundo, protegerlos, alimentarlos y amarlos.
Efectivamente la vida, solo está plena, cuando conlleva el amor en sus actos.

17 comentarios:

  1. Puro amor. Esa es la forma que necesitamos para ver el mundo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me hiciste revivir cdo. chica en el campo de mi abuelo corría con la canastita a buscar los huevos frescos. Una vez ví "parir" a una gallina y
    mi abuelo, junto a mí, explicándome lo que era un nacimiento.
    Puedo comprender lo feliz q se sentirá Joaquín con este escrito. Son hechos q no se borran con el paso del tiempo.
    Un abrazote amiga!

    ResponderEliminar
  3. Tu relato rezuma amor y ternura, su lectura ha sido muy agradable.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Así es, madame, incluso para los animales. Por eso sorprende tanto ver casos en los que falta incluso ese instinto tan primario. Cuanta belleza tienen las imagenes en las que ese amor esta presente!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Es un honor para mí comenzar el día leyendo sus relatos.
    Un saludo abuela.

    ResponderEliminar
  6. Solo el pensamiento vivìdo, tiene valor.

    El accionar de la gallina, vale mas que mil consignas de barricada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ..hola abu buen dia ..como veo no has abierto el correo .utilizo este medio,he recibido el premio dardos de la mano de Sor Cecilia..y lo he compartido contigo entre otros ..puedes pasar por el cuando gustes e ir pensando con quien lo compartirias tu..te dejo un beso..Barbara

    ResponderEliminar
  8. Gracias amiga.
    Me ha hecho recordar mis tiempos de juventud, cuando vivía en Cantabria, tenía una granja de conejos , gallinas y patos, efectivamente , su descripción del nacimiento del pollito ocurre de esa manera, la cascara pegada y que le estorba a ser libre, Y el tierno amor de mamá gallina que bajo sus alas los cobija a todos. tengo uua foto de mi primera gallinita, era una kika, son esas de raza pequeña, por el título de la foto es cuestión fue; «la quiquina y sus muchacos», están muy graciosos.
    Un gran abrazo
    sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  9. Muy tierno tu relato querida Abue.

    Saludos cordiales,

    Aída.

    ResponderEliminar
  10. Este mundo sin amor, no es nada. Absolutamente nada.


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. sigo pensando que tú eres una relatora de la tierra. excelente historia.
    besos

    ResponderEliminar
  12. HOLA AME, OJALÁ TODAS LAS MADRES FUERAN COMO ESTA GALLINITA.

    QUE RELATO MÁS TIERNO.

    BESOS DE ABUELA A ABUELA, Montserrat

    ResponderEliminar
  13. Que tierno y bonito relato! como detallas tantas cositas tan tiernas , cuando describes a la madre del pollito .. eres grande y tierna como tus relatos.
    un beso calentito , por si todavia hace frio por tu tierra.

    ResponderEliminar
  14. Que recuerdos abuela de cuando era niño y contaba los dias y esperaba pacientemente para ver a los polluelos romper el cascárón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. "Efectivamente la vida, solo está plena, cuando conlleva el amor en sus acto."

    No podría estar más de acuerdo contigo.

    Tierno relato.

    ResponderEliminar
  16. Abuela querida

    Pese a ser de un pueblo y haber convivido con los pollos, jamás me tocó ver nacer uno. Lo único que recuerdo es que me gustaba jugar con ellos y corretearlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Abue fresca como las mañanas de mi país,que hermoso relato,y te cuento,yo "ayudaba a nacer a los polluelos ".

    mis deditos temblaban cuando quitaba algun pedacito de cascarón,con sumo cuidado,para no dañarlos.(los adultos me orientaban !!!!!)

    recibe mi cariño que crece cada día por ti.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.