Me siguen...

Traductor

jueves, 19 de agosto de 2010

MI ÁRBOL Y YO.

En el patio de mi casa, tengo un árbol que quiero, una amiga muy querida  me lo regaló en uno de esos momentos,  en que perdemos la alegría, los deseos, y de a poco,  sin darnos cuenta, se van adormeciendo los afectos, y achicando nuestro mundo cotidiano.
Se llama Ginkgo Biloba, también dicen los que saben, es una de las especies mas ancianas  que existen, pues de ella, se alimentaban los dinosaurios.
Otros le llaman el árbol de la vida, y por este nombre me lo obsequiaron, pues es el único árbol  al que no quemó su sabia, la apocalíptica bomba de Hiroshima y Nagasaki.
Es recto, muy esbelto y saca prolijamente sus ramas, tres ramas opuestas, en forma escalonada, a una distancia de cinco o diez centímetros cada una, crece mas o menos entre diez y quince centímetros por año.  Las hojas nacen directamente de su tronco, o ramita, y tienen la hermosa forma de un abanico.
Cada vez que salgo a mi patio, me recuerda mi derecho a la vida, y mi obligación de ser feliz, y hacer felices a quienes me rodean.  De cuidarme, y cuidar a aquellos que buscan el refugio de mi afecto y mi compañía.
Ese árbol y yo nos parecemos en la fortaleza y el tesón por vivir.
Es el mejor regalo que tengo en mi casa, me siento a tomar mis mates, y lo miro pensando en las historias que tendrá para contar...  El paso por ese infierno, el segundo terrible en que,  las personas arrastradas como pétalos de cerezos, desaparecían en la oscuridad de las cenizas.
Como añorará la frescura de los solitarios y verdes valles de su origen, la vida donde solo los animales eran los reyes de la creación,  cuidando su equilibrio.
Como sufrirá mi árbol en estos siglos mecanizados, ahogado por la contaminación, y viviendo en un pequeño patio en soledad.

21 comentarios:

  1. Jo, Abuela, casi que estoy viendo su árbol de la vida, lo ha descrito con tal pasión... Sin duda, fue un magnífico regalo... Me recuerda un poquito a mi cerezo, que también me alegra el jardín y los días y que soporta estoicamente, diría yo, los vaivenes de Chico... Y me recuerda un poco también al pequeño tejo, que en su día, me regaló Tejón y que sigue creciendo despacio, pero vigoroso, en su pequeña maceta. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  2. HOLA JOVEN ABUELA:

    MIRA DE MOMENTO, EN ESTE PRECISO MOMENTO PUEDES ESTAR SEGURA DE QUE ES FELIZ.
    PORQUE LO CUIDAS, LE DAS CARIÑO Y SIEWNTE TU ENERGIA.

    ESTOY CONTENTA AL VER QUE NO SOY YO SOLA.

    ANTE ME DECIAN QUE ESTABA "TURURU", PORQUE CUANDO IBAMOS AL CAMPO, ME GUSTABA Y ME GUSTA PONER LAS PALMAS DE LAS MANOS EN LOS TRONCOS DE LOS ÁRBOLES Y SENTIR SU TACTO.

    PUEDO DECIRTE QUE HE LLEGADO A LLORAR CUANDO HE VISTO UN INCENDIO FORESTAL.

    QUE ENTRADA MÁS BONITA LA QUE HAS HECHO HOY.

    BUENO RECIBE MUCHOS BESOS DE ESTA OTRA JOVEN ABUELA, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. Qué afortunada de poder contar en su patio con ese arbol que describe tan hermosamente!
    Al lado de mi casa tambien habia un hermoso arbol, pero lo talaron hace unos años, y me llevé un disgusto indescriptible. Aun lo echo de menos.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Mi querida amiga, con qué énfasis y cariño describes al árbol de la vida y que extraordinariamente bien has expuesto tu relación con él.
    De verdad, muy emotivo.
    Un fuerte y cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No creo que tu árbol sufra, abue, teniéndote a vos a sus pies, mate en mano, debe sentirse recomensado por estar viviendo en tu patio :)

    ¡Qué tierno!

    Un beso grande, querida amiga.

    ResponderEliminar
  6. Contar con un árbol así es todo un privilegio. Cuida ese monumento, que tan encariñada estás. Tus palabras desglosan amor, y el árbol debe estar dichoso.

    Un beso,

    Luis.

    ResponderEliminar
  7. Que buen árbol, abuela! Y que bueno saber de su historia! Y si, ha de ser un árbol, que en ocasiones, se pone melancólico, pero que, sabiendo de tu cariño, es feliz, sin dudarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Creo Abu que tu arbol es afortunado por estar en tu patio donde recibe el cuidado que necesita y, además, goza de tu cariño que él te corresponde recodandote cosas muy importantes que no debemos olvidar.
    Gracias por presentarnos a tu arbol.
    Un abrazo de cariño.

    ResponderEliminar
  9. Ese arbol es feliz, poque està contigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Continua cuidándolo con tanto cariño que seguro que él te lo agradece. Que bonito regalo te hicieron.
    Decian que estaba extinguido,pero creen que en una pequeña zona al este de la China en la reserva de Tian Mu Shan crece en estado salvaje.
    El Arbol de la Vida no podia desaparecer,como la vida tampoco, por muchas salvajadas que haga el ser humano.
    Un beso para ti y un abrazo para ese arbol que te acompaña.

    ResponderEliminar
  11. Estimada, apreciada y maestra: Permiteme que este arbol arraigue junto al tuyo. Vos (creo que en argentino se dice así) sois una persona vitalista, de vital y de lista. Hecharemos raices juntos si vos me lo permites.
    Un saludo desde la ciudad de los naranjos amargos.

    ResponderEliminar
  12. Hoy en su relato observo una futura melancolia por lo que le pasará a ese árbol tan querido por usted. Pero el problema no es el árbol, sino sus sentimientos hacia ese árbol que le lleva tan hermosos recuerdos de una situación que usted vivía no tan agradable y al ser un regalo, puso en sus raices mucho amor, por eso usted sigue siendo tan recia como su árbol, el amor la mantiene de pie y dando frutos.
    Con ternura
    sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  13. ¡Quérida abu! ¡Es increible! y sin que suene a aprovecharme de la oocasión! ¡Es mi arbol preferido!. Me enamoré de esa especie cuando la conocí a mis 19 años. En el parque de "La Rosaleda" en Madrid hay algúnos enormes, maravillosos que tiñen de ese amarillo casi escandaloso en otoño toda la zona. Y es el único árbol que he plantado en mi vida, en Uruguay, pero allá está.
    Si para tí es un un símbolo bien merecido será.
    Gracias por compartir tu árbol. Besotes.

    ResponderEliminar
  14. Cuando Heova creo el universo...Todo lo hizo hermoso...Y luego nos creo a nosotros(tambien hermosos, perfectos)...Y nosotros malagradecidos y tercos le destruimos su obra poco a poco...Protege tu arbol y quierelo que representa el amor que solo los justos un dia volveremos a tener del creador de todo el universo...Quisiera ser un arbolito asi como el tuyo de consentido... jeje

    ResponderEliminar
  15. Buenas, Abuela, con tu cariño jamás se "sentirá" mal.

    Qué buen regalo te hicieron y que provechoso. Hoy me has dado una lección valiosa. Un buen regalo no lo es por lo valioso o costoso que resulte, sino por el significado, el cariño y la intención que van en él.

    Gracias y sigue así. Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  16. Me acuerdo de un relato que publiqué hace unas semanas, aquí en la bloggósfera: "Mi árbol y yo", solo que para mí, mi árbol, es mi compañero deTaichí. Juego con él a seguirlo y así lo hago, para dónde lo mueve el viento para allá me muevo yo. Precioso tu relato abue. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Que de halagos a tu árbol seguro que lo tienes precioso, con esas cosas tan bellas que dices de él.
    besos azules amiga

    ResponderEliminar
  18. Abuela , que sentimientos más hermosos nos muestras, realmente ese árbol no puede estar en mejores manos que las tuyas.Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Es una historia hermosa la de tu árbol y la razón de tenerlo. Es un recordatorio muy valioso ése de "ser como los árboles" y sabes por qué Abu? porque los verdaderos árboles mueren de pie. Yo siempre he dicho que si algún día me compró una casa, la rodearé de cipreses porque son árboles rectos y que se encaminan al cielo...yo no es que sea muy recta pero trato de serlo y A dónde mejor que ir que al cielo?...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  20. Querida Abuela

    No he plantado un árbol, pero sí muchas azucenas. Decía mi Abuela que tenía yo buena mano. Aún así tengo mi árbol: un limonero que aún pervive en el patio de la casa de mis padres... muy lejos de esta ciudad y a veces extraño su aroma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Un árbol vive mejor cuando está rodeado de otros árboles llenos de vida como él. Vos sos un inmenso árbol de vida y no necesitas ver a tu Ginkgo para entregarte a quienes amas, eso te nace como savia fresca.
    Una bella entrega mi querida amiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.