Me siguen...

Traductor

domingo, 8 de agosto de 2010

ORDALIA

Ordalia sudaba al lado del fogón, las flores rojas de su vestido,  parecían unirse,  a la llama que avivaba con la pantallita de palma.
Cortó una cáscara de naranja y la metió en la olla humeante, arrimó su cara y cerrando los ojos, aspiró.  Luego agregó una ramita de canela, y un clavo de olor.
El calor era agobiante, la morena acompañaba su canto con pasos de baile, agitaba su pollera echándose aire, sus pies pequeños volaban con el ritmo, dio una movida a la olla, donde el arroz con leche, se hacia casi una crema , tomando su punto.  Ordalia, pensaba en su hombre, era feliz.  Llevaba un trapo en su hombro con el que secaba sus manos, apaleaba un trozo de hielo, que iba poniendo en una jarra de limonada, tomó un cristal helado y refrescó su rostro, su cuello, el hielo derretido, corría por el canal de su pecho, y moría en su falda.
En eso estaba,  cuando sintió los brazos rodear su cuerpo, suspiró y se recostó en el cuerpo de sus sueños, abrazados no decían palabras, solo escuchaban hablar a sus cuerpos que,  reconociéndose, se disfrutaban.
Ofreció al hombre un vaso de refrescante bebida, y ambos regresaron a sus tareas, él campo, ella a la olla.
El arroz ya estaba listo, cuando se enfrió lo puso en una fuente, y lo espolvoreo con canela.
Los niños llegaron alborotados, arrojaron las tablillas y las tizas en la hamaca, corrieron a los brazos de su madre, quien los alzó por turno, bailaron, mientras en el blanco mantel  esperaban los cazos de arroz con leche.  La briza del sur agitó los árboles, anunciando su refrescante llegada.   La familia degustaba el manjar entre risas, contando las emociones de un día como todos.
Afuera,  las gotas sorprendieron a las hojas, que temblaron al primer contacto.

21 comentarios:

  1. Me transporte inmediatamente a un lugar puro, humilde, alegre, feliz, puede ver a la familia gozar del amor y la inocencia cuando se esta cerca de la naturaleza.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Querida Abuela

    Ordalia, qué bonito -aunque algo raro- nombre.

    Esa infusión de cáscara de naranja, canela y clavo de olor, la hacía mi abuela. Me hiciste recordarla, y con la historia también recordé a las mujeres de mi pueblo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un lindo cuadro de la vida campestre, en dónde no faltó nada, ni el contacto de cuerpo con cuerpo. Me gustó bastante abue.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cuentos de la vida que tu recreas verdaderamente hermosos.
    te mando un abrazo con azucar moreno.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa escena familiar, romántica entre la luz del campo.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  6. Curiosamente ates de leer estaba viendo en la tv cómo hacer el arroz con leche al estilo campo. Una maravilla. Una de las tantas historias de vida que mi madre fabricaba a diario para sus hijos. Gracias por tu historia.

    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  7. Una escena de la vida cotidiana que de tu pluma convierte en algo muy entrañable y especial. No conocía el nombre de Ordália y me ha parecido precioso.
    Que bien huele este post.
    Besitos Abu.

    ResponderEliminar
  8. QUE RELATO TAN BELLO Y FAMILIAR, ABU.
    DE ESTOS QUE TE DEJAN UN BUEN SABOR DE BOCA.

    SOBRETODO PENSANDO EN EL ARROZ CON LECHE.

    BESOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS, Montserrat

    ResponderEliminar
  9. en el campo, la alegría es "pan de cada día".
    besos

    ResponderEliminar
  10. Ay Abu, el arroz con leche es uno de mis postres favoritos y he de decirle que no he probado mejor arroz con leche que el que me hacía cuando era pequeña una tía abuela!!! Su relato me ha traído su recuerdo y me ha transportado a aquellos días. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  11. Ayyy, para mi tambien es de mis postres favoritos! Adoro el arroz con leche y canela. Mi abuela hacia un arroz con leche delicioso, con caramelo requemado por encima. Afortunadamente mi madre aun lo prepara de vez en cuando :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. (`“•. . |/ ¸.•“´) La vida es del color,
    “•¸.¤.¤.. ¤.¸.• del que tu quieras
    (¸.•“/|`“•.¸) verla.... espero que tu vida tenga siempre el color del amor...

    Gracias por acompañarme siempre en mi blogger y en mi vida, Dios te bendiga y te cuide, besitos y abrazos para vos ..
    Jessy

    ResponderEliminar
  13. Abu. mi madre hacia el arroz con leche como nadie, cuando llega semana santa que es cuando ella más lo hacía, no dejo de pensar en aquel sabor y aúnque yo también lo preparo hasta mi hija dice que como el de la "yaya" no és.
    Buen domingo

    ResponderEliminar
  14. Amelia, pasa a retirar algo que bien te lo mereces. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Que lindo relato, tan cotidiano tan de la vida misma. Un muy buen texto.Un abrazo abuela.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  16. Y al llegar el marido de Ordalia....¿ No se quemó el arroz con leche? ja ja ja.
    Bonito relato campestre con bellos toques de familia muy feliz.

    ResponderEliminar
  17. Y la vida debe ser así: Sencilla y llena de amor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Un perfecto momento, congelado en el tiempo.

    La vida es eso: momentos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Querida abuela, que rico el arroz con leche, me gusta y mucho, pero me ha gustado mucho la historia, momentos, momentos maravillosos que tiene la vida, sin olvidarnos nunca que ese perfecto momento sera el que nos llenara luego de recuerdos, ese sabor dulce de la canela en el arroz.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Querida Abu que bella tus letras, sencilla y acogedora vida en familia con el aroma campestre, que delicia, maravilloso.
    besitos para ti querida Abu

    ResponderEliminar
  21. Que cuento! me hace recordar la belleza del campo...

    El arroz con leche...que delicia, no es así, abuela?

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.