Me siguen...

Traductor

domingo, 1 de agosto de 2010

RECUERDOS DEL PRESENTE

De vez en cuando, la memoria, necesitaba palpar la realidad, para confirmar el recuerdo.

El dulce dolor de la melancolía, llevaba a la vieja dama al baúl donde guardó bajo llave sus secretos amores, que por ser secretos, fueron imposibles.

Lentamente, prolongando el gozo de la espera, abría la puerta del cuarto en penumbras, a los pies de la rústica cama el baúl esperaba, como en otros tiempos lejanos, la esperaba su amor. El aroma de lavanda se liberó en el ambiente, arrodillada apretaba sobre el rostro el blanco camisón, al que nunca compuso el bretel desprendido, buscaba en la seda los efluvios de los días y noches compartidos. Luego tomaba el pijama, que como se lo quitó el amante la última vez, así guardó, estaba el saco de revés, faltaba un botón, el pantalón, igual, los tiempos no permitían demoras. Las batas que los abrigaban en las noches de invierno, pulcramente dobladas, nunca mas recobraron su forma.

Lentamente dejó las prendas, bajó la tapa, y enllavó su corazón a ese baúl.

Ella sabía que el día que también la memoria se marchara, su cuerpo solo -solo de toda soledad, aun así- llegaría a buscar su corazón a ese cofre.

Los amores imposibles no están escritos en el libro de Cupido, pero existen y marcan para siempre los corazones.

18 comentarios:

  1. HOLA ABU:

    QUE BONITO EL GUARDAR LAS COSAS SENTIMENTALES
    YO TODAVIA GUARDO LA CAMISA QUE LLEVABA MI MARIDO EL DIA QUE LO CONOCI, HACE 42 AÑOS.

    BESOS, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Madame, este relato me ha llegado plenamente al corazón. Yo también tengo un baulito en el que desde hace tiempo voy guardando cosas que quisiera conservar para siempre, y un día, cuando sea viejecita, abrirlo y recuperar fragmentos de vida que me fueron arrebatados.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Un relato que aletea por esos recuerdos de amores imposibles. Solo así se recrea la vida de la vieja dama, melancólica y triste. ¿Acaso no tuvo otros amores que alegraron su vida? ¿Por qué guardar cosas que no fructificaron sentimentalmente?

    Hay personas que hacen de su vida un torbellino...

    Besos, Abuela.

    Luis.

    ResponderEliminar
  4. Querida Abuela

    Tu reflexión sobre la memoria, sobre le cúmulo de recuerdos que pueden emerger al abrir un baúl, me recordó a mí y a mi abuela. La memoria como un baúl y los recuerdos como las cositas que atesoramos en él, para no olvidar lo que fuimos ni a quienes hemos amado.

    Muy bella tu reflexión

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Dicen que los amores que no llegan a ningún lado, son los que nos llevamos a todas partes... no sé Abu...
    Muy linda tu historia. Yo también guardo en una cajita mis recuerdos, ya no de amor, sino de muchas cosas.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Saludos cordiales, abue. Una linda entrada la tuya. Creo que ya te había leído este relato.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Buen dia amiga , me hé quedado maravillada con tu blog, tu transparencia....prometo volver mas tarde a leerte con calma.... pues la cocina me llama....

    te dejo todo mi cariño, respeto y amistad

    recibe un gran abrazo

    y desde el otro lado de la cordillera vuela un beso para ti.

    ResponderEliminar
  8. Me da mucha pena pensar en esos amores pronibidos,cuanto se sufre. Como siempre disfruto de tus relatos. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  9. Esa asombrosa forma de amar, aunque parezca inverosímil, existe realmente en las personas que conocen sus almas a la perfección. Ese amor nunca muere.
    Precioso relato.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hay Dios mio... pero que encanto de relato, pasiones que fueron ocultadas, pero que permanecen eternas en el tiempo.
    Te aseguro que así es Cupido escribe con algún renglón torcido.
    besos y felicidades por el relato me encantó!

    ResponderEliminar
  11. Doy fe, que esa forma de amar es muy frecuente ¿Por qué se guardan recuerdos de amores que no pudieron ser realiada?, porque el hombre necesita cubrir esa parte de afectividad, ya que en su momento fue lo más importante de su vida, aunque posteriormente hubiere otros amores que la hicieran en realidad feliz.
    Excelente relato.
    Con ternura para mi amiga.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  12. ...sufridos desencantos...pero tan reales como que aún existen!!!..y los hay a montones ,decepciones y amores inconfesos...
    Buen relato, te diría casi tomado de la vida real! Amiga ABU un abrazo muy grande desde el sur...Bárbara.

    ResponderEliminar
  13. Has hecho que mi mente también se acerque a su baúl por un momento.

    Precioso texto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Hermoso relato abuela. ¡Y qué constancia para escribir cada día una historia diferente!
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Qué razón tiene Abuela!!! Como siempre. Abrazos ;-) Por cierto, me gusta el nuevo fondo, jeje ;-)

    ResponderEliminar
  16. Ufffffffffffff...venía de otro blog, y de comentar sobre la inutilidad de guardar, por ejemplo, objetos y cartas. Y ahora, abuela, me hacés pensar, que a veces, es necesario conectarnos con las cosas que nos dejaron los tiempos mejores. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es importante tener recuerdos,pero mejor buenos que malos,estos es mejor tenerlos en un rinconcito para evitar volver a pasarlos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. "De vez en cuando, la memoria, necesitaba palpar la realidad, para confirmar el recuerdo", me gustó mucho esto, aunque no sé si es necesario guardar cosas de los que amamos, los llevamos en el alma.

    Beso

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.