Me siguen...

Traductor

lunes, 20 de septiembre de 2010

ESTIGMA DE AMOR.

El tren como un monstruo ruidoso devoraba los rieles, acortando distancias.
En la pradera, su respiración, llenaba el aire de humo negro.  Su vientre lleno de personas, en amenas charlas pasaban las horas.
En un camarote, encerrada en su secreto dolor, un alma gemía.  Ella cerraba sus ojos, y entregaba su ser al  mecer de las ruedas, su corazón quedó allá encerrado, lo tenía el ladrón de amor.
Vacía y sola estaba su existencia, viajaba rumbo al convento de donde salió para cuidar niños.  Olvidó que esos niños tenían padres, que ella solo era su nana.
El día que encontró sus ojos, sintió que esa mirada hería lo mas profundo del ser.  Ella venía de un mundo donde esos peligros no existían, donde todo era entrega.  A medida crecía la pasión, su ánimo se derrumbaba, sus convicciones tambaleaban.  El día que a su boca le robaron un beso, el ladrón se llevó con él su corazón, y le dejó una sed desconocida, que pedía ser saciada.  Se arroparon en el deseo que rompió los diques.
Para rescatarse a si misma, solo quedó la huida.
Y aquí estaba, regresando con las manos y el espíritu vacíos.  Buscando apagar ese fuego, que todo lo consumía.
Conoció el mundo de extramuros, y no le agradó.  Dejó en él, lo mas preciado en una persona como ella, la inocencia.
Ahora compartía con el resto de los mortales, el estigma de amor, un corazón sangrante...

23 comentarios:

  1. ¡Qué bonito! Que narración más pasional ymás triste a la vez. ¿Será que la pasión muchas veces acabar en dolor?
    Vaya abu has vuelto con las "pilas cargadas" como se dice por estas tierras. Me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. NO TENDRIA LA SUFICIENTE VOCACION.

    POR ESTO NO RESISTIÓ LA VIDA CONTEMPLATIVA, ENTRE LOS MUROS DE UN CONVENTO.

    Y EL AMOR HUMANO, TAMBIEN LE DOLIO, COMO UN ESTIGMA.

    ABUELA, QUE BIEN CUENTAS ESTOS RELATOS, PARECE QUE LOS VIVA EN MI IMAGINACION.

    BESOS, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. ummmm.Abu..me parece que a pesar de lo sensual aunque triste del romnace tienen un cierto aire primaveral...rondando el ambiente,aunque para no dejar de la lado..el tema de la pérdida de la inocencia..buena entrada has hecho!
    qué imaginación!

    ResponderEliminar
  4. Al fin y al cabo todos somos humanos siempre fragiles delante de las tentaciones.... Un abrazo Abuela!. Me encanto el relato,es como si estuviera sintiendo el desconcierto de la muchacha...

    ResponderEliminar
  5. Algo en este texto se apropió de mi.....
    precioso como todo lo que aquí respiro.


    Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Realmente gratisimo leerte, me encantó, los muros separan demasiadas cosas.

    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Me encanto !
    De abuela a buela, Enhorabuena !!!

    cariños con afecto
    sonia abuela de una niña celiaca-España

    ResponderEliminar
  8. Me asombra la facilidad descriptiva

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Abu, siempre escribis unos relatos muy bonitos , te envidio por tu narrativa, sabes expresarte.

    Un cariñoso beso.

    ResponderEliminar
  10. Estas son las historias de amor que conmueven. Los verdaderos estigmas, heridas, llagas incurables.

    ResponderEliminar
  11. Es triste, madame. Pero si amó, siquiera un día, mereció la pena.

    Aquí estoy de regreso tras mis problemas tecnicos, encantada de volver por su espacio.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Qué dura alusión al mundo exterior. Triste pero cierto.

    Me gustó mucho este relato Abue.

    Saludos cordiales un besiño.

    ResponderEliminar
  13. Abu,
    Tu relato me ha recordado unos viajes que hice en tren, no podía disfrutarlos porque estaba en una época en que el desamor me dolía.
    Hoy lo veo con nuevos ojos y la lectura de tu relato me ha hecho regresar, por un instante al pasado.
    Cariños

    ResponderEliminar
  14. El amor muerde. El amor desnuda. El amor lacera. El amor duele. Pero el amor también nos hace humanos y al mismo tiempo, nos pone un poco más cercanos a la esencia del Cosmos, de Dios, si se quiere, y a esa promesa de eternidad que probamos con el primer beso. Hermoso relato, Abuela. Digno de una mujer como usted. Abrazo fuerte y un beso.

    ResponderEliminar
  15. Afortunada fue esa mujer de conocer ese estigma que calcina pero a la vez enaltece. Creo que no se arrepentirá jamás de ello. Un abrazo abuela.

    ResponderEliminar
  16. Qué maravilla, tus palabras son un trampolín de deseo y de virtud, donde la inocencia encandilada encontrando el amor, que no muchos pueden tener así, me encanto tu narración tan romántica.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Estimada Abuela, hoy en día los trenes circulan con una velocidad que no te dá tiempo para nada, por lo menos aquí en la madre pátria como llaman algnos a mi tierra. Pero afortunadamente nos quedan las estaciones y tus relatos para vivir esos sentimientos.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  18. El estigma del amor no entiende de religiones, promesas, o de inocencia. El estigma del amor sólo entiende de sensaciones y sentimientos que, una vez probados, ya nunca se pueden olvidar.

    El amor es felicidad y tristeza, quizá esa sea su magia y la esencia de la vida.

    Como siempre, hermoso tu relato, Abuela.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Abu,encantado de leer tus preciosos relatos.
    Simpre es asi,se describe el amor con sensaciones de extasis que luego pasan al dolor de la pérdida,a la dedepción,a la intranquilidad por no poder estar con el ser querido etc,etc...
    ¿Merece la pena una cosa y la otra?
    Bien es cierto que en algunas ocasiones no ocurre esto,entonces el amor languidece,se apaga, se convierte en rutina,en cariño...
    Perodona que sea un poco escéptico en este sentido,pero asi pienso.
    Es una enfermedad que todos tenemos que pasar,y pobre del que no la sufre.La putada es que no inmuniza...

    ResponderEliminar
  20. los muros adonde se dirige volverán a hacer su trabajo. hasta la próxima vez que salga. no se puede vivir en el tapial. estás de un lado ó del otro. pobre niña. buena entrada abuela. mis saludos.

    ResponderEliminar
  21. Abuela querida, parece que los duendes me han perdonado, cualquier travesura que haya cometido sin saberlo yo, y han actualizado tu blog ¡bien!

    ¿Sabes? es preferible mil veces sufrir el desamor que no haber amado nunca, no haber sentido la pasión de un beso... convencida estoy de que, esa pobre mujer, sabrá encauzar esa pasión hacia lo verdaderamente importante.

    Tus relatos son guines de cine, querida abuela :)

    abrazos

    ResponderEliminar
  22. que hermoso relato,lástima que no la dejaste en brazos de ladrón de besos !!!!!

    recibe un abrazo en estos días que llueve,llueve y vuelve a llover sobre lo mojado.

    y la tos, que no me deja, tos canija que ya mero cumple años !!!!!

    ResponderEliminar
  23. Sabes, querida Abuela? Tengo una tía, la hermana mayor de mi Padre, que vivió una vida parecida, peor al final, volvió a salir del Convento y se matrimonió con un hombre 20 años mayor que ella. Y dice que fue feliz mientras duró (él murió hace unos años).

    Qué vida la de tu protagonista!

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.