Me siguen...

Traductor

viernes, 3 de septiembre de 2010

MOMENTOS...

Mientras cubría el  bizcochuelo con dulce de leche, tenía a mi nieto de tres años, sobre la misma mesa.  Yo trabajaba en silencio, el sentado como un indio,  la miraba.  De vez en cuando suspiraba, yo seguía mi trabajo, calculando el momento en que su dedito indice, dejase su huella en el dulce.
En el duelo de silencios y suspiros, dice -¿Agueia?...     Sin mirarlo digo -¿Siii?...
La voz de un ángel de los coros celestiales pregunta- ¿Puedo tocar la torta?-
Solo entonces deje quietas mis manos, y respondí - Bueno... solo un poquito-
Mientras,  me detuve en ese momento,  y notaba como  cada día entendía mejor, el generoso ciclo vital del hombre.
Disfrutaba con mi nieto, esos momentos mágicos, donde el hilo conductor de nuestros sentimientos, es el silencio.  Saber oír esa música en el corazón de un niño,  sentir la emoción de que él, sin saberlo, se deja conducir por  esa música callada, esperando madure el momento de la acción.
Los ancianos, igual que los niños, vamos descubriendo paso a paso, la ventaja de los años, que nos van enseñando a aceptar los ciclos de una vida.
El perro en el piso me miraba, sus ojos parecían decir -¿ Y yo?-
Joaquin seguía solo con el índice, comiendo la cobertura de la torta, que iba adquiriendo textura de tronco de árbol, color marrón dulce de leche.
Afuera, la llovizna quería ser nieve, crepitaba el fuego en la salamandra, el reloj aletargaba su tic-tac, no queriendo romper la magia del momento. ¿ Que mas puedo desear, que ver un ángel reír?
Experimentar los extremos de la vida, contenerse y disfrutarse, en el echo cotidiano de vivir.

21 comentarios:

  1. Qué lindo, madame: pide permiso para tocar la torta. Que anhelante debia de estar por recibirlo y entregarse a ese dulce placer! Y usted por contemplarlo!

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso momento. ¡Qué privilegio llegar a tener nietos!
    Un saludo abuela

    ResponderEliminar
  3. En ese placer que sentimos los abuelos ante la voz de esos ángeles, no podemos más que darle gracias a Dios por habernos permitido llegar a estos momentos y disfrutar de todos ellos.
    Las expresiones de Joaquín , me recuerdan a mi nieto Óscar, el más pequeño de los cuatro que tenemos.
    Los niños son para mi algo mjuy especial.
    ¡¡Ojalá fuéramos siempre como ellos!!
    Bonita anécdota.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Querida abu, qué lindo! ¡qué sensación tan hermosa! Es precioso que puedas sentir así a tu nieto, tu hogar, tu vida...te felicito.
    Se me hizo la boca agua de pensar en esa torta bañada de dulce de leche, entiendo a tu nietito.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  5. La vida, son momentos.

    Y tu los retienes muy bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Abue,que relato tan lleno de amor.

    recibe mi cariño,abue fresca como las mañanas de mi país.

    tu amiga marucha.

    ResponderEliminar
  7. QUE DULZURA QUE INSPIRAN LOS NIÑOS.
    ENHORABUENA POR DOS COSAS: EL RELATO Y EL NIETO.

    BESOOOOOOOOOOOOOOOOOS,
    Montserrat

    ResponderEliminar
  8. Que dulzura, que instante más precioso.. Lo has contado con tanto hermosura, que las sensaciones son realmente emocionantes... Tu nieto y tu, la "voz de un angel"...

    Algún día intentaré mostrar pasajes con mis nietos...

    Hay tantos, ¿verdad, abuela?.

    Un beso,

    Luis.

    ResponderEliminar
  9. Cuando los nietos nos piden algo,que bonito es poder complacerles y con que orgullo lo hacemos.
    Los hijos nos dicen que los malcriamos y yo les digo que cuando ellos sean abuelos harán lo mismo con sus nietos.
    Ellos son la bendición de Dios para nosotros.

    Un beso fuerte para ti y esa preciosidad de nieto.

    ResponderEliminar
  10. Bonito momento,¡y que bien nos lo transmites!.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. No hay nada más hermoso que disfrutar esos momentos que hoy mismo se convierten en imborrables.
    Dicen del tiempo que es tirano, y tal vez lo sea, pero nos da la oportunidad de aprender durante toda una vida, y si somos inteligentes, detenernos a disfrutarlo.

    Encantadora escena, abue, la he visto ;)

    Besotes y buen finde (sin lluvia)

    ResponderEliminar
  12. Ser abuela es uno de los privilegios que Dios nos permite disfrutar, y lo mejor es que podemos consentir a los nietos, mientras los padres son quienes los disciplinan.
    La mayoría de mis nietos ya son mayorcitos, pero tengo una bisnieta, Karol Fernanda,a la que amo, y que cada vez que la veo me parece imposible que me haya tocado disfrutar a mi tercera generación.
    Mi cariño para ti, Abuela Frescotona: Doña Ku

    ResponderEliminar
  13. Ahhh!!! eso es vida Abuela, eso es la felicidad...
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. Querida Abuela

    Me he conmovido, recordando a mi abuela (no es la primera vez que me pasa aquí). Ella solía decir eso, que con la edad, sólo así, uno aprende a aceptar los extremos, los ires y venires, los dulces y los amargos. Casi como cuando nuño, cuando anda parecía preocupar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. ..grabalos en la retina..que tu quedaras en el corazón de ellos!!
    un beso..Amalia..y buen finde
    con o sin nieve!!!!
    con o sin sol!!!

    ResponderEliminar
  16. Uhmmm, que bien huele y que dulce placer ese bizcochuelo preparado con tanto cariño.
    Te prometí un trocito de playa y ya lo puedes ver en mi blog, espero que te guste.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. Esos son los momentos en que uno sabe que está vivo. Momentos mágicos en los que no necesitamos nada màs, sólo sentirlos...

    El toque entrañable del que dotas a tus escritos me hace sentirme niña y, siempre, de una u otra forma, vivo lo que escribes.

    Muchas gracias por hacerme sentir como una abuela sin serlo,y como la niña que llevo dentro de mí, aunque los años digan que ya no lo soy.

    Un beso, Abuela.

    Un beso, Abuela.

    ResponderEliminar
  18. Ofú que hambre me han dado los bizcochuelos... jajaja

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Disfrutar en el echo cotidiano de vivir, los has bordado Abuela.

    ResponderEliminar
  20. Sabes que ando en lo mismo abu?...A veces siento como que tengo que vivir muy deprisa y es cuando me limito a sortear estos maravillosos instantes y hacerlos eternos. La vida es el aquí y ahora, es lo único seguro que tenemos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Ay, qué bueno debe ser tener nietos, ya me gustaría a mí sentir lo que tñu sientes, querida Abu, lo malo es que ni hijos tengo...Hermosísmo relato, amiga mía. Otro besito.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.