Me siguen...

Traductor

sábado, 11 de septiembre de 2010

PASEO AÉREO.

El avión soltó la cuerda del planeador, el silencioso aparato se mantuvo un momento en la inercia, y de pronto,  tomó una corriente de aire cálido que lo llevó hacia arriba,  tomando una carretera imaginaria se alejó en el cielo.
Dentro,  el piloto se mecía en el aire disfrutando su vuelo, sentía los choques de las ráfagas, y el silbido en la aerodinamia del aparato.  Cerró los ojos, imaginó mover alas, en lugar de brazos, sintió que sus plumas se pegaban al cuerpo,  aplastadas por la velocidad, igual que un alcón buscando la paloma.
Todo era tan bello...       Se dejó llevar, buscando el impulso de otra corriente de aire, de pronto se estabilizó su vuelo, siguió en linea recta hacia el nadir.  Veía el centro vital del universo, en pleno movimiento, en los cambios de color que anunciaban su agonía.  En el horizonte, su disco se escondía debajo del mar proyectando su luz, desde el cielo se veía,  un rayo de fuego cortando el agua.  La cabina del avión se tiñó de matices, como si estuviese dentro del disco de helio, todas las sensaciones cambiaron en el momento en que vió,  la verdadera magnitud del planeta donde vivimos.
Salió de la térmica, el planeador lentamente perdía altura, era el momento de la pericia del piloto, nivelarlo y guiarlo buscando la pista.
Bajó del avión, se sintió  pequeño y desprotegido, al alcance de cualquiera,  para bien o para mal.
Solo la razón del hombre, puede desequilibrar el poder de la naturaleza.
A nadie teme mas el hombre,  que a su propia especie.  Es el único que sabe odiar.

18 comentarios:

  1. ¡Guau, abu, eres como el avión nos subes al cielo, soñando, imaginando...sintiendo esa libertad...y nos haces bajar a tierra con la realidad! Nunca he volado en un planeador pero debe ser maravilloso aunque si he sentido el odio humano.
    No hay duda que no hay nada más increible que el ser humano con sus contrastes capaces de despertar un gran amor y un profundo odio. Temible, sin duda.
    BEsitos compañera, eres única.

    ResponderEliminar
  2. HOLA, MIRA A PESAR DE TODO HEMOS DE CONFIAR,AU QUE SEA NADANDO Y GUARDANDO LA ROPS, PARA NO AISLARNOS.

    BESOS DE ABUELA A ABUELA, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. Me encanta cómo describes las cosas, este vuelo sin motor está espectacular

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. Ya lo dice la frase ... "El hombre es un lobo para el hombre"...
    Un abrazo Abuela.

    ResponderEliminar
  5. Es la primera vez que visito este blog, el nick me encantó desde que lo ví en lo del Gaucho.
    No podía ser mejor.Todo hace juego!

    Ni nosotros sabemos hasta dónde podemos llegar el día menos pensado, ojalá sea con amor y nada de daños alrededor.Pero el temor siempre está...

    Besos y muchas Bendiciones!

    ResponderEliminar
  6. Lo dice gran Visigoda no bien dicho: "El hombre es el lobo del hombre". Así es Abue. Solo el hombre sabe odiar.

    Muy buena moraleja.

    Saludos cordiales, un fuerte abrazo. ¿Ya leíste el libro? Espero tu comentario. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué gran verdad"el hombre es el único ser que sabe odiar" y de la experiencia del vuelo tras el cual se siente pequeño, es que una visión en solitario en una avioneta es una sensación inolvidable. Hace más de trenta años que piloté una avioleta con mi amigo piloto Claro! y la sensación que tuve fue de ser una pequeñez en el universo que solo lo podia superar no con la inteligencia sino por el amor. Contemplé cosas que jamás volveré a sentir.
    Me alegro de haber tenido tiempo de venir a comentar su historia.
    Amiga mía reeciba mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Me gustan los aviones, no me da miedo volar y después de leer tu, estupenda, descripción mucho menos.
    Mi cariño.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué maravillosa descripción! Viajé en planeador y me bebí esa naturaleza que el hombre mancilla con su suprema estupidez.
    Poner los pies en la tierra significa asumir que estamos siendo injustos con este planeta que nos dio la vida. Pensemos un poquito más....

    Muy bueno, abue. Que tengas un hermoso fin de semana.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Son nuestros miedos los que nos impiden volar...son nuestros miedos los que paralizan nuestro planeador...no son las circunstancias...no es el mundo...son nuestros miedos...todo lo que radica en nuestro interior...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Abuela me gustan tus cuentos, tus escritos, hoy además nos hacés pensar, reflexionar. Muchas veces dejo volar mi imaginación y me siento asi como el piloto del avión y no me gusta bajar a tierra. Besos tía Elsa

    ResponderEliminar
  12. Me da miedo volar Abu y mas sin motor,no estaría tranquilo en un planeador,y no podría disfrutar del vuelo y de esa sensación que describes.
    Estoy de acuerdo contigo:"el hombre es un lobo para el hombre".
    Por cierto continuo buscando el nombre del dichoso instrumento,de todas formas sonaba delicioso y el lugar ayudaba mas a sentir su sonido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Abuela que pedazo de vuelo acabo de realizar, y sin motor. Tengo las piernas temblado despues de leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Sabemos odiar y conscientes de ello, podemos girar nuestros sentimientos para poder amar. ¿Por cuál nos decantamos?
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Sabemos odiar porque la agresividad, que es natural a todas las especies que luchan por sobrevivir, en el hombre se torna sofisticada y termina siendo un arma muy peligrosa.POr ello, se requiere de unos valores universalmente aceptados por la sociedad, para ponerle límites a dicha agresividad. No obstante poco es lo que se logra muchas veces. Me ha encantado este escrito tuyo abuela, el contraste entre ese "evadirse" en el vuelo alejado de los terrenos mundanos y el regresar a una cruda realidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Abuela, me hiciste acordar a Saint Exupery.
    Un relato genial!!!
    besos

    ResponderEliminar
  17. Ese final me conmueve. El hombre es el único que sabe odiar, y lo peor, es que se empecina en hacerlo.

    ResponderEliminar
  18. Querida Abuela

    La primera vez que subí a un avión sentí un golpeteo en mi estómago, algo parecido a una pequeña revolución de emociones. Adrenalina pura. Nunca miedo. Amo volar... física y mentalmente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.