Me siguen...

Traductor

viernes, 24 de septiembre de 2010

POLLITO HERIDO

Escuchaba desde el otro cuarto a mi nieto lloriquear, y suspirar, me acerqué a espiarlo.  Estaba arrodillado en la cama con el pollito, en realidad es un canario, Twiti, había descubierto que su compañero de cama, tenía una rotura en su ropita, lloraba por la herida de su amigo.
-No llores la abuela lo arregla-  La magia de las palabras, su cara se iluminó, con la ternura de la inocencia  me lo confió.
Corrí a buscar mi costurero, una vieja lata de galletas, a la que mis hijos cuando niños, le habían perdido la tapa.
Busqué hilo amarillo, demoré en enhebrar la aguja, el paciente esperaba con sus grandes ojos celeste desmesuradamente abiertos.  La herida era posterior, se extendía desde la nuca, a la espalda, junté los bordes y cosí varios puntos reforzados.  Pollito, quedó con su traje de paño arreglado.
Su dueño me miraba como una hacedora de milagros, lo que no impidió revisarlo y como Tomás, tocó la invisible costura, cuando comprobó la buena salud del plumífero, lo abrazó y acomodó a su lado.
Al rato voy a mirarlo, me siento en su cama, su cuerpito  macizo y redondito, se prende a mi cuello, le gusta quedarse en silencio, que yo lo apriete, y le dé piquitos con ruidos en la mollera.  Pollito, desde la almohada miraba celoso, mientras su dueño, recibía,  su cuota diaria de mimos.
¡ ¡ ¡ Pensar que mañana serán hombres¡ ¡ ¡

22 comentarios:

  1. Ay, madame, que lindo! Qué precioso relato, tan tierno. Resulta hermoso el cariño que un niño puede depositar en su pollito amarillo, y recibir esa gratitud cuando con hilo y aguja se opera al paciente. Me ha encantado hasta el costurero!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. AY ESTA ABUELA BONACHONA, FRESCOTONA. PERO SOBRE TODO BONACHONA.

    BESOS,MUCHOS BESOS, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. Mañana serán hombres sanos,fuertes y sensibles. Serán, seguramente, hombres de verdad.

    ResponderEliminar
  4. Instante mágico. Con un hilo amarillo curaste una herida grande. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. hoy tengo un día tontorrón, me hiciste llorar de ternura ;)

    Besicos muchos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué ternura abu! Es la perfecta descripción de una relacion abuela-nieto que todos quisieramos tener...Eres una abuelita divina. Y sí, crecen pero el recuerdo no se va ¡por suerte!
    Besitos tiernos para tí.

    ResponderEliminar
  7. Enternecedor y bello relato, querida Abuela. Cuantas alegrías nos proporcionan nuestros nietos. Ahora mismo estoy con los míos. Y mi nieta pequeña, de 3 años, me dice: Abu, quiero trepar. Y la cojo de ambos brazos y apoyándose sus piernas en las mias, sube trepando hasta la cintura... y así una y otra vez. Y a mi me encandilan sus juegos, sus caricias...

    Un beso,

    Luis.

    ResponderEliminar
  8. Hola querida amiga.
    Ya de vuelta de nuevo,me reencuento con tus maravillosas historias que, pese a su sencillez, tienen una grandeza extraordinaria.
    Cierto que se hacen grandes, pero les damos ejemplo, para que ellos hagan lo mismo.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Que envidia me da esta abuela que derrocha ternura por todas partes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Preciosa anécdota Abue. Lindo y tierno momento.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  11. Ay, Dios!!! No me hagas esto abuela!!! Dichosa tú que los tienes cerca! Los míos los veo muy de vez en cuando. Viven tan lejos...
    ¡¡¡Y PENSAR QUE MAÑANA SERÁN HOMBRES!!!
    Bellísimo relato, como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Pero Abu,¿ acaso te sorprende que creamos que las abuelas y las madres todon lo arreglan con su mágia?
    Cuanta ternura en tu relato, el día de mañana esos niños serán padres y espero que sus hijos sigan creyendo que son mágicos.
    Achuchones.

    ResponderEliminar
  13. mi mamá hacia lo mismo con los pollitos y hasta con los mas grandes. excelente relato, muy dulce.
    besos

    ResponderEliminar
  14. De los besos amorosos de hoy saldrán los grandes hombres del mañana.
    Un beso, Who.

    ResponderEliminar
  15. Mañana serán hombres, pero en su recuerdos siempre seran los nietos de abuelas como tú. !que suerte tienen tus niestos!

    ResponderEliminar
  16. Ay, me ha hecho mucha gracia ese final con el "y pensar que mañana serán hombres..." Y sí, mi querida Abu, ahora tan tiernos y dulces y al crecer, quizás rudos hombretones, jeje, vaya contrastes que tiene la vida. Un beso fuerte, mi narradora favorita!!!

    ResponderEliminar
  17. Si todo fuera asi de facil para enmendar...

    que buena tu gracia para elaborar tus recuerdos
    y hacerme meditar...tantas veces que pudiendo hacerlo he dicho no puedo...no quiero.

    gracias por tu nobleza.

    love.

    ResponderEliminar
  18. Algo así me pasó esta semana con mi hija. Que bueno es poder ayudarles! que bueno poder ver esa cara de felicidad!

    Bellísimo relato, mi abu.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Será un hombre bueno, abuela, no creo que olvide el dolor que le causó la herida de su pollito y la magia que utilizaste para curarlo...

    beso y abrazo

    ResponderEliminar
  20. Qué tierno relato. Me hiciste recordar las muñecas de trapo que acostumbramos por estas tierras mexicanas. A ellas y, claro, a mí y ami abuela.

    Un abrazo querida Abuela

    ResponderEliminar
  21. !Oh, que bonito... que superbonito abue!, y es que los niños son así, pa comerselos... de pequeños, literalmente pa comerselos... sí que es verdad, da lástima que crezcan pero, también da gusto verlos crecer, aunque a veces, algunas veces, !que daría yo por poder detener el tiempo, por que no crecieran y fueran siempre chiquitos!, aunque crecen y, se hacen hombres, sí, se hacen hombres y mujeres, irremisiblemente... muy rápido !el tiempo corre que se las pela ¿verdad?!

    Un besote enormísimoooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.