Me siguen...

Traductor

martes, 21 de septiembre de 2010

SOMBRAS.

Las notas del piano, viajaban por el huerto como mariposas invisibles, sostenidas en su tono,  por las manos de la joven, que a puro tacto, y sin poder ver la luz del sol, así,  imaginaba el dibujo de la música.  Como una imagen que se desprendía del sonido,  y viajaba por el aire, transformando todo lo que tocaba,  con la magia del movimiento perpetuo.
La niña ciega no conocía la luz, ni los colores, solo sabía de aquellos puntos diferentes,  que aparecían de vez en cuando girando en sus ojos, y que ella ignoraba  eran reflejos nerviosos,  heridos por la luz blanca del sol, como queriendo abrir sus pupilas.
Segura en su mundo de sombras,  era feliz.  Acariciaba las teclas, dando gracias por el don de la música, que deleitaba sus horas.
Cuando sonaba el piano,  las aves del huerto no dejaban de posarse,  y competir con su canto animadas por la música, ella sonreía improvisando, imitando el tono de las aves.  Oía el movimiento, el batir de las alas, los ventanales dejaban entrar el sol, que daba en su rostro.
Tocaba y se dejaba llevar, como le gustaría ser como esas notas que viajaban por el aire, y llegar a todas partes.
El dolor en  su cabeza,  refleja en sus ojos un Big Ban de reflejos y colores,   la asustaron de tal modo, que perdió el conocimiento.
Los médicos explicaron el por que del milagro, que todo estaba bien.   Pero ella,  ya no podía tocar el piano.
La visión le marcaba otros rumbos a sus dedos, no podía producir música, ya no imaginaba las notas.
En el aire, solo había aire, sin música,  los pájaros no cantaron.
A la niña de bellos ojos, se le perdió su mundo de sombras,  donde era feliz, sus ojitos se cansaban de mirar tantas cosas, a las que no encontraba valor, ni utilidad.
Pasaba los días caminando el huerto, con los ojos cerrados, tratando de encontrar el mundo perdido,  de sus días sin luz.

21 comentarios:

  1. Que relato mas lindo y triste Abu...No deberian existir los dias sin luz.
    UN SALUDO

    ResponderEliminar
  2. MI QUERIDA AMIGA, LA FELICITO, CADA VEZ SE SUPERA MÁS Y MÁS SU CRATIVIDAD, ME HA ENCANTADO TANTO EL TEMA COMO SU FINAL SORPRENDENTE.SI LE DAMOS UN DIAGNÓSTICO, LA NIÑA TENIA UNA CEGUERA HISTÉRICA.
    GRACIAS ES UNA MARAVILLA VENIR A SU CASA. fELIZ PRIMAVERA
    CON TERNURA
    SOR.CECILIA

    ResponderEliminar
  3. Interesante despertar.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto abue.

    ResponderEliminar
  4. Que paradoja, casi como el mundo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ya encontrará la niña otra forma de expresarse, abuela. Y tal vez, un día, cuando conozca el amor y cierre sus ojos al prodigar el primer beso, regresen a ella las notas y los pentagramas del aire. Un fuerte abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  6. Abu hasta hoy pude venir un rato a leerte

    Pasaba los días caminando el huerto, con los ojos cerrados, tratando de encontrar el mundo perdido, de sus días sin luz.

    Que bonito escrito Abu que Bonito

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Bella historia abuela. Induce a la tristeza, pero también a la reflexión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me uno a los comentarios amiga mia!
    un lindo escrito....


    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. A veces es mejor permanecer en la sombra, abrirse al mundo, mirar y ser visto nos aleja de nuestra esencia, solo en nuestro yo escondido podemos escuchar la verdadera música de nuestro corazón.El relato precioso como siempre, conoce mi hijo a una muchachita ciega, nueva en clase este curso y el cuenta que es la más alegre, la más feliz, la mejor compañera de entre todos. Un abrazo amiga!

    ResponderEliminar
  10. Abuela, ¿que te digo?, no tengo ni idéa, me dejas pasmado como siempre, pero gustosamente pasmado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Que crueldad para la pobre niña, perder la luz y con ella la musica que era su alimento, y sin la cual la vida no tenia sentido para ella.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Querida Abuela.... que despertar de los sueños no es tan placentero, al menos le quedarán los recuerdos

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  13. Querida abu, qué hermoso relato nos has contado...con esa mezcla agridulce que nos da la vida. Sin duda hay veces que nos sentimos como nuestra querida niña, hemos perdido aquello por lo que nos quejábamos y era la fuente de nuestra vida.
    Besos y feliz primavera.
    Pdt. Me hubiera gustado mucho verte por un agujerito ayer, celebrando con tu familia la primavera.

    ResponderEliminar
  14. Todo cambio, es un comienzo.

    Toda elecciòn, una pèrdida.

    buen texto.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. un buen paseo por tus letras...
    no puedo ni imaginarme como sería
    vivir en las sombras...

    gracias por las historias.

    love

    ResponderEliminar
  16. Abuela cada dia te superas en tus relatos.
    Este, triste pero bonito.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. un relato muy sentido, con un cierre desesperanzador.
    besos

    ResponderEliminar
  18. Feliz primavera llena de luz Abu. Besos desde el otro lado. Muak

    ResponderEliminar
  19. todo es tan relativo.aun asi nos esforzamos por encontrar allí en el centro de las cosas.un espacio en donde algo de eso sea común.Conmovedor relato.

    ResponderEliminar
  20. Huy, qué difícil. Y uno que pensaría que al recuperar la vista, la chiquilla sería feliz.

    Un abrazo, querida Abuela

    ResponderEliminar
  21. Es evidente que para lograr algo debemos perder otro tanto. La semilla muere para dar vida al árbol, a su vez la flor muere para que nazca el fruto y disfrutemos su sabor. Pero sin semilla no existen ninguna de las otras dos...

    Precioso, abuela querida

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.