Me siguen...

Traductor

sábado, 25 de septiembre de 2010

TORMENTA EN LA PAMPA.

Cruzó el cielo un relámpago y estalló el trueno, el caballo se inquietó, presintiendo la tormenta.  El cielo de la pampa mostraba oscuros nubarrones, de pronto nubes blancas, apuradas por el viento pasaban bajas, como huyendo de la tempestad.  Los pastos se inclinaban hacia el norte, con ráfagas del sur, algún pájaro luchaba por llegar a su nido.
En la inmensidad todo olía a lluvia, los ollares del animal se desaforaban olfateando el aire.
El hombre ajustó su sombrero, envolviéndose en su poncho encerado.  Al caer las primeras gotas espoleó a su caballo, que entró en galope tranquilo, el perro corría adelante, de vez en cuando se detenía a esperarlos, como reclamando apuro.  Cuando  divisó el rancho a lo lejos, se despegó de la compañía de hombre y caballo, y no se detuvo hasta llegar.  Estalló un trueno lejano, trayendo el eco rodando la planicie, y con él se desató la lluvia y el granizo, que golpeaba el rostro del jinete y la cabeza del caballo.
Entró montado al refugio de cañizo, al lado del rancho donde guardaba sus aperos, montado esperó que amaine, el perro se echó sobre unos cueros, tratando de sacar con sus dientes, una espina de la pata.
El olor de las hierbas castigadas por la pedrea, invadió el aire, predominaba el aroma de hinojo.
Todo a la vista estaba blanco, cubierto por el menudo granizo.  El silencio llenó todos los espacios, y una briza helada,  llegó con el oscurecer de la tarde.  Largó el caballo y se adentró a la tibieza de las paredes de adobe, en el fogón, humeaba la pava, preparó su mate cimarrón, arrojó una leñita seca a las somnolientas brasas, y por fin descansó del largo día, que como él,  ya se adormecía en la noche.
Algún trueno retumbaba, una nube demorada dejaba caer gotas a su paso, la naturaleza llamaba al descanso.
El hombre, el caballo, y el perro, los tres elementos de trabajo en la pampa, dormían.

23 comentarios:

  1. Me encanta como describes una situación en el campo. Me haces vivir esos momentos. Te cuento que tengo un cuento, no parecido, pero sí que trata del campo. Un día de estos lo cuelgo. Para compartir.

    Saludos Abue, te dejo un fuerte, fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué delicioso momento ha de ser el de llegar al refugio y escapar al granizo y la lluvia inclemente, descansando ante un buen fuego hasta la proxima jornada. Un rincon muy acogedor el que usted nos presenta.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Y una vez más, nos has deleitado con tus amenos relatos, llenos de sencillez y poesía.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lo leí como si fuese una sucesión de fotos, pude ver todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tus relatos siempre nos entretienen, amiga.

    Abrazos
    BB

    ResponderEliminar
  6. AY ESTA PAMPA QUE TAN BIEN CANTABA JORGE KAFRUNE.

    QUE BONITO LOS TRES ELEMENTOS DE TRABAJO LA PAMPA. EL HOMBRE EL CABALLO Y EL PERRO.

    BESOS Y BUENAS NOCHES, Montserrat

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué majestuosa estampa, abuela! ¡Qué tremenda y auténticamente argentino suena, huele, se siente todo cuanto describe y narra! Fui pampa, hombre, caballo y perro, leyendo este pasaje. Tiene usted el regalo prodigioso de hacer soñar y sentir. Un abrazo y un beso con cariño.

    ResponderEliminar
  8. Que ganas de irme a vivir lejos de la ciudad...y yo que me pensaba que vivía en el campo...no, esto es pueblo nada más.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. La soledad de un lugar que imagino duro y extremo para vivir y trabajar...
    has traído el olor a tierra mojada hasta mi casa, querida abuela :)

    abrazos y buen finde

    ResponderEliminar
  10. eso, siempre es un placer visitarte.
    besos

    ResponderEliminar
  11. Abuela: Tú me reconcilias con la vida. Mucho de lo que escribes recién ahora que he descubierto el placer de montar, es ahora mío:

    "los ollares del animal se desaforaban olfateando el aire".

    Es íntimo, y gracias por compartir la tormenta y el granizo, y el descanso merecido:

    "El hombre, el caballo, y el perro, los tres elementos de trabajo en la pampa, dormían".

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué sensación tan especial! Se viven lo momentos, el aroma, la lluvia, los aperos...Desde una visión de este medio primer mundo uno crería que es un cuento pero los de allá, lo saben... es una realidad: el hombre, el caballo, la Pampa y esa especial soledad.
    Besitos y gracias por despertarnos sensaciones tan especiales.

    ResponderEliminar
  13. Has descrito, tan estupendamente, esa tormenta en La Pampa que desee estar sintiéndola.
    Hombre, perro y caballo, juntos en el trabajo y en el descanso, leales compañeros.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Me he estremecido con los relámpagos y me he quedado dormido al amor de esa hoguera,estupendo relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. esa tormenta tuya me recordó el edén del que fuimos expulsados...no conozco tu pampa, pero me la imagino que es igual que mi michigan...o quizas muy parecida al paraiso de la promesa.
    "En elprincipio"
    http://tbonito.spaces.live.com/blog/cns!9807A85B386FE1AF!790.entry

    quizas te rias conmigo.

    ResponderEliminar
  16. Estupento tu post abuela, ten una buena entrada de semana.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Estimada amiga:
    Mi amigo Pedro le ha dicho, que usted tiene el don de hacer soñar y sentir, yes cierto. él también lo tiene , por eso lo aprecia en usted,
    Gracias por ese relato campestre, que me ha hecho ponerme encima de mi caballo Xabacan, igual, con mi perro por la pradera de Santander una mañana de verano con tormenta.
    Reciba mi ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  18. Como siempre, a las cosas sencillas, vos le ponés magia.

    ResponderEliminar
  19. Abu:
    pasa por mi blogs.
    te espera un certificado de la amistad.
    besos

    ResponderEliminar
  20. Querida Abuela

    Hasta acá puede aspirar el aroma de la tierra mojada, de la Pampa recién llovida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Tus relatos te transportan haciendote vivir sus aromas,lluvia y todo lo que describes.

    Un fuerte abrazo querida Abu.

    ResponderEliminar
  22. La Pampa debe ser de un paisage espectacular... de esos que te quitan el habla y que no te cansas de mirar y mirar. Argentina entera debe ser un pais superespectacular !cuantisimo me gustaría conocerlo!... enfin, a ver si para las vacaciones del año que viene, ahora, acabo de volver y mira, ya pensando en marcharme de nuevo... desde luego no tengo remedio!!!

    Un besote, ya sabes, enorme y sonoro

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.