Me siguen...

Traductor

lunes, 25 de octubre de 2010

DE AMOR Y ALIMENTO.

Dicen,  que el amor se siembra y da frutos.  También dicen, que el amor se mata y se vacía el alma.
Pienso que en su esencia, todos los seres, y todas las cosas que están sobre este mundo, tienen una proyección mas allá de lo que vemos.
Miraba una familia de aves,  que alimentaba a sus pichones, el padre traía el alimento en su pico, y se lo daba a la madre, quien hacía un minúsculo bollo y lo depositaba en el ávido pico, que esperaba desmesuradamente abierto.
Pensaba en la función de los padres hacia los hijos,  amarlos, alimentarlos, educarlos, y el orgullo de cumplir esos roles ancestrales de los seres vivos.  Ver como le damos forma a la persona, que con amor y cuidados va surgiendo.
  Suele pasar en el Hombre (el ser mas inteligente de la creación), que se desvirtúe su naturaleza, por ambición, mezquindad, vicios afectivos y deje u omita cumplir, las funciones que como padres les otorga la naturaleza.
Nada mas bello que la mesa llena de hijos, que aún siendo hombres de familia, no olvidan compensar  el amor de sus padres, recibiendo de sus manos el alimento, tal  como,  cuando habitaban la casa en su niñez, y recibían amorosos cuidados, que ellos, a su vez trasmiten.
Es prueba de amor, alimentar a los que se ama, cocinar para ellos, que sientan el gusto y la satisfacción de ver que aun,  pasado el tiempo, los padres recuerdan sus gustos y el placer de tenerlos.
Ser padres, es,  nunca dejar de considerar en los hijos, la necesidad que tienen de vernos ejercer  ese rol,  que les da pertenencia, que ese nido que los cobijó, aun,  está feliz de alimentarlos y espumar sus plumas.

25 comentarios:

  1. cuanta razon tienes
    a veces confundimos independencia con despego...
    un beso

    ResponderEliminar
  2. De amor y de alimentos se nutre el alma.Elque da esto es la más bonita prueba de amor que se puede dar.
    Bonita entra .

    Mil besos para ti Abu.

    ResponderEliminar
  3. La familia ha de ser un alimento de la.... ¡Felicidad!... ¡siempre!. Me gusta tu glosa sobre la familia y sus relaciones, siempre unidos como una piña, como cuando eran niños.

    Besos,

    Luis.

    ResponderEliminar
  4. Exacto.

    Ser padres, nos completa. Se retoña en los hijos.

    Se es inmortal.

    Por què, entonces, tanto ataque artero a la maternidad? A la familia, a los valores fundamentales.

    Que tiempos, son estos? A veces, parece que a uno, le exigen avergonzarse, de ser hombre!

    Por suerte, nuestros hijos, tienen ejemplo.

    no todo està perdido. un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Suele decirse que la recompensa a una buena educación es la soledad, pero qué agradable resulta ver cómo se rompe esa soledad un Domingo cualquiera con la algarabía formada por los hijos y los primos y los sobrinos y...¡hasta algún familiar lejano que acude a comer alertado por el olor del cocido!.
    Eso sí, luego poner la casa en orden cuesta lo suyo, jajajaja...

    Un saludo desde Givés


    Zahyled

    ResponderEliminar
  6. Emotivo y precioso relato con el que etoy totalmente de acuerdo.
    Un abrazo Abu.

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto Abu, nada mejor que tener a los padres como referente, no hay fuerza mayor.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Ay, es verdad, nunca se es lo bastante adulto para dejar de añorar la comida de mamá. Es especial, porque es mucho lo que va en ella, ademas del alimento, porque habla de ese nido y ese calor de hogar :)

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Que entrañable abuela frescotona me has dejado pensando. Muy bonito texto.
    Te quiero sin conocerte. pero asi es.

    ResponderEliminar
  10. BUENAS NOCHES AMIGA.
    EN ESPAÑA LAS 22 H.

    ES UNA BELLA GLOSA A LA FAMILIA.

    LOS ANIMALES, NOS DAN MUCHO EJEMPLO A LOS RACIONALES.

    BESOS, Montserrat

    ResponderEliminar
  11. A mi me parece la más hermosa tarea que puede tener el hombre, la de criar, ver crecer, ir formando al ser hasta verle alcanzar su plenitud y luego, como tu dices, cuando ya son adultos poder seguir dándoles amor, no romper nunca el vínculo, que para ellos sea la casa de los padres el faro que ilumine su camino, el lugar de encuentro seguro, la cuna del amor... Un abrazo Abuela, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  12. Ay Abuela, qué grande debe ser!!! A ver si yo puedo serlo pronto, jeje. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  13. Por los que no tienen padre, ni madre, ni hijos...Quizas algun amigo los invite a su mesa...los mexicanos en el extranjero sufrimos
    de la soledad y solo nos queda el telefono...
    las palabras bien acomodadas...
    Muy buena reflexion Abuela...

    love.

    ResponderEliminar
  14. Muy cierto abuela. A mi me sucede que cuando vienen todos mis hijos de visita con los nietos, me dejan de cama, pero que placer es verlos a todos reunidos.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  15. No he sido madre, pero he tenido que serlo tantas veces y con gusto...porque creo que tienes razón. Un beso abu.

    ResponderEliminar
  16. Cuanta razón en tus palabras. El proteger y cuidar a nuestros hijos hace, en definitiva, que nuestra memoria se perpetue. Te mando un beso y te agradezco por visitar mi blog.

    ResponderEliminar
  17. Buenas tardes amiga:
    He tenido unos días de ausencia en su espacio contra mi voluntad.No puedo llegar a todos.-
    De entrada la felicito `por esa glosa tan humana, tan tierna; me ha encantado.
    yo fuii hija únic y no conocí ese ambiente, a mi me toco la soledad, que no deseo a nadie.
    reciba un gran beso de ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  18. Abuela frescotona:Es hermoso DAR, estoy segura de que esa es la misión que trae al mundo el hombre (se entiende que la mujer también).Más a veces que dificil es dar cuando no se puede, cuando no se tiene lo suficiente.
    Por mi parte, viví la tristeza de ser una mujer sola, pues mi marido me dejó con mis tres hijos y se fue a vivir a E.U, luego me mandaba una miseria que nunca alcanzaba para nada. De manera que tuve que trabajar y estudiar como enfermera para poder sostenerlos.
    Eso, si es muy satisfactorio verlos ahora que son buenos ciudadanos, que tienen una carrera y que nunca les faltó, ni les falta, el pan el su mesa.
    Te invito a que pases por mi blog, estoy escribiendo una truculenta historia.
    Con mucho cariño: DK

    ResponderEliminar
  19. qué gran mensaje, querida. me conmueves.
    besos

    ResponderEliminar
  20. Uno es madre y padre por siempre, aunque los chicos tengan nietos :)
    Es cierto abue, nada más lindo que estar todos sentados a la mesa. Yo aún tengo los cuatro sentados a la mía, y a pesar de los diferentes horarios que todos tenemos, por la noche, nos esperamos unos a otros para compartir la cena. No cambiaría eso por nada del mundo. (A pesar de que siempre cocino para un regimiento, jajajaja)

    Me encantó, abue, como siempre tus escritos son a corazón abierto.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  21. Querida Abuela

    Como dice Xana en su comentario: a veces confundimos la necesaria independencia con desapego, abandono. Es bueno no olvidar que son cosas distintas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. ¡Abuela, ponme un plato, que paso en breve a comer por tu mesa! Debes cocinar bien rico y dichosos aquellos pichones tuyos que aún regresen a saborear la sazón inconfundible de su madre. Un abrazote grande y un beso.

    ResponderEliminar
  23. Que hermoso lo que escribiste abuela, es asi yo lo siento por mis hijos mayores cuando vienen a cada todos los domingos, para el padre y para mi es un placer tenerlos reunidos en la mesa, verlos comer con placer,disfrutando de un buen asado. Lamentablemente a veces los seres humanos pierden el don de apreciar a su prole. besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  24. Nadie nos enseña a ser padres, es el instinto quien hace de guia...alguien me dijo una vez que los hijos nos quitan cosa...después que tuve los míos, entendí que no nos quitan nada, sino que aprendemos a ser menos egoístas...
    Creo que ser madre es lo mejor que me ha pasado en la vida y no dudaría en volver a intentarlo si pudiera...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  25. Pues sí, Abu, nada hay que más desee un hijo, que volver al redil, al hogar paterno, y recibir, aunque sea por unas horas, los cuidados que recibió en su infancia, eso estrecha los lazos entre padres e hijos y crea una sensación de amor infinita. Un beso grande, mi querida e inteligente amiga.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.