Me siguen...

Traductor

martes, 5 de octubre de 2010

SILENCIO DE REZOS

El viento callado juega
haciendo remolinos invisibles.
Silenciosas galerías
guardan secretos
de beatos y perjuros.

Juega la brisa rabiosa
agitando los abitos
que guardan falsos pudores.

Claman los rezos piedad
mientras la carne resiste
su destino de pecado.

Baja el cierzo helado
congelando pasiones
que los rezos incitan
en su afán de pureza.

El hombre redime el espíritu
sacrificando el cuerpo.

21 comentarios:

  1. La carne resiste su destino de pecado. Casi determinista. Pero es verdad, el pecado nos marca.

    ResponderEliminar
  2. ..hola abu.querida,para muchos una gracia o bendición..sin embrargo sin polemizar ,me quedo con los dos últimos versos"el hombre redime el espíritu sacrificando al cuerpo".por que esto le sucede a muchos de nosotros y no exclusivamewnte a religiosos...,una eleccion de vida,una gracia como te dije antes,un mandato divino,un sentimeinto....una vocación...
    que tengas un hermosos dia!

    ResponderEliminar
  3. Un breve parentesis de silencio y recogimiento entre pecado y pecado. Apenas durara mas que una oracion.

    Muy hermoso poema, madame.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. es nuesta naturaleza, Abuela.

    Bien escrito.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Si no pecáramos, no hubiese habido Redención, y con la Redención, se nos ofrecieron las pautas para irnos corrigiendo.
    En fin....... Bello y acertado poema.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. En una oración sencilla Heova nos escuchará...

    una buena reflexion...me gusta.


    love.

    ResponderEliminar
  7. El hombre es débil Abuela, el hombre es débil...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Como pecadores que somos,mo podemos estar sin pecar.

    Abrazos querida Abu.

    ResponderEliminar
  9. Nos hacemos mucho rollo con esto del pecado. Creo que si liberáramos nuestras mentes de prejuicios y religión, este mundo sería, al menos un poco mejor.

    ResponderEliminar
  10. Creo que llevo demasiado tiempo intentando discernir cuales de mis acciones pudieran ir contra Dios y cuales contra los hombres. Despues de los diez primeros llegan mis dudas y no siempre mi conciencia me ayuda. Por ahora soy feliz cuando ella duerme igual de tranquila que yo. De lo contrario, me preocupo.
    A pesar de todo entono demasiado el "mea culpa".

    Besos abuela.

    ResponderEliminar
  11. debemos sacrificar una cosa para ganar otra.y si queremos ganar el cielo.no nos queda otra que sacrificar la tierra.(lo que es yo.no estoy preparado aun para tanta santidad:)

    ResponderEliminar
  12. Quizás demasiados habituados a pecar, a sabiendas que con un arrepentimiento a tiempo y una buena oración podemos seguir optando por el cielo. Se pierden poquito a poco los valores y he ahí nos estemos habituando...

    abrazzzusss

    ResponderEliminar
  13. "El hombre redime el espíritu
    sacrificando el cuerpo."

    No creo que el se redima el espíritu sacrificando al cuerpo, se debe redimir en libertad.

    Interesante poema, para ponerlo en mesa de discusión.

    Muchos besos Abue.

    ResponderEliminar
  14. Abuela Frescotona: Sabes?, yo vivo casi al lado de un seminario llamado Campo Misión, casi a diario veo pasar a las monjas con sus largos hábitos y rezando.
    Un día llamé a una y le dije que tenía un poco de ropa que tal vez les serviría a sus pobres, ella me dijo que iba apedir permiso y que si se lo permitían, la recogería al siguente día.
    La monja llegó y la hice pasar a la casa, me dijo: ¡que casa tan bonita tiene!, ¿quienes son esos chios tan guapos que tiene en esas fotos?, son mi hija, mi yerno y mis nietos, le contesté, ¡parecen artistas!, me hizo reír.
    Le pregunté de donde era y me dijo que era de Guatemala y que había dejado a su familia en esa Ciudad. Y, ¿con que frecuencia les llamas?, nunca, me contestó, no debo seguir atada a mi vida mundana, ni desear estar con mis padres, lo dijo con tanta tristeza, que se apresuró a despedirse, no sin antes darme las gracias.
    Me quedé triste, pensando en cuanto tienen que sacrificar estas chicas, que siendo tan jovencitas tienen que renunciar a lo que hasta hacía poco formaba parte de sus vidas.
    Saludos cariñosos: Doña Ku

    ResponderEliminar
  15. Lo silencios de rezos me sosiegan, me transmiten mucha paz.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. No aguanto la falsedad,y el puritanismo que muchas veces se esconden debajo de los hábitos.

    ResponderEliminar
  17. Aunque uno descrea de las religiones y, sobre todo, de los que las manejan, orar puede ser un alivio, un consuela en momentos de desazón.

    Un abrazo

    PS he andado algo ajetreada, por eso ni he publicado ni te he visitado. Trataré de volver hoy por la noche.

    ResponderEliminar
  18. "El hombre redime el espíritu
    sacrificando el cuerpo"... Es, mi frase...

    ResponderEliminar
  19. Jjajjaja Abu que bien te veo montada en ese cerdo.
    Un Interesante tema el ke hoy compartes con nosotros, Grácias.

    Besos Abuela y un Abrazo.

    ♥Yesi♥

    ResponderEliminar
  20. Estimada amiga:
    Mañana día 7 bajo la avbocación de la Virgen del Rosario mi blog«Estoy a tu lado» se inaguró.Por ello ofrezco a mis seguidores de la primera etápa del blog y con sorteo para no poner mis sentimientos, un premio, que me agradaría mucho viniese a recoger. Siempre recordaré aquel encuentro ya histórico y el bonito desenlace que ha tenido.
    Berndiciones
    Gracias por sus visitas
    Reciba mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  21. Y a veces, cuando la carne no resiste las embestidas de la tentación y del pecado, es cuando por un instante y sin arrepentimiento alguno ni petición de absolución posible, alcanzamos la gloria. Besos siempre para usted, abuela. Muy hermoso poema.

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.