Me siguen...

Traductor

martes, 23 de noviembre de 2010

LA FRAGUA .

La fragua era la dueña de la alegría.  Los niños rodeaban al herrero, y preparaban el alboroto de corridas y risas, cuando echaba aire al fuego estallaba el carbón de piedra en mil estrellitas de fuego, que la brisa llevaba presurosa y en remolinos naranjas desaparecían en la noche.  Los niños corrían detrás, pero ellas volaban alto, la magia ancestral del fuego, atrapaba a los niños.  El herrero sudoroso manejaba la maza con destreza, y moldeaba los aceros, que se doblaban ante sus ojos cambiando de forma, como masa de pan.  Los secretos de la fragua y el acero, solo él los conocía.  Sumergía los hierros calientes en el agua, y nubes de vapor se disparaban, ojos asombrados admiraban el fenómeno.   Recién podían tocar con sus manitos, la obra terminada, pero ya no los atraía la quietud.   Solo el movimiento que produce el cambio, creaba la expectación,  de ver surgir el milagro de la forma.                          

26 comentarios:

  1. Se me ha llenado la habitacion de chispitas que danzaban ante mis ojos leyendo su escrito. Qué admirable de ver toda esa tarea para los ojos de un niño curioso.
    Muy hermoso,madame, me alegra que se haya acordado de dedicar un relato a la vieja fragua.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Oh Abuela es que el momento de la creación, el movimiento siempre son grandiosos sea de lo que sea... Un abrazo en la noche!

    ResponderEliminar
  3. "Una fragua, son mundos que se derrumban", dijo Arturo Jauretche.

    De toda hecatombe, surgen nuevas cosas.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué lindo tu texto. Me gustó leer algo distinto.
    Te mando un besote.

    ResponderEliminar
  5. Abue:

    Al leerte me trasladé a las palabras de mi propia abuela, siempre tan claras, expresivas y cautivantes... gracias por este pasaporte a tan entrañable viaje!!!

    Un abrazo muy cálido!

    ResponderEliminar
  6. Otro relato cautivador abue, Miro a los niños y al herrero.

    Buenas noches mi querida amiga.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Bonita forma de mostrar uno de los trabajos más ancestrales que existen.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ..el relsato es hermoso,pero he reparado..y ya no en el caso de los niños..fijate quemuchos nos interesamos en el resultado..y esoa ellos no les ha importado..lo interesante fuen el viaje..como el de la vida..muchos quieren llegar a la cima de la montaña..y resulta ser que lo interesante es la subida!!
    besitos de luz ABu querida..un abrzo...

    ResponderEliminar
  9. Gracias amiga por tus relatos tan maravillosos entre la hermosa vida y la quizás temible despedida. Fraguar es siempre construir.
    Espero que pase a buscar el premio que le otorgué el día de mi santo.Premio a la amistad.
    Con ternura
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  10. Antaño en todos los pueblos estaba el herrero, ahora ya no se ven, al menos aquí.
    Bonito relato.

    Un beso amiga

    ResponderEliminar
  11. Querida Abuela

    En el nombre lleva la bendición: La Fragua... donde se fraguan, se construyen, cosas nuevas, distintas.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  12. Grande Abu, debo confesarle que uno de los recuerdos más bonitos que guardo transcurrió en una fragua. Era Semana Santa, procesión de Las Turbas, una de las más famosas de Cuenca, ese año no salía el Jesús, la imagen más representativa, pero no la única. El San Juan y la Soledad hicieron el recorrido solos, por unas callejuelas estrechas, empedradas y de madrugada. Yo grababa un reportaje para la televisión local y durante el recorrido entramos en una pequeña fragua, el herrero acompañaba el paso de la Soledad a golpe de martillo. Ver pasar la talla, a hombros de los costaleros, con la imagen del herrero, el sonido del martillo y las chispas... fue absolutamente genial. Un sueño, que usted, hoy me ha vuelto a recordar. Mil gracias. ;-)

    ResponderEliminar
  13. curioso que de niños sintamos esa apasionante curiosidad por las pirotecnias de la vida, y que luego la reemplacemos paso a paso por el asombroso y pasiente gusto por la obra que emerge de ellas.Hoy letargadamente sentado frente a un computador disfruto la pirotecnia del fuego a traves de un hermoso relato, creado en el intenso movimiento intelectual de alguien que letargadamente como yo las escribe en otro monitor.Al igual que Carzum te doy mil gracias por las cosillas como estas, que nos entregas con el misterio de una autentica herrera de palabras.BEXO <3

    ResponderEliminar
  14. Bellísimo, abuela.
    Me voy girando en esos remolinos luminosos.
    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  15. Es hermosa tu manera de retratar otros tiempos, particularmente me hace sentir el peso de ese dicho que reza que todo tiempo pasado fue mejor.
    Te dejo un beso enorme.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  16. de cualquier imagen, tú, descubres las bellezas.
    besos

    ResponderEliminar
  17. Los hierros forjados por manos artesanas son piezas únicas, verdadera artesania.
    has transmitidos perfectamente este trabajo, no me extraña que los niños se queden embelesados ante la fragua.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. BUENAS TARDES ABUUUUUUUU
    TIENES UN REGALITO EN MI BLOG
    TE DEJO UN CALIDO SALUDITO DESDE MI MUNDO ANIMALLLLLLLL
    UN ABRAZO
    CHRISSSS

    ResponderEliminar
  19. Hola, hace tiempo vi que te apuntaste a mi blog y tenía pendiente escribirte, agradecerte que pases por allí y hoy descubro el tuyo, que me parece interesante y diferente a otros. Vendré por aquí. Y me encantaría que me cuentes cómo me has encontrado porque no veo ningún amigo común en principio. Un abrazo. ana

    ResponderEliminar
  20. Que pena que se vayan perdiendo tantas y tantas tradiciones.

    Preciosa entrada, Abuela

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Me has traído unos bonitos recuerdos abuela, de mi niñez. un hermano trabajó un tiempo en una ,hoy por desgracia ya no está con nosotros pero me han venido recuerdos muy bontos gracias a tí.Un abrazo sincero,

    ResponderEliminar
  22. Abuela querida, no sabes cómo me gustaría estar allí y escucharte de viva voz relatar esas magníficas historias, tan llenas de moraleja y de enseñanzas... pero tan entretenidas al tiempo. :))

    Te dejo mi mejor abrazo de viernes. ¡¡feliz finde!!

    ResponderEliminar
  23. lindo texto, abuela, lindo tema.un trabajo tan antiguo, tan lleno de significado. Besos, querida amiga

    ResponderEliminar
  24. exelente blog!!!!!!!

    de variados temas y muy completos

    te deseo la mejor de las suerte

    y sigue asi con tu trabajo en el blog

    nos vemos!!!!!!!!!!!

    suerte

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Sé muy bien de qué hablas, querida Abu, porque mi abuelo materno era herrero y mira qué casualidad, que vivió 30 años en tu Argentina, donde tuvo mujer y dos hijos, que murieron de tuberculosis, (todos menos él), después volvió a España y se casó por segunda vez, estableciéndose como herrero y teniendo 4 hijas, una de ellas, mi madre. Y bueno, que te he contado la historia de parte de mi genealogía partiendo de tu entrañable relato. Y otro beso, Abu querida!

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.