Me siguen...

Traductor

martes, 30 de noviembre de 2010

LLANTO DE GUITARRA.

Lejano y bello, se veía tu rostro, inclinado en suave deleite, acariciando las cuerdas de la guitarra.  Buscabas la nota que leyera el sentimiento... En vano buscabas, hay amores que solo dan la melodía al corazón que los creó.  Ese amor que hace llorar tu guitarra, ya no reconoce tu música, no tañe tus cuerdas.  El se fue, dejando en silencio, tapiado tu corazón.

23 comentarios:

  1. Terrible. Y lo mismo nos pasa con la poesía.

    ResponderEliminar
  2. La nota no entonaba sin la inspiración: el amor, que todo lo puede. Me gusta, querida Abuela.

    Un beso,

    Luis.

    ResponderEliminar
  3. ay que triste ese tapiar de sentimientos

    te abrazo mucho querida abuela

    ResponderEliminar
  4. con razón se dice que la guitarra tiene cuerpo de mujer, asi su alma es tan delicada que solo puede sonar dulcemente por el amor que guardo. un besin de esta asturiana y muches gracies por compartir tan bellisimo relato.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso y triste.

    El fin del amor. De la inspiraciòn.

    Buen texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Y hay palabras que al fluir son como las notas de esa guitarra. Por ejemplo las suyas, que saben ser musica alla donde no llega el sonido.
    Muy hermoso, madame.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. La guitarra... es alegría y nostalgia...y muchas vees es soledad.Precioso Abuela!

    ResponderEliminar
  8. Qué hermosa historia, Abu! y yo que nunca conseguí tocar bien la guitarra... igual debería intentarlo ahora, jeje. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  9. ORQUESTASTE UNA BELLA NOSTALGIA.
    BESOS

    ResponderEliminar
  10. Es precioso, lleno de amor y melancolia.
    Besos Abu

    ResponderEliminar
  11. La guitarra es un buen instrumento para expresar sentimientos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. así pasa cuando se va la inspiración pero siempre regresa.

    Saludos y muy lindo texto

    ResponderEliminar
  13. Con mi guitarra yo he cantado en susurros a mi soledad, a mi amor perdido , a mi amor encontrado y aún medio dormida he sabido darle la nota que deseaba escuchar porque mi alma estaba viva.
    Con ternura
    sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  14. Siempre bello y profundo lo que escribes, abuela sabia. Me trajiste a la memoria a un amigo, un hombre sencillo, humilde, con los razgos de mi tierra, tierra de maíz, de ritos y canciones.
    Francisco, mi amigo, se dedicaba a la platería, en Taxco, Guerrero. El primer día que nos llevó a conocer su taller, tuvimos la suerte de observar cómo la plata se transforma en ángel, en estrella, en carcolito marino... uy! en tantas otras miniaturas artesanales propias de la región. Después de eso, fuímos a su casa. Modesta, limpia, ordenada como mi buen Paco. Después de amenas conversaciones y risas, Paco nos comentó que estaba vendiendo una guitarra japonesa, hecha con maderas de varias partes del mundo. Nos preguntó si queríamos verla. ¡Por supuesto que sí! Dijimos. Ay, abuela, no sólo la vimos: nos transportó a otra dimensión. No sabíamos que ese Paco de bellas facciones indígenas podía transformarse, al igual que la plata en sus manos, en un ángel. ¡Qué manera de tocar la guitarra! Y qué manera de mimetizar su rostro con la música. Ha sido uno de los espectáculos más hermosos que he presenciado.
    Fue hasta ese momento en que nos enteramos que Paco, Don Francisco Rizo, también era maestro en la Escuela Nacional de Música.
    Ay, abuela linda, perdón por ocupar tanto espacio. Me he vuelto a emocionar. Y con tantas cosas hermosas que siempre encuentro aquí, contigo...
    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  15. Abuela que bonito escribes.
    Un beso.
    Adelaida

    ResponderEliminar
  16. Qué triste, Abuela. Bonito pero triste.
    Me hiciste acordar a aquella canción mexicana:
    Guitarras, lloren guitarras...
    Un beso y un abrazo para vos.

    ResponderEliminar
  17. El llanto que surge de una guitarra, sabe de amores y de olvidos,pero hay notas que se pierden para siempre en la distancia.

    Bellísima prosa poética, abuela.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  18. Auch, qué triste... pero bello.

    Ay amores querida Abuela, que aunque el sonido de su guitara se haya apagado... aún retumban muy dentro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Querida Abue, el día de hoy paso saludando a los buenos amigos.

    Te dejo un fuerte abrazo y un gran beso.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  20. La guitarra se desgarró como su corazón. Bonito como tú.


    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
  21. "hay amores que solo dan la melodía al corazón que los creó" Tan cierto, abuela! Abrazos from Brasil

    ResponderEliminar
  22. dioses, que crudeza, acallaste la música de mi mente. Menos mal que la vida sigue, y el amor también xD

    ResponderEliminar
  23. La música sirve, como otras artes, para expresar los sentimientos y en este caso el dolor del desamor...

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.