Me siguen...

Traductor

domingo, 14 de noviembre de 2010

NOCTURNA SOLEDAD.

La luz traslucía el líquido, su reflejo ponía una mancha rojiza en la clara mantilla.
La mano, como una paloma blanca, se aferró al cristal.  La boca trémula abrazó el borde, cerró los ojos, y lentamente arqueó su cuello,  el líquido bajo a su pecho.
Por fin,  la tibieza del vino acarició su pena.  En el silencio de la noche, la mujer, mas que beber, besaba al líquido elemento.  Ya asomaba a su ánimo,  esa falsa alegría que da la rapidez del alcohol.  La oscuridad, ya tenía sonidos, la pena,  no era su enemiga, ya no dolía.  Era ese momento en que ambas se consolaban, abrazadas a la frágil copa de cristal, tratando de huir de los fantasmas de la noche.

26 comentarios:

  1. Que disfrute ese momento, la realidad regresa y duele.
    Un abrazo abue y que tengas un lindo domingo!!!!
    besitos

    ResponderEliminar
  2. Y de huir de la vida misma. Ese refugio es dejar de vivir, pero a ese deseo lleva la desesperanza y el dolor.

    Feliz tarde,madame

    bisous

    ResponderEliminar
  3. una huida que no es tal .... la bebida llena de estrellas falsas

    Besicos querida abuela

    ResponderEliminar
  4. hay momentos en que necesitamos estrellas, aunque sean falsas
    Describes tan bien y de forma tan poetica. Hermoso texto, abuela, te entiendo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy bien enigmático relato abue.

    Dejo un fuerte abrazo y un gran beso.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena la descripción de una situación difícil, la de la soledad. No juzgo, particularmente, no ceo que la acompañaría con alcohol.
    Buenn domingo amiga, sigue publicando.

    ResponderEliminar
  7. Mala es la soledad no elegida ni querida y mal aún con esa compañía falsa, que es el alcohol....

    camino de dolor para tantos.... consuelo... equivocado..

    ... pasee un ratito por tu blog y me gustó.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Salud abue..
    por las que ganamos, por las que perdemos
    y por las que empatamos.

    love

    ResponderEliminar
  9. Querida abu, siempre me admira tu maravillosa capacidad de expresar tan fuertes sensaciones con tan hermosas y sencillas palabras.
    Brindo contigo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Dan lástima esas personas que ahogan sus penas con el alcohol. Los fantasmas se volverán más agresivos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Quien puede condenar los que ahogan sus penas en el alcohol, aun sabiendo que no sirve para nada y hace daño .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  12. Qué tristeza. El alcohol no es amigo de nadie, sino un enemigo encubierto que espera dar la estocada...
    A veces es mejor estar solo que mal acompañado.

    Impactante imagen, abue, muy bien plasmada. Se ve.

    Un beso grande :)

    ResponderEliminar
  13. ESTA NOCCHE ME EMBORRACHO BIENNNNNN
    ME MAMO BIEN MAMAOOOOO
    PA NO PENSARRRRRRRRRRRR
    ASI DICE EL TANGOOOOOOOOOOO
    TE DEJO UN ABRAZOOOOOO
    CHRISSSS

    ResponderEliminar
  14. Hermoso y breve relato de lo triste de sentirse solo. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  15. Pobrecita, que no tuvo oltra alternativa que el alcohol.
    No supo buscar otras salidas.
    Esperemos que solo bebiera por esta noche y encontrara otros caminos.

    Besos abu., Montserrat

    ResponderEliminar
  16. Pues sí, querida Abu, a veces las penas se ahogan en alcohol y mal remedio ése, pero si no queda otra...Un beso grande mi querida amiga y que nunc tengamos penas que ahogar en nada.
    Qué tengas uns estupenda semana entrante.

    ResponderEliminar
  17. Si perdió el rumbo de su vida, dificilmente lo encontrará en el fondo de la copa.

    Buena semana querida abuela.

    ResponderEliminar
  18. Abuela eres una poeta que sabe decir y llegar al corazón. ¡¡Hermoso Poema!!

    Un saludo y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  19. Al menos, es un momento.

    Porque a veces, no se està triste. A veces, no se piensa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Abuela linda, la luz de tu poesía me transfiere a un mundo fuera de tiempo, a un mundo de bellezas no vistas hasta entonces. Solo quien tiene ojos sensibles e imaginativos sabe descubrirla y describirla así, como lo haces tú.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Abuela Frescotona: No sé si te he contado que soy enfermera, bueno jubilada, pero creo que una nunca deja de ser lo que estudió.
    El caso es que una vez me tocó de paciente una mujer que se veía que venía de un estrato social bajo; estaba muy enferma de cirrosis hepática (esta enfermedad se desarrolla a veces por la ingesta excesiva de alcohol).
    Su esposo siempre la cuidaba con mucha dedicación y no se apartaba de su lado. Una vez una de mis compañeras le dijo al hombre: "¿por qué cuida tanto a su mujer?, después de todo no es más que una borracha", él le contestó:pero ella no tuvo la culpa, nació en un pueblo pobre y seco, donde no había agua, y para no morirse de sed, tomaban pulque (el pulque el una bebida embriagante que se saca de un cactus),desde chiquita se hizo borracha y ya no pudo parar.
    Cariñosamente: Doña Ku

    ResponderEliminar
  22. Las penas no se pueden ahogar en alcohol, es consuelo para un rato mal consejero…más tarde los miedos volverán con mas fuerza…
    Que tengas un feliz semana.

    Un saludo,te sigo.

    ResponderEliminar
  23. El alcohol, veneno que engaña, que disfraza al hombre de despojo de si mismo, no cura las soledad sino que la agranda. Un abrazo Abuela!

    ResponderEliminar
  24. Ayer, precisamente, me besó un dulce vino que me hizo olvidar por un rato, el negro dolor.

    ResponderEliminar
  25. Qué triste, Abuela. Y tan extendido: la soledad falsamente acompañada por un trago del alcohol

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Entre Chivitos

Entre Chivitos

Mateando

Mateando
Se ha producido un error en este gadget.